La Agencia Federal Nuclear belga pide cerrar 20 reactores, incluidos Cofrentes y Garoña

Los pobre belgas se asustan porque encuentran unas microfisuras que el Garoña llevan descubiertas hace 20 años. Por algo le llama “Garoña, la central de las 1.000 grietas”

Pide el cierre si se encuentran fisuras serias en la vasija de los reactores, como ocurrió en la central belga de Doel. Los 20 reactores son responsabilidad del mismo fabricante del de Doel. Bélgica está a la espera de los resultados para saber si también se han producido fisuras en un reactor de la central de Tihange.Garona_Cierre_ya

El director general de la Agencia Federal Nuclear belga (AFNB), Willy De Roovere, se ha mostrado este sábado a favor del cierre “permanente” de los veinte reactores nucleares en todo el mundo cuya vasija ha construido el fabricante holandés Rotterdam Droogdok Maatschappij.

Este fabricante es el responsable del tercer reactor de la central belga de Doel, en el norte del país, donde se encontraron fisuras serias. La agencia aboga por el cierre de los otros veinte reactores, diez en EE UU, nueve en Europa y otro en Argentina, si se encuentran fisuras como las de Doel, según el diario galo Le Monde. Según han confirmado fuentes del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), en España hay dos centrales que compraron los materiales para fabricar sus vasija en la misma empresa: la de Santa María de Garoña (Burgos) y Cofrentes (Valencia). “Estas centrales tienen que cerrar de forma permanente si encontramos fisuras serias. Esperamos que todos estos países lleven a cabo inspecciones, especialmente si descubrimos que también hay fisuras en Tihange”, ha explicado De Roovere en una entrevista publicada este sábado en el diario De Morgen.

De Roovere, que este jueves informó a expertos nucleares de varios países, incluido España, sobre los problemas detectados en Doel III, puso en duda la continuidad del reactor belga a partir del 31 de septiembre por las fisuras descubiertas —8.000 de dos centímetros— en la vasija del reactor, que permanecerá cerrado hasta entonces para concluir los análisis técnicos definitivos. La reparación es casi “imposible” Nunca antes se ha cambiado una vasija de un reactor nuclear en ninguna parte del mundo, pero la agencia nuclear belga considera en todo caso que la reparación de la vasija es “prácticamente imposible” y no sería la opción adecuada por los riesgos de radiación y de provocar más fisuras.

La reparación es casi “imposible”

Los fallos detectados en Doel III, a priori achacados a un fallo de fabricación de la vasija, fueron descubiertos en el marco de una inspección de seguridad rutinaria en la central, que llevaron a su cierre provisional a principios de junio. Se ha confirmado que Bélgica revisará la seguridad de todos los reactores sin excepción. De Roovere ha reconocido al diario De Morgen que estaría “sorprendido” si no se detectan problemas similares a Doel III en el segundo reactor de la central belga de Tihange, cuyas inspecciones se llevarán ahora a cabo.
“Hay más del 50% de probabilidades que encontremos fallos de fabricación similares”, ha admitido, aunque hasta “mediados de septiembre”  no se conocerán los resultados de los controles.
Aunque las primeras pruebas en Doel III apuntan a un fallo de fabricación en la vasija, el director de la agencia nuclear belga no descarta que las fisuras detectadas puedan deberse a un problema de calidad del acero empleado en su fabricación. De Roovere ha reconocido que el cierre de ambos reactores en Bélgica provocaría problemas de suministro eléctrico en el país en invierno, dado que se perdería una producción de unos 2.000 megavatios.

El CSN recibe en secreto a los dueños de Garoña, empeñados en reabrir con el apoyo de Soria

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear recibió en secreto el 22 de enero, a las 16.30 horas, a la cúpula de Nuclenor, la empresa de Endesa e Iberdrola que controla Garoña y que está en campaña, junto al ministro Soria, para reabrir la central nuclear cerrada en julio pasado.

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), integrado por su presidente Fernando Marti y los otros cuatro consejeros, recibió en secreto en la sede del organismo a la cúpula directiva de Nuclenor, la empresa de Endesa e Iberdrola que explota la central de Santa María de Garoña.

La reunión, que tuvo lugar el pasado 22 de enero a las 16.30 horas, no estaba recogida en la agenda oficial y pública del supervisor nuclear, que para ese día sólo marcaba la sesión del Pleno, que tuvo lugar por la mañana. Todos los consejeros acudieron al encuentro con Nuclenor después de comer.

