El Ministerio de Industria tendrá que responder por el “riesgo” de Garoña

Una diputada de ICV pide que Sebastián aclare qué pasó con el informe sobre la refrigeración

Industria tendrá que aclarar si retuvo el informe en el que Medio Ambiente reclamaba reformas en la central nuclear de Garoña por los “riesgos” que observaba en su sistema de refrigeración. La diputada Núria Buenaventa presentó ayer en el Congreso de los Diputados una cuestión para el Gobierno en la que preguntaba si el Ministerio de Industria “hizo caso omiso a las preocupantes conclusiones” del informe de Medio Ambiente sobre la posible prórroga de la planta de Santa María de Garoña (Burgos).

Fuentes de Industria insisten en que el documento no se envió al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) al tomarlo como una serie de “consideraciones ambientales”, que no afectaban en absoluto a la seguridad de la central.

Buenaventura, en representación del grupo parlamentario de Esquerra Republicana, Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya Verds, se pregunta en su texto si “es frecuente” que el departamento que dirige Miguel Sebastián “ponga en duda, cuando no ignore”, el trabajo del equipo que coordina Rosa Aguilar. “¿Por qué el Ministerio de Industria no remitió al CSN dicho informe para que fuera este organismo el que valorara el contenido del mismo?”, interpela la diputada.

La pregunta de Buenaventura reclama que Industria juzgue si Garoña debe tener previstas medidas de seguridad “ante el riesgo, más que plausible, de problemas de refrigeración en caso de que el caudal del río Ebro disminuya como consecuencia de una sequía”, como aseguraba el informe de Medio Ambiente.

El texto al que se refiere Buenaventura fue redactado en julio de 2009, poco antes de que se prorrogara la vida de la central. En él, Medio Ambiente reclamaba mejoras en la central si se mantenía abierta más allá de ese año. “El agua es un elemento crítico para la seguridad de la planta y, en ese contexto, cabe señalar las dificultades existentes y su potencial agravamiento”, decía el texto. Industria no mandó entonces este informe al CSN, por lo que los responsables de la central no realizaron ninguna reforma tras alargase la existencia de Garoña.

Fuente: publico.es

Averia en una fuente de alimentación del sistema de ventilación de reserva de la sala de control de Garoña.

La central nuclear de Santa María de Garoña (Valle de Tobalina, Burgos) tuvo ayer, 7 de abril, que arrancar de forma automática el sistema de ventilación de reserva de la sala de control por la pérdida de tensión en uno de los monitores de vigilancia de radiación. La pérdida de tensión en el monitor se originó por la avería de una de las fuentes de alimentación, según informaron fuentes de Nuclenor, empresa propietaria de la planta atómica.

Así, una vez identificada la causa y normalizada se restableció el funcionamiento normal de la ventilación. Tanto el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) como las autoridades competentes fueron informados puntualmente. Asimismo, aseguraron que este hecho no ha tenido ningún efecto ni para los trabajadores ni para el entorno de la planta.

Se trata del segundo suceso notificable en lo que va de año ya que el primero se registró el pasado 23 de febrero, tras bloquearse una puerta.

Fuente:  www.diariodeleon.es

El Ministerio de Industria no envió al CSN los informes del agua de Garoña

El Ministerio de Industria no envió al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) los informes que pedían “una modificación del actual sistema de refrigeración” de la central burgalesa de Garoña si se prorrogaba su actividad más allá de 2009, elaborados el 1 de julio de aquel año por el Ministerio de Medio Ambiente. Tan sólo un día después, el Gobierno anunció una prórroga de cuatro años para la planta atómica, hasta 2013.

