El Gobierno aplaza sine die la decisión sobre el almacén nuclear.

El retraso llega la misma semana que la Junta de Castilla y León ha votado contra su  instalación.

La designación de la localidad que deberá acoger el almacén temporal centralizado (ATC) de residuos radiactivos queda aplazada sine die. El Gobierno ha decidido paralizar el proceso administrativo puesto en marcha para ubicar la instalación. El Ejecutivo pospone la decisión alegando que este acuerdo deberá integrarse en el pacto global en materia de energía que intentarán alcanzar el Gobierno y el PP. El frenazo se produce cuando la ubicación del almacén nuclear se había convertido en una patata caliente para el Gobierno, puesto que todos los gobiernos autonómicos afectados lo han rechazado, salvo el valenciano.

La designación del municipio que acogerá el ATC sufre así un retraso más que evidente. El Ejecutivo había diseñado un minucioso proceso para seleccionar las candidaturas. La programación estaba pautada hasta el último detalle y tenía un calendario que concluía este mes de junio. Sin embargo, la hoja de ruta ha saltado por los aires en el último momento, sustituida por un guión inconcreto y unas expectativas de pacto tan bien intencionadas como inciertas.

Fuentes del Ministerio de Industria admitieron que no había una fecha para el acuerdo, si bien la voluntad es que “la decisión se adopte lo antes posible”. Las mismas fuentes no se atrevieron a dar una nueva fecha, puesto que todo el proceso depende de “nuevos factores que entran en juego, y que no podemos controlar”, según comentaron haciendo referencia a que

“todo depende ahora del acuerdo con el PP”. Dicho de otra manera, “la fecha sobre el ATC es impredecible”.

El retraso se produce cuando la selección de candidaturas estaba casi ultimada. Un portavoz de Industria apuntó el miércoles que se esperaba que la decisión final se adoptara en un consejo de ministros inminente. Pero este planteamiento debió corregirse cuando el PP comunicó su voluntad a avenirse a un acuerdo en materia de energía (un pacto formulado por el Ejecutivo hace un año pero que no había tenido respuesta positiva hasta ahora). “Y no podíamos rechazar este diálogo”, esgrimen las mismas fuentes.

La búsqueda de un pacto –y el retraso en la elección del municipio– supone un alivio para el Govern, puesto que desaparece del horizonte inmediato la posibilidad de que salga elegida la candidatura de Ascó, lo que hubiera colocado al president Montilla ante un espinoso asunto difícil de lidiar en campaña electoral.

Mientras, el Gobierno ha visto como incluso la Junta de Castilla y León, en manos del PP, le ha dado definitivamente la espalda, con una moción en contra del ATC que habla de “proceso oscurantista y de compra de apoyos”.

En paralelo, Greenpeace denunció que el Ayuntamiento de Congosto de Valdavia (Palencia) presentó una candidatura, pese a que sus normas urbanísticas prohíben “la instalación de residuos tóxicos o peligrosos, o depósitos de residuos radiactivos o nucleares”. Además, la Plataforma Anticementerio Nuclear Tierra de Campos denunció que entre los terrenos ofrecidos a Industria para el ATC por los ayuntamientos de Melgar de Arriba y Santervás de Campos (Valladolid) se encuentran parcelas que son propiedad de concejales.

Fuente: lavanguardia.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s