Fuentes cercanas al CSN confirmaron esa reunión, que forma parte de las que el organismo mantiene de forma periódica con las compañías que operan las centrales nucleares españolas. Nada trascendió del contenido de la misma, señalan estas fuentes.

Sin embargo, el encuentro tiene especial relevancia, no sólo por haberse celebrado de forma secreta sino porque se produce en un momento clave para el futuro de la planta burgalesa, que dejó de producir electricidad en diciembre de 2012 y entró en cese de explotación el 6 de julio de 2013.

Tanto los responsables de Nuclenor como los más altos directivos de sus dueños, Endesa e Iberdrola, están en campaña para que la planta pueda volver a producir energía nuclear a partir de 2015. Y más en campaña aún están el Gobierno y, en concreto, el Ministerio de Industria y Energía. Tanto el titular de la cartera, José Manuel Soria, como su ‘número dos’, el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, han reiterado en varias ocasiones que harán todo lo posible para que Garoña vuelva a funcionar y modificarán las normativa vigente para que eso se pueda producir.

De hecho, el Real Decreto que permitirá su reapertura ya está redactado y se aprobará en alguno de los Consejos de Ministros de este mes de febrero, en línea con lo avanzado por el propio Nadal hace unos días.

El Ejecutivo también aprobó en septiembre de 2013 un cambio en el impuesto de residuos nucleares para que Endesa e Iberdrola puedan ahorrarse 153 millones de euros en tasas cuando Garoña retome su actividad.

Pese al empeño del Gobierno, el CSN avanza en el proceso de cierre definitivo de la planta y por ello la acaba de sacar del sistema de Supervisión y Vigilancia por el que se rige el resto de reactores, tal y como adelantó Vozpópuli.

En las próximas semanas, una vez que el Real Decreto sea aprobado, se conocerán los procesos legales y administrativos que tendrá que seguir Garoña para recibir las autorizaciones pertinentes para volver a operar y cómo ese proceso se encajará en el que el CSN desarrolla ahora bajo la premisa de que Garoña está en situación de “cese definitivo de explotación”.

Según el borrador Real Decreto, Nuclenor podrá pedir una solicitud de renovación de la autorización de explotación antes del 6 de julio próximo. Así, el Proyecto de Real Decreto para la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y de los residuos radiactivos, apuesta por la fórmula de renovación de la autorización de explotación como vía para que la planta burgalesa vuelva a operar, informa Europa Press.

Fuente: /vozpopuli.com/economia-y-finanzas/38117-el-csn-recibe-en-secreto-a-los-duenos-de-garona-empenados-en-reabrir-con-el-apoyo-de-soria

Las eléctricas no ven clara la resurrección de la central de Garoña

Traducido: Que quieren pagar menos impuestos.

Tendrían que invertir 150 millones para cumplir con la seguridad, dudan de la reforma energética de José Manuel Soria y temen que un Gobierno del PSOE cambie otra vez las reglas del juegomani garoña 2011

El ministerio de Industria que dirige José Manuel Soria está preparando la modificación de la ley para que las empresas dueñas de la central de Garoña, Endesa e Iberdrola al 50%, vuelvan a ponerla en marcha. Dejará así sin efecto el cierre de esta instalación decretado por el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero en 2009 y todo quedará en manos de las dos eléctricas, que tendrán que decidir si piden de nuevo la reapertura de Garoña o la desmantelan.

De acuerdo con el borrador de Real Decreto que se ha filtrado, el departamento que dirige Soria dará facilidades a las eléctricas para que decidan poner en marcha la central de nuevo. En primero lugar, que tengan hasta el 6 de julio de plazo para solicitar la reapertura. Y segundo, que bastará con solicitar la renovación de la licencia, no la apertura de nuevo, por lo que se reducen considerablemente los plazos y trámites burocráticos necesarios.

Pero las eléctricas no las tienen todas consigo. Ven positivo que el gobierno del PP eliminara en septiembre pasado el impuesto que introdujo el PSOE a las nucleares, que suponía un coste de 153 millones de euros, motivo por el que decidieron cerrarla.

Y también reconocen un cambio de actitud en el ministerio tras el polémico episodio de la subasta de diciembre. Fueron días en los que el ministro Soria y el sector se amenazaban mutuamente con demandas por el resultado de esa subasta eléctrica, que fue suspendida por el Gobierno.