Los informes, de la secretaría de Estado de Cambio Climático y de la Confederación Hidrográfica del Ebro, advertían de que la refrigeración del reactor “se enfrenta al riesgo de carecer de garantías ante épocas de sequía” y recordaban que la central ya tuvo que parar en julio de 2006 por falta de caudal en el Ebro. La planta toma 25.000 litros por segundo del río para enfriar su núcleo y luego los devuelve con un ligero incremento de temperatura.
Tres semanas antes de la elaboración de estos documentos de Medio Ambiente, el CSN había considerado seguro el funcionamiento de la central y había dado el visto bueno a la prórroga de su actividad hasta 2019. La planta es gemela de Fukushima, donde el tsunami arrasó el sistema de refrigeración.
“Crítico para la seguridad”

Pese a que la secretaría de Estado de Cambio Climático subrayaba que “el agua es un elemento crítico para la seguridad de la planta”, Industria no envió el documento al CSN, el organismo encargado en España de evitar fallos del parque nuclear, porque no consideró que plantease “un riesgo para la seguridad de la central”, según un portavoz del Ministerio. Fuentes del CSN explican que, en cualquier caso, la central está obligada a parar si detecta un aumento excesivo de la temperatura en el Ebro, provocado o no por una caída del caudal, como ya ocurrió en julio de 2006.

Fuentes del sector atómico interpretan los informes de Medio Ambiente como “una maniobra del Gobierno para justificar el cierre de Garoña”, frente al criterio pronuclear del ministro de Industria, Miguel Sebastián.

Por otro lado, el Gobierno tiene 20 días para responder si el agua devuelta por Garoña tras refrigerarse “calienta el Ebro diez grados más de lo permitido”, como denunció el miércoles Greenpeace y rechazó inmediatamente la planta atómica. La diputada Núria Buenaventura del grupo parlamentario de Esquerra Republicana, IU e Iniciativa per Catalunya Verds preguntó el miércoles en el Congreso al Ejecutivo por este supuesto incremento de la temperatura e inquirió por las razones para no “revocar de forma inmediata” el permiso para verter las aguas de refrigeración de Garoña al río Ebro. El reglamento del Congreso establece un periodo de 20 días para contestar, aunque las respuestas se pueden demorar meses.

La Confederación “analizará” la veracidad de los datos recogidos por el informe de Greenpeace, según anunció el miércoles por la noche. Hace un año, en febrero de 2010, el CSN ya acusó a la ONG de crear “una alarma innecesaria” tras informar de una supuesta fuga de agua radiactiva en la central.

Fuente:   publico.es

En mayo de 2009 Garoña no tenia un procedimiento de emergencia ante las roturas de las presas de Sobrón, Cereceda y Reinosa.

Y venga mas irreguraridades. Si es que lo de Garoña en cuanto se rasca un poco la pintura es todo oxido e “incidentes”, falta de control y desidia de las autoridades. Está claro que tsunamis no va a haber en Burgos,  pero ¿que tal una inundación y un desecamiento del cauce del Ebro por rotura de una presa?.

El contenido del procedimiento titulado “Rotura de la presa en el pantano de Reinosa o en el pantano de Sobrón” no responde al titulo y objeto del mismo.

Asi se demuestra en una acta de inspeccion del 5-5-2009 que podeis consultar aquí ver acta de de inspección.

Fecha de la inspección


05-05-2009
Pilar de seguridad 


Sucesos iniciadores
Importancia 


Verde
Titulo 


El contenido del procedimiento titulado “Rotura de la presa en el pantano de Reinosa o en el pantano de Sobrón” no responde al titulo y objeto del mismo.
Descripción del incumplimiento 


