ADIOS DEFINITIVO A LA INCINERADORA BLACK and GREEN

ESPEREMOS QUE EL ADIOS SEA PARA SIEMPRE CON TODO EL CORAZÓN Y QUE LOS BURGALESES APRENDAN Y EVOLUCIONEN EN EL CONOCIMIENTO Y COMO PERSONAS.

1.– NO TODO VALE CUANDO SE TRATA DE DESARROLLO Y DE CREAR PUESTOS DE TRABAJO.

2.- SI QUEREMOS CONSEGUIR ALGO PODEMOS. INDEPENDIENTEMENTE DE QUE LOS CARGOS POLÍTICOS TENGAN INTERESES PERSONALES EN LOS PROYECTOS QUE DISFRAZAN DE BIEN PÚBLICO.

3.- LAS EMPRESAS QUE TIENEN COMO TARJETA DE PRESENTACIÓN LOS PUESTOS DE TRABAJO QUE GENERAN, PUEDEN OCULTAR SUS PROBLEMAS CON GRAN CELO.

El proyecto de Black and Green se trunca por problemas financieros

Uno de los pocos proyectos industriales que Miranda tiene en cartera se cae. Black and Green, empresa que dispone de una parcela en el polígono de Ircio para levantar una planta de tratamiento de neumáticos usados y plásticos, ha desistido de continuar con la tramitación de la autorización ambiental integrada para la factoría. De hecho la Junta de Castilla y León ha dado por cerrado el proceso, archivando las actuaciones hasta ahora realizadas después de que los gestores de la compañía lleven meses sin responder a los requerimientos oficiales hechos desde Valladolid para la tramitación del informe.
Se empaña así un proyecto que se presentó con la previsión de realizar una inversión de hasta 24 millones de euros en varias fases, además de la generación de 34 empleos directos y otros auxiliares, y un potente nivel de actividad durante la construcción de la instalación fabril.

Detrás de todo ello está la grave situación económica que la compañía sufre, lo que le ha llevado a despedir en su planta de Guadalsséquies, en Valencia, a toda su plantilla (28 empleados), y a presentar un concurso de acreedores (allí la sociedad tiene el nombre de Pirorec). Con ello, el proyecto de Miranda se diluye, a pesar de que Black and Green había anunciado la adquisición de 30.000 metros cuadrados de suelo industrial en el polígono industrial de Ircio, tramitando también en el Ayuntamiento algunos de los pasos previos al inicio de las obras de constricción.

Desde la firma valenciana, no obstante, aseguran que la planta de Miranda no está definitivamente olvidada. «No está todo decidido», dice José Vicente Guerola, uno de sus responsables, que al tiempo reconoce que «no es fácil» que se pueda sacar adelante el proyecto aunque «no se ha dejado del todo». Separa el industrial los gravísimos problemas que atraviesa la compañía en Valencia de lo que pueda ocurrir en Miranda. «No debería afectarle», dice, pero reconoce que actualmente su desarrollo inmediato no es factible «por falta de financiación».
Del proyecto se ha caído Victoriano Luengo, quien en su día lideró la iniciativa que primero se presentó en el Valle de Tobalina para ubicarse allí, y que tras la presión en contra de la población de la zona decisión trasladarse a Miranda.

En valencia.En Guadalsséquies, Black and Green tenía una planta para el tratamiento de neumáticos usados y plásticos, instalación que iba a reproducirse en Miranda aunque a mayor tamaño. Una instalación que, mediante un novedoso proceso de pirólisis, permitiría la descomposición de las ruedas usadas para su transformación en subproductos aptos para nuevos usos.

«La gestión ha sido nefasta», explica un extrabajador de la planta valenciana. Allí la actividad fue buena durante unos años, pero en el último empezaron a evidenciarse los problemas, principalmente por el tema de la financiación. Los trabajadores estuvieron varios meses sin cobrar, luego en ERE y con promesas de que se estaba buscando apoyo económico, incluso con inversores extranjeros y proyectos de expansión hasta en Estados Unidos.

«Ha habido graves problemas de financiación, por ello no se pudo ampliar y tampoco abastecer  a los clientes que pedían grandes volúmenes», relata el ya exempleado.

Se da además la circunstancia de que Black and Green ha resultado beneficiaria de ayudas públicas de varias administraciones. A este proyecto se le asignaron un total de 6,4 millones en ayudas por parte del Gobierno. Así, se aprobaron 3,3 millones de euros de préstamo en condiciones ventajosas en el Reindus de 2010. El mismo programa ideado para paliar los efectos de cierre de Garoña concedió 1,8 millones en 2011, ejercicio en el que también Black and Green vio aprobada otra ayuda de 1,3 millones del Ministerio de Economía dentro de los llamados incentivos regionales.

Sobre estas ayudas, su destino y su posible pérdida o devolución, Guerola dice desconocer la situación en la que se encuentran, y si es posible mantenerlas por si en un futuro se decide retomar el proyecto. Sí se queja de otros problemas añadidos que se han encontrado, en referencia a la situación de los accesos a Ircio, donde aún no se ha construido el vial principal.

FUENTE: diariodeburgos.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s