Pese a ese cambio, las eléctricas no ven clara la reapertura de la central. En primer lugar por la rentabilidad de esa decisión. Eliminado el impuesto a las nucleares, queda todavía pendiente una inversión de 150 millones de euros para adaptar la central a las nuevas exigencias europeas de seguridad nuclear tras el accidente de la planta japonesa de Fukushima.

Semejante inversión, aunque importante, no sería un obstáculo insalvable. Las eléctricas ya han invertido en la modernización de esta central 166 millones de euros desde 2001. Y más de 400 millones desde los años ochenta. El verdadero problema es la incertidumbre legal provocada por los políticos.

En efecto, sirva como ejemplo la situación de las renovables. Vivieron un boom por las primas que daba el gobierno y, cuando constataron la irracionalidad del sistema, decidieron cambiarlo. Es lo que comúnmente se conoce como ‘cambiar las reglas del juego a mitad de partido’. Esto ha provocado que miles de inversores extranjeros y españoles que invirtieron en renovables hayan demandado al gobierno español.

Lo mismo temen las eléctricas en el caso de las nucleares y, más en general, con la reforma energética que sigue preparando el gobierno sin, hasta ahora, diálogo con el sector. “Si vamos a solicitar la reapertura y luego la reforma del sector penaliza las nucleares o beneficia a las centrales de ciclo de gas combinado, o vuelve a primar a las renovables…. ¿Para qué gastarnos 150 millones de euros en acondicinarla?”, se preguntan.

El funcionamiento del sector, el pool eléctrico, el mercado diario donde se fijan los precios, la subasta eléctrica… todo está en el aire. “Y eso es básico que lo conozcamos para tomar una decisión. No sólo que lo conozcamos. Que tengamos seguro que no va a cambiar.”, explican fuentes de las eléctricas.

Porque ese es el tercer problema. Aunque ahora el PP está a favor de las nucleares y facilitará su reapertura, ¿qué ocurriría si vuelve otra vez al poder el PSOE? ¿Volvería a cerrarla? ¿Pondría de nuevo un impuesto a las nucleares que hiciera imposible su rentabilidad?

De momento, hace unos días la ex ministra de Medio Ambiente del PSOE, Cristina Narbona, que ahora está en el Consejo de Seguridad Nuclear, declaró que si las eléctricas querían reabrir Garoña tendrían que solicitar de nuevo la autorización, lo que les obligaría a cumplir los pertinentes plazos burocráticos. En palabras de Narbona, no se podría volver a abrir antes de dos o tres años.

“Ahí lo tenemos”, aseguran estas fuentes. “Unos dicen una cosa y otros la contraria. Así no hay seguridad jurídica y no podemos arriesgar tanto dinero si no está garantizado”.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/dinero/electricas-clara-resurreccion-central-Garona_0_2210178961.html

“¿Apoya La Rioja las medidas para la reapertura de Garoña?”: “Sí”

El Gobierno riojano ha mostrado, a través de una pregunta parlamentaria, su apoyo a las medidas que está tomando el Ministerio de Industria para ampliar la vida útil de la Central Nuclear Santa María de Garoña.

Tal y como ha dado a conocer el presidente del Partido Riojano, Miguel González de Legarra, en rueda de prensa, el Gobierno riojano, a través de su consejero de Medio Ambiente, respondió ayer a una pregunta escrita presentada por el PR el pasado 8 de enero.

En ella se le pregunta al Ejecutivo si “apoya las medidas que está tomando el Ministerio de Industria para ampliar la vida útil de la Central Nuclear Santa María de Garoña” y éste responde que “sí”.

Esta “escueta” respuesta, ha explicado Legarra, ha levantado las alarmas en el Partido Riojano porque implica un “apoyo rotundo y contundente” a la reapertura de Garoña, “con el peligro que supone para los riojanos”.

Para el presidente de los regionalistas es “una auténtica barbaridad y un despropósito” que el Ejecutivo riojano “respalde la futura apertura” de Garoña porque “pone a la comunidad autónoma en riesgo”. Por eso, ha avanzado que pedirá la “inmediata comparecencia del Gobierno riojano”.

Legarra ha acusado, además, al Partido Popular de estar “al servicio” y “comprometido” con Iberdrola y Endesa y lo ha hilado con el hecho de que la actual sede del PP riojano, ante la que tendrá que dar explicaciones su secretario general ante el juez Ruz, estuvo ocupada antes por Iberdrola.

Fuente: http://www.larioja.com/20140131/local/region/gobierno-riojano-muestra-apoyo-201401311328.html