Garoña simula un accidente nuclear de nivel 5 (INES) tras un terremoto superior al de diseño

La central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) ha realizado este jueves su simulacro anual preceptivo en el que ha simulado un accidente nuclear de nivel 5 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES) a causa de un terremoto superior a la base de operación de la planta, según ha informado el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

El ejercicio ha comenzado a las 09.20 horas con la notificación al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) por parte de la central, de la parada automática del reactor ocasionada por la pérdida de alimentación eléctrica exterior tras la ocurrencia de un terremoto (superior a la base de operación) ocurrido en la zona.

Así, el simulacro se realiza conforme a los requerimentos establecidos en el Plan de Emergencia Interior y ha contado con la participación de la Organización de Respuesta ante Emergencias del Consejo de Seguridad Nuclear y la subdelegación del Gobierno en Burgos. La actuación del Consejo se ha desarrollado desde la Sala de Emergencias (SALEM), desde donde ha realizado el seguimiento del estado de planta y de las actuaciones del titular tanto para la recuperación de las condiciones de seguridad como para la adopción de medidas de protección radiológica.

Durante el simulacro, el CSN siguiendo los criterios radiológicos, ha recomendado a la subdelegación del Gobierno en Burgos, la activación del Plan de Emergencia Nuclear de Burgos (PENBU), en situación 2, lo que implicaría el confinamiento de la población y el control de acceso a la instalación en un radio de 10 kilómetros y la distribución de las tabletas de yodo estable. A

demás, la subdelegación del Gobierno de Burgos, de forma preventiva, ha declarado la situación 3 del PENBU, lo que supondría la evacuación de la población en un radio de 10 kilómetros.

Asimismo, se ha simulado la emisión al exterior de material radiactivo debido a la apertura controlada de la línea de venteo de la contención, medida llevada a cabo para garantizar el mantenimiento de su función. En este contexto del simulacro, el titular de la planta ha llegado a simular la declaración de emergencia general (categoría IV) de su Plan de Emergencias Interior.

Mientras tanto, el CSN ha activado su Organización de Respuesta ante Emergencias, llegando hasta el modo 2, que implica la activación de los grupos operativos de su Sala de Emergencias (SALEM) y de los apoyos externos.

Un suceso de esta naturaleza habría sido clasificado como accidente de nivel 5 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES).

La soimetria acumulada a lo largo de los años sin embargo no atiende de simulacros y es una realidad del dia a dia de la poblacion que vive alrededor de estas instalaciones nucleares.

Fuente: eleconomista.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s