Juntas Generales de Vizcaya aprueban dos proposiciones de PNV y PSE que instan al Gobierno central a cerrar Garoña y votan contra la de Bildu.

GERNIKA (VIZCAYA), 29 Feb. (EUROPA PRESS) –

Las Juntas Generales de Vizcaya han aprobado dos proposiciones no de norma presentadas por el PNV y el PSE-EE en las que se pide el cierre de la central nuclear de Garoña, mientras que ha decaído otra de Bildu en la que se solicitaba lo mismo, pero que no ha contado con el respaldo de los jeltzales, aunque sí de los socialistas.

En el pleno de las Juntas Generales de Vizcaya celebrado este miércoles en Gernika se han debatido tres proposiciones no de norma presentadas por PSE-EE, PNV y Bildu en las que se instaba al cierre de la central nuclear de Garoña.

En la proposición del PNV se instaba a las Juntas Generales de Vizcaya a solicitar al Gobierno español a que proceda al cierre inmediato de la central nuclear de Santa María de Garoña “recogiendo la petición expresa y reiterada del Parlamento vasco, las Juntas Generales de Araba, las Juntas Generales de Vizcaya, Gobierno vasco y la abrumadora mayoría de la sociedad vasca”.

También el PNV emplazaba a las Juntas a instar al Gobierno vasco, a que, “atendiendo a las múltiples peticiones y exigencias de las instituciones y movimientos sociales realizadas, reitere al Gobierno del Estado español la exigencia del cierre de la central nuclear de Garoña”.

Asimismo, el PNV proponía al Gobierno español y vasco realizar “las gestiones necesarias para hacer efectiva la incorporación de los municipios vascos incluidos en la zona de influencia de la central nuclear de Garoña en el Plan de Dinamización Económica y Medidas de Empleo, en las mismas condiciones que los restantes municipios afectados por el cierre, cierre que deberá ser inminente”.

Por su parte, en la proposición socialista se instaba a las Juntas Generales de Vizcaya a pedir al Gobierno de España a cumplir la orden dictada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en julio del 2009 y proceder al cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña el 6 de julio de 2013.

También solicitaba instar al Gobierno vasco a que “dentro de su ámbito colabore en la elaboración de planes sociales y económicos que deben acompañar al cierre de la central, así como mantener cauces de diálogo con el Gobierno de España, como instancia competente, y con las demás administraciones implicadas, para dar solución al problema, con el fin de transmitir a la ciudadanía una información transparente respecto a este proceso”.

En la proposición no de norma de Bildu se instaba a las Juntas Generales de Vizcaya a reclamar al Gobierno del Estado Español y a su Ministerio de Industria, Energía y Turismo el inmediato cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña, a la vez que se pedía el compromiso de las Juntas a secundar “todas aquellas iniciativas que tengan como objetivo la paralización de la central nuclear de Santa María de Garoña” y a “promover y fomentar la labor divulgativa entorno a los riesgos derivados de las centrales nucleares”.

PSE ha apoyado las proposiciones de PNV y Bildu, mientras que el PNV ha respaldado su propuesta y la de los socialistas, rechazando la de Bildu por no compartir el tercer punto en el que se instaba a la Diputación a “promover y fomentar la labor divulgativa en torno a los riesgos derivados de las centrales nucleares”. Por su parte, Bildu ha votado a favor de las tres para que se pueda “visualizar” la postura de los grupos respecto a la central de Garoña.

El apoderado del PNV Edorta Rodrigo ha precisado que no pretenden abrir ningún debate sobre la energía nuclear, sino pedir el cierre de Garoña, una central “obsoleta“, y ha considerado que las razones para mantenerla abierta son “economicistas y no priorizan la salud de las personas”.

Rodrigo ha señalado que “la decisión de facilitar la prórroga, la toma el Gobierno de Madrid y eso está, hoy por hoy, en manos del PP” y que es el actual ministro de Industria quien dice, “en reiteradas ocasiones, que hará todo lo posible para que Garoña siga funcionando”. Según ha lamentado, “es una pena que el PP no se sume al cierre de la central de Garoña, porque aporta poco, no supondría mayor problema y nos dotaría de una mayor seguridad”.