La inspección comprobó que el procedimiento de referencia POA-M4-4 y título “Rotura de la presa en el pantano de Reinosa o en el pantano de Sobrón” no desarrolla actuaciones del titular ante la rotura de la presa de Reinosa. Por otra parte, el Estudio de Seguridad (ES) de la central y el análisis probabilista de seguridad (APS) contemplan la rotura de las presas de Cereceda y Cillaperlata y, en el caso de esta última, se incluyen en el ES acciones de mitigación. El APS analiza la rotura de la presa de Reinosa y muestra que el riesgo es apreciable pero que el suceso tiene una probabilidad de ocurrencia muy baja y puede considerarse despreciable. Sin embargo, el procedimiento mencionado no recoge actuaciones del titular ante la rotura de las presas de Reinosa, Cereceda y Cillaperlata, ni tampoco ante la ocurrencia del máximo nivel de inundación (avenida máxima), cuya cota sería similar a la asociada con la rotura de la presa Cillaperlata. Los inspectores consideran que cabe prever actuaciones y medidas de protección para minimizar, hasta donde sea posible, los efectos de una inundación extraordinaria (roturas de Cillaperlata, o rotura parcial de la presa de Reinosa con menor entidad que el caso estudiado). El incumplimiento consiste en que el procedimiento referido no cumple lo establecido en el apéndice B del código americano 10 CFR50, aplicable a la central de Garoña, ni el Manual de Garantía de Calidad de la central, en el sentido de que todas las actividades de la central que afecten a la seguridad deben estar recogidas en procedimientos adecuados en calidad y contenido.

El alcance del procedimiento no responde al título ni al objeto del mismo y tampoco prevé actuaciones del titular en caso de inundación por rotura parcial de la presa de Reinosa, ni por rotura de las presas Cereceda o Cillaperlata, ni por la avenida máxima.

Fuente y mas hallazgos en Garoña y otras centrales:  csn.es

La central de Garoña calienta 25 metros cúbicos de agua por segundo del rio Ebro.

La central nuclear burgalesa de Garoña chupa 25.000 litros por segundo del río Ebro para enfriar su reactor y luego los devuelve a la corriente ligeramente recalentados. Es el mismo sistema de tuberías que emplea Fukushima y que desbarató el tsunami, disparando el mayor accidente nuclear desde Chernóbil.

Ayer se supo que el Ministerio de Medio Ambiente ve “riesgo” en ese sistema de Garoña, pero no por la posibilidad de que una ola gigante arrase el valle de Tobalina, sino por lo contrario: por la falta de agua.

La Confederación Hidrográfica del Ebro cree que con las tremendas necesidades de agua del actual sistema de refrigeración, Garoña “se enfrenta al riesgo de carecer de garantías ante épocas de sequía”, según un nota informativa firmada el 1 de julio de 2009 y desvelada ayer por Greenpeace. La concesión de aguas a la central se remonta al 17 de septiembre de 1971. El documento recomienda “una modificación del actual sistema de refrigeración” y pone de ejemplo “la solución llevada a cabo en su día por la central nuclear de Ascó”, en Tarragona, que construyó una torre de refrigeración en la década de 1990. La refrigeración, como ha demostrado el desastre de Fukushima, es clave para enfriar el núcleo del reactor y evitar una fusión, en el caso más extremo.

Nuclenor, la empresa propietaria de Garoña, asegura que nadie ha cuestionado jamás la refrigeración de la central. “Nunca hemos recibido un documento oficial pidiendo un cambio del sistema de refrigeración”, critica Antonio Cornadó, portavoz de Nuclenor, dividida entre Endesa e Iberdrola.

Otras fuentes del sector atómico ven en esta nota “una maniobra para justificar el cierre de Garoña”. La nota está fechada el 1 de julio de 2009, tres semanas después de que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aconsejara prorrogar hasta 2019 el funcionamiento de la central. El Gobierno anunció el 2 de julio de 2009 la prórroga sólo por cuatro años más, hasta 2013, y no por diez años como pedían los dueños y respaldaba el CSN.

Otro documento, esta vez elaborado por la secretaría de Estado de Cambio Climático, alerta de que “el agua es un elemento crítico para la seguridad de la planta” y recuerda que Garoña “ya ha experimentado dificultades para garantizar el caudal y la temperatura del agua necesarios para refrigerar sin riesgos”. El 25 de julio de 2006 el reactor burgalés tuvo que parar su producción de electricidad porque no podía asegurar la refrigeración.

