Más de 700 personas piden el cierre inmediato de la central de Garoña y dicen no a la energía nuclear

Más de 700 personas, según datos facilitados por la Guardia Civil, participaron hoy en la XXXI Marcha contra Garoña que, un año más, reunió a ecologistas y detractores de la energía nuclear que reclamaron al Gobierno el cierre inmediato de la central de Garoña, al considerar que la energía nuclear es un sistema “obsoleto y peligroso”.

Los  manifestantes procedentes de Burgos, La Rioja y el País Vasco partieron  a las 12.00 horas de la localidad burgalesa de Barcina del Barco (Burgos) y llegaron poco después a las puertas de la central para pedir el cierre inmediato de la instalación, sin esperar a 2013.

Allí, una joven vecina del municipio, en el que siempre han vivido otras generaciones de su familia, puso voz a un manifiesto en el que mostró su oposición a la central de Santa María de Garoña y trasladó su solidaridad con los territorios de Castilla y León que figuran en la lista de posibles ubicaciones para el Almacén Temporal Centralizado (ATC).

Los detractores pidieron así el “firme y definitivo” cierre de las instalaciones —”la era nuclear comienza a pasar página con la desconexión de Garoña”, rezaba el comunicado—, una reivindicación que apoyaron los diferentes colectivos integrados en la Plataforma, grupos ecologistas e IU.

La marcha ha comenzado con una parodia en al que el burro “Baltasar” ha emulado al pulpo “Paul” en los mundiales de fútbol y ha elegido entre dos bidones con cereales.

El asno, conocido porque ha participado también en varios actos contra la instalación de un cementerio nuclear en Tierra de Campos, ha rechazado el que llevaba el lema de “Energía nuclear” y ha elegido el que estaba marcado como “Energías renovables”.

El portavoz de Ecologistas en Acción en Burgos, Pedro Luis Gómez, ha explicado que el objetivo es “mostrar la convicción de que hasta un burro tiene más sentido común que algunos de nuestros dirigentes”. El portavoz ecologista ha recordado que

el actual Gobierno incluyó en su campaña electoral el cierre de las centrales nucleares y ha pedido que se empiece con el cierre inmediato de la de Garoña, sin esperar a 2013, como ha planteado el Ministerio de Industria, y se establezca un calendario para el cierre del resto.

Para Gómez, el mantenimiento de las centrales nucleares debe vincularse con claridad a la necesidad de cementerios de residuos porque

“mientras se sigan produciendo residuos seguirá incrementándose la gravedad de no saber qué hacer con ellos y cómo controlar una peligrosidad que se prolongará durante miles de años”.

En su lugar, el portavoz ecologista ha planteado que las energías renovables son “una alternativa sólida” y ha recordado que en algunos momentos han llegado a suponer el 40% de la generación de energía eléctrica en España.

En este sentido, ha explicado que los datos que facilita Red Eléctrica Española en cuanto al “mix energético” hay que entenderlos sabiendo que cuando se genera más energía de la que soportan las redes “no se desconectan las centrales nucleares, sino las renovables”, que de otra manera tendrían una parte más significativa en esa mezcla de producción eléctrica.

Aunque ha reconocido que la pérdida de puestos de trabajo que provocará el cierre de la central en estos momentos “es algo delicado”, el portavoz ecologista ha insistido en que se deben dar alternativas de desarrollo para el entorno de Garoña, aunque ha apuntado que

“no se puede justificar por la generación de empleos el mantenimiento de una instalación obsoleta, que está agotada”.

Pedro Luis Gómez ha señalado también que las resoluciones judiciales de los recursos presentados a favor y en contra del cierre de Garoña no se resolverán en la Audiencia Nacional antes de 2012 y todavía cabrán recursos contra esas resoluciones por lo que

“en julio de 2013 la central cerrará o no, pero en todo caso ocurrirá antes de que la cuestión esté resuelta judicialmente”.

En este momento, están pendientes de resolución el recurso de grupos ecologistas que piden que el cierre sea inmediato, sin esperar a 2013 y los formulados por la Junta de Castilla y León, la empresa Nuclenor, propietaria de la central, y los trabajadores de Garoña, que piden que se conceda una prórroga de funcionamiento a la planta atómica mientras siga contando con informe técnico favorable del Consejo de Seguridad Nuclear.

Palabras sobre el almacen nuclear (ATC)

Las plataformas contra el que denominan ‘cementerio nuclear’ también se hicieron oír en la Marcha. De hecho, protagonizaron una parodia que consistía en una ruleta rusa donde el Ministerio de Industria y Enresa se “rifaban” qué localidad acogerá el ATC y a través de la cual advirtieron de que el proceso para elegir la ubicación es

“poco democrático y se realiza con secretismo”.

El coordinador de la campaña contra el ATC en la Región por Ecologistas en Acción, Pedro Luis Gómez, volvió a incidir en el “riesgo” que puede llevar a Castilla y León la “alta actividad” de estas edificaciones e aseguró que las plataformas castellanoleonesas “seguirán reclamando” al ministro de Industria, Miguel Sebastián, la “revisión absoluta del proceso de adjudicación” del ATC.

Izquierda Unida, rechazó  también el posible emplazamiento de un ATC de residuos en la Comunidad.

Izquierda Unida apoyó la manifestación.

La Marcha fue respaldada por el portavoz de Izquierda Unida en el Congreso de los Diputados, Gaspar Llamazares, y el coordinador general de IU en Castilla y León, José María González.

LLamazares exigió el fin “obligado”, un fin que emplazó al proceso y al calendario de cierre de las centrales y la sustitución de la nuclear por energías renovables y por el ahorro y la eficiencia energética.

“Una vez cumplida prácticamente toda la vida útil de ésta, de 40 años, se aumenta el riesgo y la rentabilidad para la empresa ya ha tenido lugar, con lo cual el cierre es obligado y no la prórroga como plantea el propio Gobierno”, apuntó el portavoz, quien garantizó que el 40 esa sustitución por renovables es “posible” y recordó que ya el 40 por ciento de la energía procede de esta alternativa.

“Si aumentáramos ese porcentaje y además lo combináramos con ahorro y eficiencia energética, el calendario de cierre de las nucleares sería posible y a muy corto plazo”.

El coordinador general de IU en Castilla y León, por su parte, indicó que la jornada de esta año ha sido “interesante en cuanto a participación” e incidió en que la jornada sirvió para hacer llegar al Gobierno central y a la Junta el mensaje de que Castilla y León “no quiere nuclear ni por activa ni por pasiva”.

Fuente:

infomiranda

icalnews.com

abc.es

20minutos.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s