Por otro lado, el apoderado socialista Juan Otermin ha recordado que en julio de 2009 el Gobierno de España dictó una orden del Ministerio de Industria por la que se planteaba el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña el 6 de julio de 2013, mientras que el Ejecutivo del PP ha manifestado su voluntad de revocar dicha orden y, con el objetivo de aumentar la vida de la central ha solicitado un informe al Consejo de Seguridad Nuclear.

Otermin ha defendido el cierre de la central el día fijado en la orden ministerial de 2009 para el 6 de julio de 2013 y, junto a ello, que se activen “los planes sociales y económicos que ayuden a paliar la desaparición, aproximadamente, de 1.200 empleos en la zona”.

El juntero socialista ha recordado que, “desde 2006, la de Garoña, conocida como la central de las mil grietas, es la más antigua de España en activo” y ha recordado que, desde su puesta en marcha, “esta central ha sufrido 32 incidencias o sucesos de distinta importancia o consideración”.

Por su parte, el apoderado de Bildu Asier Vega ha advertido que “la responsabilidad del cierre recae sobre el Gobierno de Rajoy y no sobre los informes emitidos por el Consejo de Seguridad Nuclear, que no son vinculantes”, así como que “utilizar como excusa la dependencia energética en este caso es una auténtica falacia y tampoco es nada ético apelar cínicamente a los derechos de las personas trabajadoras de la central para prolongar la vida de la misma”.

A su juicio, mantener abierta la central “no es ninguna necesidad, sino cuestión de avaricia” y ha lamentado que, “en lugar de aprender de las lecciones y de lo ocurrido en Japón”, en España “se insiste en prolongar la vida de las centrales nucleares más allá de la racionalidad y del sentido común”. “La central de Garoña es vieja, insegura, peligrosa e innecesaria, y ya está amortizada y sustituida, por lo que es el momento de decretar el cierre sin más demora”, ha afirmado.

Por su parte, el apoderado popular Ignacio Aldecoa ha recordado que “29 de 32 incidentes” en la central han sucedido con un gobierno socialista, “apoyado por los nacionalistas”, y “no se ha cerrado” Garoña y ha acusado a los grupos proponentes de causar “alarma” con la “recopilación de presuntos problemas para intentar justificar una postura que carece de fundamentación técnica”, lo que, a su juicio, demuestra “la ausencia de mayores razones para lo que se pide”.

Aldecoa, que ha destacado que “aún no se ha pedido la prórroga de funcionamiento” aunque existen “informes que dicen que es segura”, y ha advertido de que “si existe un problema de seguridad, gobierne el PSOE o el PP, se cierra inmediatamente una instalación, sea una central nuclear o industrial”.

En ese sentido, ha preguntado a los socialistas “por qué no lo hicieron” y ha censurado que “llevamos 50 años sembrando el miedo con este tipo de instalaciones”, a la vez que pedido “no inventarse argumentos”.

Fuente: europapress

La estrategia del PP para esconder su autoría en la continuidad de Garoña se instala en la Diputación

Alaña dice que el PNV tiene presencia en Nuclenor y que no ha pedido allí el cierre

La gestora aboga por “no frivolizar” sobre el CSN, partidario de la continuidad, ya que “no se ha confundido en 40 años”

Vitoria. De nuevo el PP utilizó ayer toda su artillería pesada para intentar responsabilizar al PNV de la posible prórroga que podría sufrir la actividad de la central nuclear de Santa María de Garoña. En este ocasión fue la Diputación alavesa quien recordó la influencia que tienen los jeltzales sobre Iberdrola, propietaria junto con Endesa de Nuclenor, instándoles así a que pidan el cierre de la planta burgalesa.

Tan sólo un día después de que el secretario general de los populares vascos, Iñaki Oyarzábal, lanzara un órdago a los nacionalistas, a quienes acusaba además de “demagogia” por criticar la continuidad de Garoña, ayer la teniente de diputada general, Marta Alaña, se manifestó en los mismos términos al retarles a que hagan uso del poder que tienen en la compañía energética. En concreto Alaña recordó que a lo largo de su historia tanto la BBK, tradicionalmente “controlada” por el PNV, como ahora Kutxa Bank, han estado presentes en el accionariado de Nuclenor a través de Iberdrola. “Y no me consta que estos consejeros hayan planteado en ningún momento el cierre de la planta”, explicó.

