El presidente extremeño Vara pudo jugar con los extremeños a cuenta del ATC nuclear porque ya sabia que no se pondría en Extremadura.

El 9 de abril, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, aseguró que dejaría su cargo si el almacén nuclear se instalaba en Albalá (Cáceres). El dirigente autonómico quiso marcarse un tacto con sus electores, ya que sabía de antemano que el ATC no iría a la región.


Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, Fernández Vara se puso en contacto con el ministro de Industria, Miguel Sebastián, para transmitirle su oposición a que Extremadura albergue el ATC. La respuesta recibida tranquilizó al presidente de la Junta: “el almacén nuclear no irá a Albalá“.

Después de conocer la postura del Gobierno sobre la candidatura de Albalá, Vara comunicó a miembros destacados del PSOE extremeño la ‘buena nueva’. Además, comentó a sus allegados que mantendría una reunión con Juan Carlos Rodríguez Ibarra para explicarle con detalle la conversación con Miguel Sebastián.

Una persona muy cercana al dirigente autonómico, consultada por este confidencial, explica cómo se desarrolló el encuentro: “El ex presidente aconsejó a Guillermo que no hiciese público el anuncio del ministro de Industria. Ibarra creía que era mejor ‘guardarse’ esa noticia para más adelante y tomar ahora una postura de fuerza contra el almacén nuclear“.

La  misma fuente afirma que el predecesor de Fernández Vara “diseñó un ‘plan de acción‘”. El presidente tenía que velar públicamente por los intereses de los extremeños y lanzar un órdago a la dirección del PSOE. “Algo así como ‘el ATC o yo’”.

Días más tarde, el presidente de la Junta aprovechó una comparecencia de prensa en Mérida para afirmar que la instalación del almacén nuclear en Albalá “significaría que la Asamblea de Extremadura tendría que elegir un nuevo presidente de la Junta, y mi partido un nuevo candidato para las próximas elecciones“.

Vara explicó que se encontraba en un “conflicto de lealtades” entre el PSOE y la comunidad autónoma que preside. No obstante, aseguró que “siempre primará la lealtad a Extremadura“.

Las palabras del dirigente autonómico tuvieron una fuerte repercusión en medios locales, y también fueron recogidas por diarios de difusión nacional. Todos ellos desconocían las verdaderas razones que condujeron al presidente autonómico a llevar a cabo la amenaza de dimisión.

“Sorpresa” en el ministerio de Industria

ECA se ha puesto en contacto con el ministerio de Industria para ampliar esta información. Las fuentes consultadas reconocen su “sorpresa” antes las filtraciones realizadas por Fernández Vara.

Desde Industria recuerdan que “Albalá continúa en la lista de candidatas que está publicada en el BOE”. No obstante, apuntan que “Miguel Sebastián es libre de mantener las conversaciones que crea convenientes con los presidentes de las comunidades autónomas que tengan municipios aspirantes a albergar el ATC”.

Fuente :  el confidencialautonomico

Congosto de Valdavia a la cabeza para lograr el ATC nuclear

Esta claro y en tecnicolor Congosto lo tiene casi todo a favor:

En contra tiene las ZEPA y LIC ( Zonas de Especial Proteccion de Aves y Lugares de Interes Comunitario, ES4140082   Riberas del Río Pisuerga y Afluentes   LIC  27,72 Ha. ),   ver más.

Pero ¿que son unos pájaros frente a los euros de Enresa?

Me imagino un futuro de 100 años con elementos de acero agrietados por la corrosión y el uranio filtrando al subsuelo y yendo a parar a un arroyito, de un afluente del Pisuerga…. pero bueno ¿ el hormigón, el acero y el plomo son para la eternidad no?

Mientras en  Melgar de Arriba su alcalde  piensa que para tener la mierda al lado en Santervás  y sin cobrar, mejor tenerla en su pueblo y cobrar los  leuros.

Congosto de Valdavia ha propuesto tres terrenos situados en el término municipal de la localidad como posibles emplazamientos para albergar el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares. Las tres zonas, de titularidad municipal y calificación urbanística rústica, están situadas al oeste del pueblo, a tres kilómetros del núcleo urbano y muy próximas entre sí. Se trata de páramos actualmente dedicados al cultivo de cereal, que el Ayuntamiento de la localidad tiene alquilados a diferentes vecinos del pueblo.

Dos técnicos de Enresa (Empresa Nacional de Residuos Radiactivos), entidad que gestionará la instalación, visitaron y fotografiaron ayer los terrenos para su estudio y la posterior elaboración de un informe de propuesta por parte de la Comisión Interministerial.

Este informe se remitirá al Gobierno que, mediante acuerdo del Consejo de Ministros, designará finalmente el emplazamiento elegido para albergar el ATC y su centro tecnológico asociado.

Para la construcción del almacén es necesaria una superficie de trece hectáreas con una topografía preferentemente llana, y otras doce para el centro tecnológico y el asentamiento de empresas. En este sentido, el alcalde de Congosto, Eduardo Vicente, del PSOE, explicó ayer que las zonas propuestas cumplen este requisito, ya que «superan con creces» esta superficie, al contar cada uno de los terrenos con cerca de 200 hectáreas. Otro de los aspectos sobre los que tienen que informar los municipios candidatos es la disponibilidad de los terrenos, que en el caso de los propuestos por Congosto es inmediata, según señaló el alcalde, quien manifestó que se pensó en estas tierras desde un principio y que se han propuesto las tres opciones para que los técnicos elijan la que consideren más apropiada.

Criterios de exclusión

Según el informe definitivo sobre el análisis de los términos municipales, la Comisión Interministerial ha marcado como criterios de exclusión la ubicación en las 27,72 hectáreas del término municipal que ocupan las Riberas del Río Pisuerga y Afluentes, en la ‘Cañada Cerverana’, única vía pecuaria catalogada en el término, que cruza de sur a norte por el borde este del municipio; o en la superficie ocupada por montes de utilidad pública. Además, la comisión tendrá en cuenta la presencia de seis elementos de interés cultural como monumentos y yacimientos, así como la existencia de diez bienes catalogados de interés arqueológico.

Los siete municipios que continúan en la carrera nuclear para albergar el ATC junto a Congosto aún disponen de un plazo de 26 días para proponer sus terrenos e informar sobre las características de los mismos. Ahora al Ayuntamiento de Congosto lo único que le queda es esperar a que su candidatura sea la elegida, según señala Eduardo Vicente, quien considera «positiva y sensata» la postura adoptada por la Plataforma a Favor del ATC que ha surgido en el pueblo.