La central de Garoña calienta el Ebro más de lo permitido, 15,7 grados

La organización Greenpeace ha presentado un informe en el que acusa a la central nuclear de Garoña (Burgos) de producir contaminación térmica en el río Ebro. Por ello, ha pedido a la ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, que revoque de forma inmediata la autorización de vertido de aguas de refrigeración de la central nuclear de Garoña.

“La central no cumple los criterios de dicha autorización a causa de sus problemas de refrigeración, lo que provoca esa importante contaminación térmica del agua del río Ebro”,

señala esta entidad. El agua del Ebro sirve para refrigerar el circuito primario de la central y reducir su calor, pero la transmisión térmica calienta el agua de las tuberías que vuelve al Ebro.

La autorización sobre el vertido de aguas al río, concedida el 18 de octubre de 2007 a Nuclenor (titular de la central de Santa María de Garoña), señala que el máximo incremento admisible de temperatura en el Ebro debe ser de tres grados respecto a la temperatura aguas arriba.

Sin embargo, el informe encargado por Greenpeace a entidades homologadas por la Administración concluye que la actividad de refrigeración de la central produce una notable contaminación térmica en el río Ebro.

De acuerdo con el informe, la temperatura del río Ebro el día del muestreo era de 6,5 grados centígrados y lo esperable era encontrar a lo largo del río temperaturas de ese orden, o inferiores, en cualquier caso, a los 10 grados”.

Sin embargo, la temperatura de las aguas del embalse del Sobrón, tras la zona de dispersión térmica, era de entre 17 grados y 21 grados centígrados. Este notable incremento de la temperatura supera con creces los 3 grados permitidos por la autorización de vertido.

El informe señala que el calor se transmite incluso aguas arriba de la propia central.

El informe señala también que entre la estación de muestreo en el río Ebro a 10 km de la localidad de Frías, aguas arriba de la central, y la del embalse de Sobrón (separadas por 6,8 Km.), se registró un incremento de temperatura de 15,7 grados, lo que supone un incremento medio de 2,3 grados por kilómetro. El embalse de Sobrón también registraba temperaturas superiores en unos 10 ºC a las esperables .

Un informe del Ministerio de Medio Ambiente de fecha 1 de julio de 2009, ya alertaba de los problemas actuales de refrigeración de Garoña y del previsible empeoramiento de esa situación en el corto y medio plazo. El 25 de julio de 2006 la central ya tuvo que parar por imposibilidad de asegurar la refrigeración, recuerda Greenpeace.

En este informe se manifestaba que “debe evitarse que se produzcan alteraciones significativas en el estado ecológico de las aguas como consecuencia de la temperatura de salida del agua de refrigeración [de Garoña]; manteniendo el vertido por debajo de los umbrales máximos exigidos por la legislación vigente…”

Greenpeace considera que los datos de temperatura del agua que toma Nuclenor

“no se ajustan a la realidad y que están orientados a ocultar la enorme contaminación térmica que provoca su actividad”.

Nuclenor no ha tropezado con ninguna impedimento de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), que gestiona la cuenca.

Esta entidad reconoce en un escrito enviado a Greenpeace el pasado 31 de enero de 2011 que no realiza controles termométricos propios en el entorno de la central

“ya que se consideran suficientes los que realiza el usuario [Nuclenor]”.

Greenpeace, además, se ha dirigido por escrito al ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; a la ministra de Defensa, Carme Chacón; a la ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, y al Ministro de Industria, Miguel Sebastián para exigirles la realización urgente de nuevos exámenes de seguridad para todas las centrales nucleares y el cierre inmediato de las que no los superen.

Nieblas habituales en el Valle de Tobalina (Garoña)

Fuente: lavaguardia.es

Sábado 9 de abril manifestación en Burgos por el cierre de Garoña.

El próximo sábado 9 de abril, a las 13 horas, saldrá de la Pza. del Cid una manifestación convocada, entre muchas otras organizaciones y asociaciones, por la CGT y Ecologistas en Acción, por el cierre de Garoña, por el cierre de todas las nucleares y en solidaridad con Japón.