Lo que sí que le consta, según añadió después, es que los nacionalistas votaron a favor de una enmienda a la Ley de Economía Sostenible de la anterior legislatura “que permitía alargar más de 40 años la vida de las centrales nucleares”. En este sentido, y sobre la posibilidad de que Garoña continúe activa hasta 2019, aseguró que si finalmente se adopta esta decisión “estará amparada por la Ley del anterior Gobierno y del PNV”.

En este sentido, y sobre el informe redactado por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en el que avala la prórroga de la central, Alaña insistió en que “no hay que frivolizar” sobre el papel de unos técnicos que “en 40 años no se han equivocado”. En vista de sus palabras, parece evidente que la Diputación se desmarca de la línea que ha venido manteniendo hasta ahora a favor del cierre de la planta, e incluso de la que han mantenido otros dirigentes del PP como el alcalde de Vitoria, Javier Maroto.

Participación mínima El PNV, por su parte, no quiso permanecer callado ante los mensajes lanzado desde las filas populares. El portavoz jeltzale en el Ayuntamiento gasteiztarra, Gorka Urtaran, explicó que la participación de Kutxa Bank en Iberdrola es de un 5%, por lo que su accionariado en Garoña no sobrepasa el 2,5%. “Dígame usted si así se puede hacer algún tipo de presión”, señaló el dirigente nacionalista que acusó al PP de estar haciendo estos días un “ejercicio de perversión” al intentar responsabilizar al PNV de la continuidad de la planta. “El único partido que tiene interés en mantener abierta Garoña es el PP”, declaró ayer.

Fuente : noticiasdealava.com

El almacen nuclear de Villar de Cañas se construirá en zona inundable.

Según ha podido saber la Cadena SER, ENRESA la empresa nacional de residuos radiactivos, ha encargado un informe sobre el riesgo de inundaciones en Villar de Cañas. Ese riesgo aparece en el Plan de Emergencia de Castilla-La Mancha pero no en el informe de Industria para elegir la sede del almacén nuclear. Ahora, tras la aprobación de Villar de Cañas, ENRESA, gastará 190 mil euros en analizar este riesgo de inundación en los terrenos propuestos por el Ayuntamiento.

 

Este municipio está clasificado (oficialmente) como “zona de riesgo de inundación” en el Plan Especial de Protección Civil y está situado en el nivel 3 de 5 posibles.

Un riesgo que fue advertido al gobierno en el informe de alegaciones que presentó entonces la Junta de Castilla-La Mancha, en manos del PSOE, pero que no fue tenido en cuenta según denuncia a la Cadena SER el entonces consejero de Medio Ambiente, José Luis Martínez Guijarro.

El PRICAM, el Plan Especial de Protección Civil ante el riesgo de Inundaciones, analiza la situación de 900 municipios. Su objetivo es determinar el riesgo para los núcleos habitados, y, por esa razón, no se analizaron entonces terrenos no urbanos. Pero según técnicos consultados por la Cadena SER, de momento, es el único que existe de forma específica para Villar de Cañas. De hecho hace 2 semanas, ENRESA, la empresa pública que se encargará de construir el ATC, licitó un estudio para determinar precisamente el riesgo de inundación de los terrenos en los que se prevé construir este almacén, pero, según los especialistas consultados por la SER, tendría que haberse hecho antes de haber seleccionado la candidatura de Villar de Cañas.

Fuente: cadena ser

El CSN no ve impedimento para modificar el cierre de Garoña en 2013

Una Orden Ministerial de 2009 fija el cese de la explotación de esta instalación para el 6 de julio de 2013

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) considera que no existe ningún impedimento, ni desde el punto de vista de la seguridad nuclear ni desde el de la protección radiológica para modificar la Orden Ministerial de 2009 que fija el cese de la explotación de esta instalación para el 6 de julio de 2013. Así lo determina en el dictamen remitido al Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR) y realizado a solicitud de este departamento.

No obstante, el regulador atómico precisa que este dictamen “no excluye y es independiente del que deberá realizar el organismo regulador” ante una nueva petición de licencia para la instalación. “Tampoco prefigura en ningún caso el sentido o el contenido del informe que deberá realizarse sobre la licencia de la central”, ha recalcado.

En todo caso, señala que ha llegado a esta conclusión una vez analizada la experiencia operativa de la instalación y sus resultados en el Sistema Integrado de Supervisión de Centrales (SISC). Del mismo modo, el escrito enumera las condiciones adicionales relativas a la seguridad nuclear y a la protección radiológica que deben añadirse a la ya existentes en la autorización vigente.

