Llega la hora del retorno de los residuos nucleares de Vandellós que pagaremos los españoles de por vida.

Un sólo viaje en un tren, cargado con una treintena de contenedores, puede bastar para retornar a España los residuos nucleares de Vandellós I, depositados en el almacén nuclear que la empresa estatal francesa AREVA posee en La Hague (Normandía), según dijeron hoy responsables de la misma.

El contrato firmado con el Gobierno francés establece que España deberá hacerse cargo de estos residuos a partir del 31 de diciembre de 2010, en caso contrario se le penalizará con 60.000 euros diarios.

Según las estimaciones del director industrial de la planta de AREVA en La Hague, Lionel Gaiffe, esta instalación guarda unos cien barriles metálicos de residuos de Vandellós, que se acondicionarían en una treintena de contenedores para su viaje en tren a España.

Aunque todo el material está perfectamente inventariado, realmente no es posible conocer en qué contenedor concreto se hallan dichos residuos nucleares, explica Gaiffe a un grupo de periodistas españoles que visitan hoy esta instalación de casi 600 hectáreas.

Más que en términos de volumen, lo que España recibirá de Francia será el equivalente en radiactividad de lo que en su día envió al centro de AREVA, una de las pocas compañías en el mundo con suficiente capacidad tecnológica para volver a procesar el combustible gastado de los reactores y construir almacenes nucleares de alta radiactividad.Jean-Jacques Dreher, le nouveau patron de La Hague.

El volumen de los desechos de Vandellós que deben volver a España sería cinco veces superior en caso de que no se hubieran vuelto a procesar en su momento en La Hague, una pequeña localidad normanda entre 12.000 y 14.000 habitantes, situada en el noroeste de Francia.

El reprocesamiento nuclear separa cualquier elemento utilizable (por ejemplo el uranio y el plutonio) de productos de fisión y otros materiales existentes en el combustible nuclear gastado en los reactores nucleares.

Normalmente, el objetivo es añadir estos elementos en un nuevo combustible de óxido mezclado (MOX), aunque algunos reprocesamientos se realizan para obtener plutonio para armas.

Endesa, propietaria de Vandellós I, decidió renunciar al uranio y el plutonio extraídos de dicho proceso de reciclaje y se los cedió al gigante nuclear francés.

En 1988, un incendio declarado en la central de Vandellós I (Tarragona) provocó el peor accidente nuclear habido en España y su posterior desmantelamiento.

Según el director de comunicación de esta empresa, Christophe Neugnot, les corresponde a los gobiernos de Francia y España decidir en qué condiciones, cuándo y cómo desean la devolución de los materiales de alta radiactividad.

Añade, por otro lado, que AREVA siempre concurre a las licitaciones públicas en las que se precisa su tecnología, caso del futuro Almacén Temporal Centralizado (ATC) proyectado en España.

Para ello habrá que esperar a que el Gobierno español lo apruebe definitivamente.

En esta planta normanda de reprocesamiento, almacén nuclear y servicios afines, que ocupan una superficie de casi 600 hectáreas, trabajan 5.000 personas, de las que 3.200 es personal de AREVA.
Fuente:  elcorreo.com

Zapatero dice que Zarra (Valencia) es “sitio preferente”

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado que la candidatura de Zarra (Valencia) es “sitio preferente” para el emplazamiento del almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares de alta actividad y combustible gastado, aunque esta opción está necesitada de “colaboración institucional”, cosa con la que al parecer no cuenta.

Así, el presidente ha señalado en declaraciones a Radio Nacional recogidas por Europa Press que la ubicación del ATC es “una decisión también difícil” pero asegura que es “necesaria”.

En todo caso, reconoce que cualquier opción “siempre genera una primera parte de contestación”, pero ha subrayado que “allí” donde se ubique la instalación generará “desarrollo para la zona” y confía en que se disiparán “los problemas” porque, en su opinión, es una construcción “beneficiosa a medio y largo plazo”.

