El presidente de Enresa indica que se ha vallado la parte nuclear para el ATC

EFE  16/03/2014

El presidente de Enresa, Francisco Gil Ortega, ha indicado hoy que ya se ha vallado la parte nuclear de los terrenos adquiridos en Villar de Cañas (Cuenca) para la construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares, en los que también se prevé un vivero de empresas.

En declaraciones a los periodistas con motivo de su asistencia a la convención regional del PP donde se ha aprobado el programa electoral del partido de cara a los comicios europeos, Gil Ortega ha aseverado que el ATC va “bien, según lo previsto”.

Así, ha indicado que ya se ha entregado toda la documentación ante el Ministerio -la solicitud de autorización previa y de construcción del ATC-, por lo que ahora corresponde al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) evaluarla y se mantiene la fecha de primeros de 2015 para comenzar las obras de construcción del almacén.

Ha recordado que hace un mes comenzaron las obras del vivero de empresas y ya se ha vallado la parte nuclear.  En resumen, ha dicho que “ya han movimiento en la zona y la gente empieza a creer que se va a hacer realidad”.  Leer más:  El presidente de Enresa indica que se ha vallado la parte nuclear para el ATC

Fuente: finanzas.com

Los combustibles fósiles recibieron 312.000 millones de dólares en subvenciones

Reportaje de 2010 en el que queda de manifiesto la subvencion de los combustibles fosiles.

Greenpeace celebra el llamamiento de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) para reducir los 312.000 millones de dólares de subvenciones otorgadas a los combustibles fósiles en el mundo. Esto reduciría a su vez la demanda de estos combustibles y daría como resultado una bajada de 2 gigatoneladas de CO2 (5,8% de las emisiones de este gas relacionadas con la energía) según el informe de la AIE World Energy Outlook 2010 (Perspectiva Mundial de la Energía) publicado hoy  12-11-2010.

Aunque la posición de la AIE sobre energía renovable y cambio climático mejora cada año, el mix energético propuesto en el “escenario clima” de la AIE (que daría una concentración de 450ppm de gases de efecto invernadero en la atmósfera) aún descansa en tecnologías no probadas, como la captura y almacenamiento de carbono (CAC) para las centrales térmicas de carbón y en la energía nuclear.

“El informe de la AIE afirma claramente que los combustibles fósiles están fuertemente subvencionados con más de 312.000 millones de dólares cada año en el mundo, lo que da lugar a una competencia desleal con las energías renovables y limpias. Nos alegramos de que las renovables sean ahora el foco de la edición 2010” ha declarado Sven Teske, director de la campaña Energía Renovable en Greenpeace International. “La AIE está cada vez más reconociendo el importante papel que las energías renovables pueden tener para luchar contra el cambio climático y mejorar la seguridad de suministro. Sin embargo, la AIE no está cambiando sus recomendaciones tecnológicas desde tecnologías no probadas, peligrosas y caras como la CAC y la energía nuclear”.

“La hipótesis de la AIE de que después de 2020 el 98% de las nuevas centrales térmicas de carbón se construirán con capacidad de CAC está a años luz de la realidad. Cada vez más proyectos de CAC han sido cancelados debido a que los costes se han disparado y a la falta de apoyo público. Y la energía nuclear es aún la tecnología energética más cara, y el problema de los residuos no tiene solución, como han demostrado las recientes protestas contra el transporte de residuos radiactivos de Gorleben en Alemania” ha añadido Teske.

La última versión del informe de Greenpeace [R]evolución Energética: Perspectiva Mundial de la Energía Sostenible, producido junto con el Consejo Europeo de la Energía Renovable, muestra cómo las energías renovables, combinadas con mayor eficiencia energética, pueden reducir las emisiones mundiales de  CO2 relacionadas con la energía desde los actuales 29.000 millones de toneladas hasta 18.400 millones de toneladas para 2030 – menos de la mitad de las emisiones de escenario de la AIE “Políticas Actuales” en el mismo año (40.000 millones de toneladas de CO2). Usando las mismas hipótesis de crecimiento económico, costes de combustibles y desarrollo de población que la AIE, el escenario de Greenpeace también incluye proyecciones a largo plazo – con una reducción del 80% del CO2 y la completa eliminación de la energía nuclear para 2050, mientras se cierran el 90% de las térmicas de carbón del mundo.

