Parada no programa en la central nuclear de Garoña por las vibraciones de una turbina del reactor.

Y siguen jugando con la suerte en la envejecida central de Garoña.

La central nuclear Santa María de Garoña, en Burgos, ha suspendido el funcionamiento del reactor debido a la aparición de vibraciones anómalas en la turbina, según ha informado hoy el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

En un comunicado, el CSN asegura que la suspensión “no programada”, que ha tenido lugar durante las pruebas finales tras la recarga, “no ha tenido repercusión en los trabajadores, la población ni el medio ambiente”.
Este suceso “ha sido clasificado preliminarmente como de nivel 0 en la Escala internacional de Sucesos Nucleares (INES)”, añade la nota.
“Todos los sistemas de seguridad de la instalación han actuado según lo previsto y la central nuclear continúa en proceso de revisión y de análisis de las causas del incidente”, ha afirmado el CSN.
Este organismo ha afirmado que se siguió “el procedimiento reglamentario” para la suspensión de la turbina nuclear.
Garoña es uno de los ocho reactores nucleares que tiene España y es del mismo tipo, de agua en ebullición, que el de la maltrecha central nuclear de Fukushima (Japón).
Fuente: elcorreo.com

El PP denuncia el parón del Plan Garoña con tan sólo 15 empleos en 2010

Sólo se han ejecutado 44 de los 950 M€ previstos de inversión

El senador del Grupo Parlamentario Popular en el Senado por Burgos, Alfredo González Torres, ha lamentado este jueves el “incumplimiento” por parte del Gobierno del denominado Plan Garoña y ha reclamado al ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián que convoque una reunión de la Comisión de Seguimiento y “dé la cara”.

“Hay que volver a reunirse, dar la cara y explicar a los ciudadanos del entorno de Garoña y a los burgaleses, el motivo de este parón en el Plan. No olvide que ha transcurrido un año y medio y la panacea que su Gobierno prometió, ni está ni se la espera”, ha subrayado el senador durante la comparecencia del ministro en la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Senado.

El senador ha recordado que el plan anunciado “a bombo y platillo” por el Gobierno para reactivar la economía en la zona de influencia de la central de Garoña, contempla 26 actuaciones concretas de las que, a su juicio, “no sólo no se han cumplido los plazos, sino que está prácticamente abandonados”.

Además, ha indicado que el plan comprende inversiones para la zona de 950 millones de euros entre 2010 y 2013, y el denominado ‘Plan Reindus’ con ayudas a las reindustrialización que recoge 38 proyectos, al mismo tiempo que ha denunciado que “sólo se hayan ejecutado 44 millones de euros”, lo que supone un 5% de las inversiones previstas y que parte de las infraestructuras incluidas “no se vayan a llevar a cabo”.

“Han caído dos proyectos muy importantes para la zona, como el desdoblamiento de la N-I y la autovía Dos Mares, que uniría Reinosa con Miranda de Ebro. La desaparición de este proyecto conlleva que no se creará la plataforma logística en Villarcayo, que frenará el desarrollo industrial de la zona pero salvará 2 parques naturales del norte de Burgos (Obarenes y Valderejo). Además, el proyecto de  las mejoras en el N-629 se encuentran totalmente paralizados”, ha lamentado.

Asimismo, ha denunciado que en 2010 sólo se hayan creado 15 empleos de los 32 comprometidos y que sólo se hayan ejercitado 9 de los 37 proyectos previstos, al mismo tiempo que ha lamentado la reducción en un 17% de la aportación económica comprometida por el Estado para el ‘Plan Reindus’ y la eliminación del resto de las propuestas “porque no están recogidas siquiera en los Presupuestos Generales del Estado”.

Durante su intervención, González Torres ha reclamado a Sebastián que aclare el futuro del Parador incluido en el Plan así como su ubicación, una pregunta, que, según el senado, el ministro “ha evitado contestar en su comparecencia”.

Fuente: elmundo.es

Nuclenor ultima los trabajos de la parada de recarga de Garoña

Un comunicado de prensa de Nuclenor (Iberdrola y Endesa) sobre Garoña que se ha publicado como noticia.

