Se va a realizar un estudio sobre el impacto del cancer en el área de la central de Garoña

El Consejo de Seguridad Nuclear y el Instituto de Salud Carlos III han suscrito un convenio para llevar a cabo el trabajo que será presentado en 2009 y costará 182.400 euros.

Personalmente pienso que se podian ahorrar el dinero, sobre todo porque sabiendo quien paga el estudio, se sabe de antemano lo que va a dar el resultado: “Garoña no ha hecho que la incidencia del cancer aumente”.  ¡PORQUE SIGUE IGUAL DE ALTO QUE ANTES!.

En un estudio publicado en 2004 en inglés ( lengua que dominan todos los españoles), se veía que la leucemia era alta  en  el entorno de la Central de Garoña VER INFORMACIÓN.

¡Que manera de ocultar la información al público en general!

Por otro lado se puede consultar la Web del Hospital Carlos III y analizar el impacto del cancer sin necesidad de pagar por estudio alguno.

VER PÁGINA SOBRE IMPACTO DEL CANCER EN ESPAÑA.

De todas tras 40 años de central nuclear de Garoña y de oscurantismo dictatorial ya es hora de que se hagan estudios serios. Pero tambien de que se hagan públicos los que se han hecho y no han salido tan favorables para la central, como el que demostraba radiación en moluscos aguas arriba de la central y que hizo el Consejo de Seguridad Nuclear hace unos años.

El estudio que se hace ahora tratará de inclinar la balanza a favor de que Garoña continue hasta que reviente, porque de antemano se sabe su resultado, como se ha comentado en parrafos anteriores.

El tan demandado estudio epidemiológico de la población que reside en el entorno de la central nuclear de Santa María de Garoña y el resto de las áreas nucleares del país se va a materializar gracias al convenio firmado el pasado 26 de abril entre el Consejo de Seguridad Nuclear y el Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad. Con él se investigará «si existe algún efecto de la exposición a radiaciones ionizantes sobre la mortalidad por cáncer de la población en las proximidades de las instalaciones nucleares y radioactivas de ciclo de combustible nuclear». Los datos que se analizarán serán los relativos a todas aquellas personas residentes en más de 300 municipios situados en el área de 30 kilómetros alrededor de las plantas nucleares españolas que fallecieron por cáncer entre 1975 y 2003. El informe final será entregado en febrero de 2009 y el presupuesto se elevará a 182.400 euros.
En el área de influencia de Santa María de Garoña, el estudio investigará la información de todas aquellas personas que murieron de cáncer y residieron en los 72 municipios de Burgos, Álava, La Rioja y Vizcaya, situados en la denominada Zona II. Entre estos municipios se cuentan el Valle de Tobalina, Frías, Trespaderne, Valle de Losa, Merindad de Valdivielso, Miranda de Ebro, Pancorbo, Briviesca, Medina de Pomar, Oña, Poza de la Sal o Salas de Bureba.
El estudio, además de aportar todos los datos de mortalidad por cáncer ofrecerá información sobre «las dosis de exposición de las personas a las radiaciones procedentes tanto de las instalaciones nucleares como de origen natural». Estos datos serán aportados por el Consejo de Seguridad Nuclear, que a los análisis radiológicos que realizan las centrales suma otros propios efectuados al azar en distintos puntos de la geografía española.
Según explican desde el CSN, el hecho de que sólo se analicen los fallecimientos por cáncer se debe a que «ésta es la única enfermedad que causan las dosis bajas de radiación». «En el caso de que un individuo sufriera un grave a-ccidente dentro de una central nuclear y fuera expuesto a una radiación aguda si aparecerían problemas nerviosos, respiratorios, endocrinológicos o incluso quemaduras», según las mismas fuentes, que señalan que estos efectos sólo se han podido comprobar en el grave suceso ocurrido en Chernobyl hace 20 años. Desde el CSN insisten, además, en que «la radiación no produce efectos hereditarios».


Comité consultivo
Tal y como se insta en la Proposición no de Ley aprobada en diciembre de 2005 por el Congreso de los Diputados, un Comité Consultivo seguirá los pasos de este estudio epidemiológico, en el que, junto a las instituciones promotoras, el Consejo de Seguridad Nuclear y el Instituto de Salud Carlos III, participarán representantes de las autonomías, expertos independientes, entidades ecologistas y los propios municipios afectados a través de asociaciones como AMAC.

En este sentido, el alcalde del Valle de Tobalina, Rafael González, señaló ayer a DB que «desde AMAC haremos todas las consideraciones oportunas y estaremos encima de este estudio y sus avances». Este estudio no es el primero que hace el Instituto de Salud Carlos III. Según esta institución, los anteriores «no encontraron relación entre la mortalidad por cáncer y la exposición a radiaciones ionizantes, pero recomendaron continuar las investigaciones»

Por mi parte a continuación colaboro gratuitamente con el estudio aportando graficas de toda la provincia de Burgos. Ya se que no representan a Tobalina y que Burgos es muy grande. Pero si alguien accede a los mapas de cancer del Hospital Carlos III verá que hay una isla con baja tasa de cancer de estomago y algunos canceres más en Burgos.   Adivinaste: El Valle de Tobalina.

Si al final la central de Garoña va a tener algo bueno a nivel sanitario…….   😉

Ver informe sobre leucemia en Garoña (de 2004)


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s