Principales diferencias

El escenario más ambicioso (450 ppm) de la AIE alcanza el máximo de emisiones para 2020. El escenario de [R]evolución Energética logra el máximo en 2015, como dice el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU que es necesario para evitar un cambio climático catastrófico.

  • El escenario más ambicioso de la AIE reduce las emisiones debidas al uso de energía a 22 gigatoneladas al año en 2030. La [R]evolución Energética reduce estas emisiones en otro 18% más, hasta 18,3 gigatoneladas al año – menos de la mitad de las emisiones de seguir como hasta ahora.
  • El escenario más ambicioso de la AIE descansa en la insostenible energía nuclear y en la tecnología no probada de CAC. La [R]evolución Energética elimina la energía nuclear e incorpora sólo tecnologías probadas.
  • La demanda de energía para generación eléctrica en el escenario más ambicioso de la AIE y en la [R]evolución Energética es casi la misma, pero la [R]evolución Energética muestra que la demanda energética para los sectores de climatización, transporte e industria podría ser un 11% menor.


Temas clave

  1. No hay  actualmente ninguna planta comercial de CAC en operación o planeada, pero la AIE cree que el 98% de todas las térmicas de carbón nuevas que se instalen desde estarán equipadas con CAC.
  2. La incorporación de energía nuclear en los escenarios alternativos de la AIE es igualmente irrealista, ya que requieren la conexión a red de un nuevo reactor nuclear cada mes hasta 2035, mucho más de lo que es capaz la industria nuclear.
  3. Notas:
    (1)
    El último informe [R]evolución Energética 2010 está disponible enhttp://www.greenpeace.org/espana/reports/informes-revoluci-n-energetica.Tiene dos escenarios, además del tendencial: uno moderado con un objetivo mundial de reducir al 50% las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía para 2050, y otro avanzado con un objetivo de reducción del 80% de CO2 (respecto a 1990), todo ello mientras se asegura que China, India y otras economías en desarrollo tengan acceso a la energía que necesitan para desarrollarse. Los resultados que se mencionan en este comunicado de prensa se refieren sólo al escenario avanzado.
    (2) El informe se ha desarrollado junto con especialistas del Instituto de Termodinámica Técnica del Centro Aeroespacial Alemán (DLR), el instituto holandés Ecofys y más de 40 científicos e ingenieros de universidades, institutos y empresas renovables de todo el mundo.

    (3)
     El informe analiza con detalle cómo reestructurar el sistema energético mundial, basándose en un detallado análisis regional del potencial de las fuentes de energía renovables probadas, la eficiencia energética y el uso de cogeneración eficiente descentralizada. El escenario de [R]evolución Energética se compara con un escenario de “seguir como hasta ahora” proporcionado por la división del mundo en 10 regiones que utiliza la AIE en su serie de informes World Energy Outlook.

Fuente:  Greenpeace

Enresa encarga otros 85 sondeos para descartar el riesgo de “colapso” en los terrenos del Almacen Nuclear de Villar de Cañas

La empresa que construirá el almacén nuclear, que certificó hace un año la “idoneidad” del emplazamiento tras realizar 34 sondeos, no descarta todavía “posibles riesgos o anomalías geotécnicas”, incluyendo el “hundimiento” y la “licuefacción” del subsuelo.

La Empresa Nacional de Residuos (Enresa) realizará otros 85 sondeos en la parcela elegida para ubicar el almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares de alta actividad que construirá en Villar de Cañas (Cuenca) para despejar las dudas sobre la idoneidad geológica de un emplazamiento que, a día de hoy, persisten.imagen

La empresa pública no descarta todavía la posibilidad de una “licuefacción” del subsuelo por sus características geológicas, un escenario que, como advierten grupos ecologistas que se oponen a la construcción del silo en esa ubicación, equivaldría a que la tierra sobre la que deberá asentarse el ATC, junto con sus residuos, “se disuelva como un azucarillo”.