Además, ha afirmado que “hay un sitio preferente” que es Zarra (Valencia), una opción de la que ha dicho que, para que se consolide, necesita de la “colaboración institucional” de las autoridades autonómicas y locales.

“Nos parece imprescindible. En esa tarea se está empleando el ministro de Industria. Cuando la tengamos finalizada es cuando adoptaremos la decisión”, ha apostillado.

Fuente :  www.europapress.es

El alcalde de Santervás de Campos insiste en traer a su pueblo el almacen nuclear frente a 25 pueblos de alrededor que están en contra.

Santiago Baeza, alcalde de Santervás de Campos contestó  a las decenas de preguntas que los lectores le plantearon en el videochat sobre el cementerio nuclear. Su reto, aseguró, es conseguir que Santervás no desaparezca, de ahí su lucha por tratar de que el almacén de residuos nucleares se instalara en el municipio que él dirige.

-¿Cómo sabe cuánta gente del pueblo está a favor? ¿Lo ha preguntado casa por casa o lo supone?
No hace falta preguntar casa por casa. Somos un pueblo tan pequeño que nos conocemos. Está a favor la inmensa mayoría, más del 80%.

-¿Ha pensado presentarse como alcalde para las próximas elecciones o quiere dar un salto a la política provincial o autonómica?

-Me voy a presentar a las próximas elecciones. No tengo pensado ni dedicarme a la vida política provincial ni a la autonómica.
-¿Hemos tenido alguna posibilidad de ser elegidos, aún la tenemos, o seguimos siendo un arma arrojadiza de políticos locales?

-Hemos tenido pocas posibilidades de ser elegidos y, sinceramente, creo que ahora tenemos menos. Seguiremos luchando para convencer a nuestros políticos de que es una oportunidad única y con un coste 0 para la comunidad autónoma de luchar contra la despoblación.

-¿Es verdad que el Ayuntamiento pensaba pagar a 18.000 euros la hectárea de los terrenos donde querían que se construyera el ATC?

-Sí. Hemos puesto ese precio porque es el que pagan las expropiaciones que están haciendo del AVE y de ampliaciones de carreteras. Sinceramente, creo que es un precio más bien bajo porque si no nos hubieran ofrecido más tierras y sólo nos han ofrecido 75 hectáreas. El suelo industrial que generaría el ATC se revalorizaría mucho más de esos 18.000 euros.

-¿Hemos sido utilizados de extras en esta carrera por el ATC o realmente hemos tenido alguna oportunidad que hubiera representado el último tren a la no extinción de los pueblos de nuestra zona?

-Creo que no hemos sido utilizados como extras y si los políticos de nuestra región nos hubieran apoyado, seguro que hubiéramos tenido más posibilidades. Ahora tenemos pocas.

-¿Cree realmente que merece la pena hipotecar el futuro de toda una comarca y de varias generaciones por mucho dinero y reactivación económica que ello conlleve? ¿No hay otras formas de potenciar y dinamizar la zona?

-No vamos a hipotecar el futuro de ninguna comarca, estamos luchando para que nuestros pueblos no desaparezcan. Cada vez hay menos en el pueblo y es más complicado vivir. Estoy convencido, y los informes como el Carlos III nos han asegurado, de que no perjudica para nada la salud. Si tuviera la menor duda no lo hubiera solicitado o hubiéramos dado de baja la solicitud. Nuestros hijos se merecen un Santervás con fuerza y lleno de vida y creo que es la única solución, pero estamos abiertos a otras industrias o puestos de trabajo.

-¿Ha dimitido de Villacreces Crece, la Asociación Ecologista de la que eres fundador?

-Puse mi cargo a disposición de la junta directiva y han dicho que no aceptaban la dimisión.

-¿Qué mejoraría si conceden el ATC a su pueblo?

-Que la vida de la gente que vivimos allí fuera más agradable.