Fuente: Lavanguardia

¿Garoña hasta 2019?

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) hizo público el pasado viernes 17 de Febrero de 2012 el informe solicitado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR), para alargar la vida operativa de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) más allá de julio de 2013, fecha de vigencia del actual permiso de explotación, hasta 2019. El CSN es un organismo dirigido por cinco consejeros pro-nucleares (dos designados por el PP, dos por el PSOE y uno por CiU). En el citado informe se dice que “no hay impedimentos para que la Central funciones hasta 2019”.

Al conceder una nueva autorización de explotación, además de los nuevos requisitos  (derivados de las pruebas de estrés)  los titulares de la central deberán cumplir con los ya aprobados en el informe de 2009. Entre estos figura un nuevo sistema de tratamiento de gases de reserva, modificaciones sobre el aislamiento de la contención, independencia de sistemas eléctricos, y modificaciones en los sistemas contra incendios. Con lo cual desde www.tobalina.info entendemos que impedimentos sí que hay, y pasaremos a repasarlos.

La Central entendemos que no ha superado todas las pruebas de estrés tras el accidente de Fukushima, dado que por ejemplo su autonomía en caso de corte eléctrico no supera a día de hoy las 5-6 horas, siendo recomendable poder llegar a las 36, por lo que deberá acometer este punto para poder operar hasta 2019.

En cuanto al aislamiento de contención, las modificaciones requeridas son anteriores al accidente de Fukushima, cuyo reactor número 1 era gemelo al de Garoña. Por lo tanto tendrían que haber sido revisadas, pues quedó demostrada la endeblez del edificio ante una explosión de hidrógeno, en las imágenes de lo que queda de la contención de Fukushima I. En este sentido, Garoña debiera acometer mejoras estructurales y de diseño.

En cuanto al cableado, es una exigencia que se ha cumplido en muchas de las centrales de este tipo que quedan en el mundo occidental. Tras el accidente de Vandellós I, quedó comprobado que los circuitos de señal y de potencia deben transitar de forma independiente, pues una explosión en un lugar común a ambos puede dejar el reactor fuera de control, como ocurrió en la central tarraconense. Desde 1989 no se han tomado las medidas necesarias, y ambos cables van paralelos en la central de Garoña. En teoría, según el anterior informe, de 2009, esto debe estar solucionado en Garoña antes de 2013.

En ninguno de los recientes informes del CSN se habla de la corrosión de las penetraciones de las barras de control (elemento fundamental para la seguridad)  ni del tantas veces reparado barrilete, estructura de acero que rodea al combustible dentro de la vasija del reactor, que sufre agrietamiento múltiple solucionado con soldaduras. En centrales similares ha sido sustituido por uno nuevo. Por otro lado, las vibraciones ocasionadas por todas estas deficiencias provocan fisuras en las varillas de combustible, desde unos meses antes de la recarga, hasta que se produce ésta, que provocan un aumento considerable de la tasa de radiactividad del circuito primario.

Por todo ello entendemos que es una irresponsabilidad mantener abierta una central tan obsoleta como la de Garoña, que ha superado ya la vida útil recomendada para este tipo de plantas,  construida antes de las enseñanzas de los principales accidentes nucleares  (comenzó a funcionar en 1971, mucho antes de los sucesos de Chernobil y Harrisbourg) y aquejada de numerosos problemas mal solucionados o directamente pendientes de solución.

Con esta nueva prórroga queda demostrada además la complicidad con NUCLENOR del anterior Gobierno, que anunció a bombo y platillo que la central estaría obligada a tomar las medidas necesarias para hacer irreversible su cierre en 2013. Nunca existieron tales medidas, puesto que la central solo se puede manipular en los periodos de recarga, que en el caso de Garoña suceden cada dos años. El anterior Gobierno es tan responsable como este de lo que pueda suceder en el futuro.

De igual manera el plan REINDUS que pretendía ponerse en marcha en previsión del cierre de la planta no se ha llevado a cabo, lo cual pone de manifiesto que el PSOE es tan responsable como el PP de esta prórroga, y que a ambos pediremos cuentas el día que ocurra una desgracia en esta planta. 