Los trabajos, incluidos en un contrato valorado en cerca de medio millón de euros, “consisten en reconocer más en profundidad las características geotécnicas del terreno, y evaluar su influencia y condicionantes principales para la construcción de la instalación”, según Enresa.

“Dado que ya se conoce con suficiente aproximación la ubicación de cada uno de los edificios” que compondrán el ATC, Enresa quiere realizar una “investigación de campo” de la parcela adquirida que tenga en cuenta “posibles anomalías del terreno” como “la posibilidad de colapso/hundimiento/elevación del emplazamiento y de licuefacción del terreno”, según puede leerse en el pliego de condiciones del estudio de investigación que sacó a concurso el mes pasado y que rectificó parcialmente hace unos días.

El potencial de licuefacción, en caso de existir, de los materiales sub-superficiales del emplazamiento propuesto se evaluará utilizando los parámetros y valores aplicables al movimiento del terreno específico del emplazamiento”. Asimismo, “se determinarán los parámetros de agresividad de agua y terreno, de cara a la durabilidad requerida a las estructuras enterradas”, explica Enresa.

La Empresa Nacional de Residuos (Enresa) realizará otros 85 sondeos en la parcela elegida para ubicar el almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares de alta actividad que construirá en Villar de Cañas (Cuenca) para despejar las dudas sobre la idoneidad geológica de un emplazamiento que, a día de hoy, persisten.

La empresa pública no descarta todavía la posibilidad de una “licuefacción” del subsuelo por sus características geológicas, un escenario que, como advierten grupos ecologistas que se oponen a la construcción del silo en esa ubicación, equivaldría a que la tierra sobre la que deberá asentarse el ATC, junto con sus residuos, “se disuelva como un azucarillo”.

Los trabajos, incluidos en un contrato valorado en cerca de medio millón de euros, “consisten en reconocer más en profundidad las características geotécnicas del terreno, y evaluar su influencia y condicionantes principales para la construcción de la instalación”, según Enresa.

“Dado que ya se conoce con suficiente aproximación la ubicación de cada uno de los edificios” que compondrán el ATC, Enresa quiere realizar una “investigación de campo” de la parcela adquirida que tenga en cuenta “posibles anomalías del terreno” como “la posibilidad de colapso/hundimiento/elevación del emplazamiento y de licuefacción del terreno”, según puede leerse en el pliego de condiciones del estudio de investigación que sacó a concurso el mes pasado y que rectificó parcialmente hace unos días.

El potencial de licuefacción, en caso de existir, de los materiales sub-superficiales del emplazamiento propuesto se evaluará utilizando los parámetros y valores aplicables al movimiento del terreno específico del emplazamiento”. Asimismo, “se determinarán los parámetros de agresividad de agua y terreno, de cara a la durabilidad requerida a las estructuras enterradas”, explica Enresa.

Fuente:  vozpopuli.com

Los empresarios de Fuente Obejuna, municipio del entorno inmediato de El Cabril, se oponen a su ampliación

La Asociación de Empresarios Mellarienses (Ademe), formada por unas 70 empresas de la comarca de Fuente Obejuna (Córdoba), uno de los municipios situados en el entorno más inmediato de El Cabril, han hecho pública su “oposición frontal a la ampliación del cementerio nuclear”, que, según han recordado, es “el único almacén de residuos radiactivos de baja y media actividad que existe en España“.

el cabriResiduos de El Cabril

La Asociación de Empresarios Mellarienses (Ademe), formada por unas 70 empresas de la comarca de Fuente Obejuna (Córdoba), uno de los municipios situados en el entorno más inmediato de El Cabril, han hecho pública su “oposición frontal a la ampliación del cementerio nuclear”, que, según han recordado, es “el único almacén de residuos radiactivos de baja y media actividad que existe en España”.

En un comunicado remitido a Europa Press, dicha patronal ha reaccionado así al anuncio “realizado el pasado 27 de enero por la Empresa Nacional de Residuos Radioactivos (Enresa)”, que gestiona El Cabril, y que fue “reconocido posteriormente en el Senado por el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, en el que dio a conocer su intención de doblar la capacidad de las instalaciones nucleares situadas en la localidad de Hornachuelos (Córdoba)“.

