La incineradora de neumáticos Black and Green sigue adelante en Miranda de Ebro. O el Chacolí de Burgos con sabor a petroleo.

De nuevo malas noticias para el Medio Ambiente de Miranda de Ebro y Alava. Diario de Burgos ha publicado la noticia de que la incineradora de neumaticos Black and Green-Pirorec continúa con su intención de contaminar el rio Ebro y el aire de la Rioja Alavesa. Black and Green pretendia instalarse en el Valle de Tobalina pero la oposición vecinal evitó si letal instalación.

Mientras algunos bodegueros  trabajan por desarrollar el Chacoli de Burgos otras empresas pretenden obtener beneficios de las ayudas estatales y de contaminar con metales pesados el rio Ebro y de dioxinas concerigenas el aire que respiramos.

En el mismo ambito el desarrollo turístico de la comarca se verá gravemente afectado ya que en la zona se encuentran los restos de época celtibérica y romanos del yacimiento de Arce Mirapérez.

Según Diario de Burgos:

Black and Green será, si los plazos estimados se cumplen, la segunda empresa en desembarcar en el polígono industrial de Ircio. Desde que a principios de año se confirmara el interés de esta compañía por ubicar en Miranda su proyecto de reciclado y revalorización de neumáticos, se han ido cumpliendo diversos plazos administrativos que apuntan a que el inicio de las obras de construcción de la instalación podría hacerse en el último trimestre de este año.
Y es que la empresa, perteneciente al grupo con sede en Valencia Pirorec y liderada por el empresario burgalés Victorino Luengo, ya ha cerrado con ADE Parques Tecnológicos de Castilla y León la compra de 30.000 metros de suelo industrial en el complejo de Ircio. Un terreno, el elegido, que está en la parte alta del nuevo polígono, haciendo esquina y relativamente cerca de la hasta la fecha única empresa instalada, Stinser Suministros Integrales del Acero.

Además, a primeros del pasado mes de junio la empresa recibía por parte del Ministerio de Industria la resolución de concesión de subvención económica a la que se presentó dentro de las ayudas al Plan Reindus para la zona de influencia de la central nuclear de Garoña. En concreto, el Ministerio aprobaba un crédito de 1,8 millones de euros a interés cero y a devolver en 15 años para la segunda fase del proyecto, que supone una inversión de 9 millones de euros.

Así, esta ayuda se unirá a la ya concedida en 2010 para el mismo proyecto, aunque inicialmente ubicado en el Valle de Tobalina, que recogía un préstamo en iguales condiciones de 3,3 millones de euros para una primera fase que suponía 9,5 millones de inversión. A esta dos fases de la instalación, se sumará una tercera que previsiblemente concurrirá al Reindus de 2012, y que podrá rondar los 6 millones de inversión, completando los 24 millones de euros en los que se ha calculado el presupuesto total para la puesta en marcha de la planta.

Además, y a través de los incentivos regionales que el Ministerio de Economía y Hacienda habilita para proyectos industriales, Black and Green resultó adjudicataria de una ayuda de 1,3 millones de euros para este proyecto industrial.

34 empleos directos

En cuanto a empleo, y en base a las tablas hechas públicas por el Ministerio de Industria, se calcula que en la primera fase se podrían generar 8 puestos de trabajo directos, 12 en la segunda, mientras que los restante, hasta los 34 empleos directos previstos, se generarían en la última etapa del proyecto. Además, y como desde la propia empresa siempre han defendido, la instalación tendrá una repercusión laboral en empresas auxiliares de la ciudad que trabajarán tanto en la fase de construcción como posteriormente en la de mantenimiento.

En breve se cerrará la compra formal del suelo, y se iniciará el trámite de solicitud de las oportunas licencias municipales. Además, en paralelo, la firma tramitará en la Junta de Castilla y León la Autorización Ambiental Integrada, proceso que tardará no menos de nueve meses en estar aprobada de forma definitiva. Así, en una estimación, se prevé que la planta pueda estar en funcionamiento en el plazo aproximado de un año desde que se comiencen las obras de desmonte y construcción.
Es igualmente importante para este proyecto que la Junta cumpla con el compromiso de tener finalizado el vial de acceso al polígono a través de la carretera de Logroño, y que gracias a una modificación del proyecto permitirá preservar los restos de época celtibérica y romanos hallados en el yacimiento de Arce Mirapérez.