El Sindicato Unico de Burgos federado a la CGT, mantiene sus criterios en contra de la energía nuclear en general y por el cierre de la C.N. de Garoña en particular, al margen de las actuales circunstancias. Los motivos que para mantener esta postura, son:Garoña cierre Ya 9 abril 11

a) La energía nuclear es es patrimonio de unos cuantos científicos, políticos y multinacionales, representa en si misma una energía centralizada y burocrática. Cada modelo energético esconde una forma de sociedad, el caso de la energía nuclear: un estado tecnocrático, centralizado y policial.

b) Las instalaciones «pacíficas» de energía de fisión tienen su origen y su desarrollo, en la disposición de armamento nuclear. Recordamos que el programa nuclear español fue diseñado por el tardo-franquismo en su pesadilla por disponer de la bomba nuclear.

c) La energía nuclear tiene directa relación con el cambio climático, con el modelo de producción, transporte y consumo energético de nuestra civilización, con la absurda esquilmación de recursos, con el genocidio de pueblos y culturas, con la deforestación y desaparición de especies, etc. , La energía nuclear representa todo lo contrario a la eficiencia energética, a la conservación y racionalización de los usos de energía, a la apuesta por las energías renovables, al imprescindible, vital y profundo cambio en el modelo de producción y consumo imperante.

d) La energía nuclear hace rehenes a los trabajadores que emplea, a sus familias y a las comarcas donde se instalan. Utilizándoles como chantaje, cuando se exige su cierre por su ineficacia, peligrosidad e inviabilidad.

f) Un accidente fortuito o provocado, fallo técnico o humano, sabotaje o terrorismo, en una central nuclear, fábrica de reciclaje, almacenamiento de residuos etc. puede significar una inmensa tragedia por generaciones, al menos donde se encuentre emplazada. Continuándose sin analizar ni clarificar la potencial gravedad de las bajas dosis de radiactividad. A ello hay que añadir la constancia del secretismo y sistemática ocultación de incidentes y accidentes nucleares (Winscale, Txoruga, Harrisburg, Chernobil: oficialmente sólo 45 muertos.). Es el estilo del lobby nuclear. No es casualidad que las Centrales Nucleares no puedan ser aseguradas. (Lo estamos viendo en Japón: desinformación de la población y nacionalización tras la catástrofe para que sea el pueblo quien se haga cargo de los daños.)

g) La energía nuclear no es rentable ni con los actuales parámetros capitalistas: ni se ha resuelto el grave problema de los residuos radioactivos, los crecientes costes ocultos de la energía de fisión siguen ausentes en la factura del Kw nuclear (desmantelamiento, seguridad civil y militar en el entorno de las centrales nucleares, subvenciones militares-civiles…). Siendo una de las razones de la práctica paralización de esta alternativa sus costes crecientes, necesitando fuertes subsidios públicos (que pagamos todos) de forma continua para poder existir.

Fuente:  rojoynegro.info

El Juzgado de Villarcayo absolvió ayer a los cinco presuntos participantes en la Marcha contra Garoña de 2009.

El juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Villarcayo ha absuelto hoy a varios participantes en la marcha contra Garoña que se celebró el 5 de septiembre de 2010, a los que se acusaba de una falta de injurias por las canciones que cantaron, después de dos vistas orales.

La primera vista, que se celebró el 25 de enero, quedó suspendida por la ausencia de uno de los agentes de la Guardia Civil que formularon la denuncia, dado que los otros dos, que sí prestaron declaración, no pudieron reconocer a los que interpretaron las canciones.

En la vista oral celebrada hoy, el tercer agente tampoco ha podido determinar con precisión la identidad de los que cantaron las canciones.

De hecho, de los cinco imputados uno era el portavoz de la Coordinadora contra Garoña, convocante de la marcha, y cuatro pertenecían a la “Elektrotuna” o “Orkresta Nazional”, aunque dos de ellos acreditaron que ni siquiera habían asistido a la manifestación lúdica que se celebró en septiembre de 2010.

Al final de la vista, la fiscal ha decidido retirar la acusación por entender que no ha quedado acreditado que hubiera intención de injuriar con las canciones que se interpretaron.

El letrado defensor de los ecologistas, Carlos Alonso Cidad, ha calificado de “estrambótico” que se haya denunciado a varias personas por “ejercer su libertad de expresión” al interpretar dos canciones -“Las fuerzas de seguridad”, del grupo punk “Vómito”; y “Cucarachas”, del grupo de rock Leño.

Ha recordado que se trata de canciones de hace 30 años que se vienen interpretando desde entonces sin que ningún juez las haya prohibido.

Además, ya en declaraciones a Efe, ha criticado el “despilfarro” que supone celebrar dos vistas orales para una cuestión menor como esta, “más cuando se critica que los juzgados tienen muchos retrasos”, ha dicho.

Ha recordado que, aunque hoy había menos presencia policial, durante la vista que se celebró en enero se desplazaron a la zona más de medio centenar de agentes, buena parte de ellos procedentes de León.

A las puertas del edificio de juzgados se han concentrado varias decenas de ecologistas con una pancarta con el lema en euskera “Garoña itxi orain” (Garoña cierre ya), que contaban con la autorización de la Subdelegación del Gobierno con la condición de que no se interpretase ninguna canción.

Fuente ABC y diariodeburgos