Ademe entiende que, “desde su creación, la cercanía del almacén nuclear de El Cabril ha perjudicado de forma directa a los municipios de la comarca de Fuente Obejuna”, pues, “además de las nefastas consecuencias económicas para el tejido empresarial de la zona, existe un incumplimiento reiterado del compromiso adquirido por Enresa en compensación por la instalación del almacén nuclear”.

En consecuencia, la organización empresarial mellariense solicita “la anulación del proyecto de ampliación del almacén de residuos nucleares de El Cabril” y también pide “la revisión del convenio firmado por Enresa y los municipios afectados”.

Este posicionamiento se basa en que, “hasta la fecha, la cercanía del cementerio nuclear de El Cabril no ha conllevado ningún beneficio para el tejido empresarial de la comarca de Fuente Obejuna”, es más, en la actualidad, “El Cabril perjudica el desarrollo económico y empresarial del término municipal, ahuyentando a posibles inversores o inversiones en infraestructuras que dinamicen y atraigan empresas a la zona”.

A ello se suma, según Ademe, que “se han incumplido de forma sistemática los compromisos adquiridos con el tejido empresarial mellariense”, es decir, a “la polémica por la ampliación del cementerio nuclear de El Cabril se suma al incumplimiento de los acuerdos firmados con algunos municipios cercanos a El Cabril, los cuáles reclaman desde 2009 la asignación monetaria prometida en su día”.

Así, desde Ademe se ha subrayado que, “según una orden ministerial, la asignación económica que reciben anualmente estas localidades se fija en base a su proximidad al almacén nuclear. En 2009 dicha asignación fue de 1.900.000 euros: el 50% para Hornachuelos, cerca del 26% para Fuente Obejuna y el 24% restante a repartir entre Las Navas de la Concepción y Alanís“, en la provincia de Sevilla. Pero, “a fecha de 1 de marzo de 2014, estos acuerdos todavía no se han cumplido”.

Por otro lado, a juicio de Ademe, “desde el año 1992 los municipios de la comarca, así como sus empresas y ciudadanos”, han “pagado con creces las consecuencias de estar en el área de influencia directa del único cementerio nuclear de toda España”. Por eso, Ademe, “en representación de las más de 400 familias” de sus asociados, seguirán “luchando” por sus “derechos y por una mejora” de su “calidad de vida.

La Asociación de Empresarios Mellarienses, fundada en 1997, está formada por un total de 70 empresas ubicadas en Fuente Obejuna y su comarca. Ademe defiende los intereses de sus miembros ante instituciones públicas y privadas con el objetivo de impulsar la competitividad del tejido industrial y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de los municipios de la zona.

Fuente: lainformacion.com

Chapuza a la española: Se inundan los terrenos del almacen nuclear de Cuenca. Un informe advierte de posibles hundimientos en el terreno del almacen nuclear

Enresa, la empresa pública que construirá el almacén de residuos nucleares de Villar de Cañas (431 habitantes, Cuenca) reconoce en uno de sus informes técnicos la posible existencia de “riesgos geotécnicos relevantes” que podrían generar hundimientos en el terreno.

El pliego de prescripciones técnicas, colgado en su página web, recoge como peligro de mayor entidad en el emplazamiento “la existencia de formas kársticas, desarrolladas en yeso”. Según este documento, se trata de una condición “desfavorable de cierta relevancia” y de “posibles consecuencias no despreciables”. Esos yesos se podrían disolver y generar hundimientos del suelo y colapsos. El mismo estudio, de julio de 2012, subraya la presencia de alguna dolina (depresión más o menos profunda) “en la misma formación yesífera en la que se encuentra el emplazamiento”.

La crecida del río Záncara, a unos 500 metros de la parcela en la que prevén levantar el almacén nuclear ha despertado en los últimos días numerosos temores sobre la seguridad del emplazamiento. El agua ha llegado a pocos metros de los terrenos —entre 300 y 1.000, según estimaciones— y aunque la zona no se ha anegado, la Plataforma contra del cementerio nuclear de Cuenca incide en que riesgos geomorfológicos, principalmente por la existencia de yesos, desaconsejan seguir adelante con el proyecto ante el peligro de hundimientos del suelo. Esos yesos se pueden disolver de varias maneras, por infiltracón de agua desde el exterior, o por movimientos horizontales, explican desde la Plataforma.