Capítulo aparte merece la actitud del Partido Popular, al que no le va a importar saltarse una orden Ministerial y modificarla acorde a sus intereses y los de NUCLENOR. El actual Gobierno tan legalista y preocupado por que los ciudadanos cumplan las leyes es el primero en saltárselas a la torera. Con lo cual poca o ninguna credibilidad le queda a partir de ahora a este respecto.   

Con esta nueva noticia sobre Garoña solo nos queda decir desde www.tobalina.info que la prueba de estrés se traslada desde la Central Nuclear a los ciudadanos y vecinos de la zona, quienes tienen por delante otros seis años de sufrimiento y estrés con esta pesada losa en funcionamiento al lado de sus casas. Pero esto al Señor Rajoy y al Sr Zapatero, poco les importa, ellos no viven ni vivirán en Tobalina.

 

La última palabra

Aun así, la última palabra sobre la continuidad de las instalaciones no la tiene el Gobierno, sino los gestores de la planta. El ministro confirmó que su departamento activará desde ya los informes internos y trámites necesarios para que Garoña prorrogue su vida útil hasta 2019, pero los propietarios de la central no han dicho su última palabra.

 

El responsable de Relaciones Internas de la compañía, Antonio Cornadó, refrendó que Nuclenor no ha decidido todavía si pedirá la prórroga.

 

Todo indica que lo harán, pero la empresa quiere hechos, más que palabras, antes de pronunciarse. Según Cornadó, «lo primero» es ver el contenido de la Orden Ministerial que anula la anterior y fijarse bien en las condiciones que impone. La firma cree que la decisión anunciada por el ministro supone «un paso en la dirección deseada», pero pretende «cruzar el puente cuando lleguemos al río, no antes».

 

Nuclenor tiene motivos para la cautela. El informe del Consejo de Seguridad Nuclear obliga a la central, entre otras cosas, a demostrar antes del 3 de julio de 2012, que las actividades de vigilancia, inspección en servicio, mantenimiento y gestión de vida realizadas desde el año 2009 cumplen los parámetros establecidos para la concesión de la ampliación a 2019.

 

En resumen, y repetimos, que impedimentos hay, en contra de lo que dice en su informe el  CSN, falta saber si NUCLEOR los supera o si directamente pasa de llevarlos a cabo  por qué económicamente no les sale rentable.

 

Fuente: www.tobalina.info.

La Audiencia Nacional avala la convocatoria pública para elegir a municipios candidatos al ATC

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) –

La Audiencia Nacional ha desestimado el recurso presentado por Greenpeace España contra la resolución del secretario de Estado de Energía por la que se ponía en marcha la convocatoria pública para la selección de los municipios candidatos a albergar el cementerio nuclear.

Greenpeace alegaba en su recurso la improcedencia de la forma jurídica adoptada, la vulneración del derecho de información y participación, la ausencia de documentos esenciales y el desconocimiento de las cuestiones medioambientales, entre otros, al tiempo que pedía un proceso “transparente y democrático”.

No obstante, la sala ha rechazado en su sentencia todos los argumentos de la organización ecológica. Así, en cuanto a la forma adoptada –la convocatoria pública–, recuerda que se trataba de un acto administrativo y, por tanto, es conforme a Derecho acordarlo por resolución del secretario de Estado.

En relación a la vulneración de derechos de información, el tribunal entiende que se han respetado y se ha posibilitado la participación del público en la toma de decisiones. En este sentido, a resolución judicial deja constancia de la publicación de una nota divulgativa de la convocatoria en 154 cabeceras de medios de comunicación y que, además, se habilitó una página web específica.

Asimismo, los jueces consideran que tampoco se han omitido documentos sustanciales y esenciales para realizar la convocatoria, puesto que en esa fase previa de selección no eran preceptivos esos documentos que la recurrente consideraba omitidos.

Además, la Audiencia Nacional señala que sí se tuvieron en cuenta las cuestiones medioambientales. En este caso, se contemplaban dos posibilidades: la instalación de almacenes temporales individuales o un solo almacén centralizado, si bien se llegó a la conclusión de que era la segunda de las opciones la más respetuosa con el medio ambiente y por eso se optó por ella.

Por último, la sentencia recuerda que se ha aportado un informe elaborado por Enresa en octubre de 2006 en el que se concluye que el coste global de ocho instalaciones en centrales es el doble que el de una instalación independiente.