Tecnología

El proyecto supone la construcción de una planta dedicada a la separación y aprovechamiento de componentes orgánicos de plásticos, cauchos y neumáticos. Todo, con la aplicación de una novedosa tecnología patentada por la firma levantina. En concreto es un sistema que utiliza la llamada termólisis (reacción en la que un compuesto se separa de otros al ser sometido a un aumento de temperatura para), en este caso aplicada al reciclado de neumáticos. Con los cambios de temperatura se logra la degradación y disociación de los materiales que componen el neumático, algo que ocurre en total ausencia de oxígeno y sin emisiones a la atmósfera, defienden desde la empresa.

Con este proceso industrial se logra la producción de un 7% de gas, un 40% de hidrocarburo líquido (gasóleos y naftas) y un 51% de negro de humo. Una instalación similar, aunque algo más grande, que la ya existente en Guadasequies (Valencia), donde hay otro proyecto para su ampliación.

El resultado del proceso al que se somete a los neumáticos permite reutiliza el gas como combustible para calentar los hornos de la propia planta, mientras que el hidrocarburo se destina a refinerías y el negro de humo se envía a fábricas que lo vuelven a transformar en neumáticos, gomas o plásticos.

Fuente: DiariodeBurgos

Ampliar información

Larga lista de incendios en plantas britanicas de tratamiento de neumaticos usados, parece que el negocio no es otro mas que cobrar el seguro.

El PP incluirá la continuidad de Garoña en su programa electoral.

EL presidente provincial del PP de Burgos, César Rico, garantizó ayer que el programa electoral popular incluirá la continuidad de la Central Nuclear de Santa María de Garoña mientras el PSOE insiste en su cierre en 2013 y apuesta por el desarrollo del plan alternativo. Esta será una de las grandes diferencias de los principales partidos en Burgos de cara a las elecciones del próximo 20N.

César Rico recordó que fue el propio Mariano Rajoy, candidato del PP a la presidencia del Gobierno, quien se comprometió con el futuro de Garoña en la visita que realizó a las instalaciones. Por eso garantizó que «si es técnicamente posible» y se cuenta con el «aval» del Consejo de Seguridad Nuclear, el PP abordará la renovación hasta el año 2019 de la central Nuclear de Santa María de Garoña.

El presidente del PP de Burgos explicó que no se trata solo de una apuesta empresarial, «que también es importante», sino desde un punto de vista «personal y de generación de empleo». En este sentido señaló que, garantizando la continuidad de Garoña, el objetivo es «crear certidumbre» al millar de familias que dependen de la central y a los ayuntamientos del entorno entre los que el Gobierno de Zapatero ha generado incertidumbre en un momento, además, de crisis económica.

En este sentido, Rico aprovechó para criticar el plan alternativo al cierre de Garoña presentado en su día por el Gobierno y que, en su opinión, «es pura entelequia porque está muerto, no existe, no se le espera». Por eso, consideró que «cuando el plan B no funciona, es de sentido común volver al plan A» que es la continuidad de la central nuclear burgalesa.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE de Burgos y diputado nacional, Luis Tudanca, considera que el futuro de Garoña no está en juego y que el Gobierno ha dejado claro ya su cierre en julio de 2013, decisión que fue ratificada por la Audiencia Nacional, aunque tanto la empresa propietaria como la Junta de Castilla y León anunciaron su intención de recurrir ante el Supremos.

«Se está quedando solo»

Tudanca tiene claro que «la decisión está tomada» y asegura que para el PSOE «la energía nuclear no es algo que se deba aguantar en estos momentos». Además, considera que el PP «se está quedando solo en toda Europa» defendiendo la energía nuclear después de todo lo ocurrido en Fukushima y, en su opinión, empieza a «recular» incluyendo muchos «matices» a su apoyo a Garoña.

Frente a esa defensa de la continuidad de la central nuclear ubicada en el norte de la provincia de Burgos, Tudanca explica que el PSOE apuesta por el desarrollo del plan alternativo para «garantizar el desarrollo socio-económico a medio y largo plazo» ya que, en su opinión, la presencia de Garoña «ha sido más perjudicial que beneficiosa para la zona».

Tudanca reconoce que varios de los proyectos incluidos en el plan, como la creación de un parador de Turismo, se han visto retrasados por la crisis económica. «pero no están abandonados, porque estamos convencidos de que generarán empleo». En este sentido, señaló la posibilidad de que algunos de esos proyectos figuren textualmente en el programa electoral socialista aunque no quiso adelantar pasos y recordó que será en septiembre cuando se celebre la conferencia política en la que se concreten estos y otros asuntos.

Fuente: abc