El presidente de Enresa, Francisco Gil Ortega, aseguró el pasado 27 de noviembre, durante una comparecencia en el Congreso de los Diputados, que se estaban haciendo sondeos “cada 30 metros” para saber “con certeza” lo que hay en el terreno, recoge La Tribuna de Toledo. “Ahora es cuando estamos haciendo un estudio de caracterización del terreno, porque no se podía hacer antes”, explicó a uno de los diputados, que le preguntó por el riesgo hidrogeológico.

Este jueves, el PSOE de Castilla-La Mancha ha hecho públicas unas imágenes afirmando que la parcela estaba anegada por las últimas lluvias. El alcalde de Villar de Cañas, José María Sáiz (PP), Enresa, la empresa pública encargada de la construcción y la Plataforma en contra de la infraestructura han acotado las balsas a los alrededores.

La empresa pública subraya que el hecho de que el agua no haya llegado a la parcela donde se ubicará el ATC, las siglas de almacén temporal centralizado, demuestra que la zona no es inundable. La entidad está terminando la primera fase de estudios del terreno y en los que se han hecho catas del terreno. Fuentes de Enresa explican que se ha realizado un estudio previo de inundaciones que dibujó escenarios como que el río Záncara tuviera un caudal de 3.000 metros cúbicos (algo muy superior a lo registrado). Aun en esos casos, según la empresa pública, la parcela no resultaría afectada.1365095951_269358_1365096299_noticia_normal

Esta investigación servirá para confirmar si la parcela es idónea para construir el ATC. Después comenzará la caracterización de detalle “para desarrollar la ingeniería específica”.

“Lo lógico es que estos estudios se hagan con anterioridad y no posteriormente”

, incide Carlos Villeta, coportavoz de la Plataforma contra el cementerio nuclear de Cuenca y miembro de Ecologistas en Acción. Desde la Plataforma destacan que fenómenos como la formación de torcas o dolinas son “muy rápidos”, también recuerdan que los terrenos están situados a 2.000 metros de la localidad justo en el límite que establece la legislación sobre distancia a núcleos urbanos de este tipo de instalaciones.

En Enresa consideran que el almacén de residuos atómicos se puede adaptar “a casi cualquier terreno” y se encomiendan a las pautas de seguridad del Consejo de Seguridad Nuclear.

Fuente: elpais

El estudio de impacto ambiental para un almacén temporal individual (ATI) de residuos de alta intensidad en Garoña, a información pública

28 Febrero 2014

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha anunciado a través de la dependencia de Industria y Energía de la Subdelegación del Gobierno en Burgos, por el que se somete a información pública el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de Almacén Temporal Individualizado (ATI) de la central nuclear Santa María de Garoña, en el término municipal de Valle de Tobalina (Burgos).aamcen zorita

Según publica este viernes el Boletín Oficial del Estado, se somete a información pública el estudio de impacto ambiental del proyecto de ATI, cuya autorización ha solicitado el titular de la planta, Nuclenor, al Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Así, los interesados y afectados por la instalación que se prevé construir en el valle de Tobalina, podrán examinar el proyecto y estudio de impacto ambiental en la dependencia de Industria y Energía en la Subdelegación del Gobierno en Burgos para que se puedan formular, por escrito y por triplicado, las alegaciones que estimen oportunas.

El plazo es de treinta días a partir del 1 de marzo.