Peligro “incrementado”

Tanto esta memoria de la secretaría de Estado como la nota de la Confederación se encuentran en poder de los magistrados de la Audiencia Nacional, donde Nuclenor re-currió la orden de cierre en 2013. Ambos papeles están fechados el 1 de julio de 2009, un día antes de la decisión del Gobierno sobre el cierre de Garoña. Greenpeace ha tenido acceso a ambos documentos porque se personó en el recurso, según explicó ayer en rueda de prensa el portavoz de su campaña antinuclear, Carlos Bravo.

La secretaría de Estado de Cambio Climático, dirigida por Teresa Ribera, llega a la conclusión de que con la legislación actual de gestión de los ríos, derivada de la Directiva Marco del Agua de la UE, el Gobierno “hubiera denegado o condicionado de modo mucho más severo” las condiciones con las que Garoña toma y devuelve agua al Ebro.

“Es probable que el número de episodios de riesgo se vea notablemente incrementado en los próximos años”, asegura la memoria, que prevé recortes en el caudal del Ebro de hasta el 18% en el periodo 2011-2040 por el efecto del cambio climático.

La central burgalesa toma el agua para refrigerar del cercano embalse del Sobrón, cuyo volumen depende a su vez del embalse del Ebro en Reinosa (Cantabria). El mayor uso del agua en todo el valle del Ebro ha hecho que el embalse “sufra cada vez más los efectos de las sequías”, según Medio Ambiente. Entre 1961 y 1985, el embalse se llenó a rebosar en 12 ocasiones. Desde entonces hasta 2009 sólo se ha llenado tres veces.

El Ministerio también explica que en el momento de otorgar la concesión a Garoña en 1971, la Confederación Hidrográfica ya señaló “la imposibilidad de garantizar ese caudal [25.000 litros por segundo] durante cien días al año”. La central se comprometió a refrigerar mediante un circuito cerrado, “pero nunca se hizo, porque implicaba construir una costosa torre de refrigeración como en Ascó”, apunta Bravo. Los 25.000 litros por segundo equivalen a 67 hectómetros cúbicos al mes. Medio Ambiente subraya que desde 1950 ha habido muchos años en los que la media de caudales en el mes de septiembre ha sido inferior a 60 hectómetros cúbicos o incluso a 50.

Greenpeace pide el cierre inmediato de la central. La ONG presentó ayer un informe sobre la temperatura del Ebro a la altura de Garoña elaborado por empresas homologadas por la Administración. El análisis muestra temperaturas de hasta 21 grados, cuando lo esperable sería menos de diez grados. Según Greenpeace, esta contaminación térmica se transmitiría incluso aguas arriba de la central.

Nuclenor rechazó ayer estas acusaciones. Según sus informes técnicos, elaborados por la consultora URS, “los incrementos de temperatura son muy bajos y carecen de significación ecológica”. La Confederación Hidrográfica del Ebro no mide la temperatura del río cerca de Garoña porque considera que los realizados por Nuclenor son “suficientes”

Menos opacidad gracias al Supremo

1. Autorregulación vigilada

La denuncia de Greenpeace de que la central de Santa María de Garoña devuelve el agua al Ebro con una temperatura excesiva e ilegal ha puesto de manifiesto la falta de controles. Es la empresa que gestiona la central, Nuclenor, propiedad de Endesa e Iberdrola, la que encarga las mediciones a consultoras independientes. La Confederación Hidrográfica del Ebro no toma muestras por su cuenta, se fía de la central.

2. Secretismo

El temor del Ministerio de Medio Ambiente a los riesgos del sistema de refrigeración de Garoña se ha conocido gracias a la organización ecologista Greenpeace. La ONG ha tenido acceso al expediente completo para prorrogar Garoña más allá de 2013 gracias a que se personó en el recurso de Nuclenor contra el cierre en la Audiencia Nacional. La industria atómica, tradicionalmente escondida tras un muro de secretismo, se ha ido transparentando en España gracias a las denuncias en los tribunales de las ONG ecologistas. El Supremo obligó en 2004 al Consejo de Seguridad Nuclear a hacer públicas todas sus actas de inspección de las centrales atómicas españolas. Ahora se sabe incluso si una central ha notificado que un andamio está mal colocado.