La central nuclear de Santa María de Garoña enfila la recta final de la parada de recarga iniciada el pasado 1 de mayo con la vista puesta en comenzar el proceso de arranque a lo largo de esta misma semana. Según explicaba ayer Antonio Cornadó, director de comunicación de la central, «estamos terminando» de realizar las actividades programadas y «empezando a preparar el proceso de arranque».
De momento, la parada de recarga de este año «ha sido más tranquila que en otras ocasiones», debido, en parte, a los trabajos realizados en 2010. «El año pasado tuvimos que hacer una parada muy corta» para reconfigurar el núcleo y adaptar los ciclos de operación de la central a las exigencias de la orden ministerial de cierre y se aprovechó para llevar a cabo algunas actuaciones complementarias, señala Cornadó.
A pesar de ello, el volumen de trabajos realizados durante las últimas semanas ha sido ingente. A la sustitución de 120 elementos combustibles del reactor se le suman actuaciones como la instalación de un nuevo transformador principal, la sustitución de siete accionadores o la limpieza e inspección de diferentes componentes de la vasija y de la cámara de relajación de presión, entre otros muchos.
En total, más de 4.400 actividades que han necesitado de la presencia en la instalación de alrededor de 1.500 trabajadores(muchos de fuera de la provincia de Burgos), el doble de la plantilla normal, que han estado coordinados en todo momento por el Equipo de Coordinación de Parada (ECP), formado por técnicos expertos en distintas áreas.
Tras varias semanas de intenso trabajo, algunos de los empleados temporales ya han abandonado la instalación a la espera de finalizar todas las actuaciones. «Hasta ahora todo ha salido bien», aunque todavía queda pendiente una prueba de fuego: el proceso de arranque.
En este sentido, Cornadó insiste en que se trata de un «proceso largo y complejo» que incluye la realización de «cientos de pruebas» para determinar que la central puede operar en «perfectas condiciones» tras la parada. Por eso, el director de comunicación no se atreve a aventurar plazos concretos para que la instalación pueda a operar a plena capacidad.
¿Última parada?
Sea como fuere, esta podría ser la última parada de recarga a la que se somete la instalación del Valle de Tobalina. No en vano, la orden de cierre en julio de 2013 permanece vigente y el Ejecutivo de Zapatero no ha mostrado intención alguna de revocarla. Eso sí, la situación podría cambiar drásticamente en caso de prosperar el recurso planteado por Nuclenor ante la decisión del Ministerio, un recurso que a día de hoy sigue su curso en la Audiencia Nacional. «No tenemos noticias, pero parece ser que estamos en la recta final de la fase procesal», plantea Cornadó.
Paralelamente, Nuclenor cuenta con otra posibilidad para seguir operando hasta 2019. Y es que, Mariano Rajoy ha insistido en que si el PP gana las elecciones del próximo año procedería a revocar la orden en base a los informes del CSN. De momento, el vuelco electoral registrado en las pasadas elecciones locales y autonómicas no ha cambiado las perspectivas de la empresa. «La orden sigue ahí», concluye Cornadó.

Fuente:  elcorreodeburgos

Italia también apuesta por la fotovoltaica y triplica objetivos para 2016

Con la aprobación del “4º conto” hace poco más de una semana, Italia eleva su objetivo de solar fotovoltaica de los 8.000MW, previstos en el “3º Conto”, a los 23.000MW para 2016. En un país con elevada radiación solar, elevada dependencia energética y de generación eléctrica (Italia importa más del 10% de la electricidad), elevados precios y que ha decidido abandonar sus planes nucleares, la apuesta lógica estaba clara. De esta manera la energía eléctrica fotovoltaica generada en 2016 será mayor de la que eventualmente generarían cuatro reactores nucleares de última generación.

Italia fue el segundo mercado fotovoltaico europeo el año pasado, con unos 2.800MW instalados. Pero las cifras son engañosas, ya que ENEL, la eléctrica italiana, en ocasiones tarda hasta 6 meses a conectar una planta solar. Se especula que, contando con las plantas fotovoltaicas construidas, pero no conectadas en 2010, la potencia real fotovoltaica construida el año 2010 oscilaría entre los 4.000MW y los 7.000MW. Así la potencia a añadir en los próximos 5 años será de unos 18.000MW. A modo de comparación, en España se prevé instalar unos 3.000MW de potencia fotovoltaica en los próximos 9 años.

Para conseguir estos objetivos, pero evitar un boom, Italia ha constituido un registro. Solo las plantas que entren en este registro tendrán derecho a recibir prima. Una idea que parece similar a la actual normativa española pero que, analizado en detalle, no lo es en absoluto. Para empezar se establece un periodo transitorio, para evitar que una parada súbita dañe a la industria fotovoltaica italiana. Durante este año se producirán decrementos en las primas cada mes y en el año 2012 se establecen tres cupos. A partir de 2013 los cupos serán semestrales.

La primera diferencia respecto al sistema español es que estos cupos son únicos para todas las tipologías de planta fotovoltaica, grande o pequeña, en suelo o techo, o plantas de investigación. Las plantas de investigación, categoría que no existe en España, tendrán la tarifa más elevada. Seguidas de las plantas en tejado. Las plantas en suelo serán las que tendrán la tarifa más baja. Al mismo tiempo, dentro de cada tipología, cuanto mayor sea la planta, menor será la prima. Y la prima que puede conseguir de manera estable y gantizada durante 20 años una planta fotovoltaca, se irá reduciendo a medida que pasen los cupos.

Además el límite del cupo no es la potencia, sino el presupuesto. De esta manera si se instalasen más plantas en suelo que las previstas, la potencia instalada aumentaría y se decrementaría si la potencia se instalara por encima de lo previsto en tejados.

Con las previsiones del gobierno Italiano a partir de 2013 se instalarán 2.400MW anuales y esto se incrementaría gradualmente hasta los 3.000MW al año en 2016. El coste presupuestario se irá reduciendo cada año, al reducirse la prima. De esta manera los 3.000MW instalados en 2016 tendrán un coste muy reducido de 160 millones al año, lo que representará un sobrecoste de poco más de 3c€/kWh de esta energía y con un impacto mucho menor en la tarifa al diluirse esta afectación entre otras fuentes de generación.

De nuevo, las comparaciones con España son odiosas. El coste presupuestario de los casi 4.000MW que incentivó el gobierno Español a instalar en los años precedentes ascienden a más de 2.800 millones de € al año. En este caso el gobierno español creó una legislación que permitió instalar mucho cuando la tecnología era cara y ahora que la tecnología reduce su precio a marchas forzadas, limita su instalación destruyendo la industria fotovoltaica española creada en años precedentes. Ya que debemos pagar errores precedentes, no hubiera estado de más conservar algunos de los beneficios, principalmente industria, empleo e I+D.

Con el “4º conto”, sin duda, Italia se convertirá en uno de los jugadores más potentes de la industria fotovoltaica mundial.