Fuente : europapress

La central nuclear de Onawa está cerrada definitivamente

Es importante observar que la central nuclear de Onawa está cerrada definitivamente por los daños producidos en las piscinas de residuos y otras estructuras por un terremoto el 8 de abril de 2011 (sin tsunami y posterior al del 11 de marzo). La central estaba ya en parada fría cuando el terremoto del 8 de abril hizo que se saliera agua de las tres piscinas de residuos encima de los reactores 1, 2 y 3.

biz_tsunami9mar11

http://www.reuters.com/article/2011/04/08/japan-leak-idUSL3E7F80BF20110408

No está de más insistir en que el terremoto, antes que el tsunami, dañó la central de Fukushima I gravemente.

Esto está en contra de la memoria colectiva creada a propósito que dice que la central soportó sin problemas el terremoto, pero no el tsunami.

Onawa es un ejemplo de lo que meses después se admitió había ocurrido en Fukushima I.

Fuente: Comentario de MikeA en  Publico.es

Una falla sísmica se abre bajo la central de Fukushima

Las autoridades japonesas, que pretenden desmantelar la central de Fukushima a lo largo de las próximas cuatro décadas, pueden sufrir, mientras completan esta labor, mucho más estrés del que se le presupone a tan deli-cada tarea. El terremoto del 11 de marzo de 2011 no sólo asestó un golpe crítico a la planta nuclear, sino que puede haber propiciado que a partir de aquel momento esté mucho más expuesta a sufrir bajo sus suelos un nuevo sismo devastador. Según el trabajo de la Universidad de Tohoku (Japón), realizado a partir del estudio de 6.000 terremotos en la zona, el seísmo que provocó el catastrófico tsunami de magnitud 9,0 y uno posterior de 7,0 en Iwaki marcan la senda de una nueva falla que se habría instalado bajo Fukushima.

Una grieta provocada en Fukushima por el seísmo.-

El estudio, publicado en la revista de la Sociedad Europea de Geociencias, Solid Earth, asegura que las autoridades niponas deben asegurar la esta-bilidad de la planta atómica maltrecha para evitar un susto mayor en el futuro por su delicada situación sismológica actual. Los 40 años que se han puesto de meta para desmantelar por completo la central y limpiar todos los elementos tóxicos potencialmente peligrosos para las personas y el entorno pueden ser un plazo demasiado amplio.

“Hay algunas fallas activas en el área de la central nuclear, y nuestros resultados muestran la existencia de anomalías estructurales similares tanto bajo la zona de Iwaki como bajo el área de la central de Fukushima Daiichi. Si tenemos en cuenta que se ha producido un gran terremoto en Iwaki no hace mucho tiempo, creemos que es posible que un terremoto con una fuerza similar ocurra en Fukushima”, asegura en la revista Dapeng Zhao, profesor de geofísica en Tohoku y líder del equipo que realizó el estudio.

Un mes después del terrible seísmo que junto al posterior tsunami mató a más de 20.000 personas, un terremoto de magnitud 7,0 en Iwaki se convirtió en su mayor réplica registrada con el epicentro en tierra firme. Este terremoto tuvo lugar a 60 kilómetros al suroeste de Fukushima, central que se encuentra justo encima de una línea imaginaria que se podría trazar entre el seísmo de Iwaki y el del 11 de marzo.

Los investigadores analizaron seis millares de temblores registrados en la zona, provocados todos por un movimiento ascendente de fluidos magmáticos empujados por la placa del Pacífico. Estos fluidos se mueven hasta la corteza superior y pueden generar tensiones sísmicas en las fallas. Una situación inestable que ahora también se habría reproducido en la zona en la que se sitúa la instalación atómica, según el estudio de la Universidad de Tohoku. Aunque reconocen que no se puede predecir cuándo podría darse un terremoto de gravedad, aseguran que sus hallazgos deberían tenerse en cuenta no sólo para la central de Fukushima Daiichi, sino para las pruebas de resistencia de otras plantas cercanas, como Fukushima Daini, Onagawa y Tokai. Zhao asegura a este diario que ya ha comunicado sus resultados a las autoridades para que las tengan en cuenta en los trabajos para asegurar las centrales atómicas.

Precisamente, ayer se registró un importante terremoto en esa zona del país, de magnitud 6,2, que pudo sentirse en toda la región de Fukushima. El temblor no provocó ningún contratiempo en la central accidentada, según las autoridades.