3. Mentiras

Nuclenor niega haber falseado las mediciones de la temperatura del río Ebro a su paso por Garoña, como denunció ayer Greenpeace. La ONG recuerda que Tepco, gestora de Fukushima, falseó en unas 200 ocasiones sus informes durante 25 años.

Fuente: Publico.esElcorreo.es

La central de Garoña calienta el Ebro más de lo permitido, 15,7 grados

La organización Greenpeace ha presentado un informe en el que acusa a la central nuclear de Garoña (Burgos) de producir contaminación térmica en el río Ebro. Por ello, ha pedido a la ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, que revoque de forma inmediata la autorización de vertido de aguas de refrigeración de la central nuclear de Garoña.

“La central no cumple los criterios de dicha autorización a causa de sus problemas de refrigeración, lo que provoca esa importante contaminación térmica del agua del río Ebro”,

señala esta entidad. El agua del Ebro sirve para refrigerar el circuito primario de la central y reducir su calor, pero la transmisión térmica calienta el agua de las tuberías que vuelve al Ebro.

La autorización sobre el vertido de aguas al río, concedida el 18 de octubre de 2007 a Nuclenor (titular de la central de Santa María de Garoña), señala que el máximo incremento admisible de temperatura en el Ebro debe ser de tres grados respecto a la temperatura aguas arriba.

Sin embargo, el informe encargado por Greenpeace a entidades homologadas por la Administración concluye que la actividad de refrigeración de la central produce una notable contaminación térmica en el río Ebro.

De acuerdo con el informe, la temperatura del río Ebro el día del muestreo era de 6,5 grados centígrados y lo esperable era encontrar a lo largo del río temperaturas de ese orden, o inferiores, en cualquier caso, a los 10 grados”.

Sin embargo, la temperatura de las aguas del embalse del Sobrón, tras la zona de dispersión térmica, era de entre 17 grados y 21 grados centígrados. Este notable incremento de la temperatura supera con creces los 3 grados permitidos por la autorización de vertido.

El informe señala que el calor se transmite incluso aguas arriba de la propia central.

El informe señala también que entre la estación de muestreo en el río Ebro a 10 km de la localidad de Frías, aguas arriba de la central, y la del embalse de Sobrón (separadas por 6,8 Km.), se registró un incremento de temperatura de 15,7 grados, lo que supone un incremento medio de 2,3 grados por kilómetro. El embalse de Sobrón también registraba temperaturas superiores en unos 10 ºC a las esperables .

Un informe del Ministerio de Medio Ambiente de fecha 1 de julio de 2009, ya alertaba de los problemas actuales de refrigeración de Garoña y del previsible empeoramiento de esa situación en el corto y medio plazo. El 25 de julio de 2006 la central ya tuvo que parar por imposibilidad de asegurar la refrigeración, recuerda Greenpeace.

En este informe se manifestaba que “debe evitarse que se produzcan alteraciones significativas en el estado ecológico de las aguas como consecuencia de la temperatura de salida del agua de refrigeración [de Garoña]; manteniendo el vertido por debajo de los umbrales máximos exigidos por la legislación vigente…”

Greenpeace considera que los datos de temperatura del agua que toma Nuclenor

“no se ajustan a la realidad y que están orientados a ocultar la enorme contaminación térmica que provoca su actividad”.

Nuclenor no ha tropezado con ninguna impedimento de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), que gestiona la cuenca.

Esta entidad reconoce en un escrito enviado a Greenpeace el pasado 31 de enero de 2011 que no realiza controles termométricos propios en el entorno de la central

“ya que se consideran suficientes los que realiza el usuario [Nuclenor]”.

