El Ministerio de Industria tendrá que responder por el “riesgo” de Garoña

Una diputada de ICV pide que Sebastián aclare qué pasó con el informe sobre la refrigeración

Industria tendrá que aclarar si retuvo el informe en el que Medio Ambiente reclamaba reformas en la central nuclear de Garoña por los “riesgos” que observaba en su sistema de refrigeración. La diputada Núria Buenaventa presentó ayer en el Congreso de los Diputados una cuestión para el Gobierno en la que preguntaba si el Ministerio de Industria “hizo caso omiso a las preocupantes conclusiones” del informe de Medio Ambiente sobre la posible prórroga de la planta de Santa María de Garoña (Burgos).

Fuentes de Industria insisten en que el documento no se envió al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) al tomarlo como una serie de “consideraciones ambientales”, que no afectaban en absoluto a la seguridad de la central.

Buenaventura, en representación del grupo parlamentario de Esquerra Republicana, Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya Verds, se pregunta en su texto si “es frecuente” que el departamento que dirige Miguel Sebastián “ponga en duda, cuando no ignore”, el trabajo del equipo que coordina Rosa Aguilar. “¿Por qué el Ministerio de Industria no remitió al CSN dicho informe para que fuera este organismo el que valorara el contenido del mismo?”, interpela la diputada.

La pregunta de Buenaventura reclama que Industria juzgue si Garoña debe tener previstas medidas de seguridad “ante el riesgo, más que plausible, de problemas de refrigeración en caso de que el caudal del río Ebro disminuya como consecuencia de una sequía”, como aseguraba el informe de Medio Ambiente.

El texto al que se refiere Buenaventura fue redactado en julio de 2009, poco antes de que se prorrogara la vida de la central. En él, Medio Ambiente reclamaba mejoras en la central si se mantenía abierta más allá de ese año. “El agua es un elemento crítico para la seguridad de la planta y, en ese contexto, cabe señalar las dificultades existentes y su potencial agravamiento”, decía el texto. Industria no mandó entonces este informe al CSN, por lo que los responsables de la central no realizaron ninguna reforma tras alargase la existencia de Garoña.

Fuente: publico.es

Averia en una fuente de alimentación del sistema de ventilación de reserva de la sala de control de Garoña.

La central nuclear de Santa María de Garoña (Valle de Tobalina, Burgos) tuvo ayer, 7 de abril, que arrancar de forma automática el sistema de ventilación de reserva de la sala de control por la pérdida de tensión en uno de los monitores de vigilancia de radiación. La pérdida de tensión en el monitor se originó por la avería de una de las fuentes de alimentación, según informaron fuentes de Nuclenor, empresa propietaria de la planta atómica.

Así, una vez identificada la causa y normalizada se restableció el funcionamiento normal de la ventilación. Tanto el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) como las autoridades competentes fueron informados puntualmente. Asimismo, aseguraron que este hecho no ha tenido ningún efecto ni para los trabajadores ni para el entorno de la planta.

Se trata del segundo suceso notificable en lo que va de año ya que el primero se registró el pasado 23 de febrero, tras bloquearse una puerta.

Fuente:  www.diariodeleon.es