Fin definitivo al almacén nuclear de Cuenca, fin a una política energética caótica.

senal_atc-Villar de CañasFracasa el intento de Rajoy de paralizar la protección ambiental de la zona próxima al almacén nuclear de Cuenca.

La justicia ha desestimado las medidas cautelares pedidas por el Gobierno central para que se suspendiera el acuerdo de la Junta que amplió la zona protegida de El Hito

En el auto, el Tribunal hace primar los daños ambientales por encima de los económicos esgrimidos por el Ejecutivo del PP

Nuevo golpe de timón en la polémica en torno a la construcción del futuro almacén centralizado de residuos nucleares (ATC) en la localidad conquense de Villar de Cañas. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha desestimado la solicitud presentada por el Gobierno de Mariano Rajoy que pedía la suspensión del acuerdo de la Junta por el que se amplió el espacio protegido Red Natura 2000 en la Laguna de El Hito, próxima al futuro cementerio nuclear. Con ella, el Gobierno castellano-manchego quiere impedir la construcción del mismo.

El auto resuelve únicamente la petición de medida cautelar pedida por el Gobierno central, y rechaza la suspensión solicitada, a expensas de la tramitación completa del proceso contencioso-administrativo y su terminación por sentencia. La resolución no es firme y contra la misma la Administración del Estado puede interponer recuso de reposición.

Uno de los argumentos del tribunal para rechazar estas medidas cautelares es que las razones aducidas por el Gobierno central, basadas en que la construcción del ATC supone “disminuir los riesgos respecto del sistema actual”, se deben realizar mediante “otros mecanismos legales”. Se refiere con ello a la declaración de interés público del proyecto con el que ya ha amenazado el Ministerio de Industria en alguna ocasión, y que parece poco probable estando ya en funciones. De hecho, el tribunal basa esta reflexión en un informe de la Dirección General de Política Energética y Minas sobre las medidas a adoptar en estos casos.

También explica que la “premura” que impulsa la solicitud del Gobierno de Rajoy de que se suspenda el acuerdo de la Junta, se presenta con base “fundamentalmente económica” cuando, añade, los daños económicos pueden ser “reparados en el futuro” mientras que los ambientales –los que aduce el Gobierno castellano-manchega para ampliar la protección natural de la zona- pueden “tener carácter irreparable”.

La ampliación de la Red Natura que busca el final del basurero nuclear

La Junta adoptó esta medida a finales de julio, semanas después de tomar posesión Emiliano García-Page, con el objetivo de impedir la construcción del almacén nuclear en Villar de Cañas. La decisión se ejecutó tras el informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sobre el ATC.  Ampliar una zona protegida próxima a los terrenos de construcción fue la vía utilizada. Concretamente, el Consejo de Gobierno aprobó el inicio del procedimiento de ampliación del espacio Red Natura en la Laguna del Hito.

De esta forma, el área protegida pasará de tener 1.000 a 25.000 hectáreas, lo que prohibirá que puedan realizarse en esa zona acciones que “supongan una transformación sensible” de la realidad biológica del entorno. Es decir, impediría continuar con el proceso de construcción del basurero nuclear. La Junta ya advirtió entonces de que el Gobierno central no podría “echarlo atrás” ya que esta medida ha contado con el visto bueno de la Comisión Europea. Solo la declaración del ATC como de interés nacional podría frenar la medida, algo que desde la Junta han descartado casi desde el principio y que ahora parece menos probable por estar el Gobierno de Mariano Rajoy en funciones.

Fuente:eldiario.es

Los pueblos nucleares votan PP, los del carbón prefieren al PSOE

En Garoña quieren que reabra la central nuclear y en Villar de Cañas que se construya, de una vez, el basurero nuclear. Así que todos (o casi todos) a votar al PP, garante de estos proyectos. Pero, ¿qué pasa en Puertollano, donde el actual Gobierno ha dejado caer Elcogás? Pues que los electores municipales se han cargado al PP y han optado por el PSOE. También en Mieres, municipio del carbón cabreado con Rajoy, el partido de Pedro Sánchez se ha hecho con el bastón de mando.

El kilovatio atrae muchos votos y muchos odios. Sobre todo a nivel municipal y en tiempos electorales. Nuclear sí, nuclear no; qué gran (y ficticio) debate, convertido en galimatías que sólo conviene a los partidos mayoritarios a la hora de arañar unos votos.

El caso es que en Villar de Cañas no quieren dejar escapar la oportunidad de albergar en su término municipal el basurero nuclear. Los habitantes del pueblo conquense han dado una aplastante mayoría absoluta al PP (63,4%) por defender el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares, informa elperiodicodelaenergia.com.

El castigo al PSOE ha sido histórico (59 votos frente a los 177 obtenidos por el partido de Cospedal). Los habitantes del pueblo han penalizado la actitud del Ejecutivo regional que ahora lidera Emiliano García-Page, que se ha opuesto frontalmente a la construcción del cementerio nuclear, y se han entregado sin ambages al partido de los dos grandes valedores del proyecto, María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, y José Manuel Soria, todavía ministro de Industria.

También el uranio atrae votos en Burgos. Los habitantes de Santa María de Garoña, el pueblo a orillas del Ebro en el que la central nuclear del mismo nombre sigue en pie, pero parada, los votantes han seguido apostando por el PP, que ya gobernaba.

Los ciudadanos del municipio del norte de Burgos, al igual que los de Villar de Cañas, quieren que el negocio nuclear siga generando empleos y actividad económica. Es por eso que se han decantado por el PP.

Pero claro, basta dar un pequeño salto dentro de la propia Castilla-La Mancha para comprobar cómo cambian las tornas. El Gobierno ha dejado caer la central térmica de Elcogas y la voz del pueblo de Puertollano ha hablado. El PP gobernaba con un 47,5% de los votos, pero el PSOE, que por sus obvias herencias ideológicas tradicionalmente defiende el carbón, se ha convertido en la fuerza más votada, con un 36,4% de los sufragios, mientras el PP se ha hundido hasta el 27,5%.

Los caladeros de votos del carbón siguen respaldando al partido de Pedro Sánchez. Mieres (Asturias) ha dado la espalda al PP y se ha decantado por PSOE y Podemos. También en Villablino (León), el partido del insigne leonés ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha sido el más votado.

El PP ha pagado en las urnas su política, impuesta por Bruselas, de retirada progresiva de las ayudas al carbón.

Fuente: vozpopuli.com