El PP deja abandonada la comarca de la central de Garoña tras 41 años soportando la “nuclear”. No habrá plan Reindus.

¿Porque los consejeros del PP y PSOE que estan en ENDESA e Iberdrola no ayudan a la comarca que tanto dinero les ha proporcionado?

El Partido Popular volvió a rechazar ayer una vez más la convocatoria el próximo año de nuevas ayudas a la reindustrialización para el entorno de Garoña. Lo hacía en el pleno del Senado, en que se debatieron de los Presupuestos Generales del Estado para 2013 y se votó una enmienda del Grupo Socialista que reclamaba 25 millones de euros para el entorno de Garoña al Ministerio de Industria. Cuando el cese de actividad de la central nuclear parece inminente, si el pleno del Senado aprueba hoy la nueva Ley de medidas fiscales para la sostenibilidad energética, el senador socialista, Ander Gil, señalaba ayer que, «si antes no había un minuto que perder, ahora es perentoria una alternativa, porque el cierre va a tener un efecto económico demoledor en la comarca».
Solo una o varias enmiendas transaccionales del PP a la nueva ley podrían hacer variar en algún sentido su contenido y rebajar los nuevos impuestos que ahora hacen inviable económicamente la continuidad de la central. En la tarde de ayer, no había presentado ninguna, lo que hace pensar que en nada cambiará una normativa que obligaría a Garoña a desembolsar 153 millones de euros por la producción de combustible nuclear gastado y cada año un 7% de sus ingresos.
Ante el más que posible cese definitivo de la actividad de la central, «la aspiración política del PSOE es un nuevo Plan Garoña, pero entendemos que con la coyuntura económica actual no podemos aspirar a ello, por lo que lo mínimo es un Plan de Reindustrialización», señaló Gil. El Gobierno socialista convocó estas ayudas en 2010 y 2011, pero el PP las suspendió en 2012 con el argumento de que se iban a poner las bases para que la planta funcionara hasta 2019. Para el senador socialista por Burgos, «el argumento del PP  de que la central iba a seguir nunca ha sido cierto, porque ya sabían su problema de déficit tarifario y que para reducirlo había que modificar en profundidad la ley o aumentar los impuestos, lo que iba a perjudicar a las eléctricas».
Explicaciones serias

Mientras, el consejero de Economía y Empleo de Castilla y León, Tomás  Villanueva, apeló ayer a la «seriedad, rigor, responsabilidad y claridad»  de Nuclenor sobre la postura que se vaya a adoptar en las próximas «horas o días»  sobre Garoña. En la entrega del XI Premio  Familia Empresaria de Castilla y León, pidió a Nuclenor «transparencia y capacidad de diálogo para resolver las diferencias que existan con el Gobierno de España y adoptar una decisión que sea la que se merece la sociedad». El consejero aseguró que la Junta «desea» que Nuclenor solicite una prórroga hasta 2019, pero que «si su deseo es no solicitarla, creo que tiene una responsabilidad frente a la sociedad de explicarlo detenidamente».
En la misma línea, alegó que no considera que «sea causa suficiente lo que se oye todos los días de que si una enmienda, unos impuestos…», ya que en este caso se trata de «multinacionales que tienen capacidad suficiente para dialogar con los gobiernos y establecer los mecanismos para que sean viables los proyectos».

Fuente: DB

A Garoña sólo le interesa su propio beneficio. Nuclenor programa tener extraído el combustible del reactor el día 23 a medio gastar

De esta forma se ahorraría pagar por el nuevo impuesto que gravaria la gestion de residuos peligrosos.

La parada de descarga de los 400 elementos de combustible del reactor de Santa María de Garoña que Nuclenor está planificando iniciar el domingo a las doce de la noche, como DB avanzó el pasado jueves, está previsto que concluya el domingo, día 23, tan solo siete días después. La programación de la parada, que podría ser definitiva, avanza estos días en la planificación de las labores que se realizarán para trasladar todos los elementos combustibles del reactor a la piscina ubicada a pocos metros, en el mismo edificio de la contención.
Como adelantó DB, esta decisión, que fue trasladada el pasado miércoles al comité de empresa y a los jefes de equipo de la central, viene dada por el impacto económico que el nuevo impuesto a la producción de combustible nuclear gastado va a tener en las cuentas de la central y más después de la enmienda del Partido Popular a la Ley de medidas fiscales para la sosteniblidad energética, aprobada el pasado martes en la Comisión de Industria del Senado. En ella se concretó que el periodo impositivo de la nueva ley va más allá del periodo en que las centrales nucleares produzcan electricidad y que se cobrará el impuesto por el combustible nuclear gastado que se traslade a la piscina de la propia central, una vez parado el reactor. Concretamente, solo este impuesto obligaría a Nuclenor a abonar 153 millones de euros en 2013 por los 70.000 kilogramos de uranio y plutonio radioactivos que contiene el combustible gastado. A esta cifra habría que sumar el 7% de todo el dinero generado por la producción de electricidad, otra de las novedades de la nueva fiscalidad de las eléctricas que entrará en vigor el 1 de enero de 2013.
Mientras en Santa María de Garoña todo está prácticamente listo para parar y ya se cuenta incluso con la disponibilidad de las empresas externas que realizarán el trabajo de vaciado del reactor, en el pleno del Senado se votará mañana la nueva fiscalidad para las eléctricas. Ya el 5 de septiembre, las empresas propietarias de Nuclenor, Iberdrola y Endesa, decidieron no solicitar una nueva autorización de funcionamiento hasta 2019 porque con la nueva normativa, su viabilidad económica quedaba «severamente condicionada». Se calculaba entonces el pago de 34 millones de euros anuales en concepto de nuevos impuestos, una cantidad inasumible para Nuclenor que insiste en que «si las circunstancias cambian en el ámbito fiscal se podría volver a arrancar para funcionar hasta julio de 2013», fecha en la que concluye la autorización de explotación de Santa María de Garoña. No obstante, nadie ni en las filas del PP ni del PSOE espera cambios en la ley que la próxima semana será refrendada por el pleno del Congreso.

Fuente: DB