Fuente: Publico.es

Centenares de personas expresan su rechazo al cementerio nuclear en Villar de Cañas

Villar de Cañas (Cuenca), 12 feb (EFE).- Villar de Cañas ha acogido hoy una manifestación en contra de la ubicación en este término municipal del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares, secundada por unas 5.000 personas según los organizadores y por menos de mil según la Delegación del Gobierno.

 

Villar de Cañas (Cuenca), 12 feb (EFE).- Villar de Cañas ha acogido hoy una manifestación en contra de la ubicación en este término municipal del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares, secundada por unas 5.000 personas según los organizadores y por menos de mil según la Delegación del Gobierno.

Los manifestantes, llegados en autobuses desde distintos puntos de Castilla-La Mancha y también de comunidades limítrofes, como Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid y Castilla-León -según han indicado a Efe fuentes de Greenpeace- han querido representar las consecuencias que, a su juicio, conllevará la ubicación del ATC en el municipio llevando un ataúd con símbolos radiactivos y personas caracterizados como la muerte.
La responsable de la campaña anti nuclear de Greenpeace, Raquel Montón, ha explicado a Efe que los motivos de esta organización ecologista para apoyar la manifestación han sido su oposición a la energía nuclear y la apuesta por el cierre de las centrales nucleares.
Ha añadido que la opción del ATC no es “socialmente aceptable”, ni lo más rentable económicamente y, además es “peligrosa” desde el punto de vista medioambiental.
La plaza de este pequeño municipio de Cuenca ha sido el punto de encuentro de cientos de personas en esta manifestación convocada por la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear en Cuenca, que representa a unas cuarenta organizaciones de distinto ámbito social como sindicatos, ayuntamientos y organizaciones vecinales.
Ha sido apoyada por la Coordinadora Estatal Anti Nuclear (CEAN), que aglutina a medio centenar de organizaciones contrarias a la energía nuclear de todo el Estado.
La portavoz de la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear en Cuenca, María Andrés, se ha dirigido a los manifestantes desde un improvisado escenario agradeciéndoles su asistencia a la convocatoria.
“Mi voz representa a aquellas personas que luchamos por un mundo rural vivo” ha dicho Andrés, recordado que sobre la decisión de ubicar el ATC en Villar de Cañas no existe consenso social.
Entre los manifestantes, se encontraban una finlandesa y un almeriense que, llegados de Barcelona, han pedido el cierre de las centrales nucleares y el almacenamiento de los residuos en las propias instalaciones.
“Venimos para pedir que no se monte el ATC aquí ni en ningún sitio” han afirmado.
La mayoría de vecinos de Villar de Cañas han permanecido en sus casas y sólo unos pocos han salido a la calle como observadores de las protestas.
Uno de ellos, Sebastián, contrario al ATC, ha lamentado que las protestas no se hayan realizado antes ya que ahora, según él “ya no hay nada que hacer”.

Polvorín nuclear
Se ha mostrado totalmente contrario al ATC calificándolo de “polvorín nuclear” y cuestionando que se vayan a crear numerosos puestos de trabajo durante su construcción.
“Hoy la gente de Villar de Cañas está en su casa por miedo a que los vean aquí en la plaza manifestándose”, ha asegurado.
Siguiendo la manifestación en la plaza también se encontraba Juan Carlos, un joven cuyos padres viven en Villar de Cañas pero él, debido a la falta de trabajo, ha tenido que irse del pueblo.
Como partidario del ATC, ha defendido en declaraciones a Efe que se trata de una infraestructura “con mucha seguridad” y confía en que la creación de puestos de trabajo le permita volver a vivir en su municipio, en el que trabajó hace unos años: “Me encantaría venirme aquí a vivir” ha asegurado.
La entrada del Ayuntamiento ha estado custodiada por la Guardia Civil, y en sus balcones han sido colgadas varias pancartas a favor de la instalación del cementerio nuclear firmadas por la Plataforma a favor del ATC.
En una de ellas se podía leer: “El ATC no es peligroso. En esto lo peor, lo peligroso es la ignorancia, la desinformación y la manipulación de ecologistas en acción. Nosotros vivimos en el campo y cuidamos de él”.
Esta manifestación también ha sido apoyada por algunos partidos políticos y ha contado con la asistencia del coordinador federal de IU, Cayo Lara; el secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha, José María Barreda; y representantes de otras formaciones como Equo o el Partido Castellano.

