Garoña como moneda de cambio en el tablero de ajedrez energético.

  • Miguel Sebastián se matiza a sí mismo en sus declaraciones sobre la reapertura de la central
  • El presidente del Partido Popular pide que el pacto incluya Garoña

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha pasado en unas horas de dejar abierta la posibilidad de que se reabriese la central Nuclear de Garoña a decir que no está en la negociación. La central burgalesa se usa, pues, como moneda de cambio.

A preguntas de los medios de comunicación ayer en su comparecencia con el portavoz económico del Partido Popular, Sebastian aseguraba que no había líneas rojas en el pacto energético entre PSOE y PP. Sólo unas horas después, en el programa La Brújula de Onda Cero, se matizaba a sí mismo asegurando que ni la construcción de más centrales ni la reapertura de Garoña están sobre la mesa. Declaraciones en las que insistía esta mañana en Radio Nacional.

No sitúa el ministerio a la central burgalesa sobre el tapete, pero sí lo hace  Mariano Rajoy, que en un desayuno en el forum Europa ha dicho que pondrá sobre la mesa del pacto a Garoña y ha insistido en la decisión arbitraria del presidente del Gobierno en su cierre en contra de los informes del Consejo de Seguridad Nuclear.

La energía nuclear tensa de nuevo las cuerdas, no parece que el presidente del Gobierno esté dispuesto a retroceder en un asunto en el que ha arriesgado tanto incluso en contra del informe positivo del consejo de seguridad nuclear.

Nuevo debate. Una vuelta de tuerca que a buen seguro observarán con atención grupos ecologistas como Greenpeace o Ecologistas en Acción, que ya presentaron el pasado 25 de marzo una demanda contenciosa-administrativa ante la Audiencia Nacional contra la decisión del Gobierno de conceder el permiso de operación a la central durante cuatro años más. Según estos colectivos, la orden de prórroga del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio era “nula de pleno derecho” ya que la planta ha funcionado desde su inicio sin haber obtenido nunca licencia de actividad o permiso ambiental. En ese sentido, aseguraron que tampoco la obtuvo en el proceso de solicitud de renovación que se discutió en 2009.

Estas agrupaciones también denunciaron entonces que la citada orden vulneraba “de forma clara” otras “exigencias” legales como la necesidad de una autorización legal de vertido y suministro de agua y su estricto cumplimiento, así como el adecuado respeto a la propia normativa del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Esta nueva posibilidad de una reconsideración de la prórroga a Santa María de Garoña no tendrá, a buen seguro, la misma acogida entre los partidarios de la central atómica, que también presentaron hace poco sus reclamaciones legales en sentido contrario. Y es que el pasado 24 de marzo la propia Nuclenor, empresa propietaria de la central nuclear de Garoña, presentó ante la Audiencia Nacional una demanda contra la orden del Gobierno que decretaba el cierre de la planta en julio de 2013. La firma se unía así al recurso presentado dos días antes por la Junta de Castilla y León, también contraria a su clausura, argumentando que nunca antes un Gobierno había dictaminado en contra de lo aconsejado por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Así, la firma pedía una indemnización por los posibles perjuicios de esta decisión del PSOE.

En cualquier caso, el anuncio reabre un debate que promete generar de nuevo polémica sea cual sea la decisión final.

Fuente:

tvecyl.es

noticiasdealava.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s