Greenpeace, además, se ha dirigido por escrito al ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; a la ministra de Defensa, Carme Chacón; a la ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, y al Ministro de Industria, Miguel Sebastián para exigirles la realización urgente de nuevos exámenes de seguridad para todas las centrales nucleares y el cierre inmediato de las que no los superen.

Nieblas habituales en el Valle de Tobalina (Garoña)

Fuente: lavaguardia.es

Sábado 9 de abril manifestación en Burgos por el cierre de Garoña.

El próximo sábado 9 de abril, a las 13 horas, saldrá de la Pza. del Cid una manifestación convocada, entre muchas otras organizaciones y asociaciones, por la CGT y Ecologistas en Acción, por el cierre de Garoña, por el cierre de todas las nucleares y en solidaridad con Japón.

El Sindicato Unico de Burgos federado a la CGT, mantiene sus criterios en contra de la energía nuclear en general y por el cierre de la C.N. de Garoña en particular, al margen de las actuales circunstancias. Los motivos que para mantener esta postura, son:Garoña cierre Ya 9 abril 11

a) La energía nuclear es es patrimonio de unos cuantos científicos, políticos y multinacionales, representa en si misma una energía centralizada y burocrática. Cada modelo energético esconde una forma de sociedad, el caso de la energía nuclear: un estado tecnocrático, centralizado y policial.

b) Las instalaciones «pacíficas» de energía de fisión tienen su origen y su desarrollo, en la disposición de armamento nuclear. Recordamos que el programa nuclear español fue diseñado por el tardo-franquismo en su pesadilla por disponer de la bomba nuclear.

c) La energía nuclear tiene directa relación con el cambio climático, con el modelo de producción, transporte y consumo energético de nuestra civilización, con la absurda esquilmación de recursos, con el genocidio de pueblos y culturas, con la deforestación y desaparición de especies, etc. , La energía nuclear representa todo lo contrario a la eficiencia energética, a la conservación y racionalización de los usos de energía, a la apuesta por las energías renovables, al imprescindible, vital y profundo cambio en el modelo de producción y consumo imperante.

d) La energía nuclear hace rehenes a los trabajadores que emplea, a sus familias y a las comarcas donde se instalan. Utilizándoles como chantaje, cuando se exige su cierre por su ineficacia, peligrosidad e inviabilidad.

f) Un accidente fortuito o provocado, fallo técnico o humano, sabotaje o terrorismo, en una central nuclear, fábrica de reciclaje, almacenamiento de residuos etc. puede significar una inmensa tragedia por generaciones, al menos donde se encuentre emplazada. Continuándose sin analizar ni clarificar la potencial gravedad de las bajas dosis de radiactividad. A ello hay que añadir la constancia del secretismo y sistemática ocultación de incidentes y accidentes nucleares (Winscale, Txoruga, Harrisburg, Chernobil: oficialmente sólo 45 muertos.). Es el estilo del lobby nuclear. No es casualidad que las Centrales Nucleares no puedan ser aseguradas. (Lo estamos viendo en Japón: desinformación de la población y nacionalización tras la catástrofe para que sea el pueblo quien se haga cargo de los daños.)

g) La energía nuclear no es rentable ni con los actuales parámetros capitalistas: ni se ha resuelto el grave problema de los residuos radioactivos, los crecientes costes ocultos de la energía de fisión siguen ausentes en la factura del Kw nuclear (desmantelamiento, seguridad civil y militar en el entorno de las centrales nucleares, subvenciones militares-civiles…). Siendo una de las razones de la práctica paralización de esta alternativa sus costes crecientes, necesitando fuertes subsidios públicos (que pagamos todos) de forma continua para poder existir.

Fuente:  rojoynegro.info

El Juzgado de Villarcayo absolvió ayer a los cinco presuntos participantes en la Marcha contra Garoña de 2009.

El juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Villarcayo ha absuelto hoy a varios participantes en la marcha contra Garoña que se celebró el 5 de septiembre de 2010, a los que se acusaba de una falta de injurias por las canciones que cantaron, después de dos vistas orales.

La primera vista, que se celebró el 25 de enero, quedó suspendida por la ausencia de uno de los agentes de la Guardia Civil que formularon la denuncia, dado que los otros dos, que sí prestaron declaración, no pudieron reconocer a los que interpretaron las canciones.

En la vista oral celebrada hoy, el tercer agente tampoco ha podido determinar con precisión la identidad de los que cantaron las canciones.

De hecho, de los cinco imputados uno era el portavoz de la Coordinadora contra Garoña, convocante de la marcha, y cuatro pertenecían a la “Elektrotuna” o “Orkresta Nazional”, aunque dos de ellos acreditaron que ni siquiera habían asistido a la manifestación lúdica que se celebró en septiembre de 2010.

Al final de la vista, la fiscal ha decidido retirar la acusación por entender que no ha quedado acreditado que hubiera intención de injuriar con las canciones que se interpretaron.

El letrado defensor de los ecologistas, Carlos Alonso Cidad, ha calificado de “estrambótico” que se haya denunciado a varias personas por “ejercer su libertad de expresión” al interpretar dos canciones -“Las fuerzas de seguridad”, del grupo punk “Vómito”; y “Cucarachas”, del grupo de rock Leño.

Ha recordado que se trata de canciones de hace 30 años que se vienen interpretando desde entonces sin que ningún juez las haya prohibido.

Además, ya en declaraciones a Efe, ha criticado el “despilfarro” que supone celebrar dos vistas orales para una cuestión menor como esta, “más cuando se critica que los juzgados tienen muchos retrasos”, ha dicho.

Ha recordado que, aunque hoy había menos presencia policial, durante la vista que se celebró en enero se desplazaron a la zona más de medio centenar de agentes, buena parte de ellos procedentes de León.

A las puertas del edificio de juzgados se han concentrado varias decenas de ecologistas con una pancarta con el lema en euskera “Garoña itxi orain” (Garoña cierre ya), que contaban con la autorización de la Subdelegación del Gobierno con la condición de que no se interpretase ninguna canción.

Fuente ABC y diariodeburgos

El Congreso votará la próxima semana la iniciativa del PSOE para el cierre de Garoña

El PP y el PSOE ya rechazaron  el 30 de octubre de 2008 una moción del PNV a favor del cierre de Garoña. Sin embargo ahora es el PSOE el que presenta la moción. ¡ Joder que tropa !

El Pleno del Congreso de la próxima semana debatirá y votará la proposición no de ley del PSOE relativa a la revisión de la seguridad de las nucleares españolas, tras el desastre de Japón, y en la que también se reafirma el cierre de la nuclear burgalesa de Santa María de Garoña, previsto por el Gobierno para 2013.

En rueda de prensa en la Cámara baja, el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ha señalado que esta iniciativa se quiere instar al Gobierno a que haga las pruebas necesarias para que la confianza en la seguridad de las centrales españolas “quede reforzada”.

“Para dejar definitivamente claro, por si no lo estaba, que el grupo parlamentario va a instar a cerrar Garoña en el plazo previsto”, ha recalcado.

Tras la enmienda que abría la puerta a prorrogar las centrales más allá de 40 años de vida y después del accidente nuclear de Japón, el PSOE quiso cerrar el debate planteando en el Congreso la ratificación del cese de actividad de Garoña mediante la presentación de esta proposición no de ley, relativa a la seguridad de las centrales nucleares españolas, para su debate en el Pleno.

En el texto de la propuesta, al que tuvo acceso Europa Press, el PSOE insta al Gobierno a “continuar llevando a término todas las acciones conducentes a hacer efectivo el acuerdo del Consejo de Ministros del cierre de la central de Santa María de Garoña, cumplido su ciclo de vida útil, en consonancia con las exigencias y garantías que se deduzcan del estudio”.