Fuente: efeverde

España: Greenpeace propone suprimir todas las subvenciones a las energías sucias para acabar con el déficit de tarifa

Greenpeace ha planteado a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) un amplio conjunto de propuestas y medidas para modificar de forma eficaz y ambientalmente sostenible el marco regulatorio actual del sector energético, en respuesta a su consulta pública abierta.

La organización ecologista lamenta que el Gobierno no promueva un debate profundo sobre la reforma del sector energético, después de haber tomado de forma irreflexiva y unilateral medidas como la moratoria al desarrollo de las energías renovables (RDL 1/2012, convalidado ayer en el Congreso de los Diputados en solitario por el Partido Popular, sin el apoyo de ningún otro grupo parlamentario) o su decisión de revocar la Orden ministerial de julio de 2009 de cese definitivo de la explotación de la central nuclear de Garoña, gemela de la de Fukushima.

La medida básica planteada a la CNE por Greenpeace es asegurar que el producto suministrado (electricidad, los hidrocarburos líquidos…) sea remunerado de acuerdo con la totalidad de los costes que ha supuesto realizar las distintas actividades destinadas a proporcionar dicho suministro.

Para ello, en primer lugar, es necesario que se incluyan todos los costes, incluidos los ambientales pues, de lo contrario, la actividad de suministro de electricidad y de los hidrocarburos líquidos seguirá generando una deuda ecológica creciente sobre el resto de ciudadanos, de todo el mundo, presentes y futuros, así como sobre el medio ambiente en general.

En segundo lugar, es necesario evitar costes y remuneraciones innecesarias. En ese sentido es urgente revisar la formación de precios en el mercado mayorista de producción, para evitar remuneraciones desproporcionadas a instalaciones de sobra amortizadas (“windfall profits” de instalaciones nucleares e hidráulicas), evitar situaciones en que unos pocos agentes controlen en la práctica los precios de la subastas de energía o camuflar en el régimen especial actividades nocivas para la salud y el medio ambiente como la incineración de residuos.

Otras de las medidas presentadas por Greenpeace:

.- Planificación y gestión integrada de los sistemas eléctrico y de combustibles (biogas e hidrógeno) para facilitar la incorporación creciente y de forma eficiente de la energía renovable y optimizar las infraestructuras existentes.

.- La creación de un marco regulador definido, previsible y estable, con rango de ley, para las energías renovables y la eficiencia energética, para hacer atractivas las inversiones y asegurar el cumplimiento de los objetivos.

.- Analizar qué tecnologías deben ser remuneradas en libre competencia y cuáles necesitan, aunque sea de modo transitorio, una remuneración adicional para ser viables.

“Este es un debate político fundamental, que requiere decidir con claridad qué modelo se quiere alcanzar. En el actual sistema, el régimen especial cumple esa función, pero su sostenibilidad se ve alterada no solo por su cuantía, sino por la cantidad de “parches” y subvenciones cruzadas e incentivos perversos que van en la dirección contraria”, ha declarado Carlos Bravo, responsable del área de Energía y Cambio climático de Greenpeace.

Greenpeace considera que para clarificar y decidir cuál es el modelo que se quiere y a dónde se quiere llegar es necesario incorporar la mirada de largo plazo. Por ello, Greenpeace propone una planificación energética de largo plazo que marque la senda para avanzar lo más rápidamente posible hacia un sistema energético inteligente, eficiente y 100% renovable.

Para avanzar de forma consistente en ese camino, la organización ecologista establece como necesario establecer un calendario para el abandono de todas las energías sucias y su sustitución por energías renovables. Se debe limitar por ley a 30 años la vida útil de las centrales nucleares existentes, y eliminar cualquier posibilidad de renovación extraordinaria de los permisos de explotación de estas, una vez alcanzado el límite temporal, así como establecer un calendario de cierre progresivo de las centrales térmicas de carbón.

Además, se debe imponer una moratoria en la exploración, especialmente de hidrocarburos no convencionales, en el territorio español. Y adoptar una posición firme a nivel europeo para impedir la importación de crudos no convencionales (crudos pesados, de aguas profundas, arenas bituminosas, ?) en el mercado europeo.

Fuente:  elmercuriodigital.es