Fuente: www.europapress.es

La saturación de residuos en Garoña complica su reapertura: su piscina está al 96% de su capacidad

La acumulación de combustible gastado en la piscina de la central de Santa María de Garoña (Burgos) puede suponer un serio impedimento para la apertura de la planta, siempre que Iberdrola y Endesa decidan ponerla en marcha finalmente. Las dos eléctricas, que siguen deshojando la margarita a este respecto, han condicionado ahora su decisión a lo que depare el enésimo cambio regulatorio que prepara el Ministerio de Industria en el marco de su interminable reforma eléctrica, relativo esta vez a la bolsa mayorista del mercado (conocida como ‘pool’).fotonoticia_20140228111250_500

Pero, según varias fuentes consultadas, hay un elemento que puede jugar en contra de las propietarias de Nuclenor (la sociedad que explota la central) si finalmente optan por volver a arrancar la planta, parada desde diciembre de 2012 con el argumento de que las nuevas tasas impuestas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, vigentes desde enero del año pasado, la hacían inviable: la piscina que custodia los residuos nucleares de Garoña está prácticamente llena.

Nuclenor ha pedido permiso al Ministerio de Industria para construir un almacén temporal individualizado (ATI) como el que ya tienen la antigua central de Zorita (desconectada en 2006), la de Trillo (cuya piscina no daba para más) y el que construye Vandellós (Almaraz también se plantea poner en marcha uno). Nuclenor quiere depositar ahí “parte” del combustible del reactor, un proceso que, asegura, no supone un paso más hacia el desmantelamiento de la planta porque el ATI se habría solicitado también en el escenario de continuidad.

El ATI, ha explicado, sería una especie de plataforma intermedia a la que se llevarán los residuos antes de su traslado al Almacén Temporal Centralizado (ATC) que Enresa construirá en el municipio conquense de Villar de Cañas.

Lo cierto es que, según el Documento Oficial de Parada de la central, fechado en julio del año pasado, a 31 de diciembre de 2012, unas semanas después de la parada de Garoña, existían en su piscina “2.505 elementos combustibles”, lo que supone “un grado de ocupación del 96,01%” y un total de 104 posiciones libres.

Según fuentes del sector, “la piscina de combustible irradiado de Garoña necesitaría 135 posiciones libres para que la central vuelva a operar, pero está llena y el Almacén Temporal de Combustible Irradiado (ATI)”, cuyo estudio de impacto ambiental acaba de salir a información pública, “no estará disponible como muy pronto hasta 2016”.

En opinión del líder de Equo y exdirector de Greenpeace España, Juan López de Uralde, pueden pasar “varios años” hasta que el ATI de Garoña y la piscina “no tiene capacidad suficiente para que la planta vuelva a entrar en funcionamiento”.

Sin embargo, desde Nuclenor aseguran que la central, antes de su parada, tenía capacidad para operar hasta 2019 y añaden que, de esos 2.505 elementos que actualmente se custodian en la piscina, 400 volverían al reactor y quedarían libres para una eventual recarga en caso de que volviera a ponerse en marcha. “Hay espacio”, subrayan.

“Otra cosa es que no lleguemos a 2019 si no sacamos antes los residuos”, remachan. De ahí la importancia de que el ATI esté listo a tiempo y, sobre todo, de que el ATC entre en funcionamiento en la fecha prevista, 2018. Un eventual retraso del almacén conquense complicaría todo el proceso, coinciden todas las fuentes consultadas. En principio, el plazo para solicitar la reapertura vence el próximo julio.

Mientras, la central, que actualmente emplea a 276 personas, prosigue su peculiar actividad, con todo el personal acudiendo a la planta a diario (salvo los que se han jubilado desde su parada) para mantenerla “en perfectas condiciones”, aunque lleve más de un año sin verter un kilovatio a la red. En Garoña, que el año pasado fue objeto de un expediente sancionador de la antigua Comisión Nacional de la Energía (actual CNE) por el proceso de parada por el que Iberdrola ha dotado una provisión de 30 millones, la actividad continúa.

Así lo atestigua una reciente inspección del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en la que los técnicos del regulador se encontraron con que “se había apilado junto a la piscina de combustible una gran cantidad de plataformas y postes, de los que se usan para la construcción de andamios”, con motivo de los trabajos para reforzar la grúa que deberá sacar los residuos del reactor.

Un espacio “en el que no se deberían almacenar, acopiar ni depositar materiales y equipos durante el tiempo que durasen los trabajos”, según el responsable de la inspección. La incidencia ha quedado debidamente “justificada”, zanjan en Nuclenor.

Fuente:  vozpopuli.com/economia-y-finanzas/