Antes del 31 de diciembre de 2011, le pide que se lleven a cabo en todas las centrales españolas, por parte del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), los estudios que se consideren necesarios para garantizar que estas instalaciones puedan funcionar durante su periodo de vida útil, sin suponer un riesgo para la población o para el medio ambiente, en todas las posibles situaciones consideradas como excepcionales, tales como terremotos, inundaciones, accidentes o actos terroristas.

CAMBIOS EN LAS LEYES

Por otro lado, quiere que se modifique el marco normativo que regula el funcionamiento de las centrales nucleares en España, adecuándolo a la nueva normativa y a las recomendaciones que, dentro de la UE, pudiesen establecerse como resultado de los análisis que se lleven a cabo en este ámbito.

Conforme a lo acordado en el seno de las instituciones europeas, estos estudios deberán tener en cuenta la experiencia de los sucesos acaecidos en Japón, así como hacer público el resultado de dichos estudios y pruebas.

“El terremoto y tsunami que han afectado a Japón y su repercusión sobre algunas de las centrales nucleares de aquél país ha puesto de manifiesto la necesidad de que los países que cuentan con este tipo de instalaciones lleven a cabo un análisis en profundidad de las condiciones de seguridad de éstas”, argumenta el PSOE en su exposición de motivos.

Fuente : europapress

ERC pide que se cierre Garoña ahora mismo.

 Quiere que se revise al alza la responsabilidad de las operadoras nucleares en caso de accidente

El Grupo Parlamentario de ERC en el Congreso ha presentado una proposición no de ley en la que pide al Gobierno que adelante el cierre de la central nuclear de Garoña a finales de 2011.

El cierre de esta central está previsto para 2013 y Esquerra quiere que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN revise “detalladamente” sus instalaciones para ver si “hay riesgos significativos” que justifiquen el adelanto de su cierre por “tratarse de una central de la misma edad y diseño” de la de Fukushima en Japón.

Además, pide un pacto de Estado por la Energía que fije un mix energético y una planificación de la sustitución gradual de la energía nuclear por otra fuentes más “seguras, limpias y menos costosas”.

Según ese plan las centrales en funcionamiento se irán clausurando “de forma ordenada al final de su vida útil, asegurando el suministro y el máximo consenso social, potenciando el ahorro, la eficiencia energética y la gestión de la demanda, las energías renovables, la generación distribuida y la modernización de las redes de transporte y distribución”.

Para ERC es importante diseñar este nuevo escenario energético en el horizonte de 2035. El nuevo marco debería contemplar un plan de desarrollo económico y social en los territorios donde están ahora radicadas las centrales y, en especial, en la ribera del Ebro.

Asimismo, propone que el Gobierno remita al Congreso un informe anual, en el primer semestre del año, sobre el cumplimiento de los compromisos asumidos en el Plan de Acción Nacional de Energías Renovables (Paner), dando lugar a las propuestas de resolución que se estimen oportunas por los grupos parlamentarios.

ERC pide una revisión “exhaustiva” de las centrales por el CSN y que su informe final se lleve al Congreso de los Diputados. Además, pretenden actualización de los planes de emergencia y evacuación, en colaboración con las administraciones locales y autonómicas afectadas.

Finalmente, Esquerra pide que se revisen las cantidades fijadas en concepto de responsabilidad civil a los operadores de centrales nucleares para que sean proporcionadas a los costes personales y medioambientales que pueden derivarse de un accidente nuclear.

ERC hace esta propuesta “a la vista del impacto económico que tendrá el accidente de Fukushima” y con el objetivo de “ampliar, en su caso, estas cantidades, incluyendo la posibilidad de una responsabilidad total ilimitada en caso de negligencia o mala actuación por parte del operador de la central”.

fuente :  www.rtvcyl.es