Enresa y el CSN van por libre con el cementerio nuclear de Cuenca

El proyecto sigue en marcha a pesar de la proteción ambiental de los terrenos decretada por el gobierno de Castilla-La Mancha.

Ecologistas en Acción difundió ayer un comunicado en el que repasa las últimas maniobras del Ejecutivo Rajoy en el cementerio nuclear de Villar de Cañas. ¿Cuáles? Una: la Empresa Nacional de Residuos “ha sacado a licitación contratos por valor de 417 millones de euros, de los que ya se han comprometido licitaciones por unos 70 millones”. Dos: un total de 36 millones de euros se han otorgado a la empresa Iberinco, de cuya Comisión Ejecutiva Delegada forma parte Ignacio López del Hierro, marido de María Dolores de Cospedal, la principal impulsora del proyecto del Almacén Temporal Centralizado en Villar de Cañas”.

Ortega Cospe Soria

“La Empresa Nacional de Residuos Radioactivos (Enresa) y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) prosiguen con los hechos consumados con el Almacén Temporal Centralizado de Villar de Cañas (ATC)”. Lo dice Ecologistas en Acción, que difundió ayer un comunicado en el que denuncia, por un lado, que Enresa y el CSN siguen con las licitaciones del ATC y, por otro, con el proceso de licenciamiento. Y, todo ello, “a pesar de que el Gobierno de Castilla-La Mancha -explica la oenegé- ha conseguido la paralización legal del proyecto mediante la protección ambiental de los terrenos“. Según los ecologistas, “en estas condiciones, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente no puede emitir una Declaración de Impacto Ambiental positiva y, sin ella, el Ministerio de Industria no puede extender una Autorización de Emplazamiento”.

De Cospedal y su marido
Dada esa situación, Ecologistas en Acción asegura que, “por lo tanto, no tiene sentido ni seguir licitando obras ni proseguir con el proceso de licenciamiento del ATC”. Sin embargo -denuncia la oenegé-, Enresa ha sacado a licitación contratos por valor de 417 millones de euros [M€], de los que ya se habrían comprometido licitaciones por unos 70 M€. “De estos últimos -concreta Ecologistas-, un total de 36 M€ se han otorgado a la empresa Iberinco, de cuya Comisión Ejecutiva Delegada forma parte Ignacio López del Hierro, marido de Mª Dolores de Cospedal, la principal impulsora del proyecto del ATC en Villar de Cañas”. Además -añade Ecologistas-, este proceso continúa “con las nuevas licitaciones por valor de 79.633 € que se produjeron los pasados 21 y 22 de enero”.

cospedal almacen

“El entierro de una ingente cantidad de dinero”
Todo ese dinero público “procede en buena medida del recibo de la luz que estuvo engrosando el fondo de Enresa desde su fundación hasta abril de 2005”, explican desde Ecologistas en Acción. Así, y según el portavoz de esta oenegé, el físico nuclear Francisco Castejón, “nos encontramos, por tanto, con el entierro de una ingente cantidad de fondos públicos, a sabiendas de que es seguro que el ATC no se va a construir en Villar de Cañas”.

Críticas al Consejo de Seguridad Nuclear
Los ecologistas denuncian por otra parte que el Consejo de Seguridad Nuclear “sigue licenciando el ATC, aprobando resoluciones pleno tras pleno, a pesar de que tenemos un gobierno en funciones y de conocer el bloqueo legal de esta instalación”. Según Castejón, Enresa y el CSN están siguiendo con el ATC un proceso similar al de la central nuclear de Garoña: “se trata de avanzar en las licitaciones, con gasto de dinero público, y en el licenciamiento de la instalación, para hacer presión sobre el gobierno entrante. Un hipotético nuevo gobierno tendrá serios problemas para paralizar una instalación en la que se hayan gastado más de 400 M€ y que cuenta con los informes favorables del CSN”. Por todo ello, Ecologistas solicita al CSN “que detenga definitivamente el licenciamiento del ATC, dado que está paralizado legalmente”. Asimismo, solicita a Enresa “que se abstenga de seguir gastando dinero y adquiriendo compromisos en un emplazamiento que está protegido ambientalmente”.

 

Fuente:  energias-renovables.com

 

Enresa inicia la contratación de 40 empleados con el Gobierno en funciones y el Almacen Nuclear de Cuenca en suspenso

Con el Gobierno en funciones y el almacén temporal centralizado (ATC) de Villar de Cañas (Cuenca) en suspenso por las dudas sobre los terrenos elegidos para el emplazamiento y la oposición frontal del Ejecutivo manchego (socialista), la Empresa Nacional de Residuos (Enresa) ha iniciado el proceso para la contratación de hasta 40 trabajadores para este ejercicio.

“Habida cuenta del volumen de contrataciones aprobadas por nuestro Consejo de Administración para el año 2016”, Enresa va a requerir los servicios de una empresa externa para apoyar al departamento de Recursos Humanos en la “selección para la provisión de puestos de trabajo vacantes”, según consta en el informe en el que se justifica el procedimiento, al que ha tenido acceso eldiario.es.Juan José Zaballa

 Pese al bloqueo legal que sufre el almacén nuclear, la empresa pública ha continuado con las licitaciones relacionadas con el proyecto, con dos contratos de pequeña cuantía (unos 40.000 euros cada uno) aprobados el mes pasado, tal y como informó Sabemos este lunes. Aunque en el documento no se menciona el basurero atómico, este proceso de contratación de personal, apuntan fuentes conocedoras del proceso, está relacionado con el ATC, que es el mayor desafío al que se ha enfrentado la empresa pública en sus más de tres décadas de andadura. Incorporar a 40 personas de una tacada “no puede tener otra justificación”, apuntan esas fuentes, que consideran esa decisión “incomprensible” dado el estado del proyecto.

Enresa no ha querido comentar este asunto y se limita a señalar que la información sobre ese procedimiento de selección de personal se colgará próximamente en el apartado de licitaciones de su página web. El proceso se inició el pasado 21 de diciembre, un día después de las pasadas elecciones generales. Pese a la incertidumbre sobre la formación del Gobierno, ese día el director de recursos humanos de Enresa, Carlos Rodríguez Aznar, propuso dar vía libre al expediente, cuyo concepto presupuestario es “RH-Asesorías y Trabajo Temporal”.

“Extraordinaria preocupación”

La empresa estatal, que desde hace un año está presidida por Juan José Zaballa, íntimo del ministro de Industria, José Manuel Soria (responsable de la tutela de la empresa), ya intentó llevar a cabo la contratación indefinida de 28 personas a finales de 2014 ante la “extraordinaria preocupación” del entonces presidente, Francisco Gil-Ortega (dimitido hace un año) por un posible retraso en la construcción del almacén nuclear. Un retraso que se ha materializado, ya que el proyecto del ATC está bloqueado.

El objeto del contrato que Enresa prevé licitar en breve, con un presupuesto de 129.800 euros para este año y un plazo de ejecución de 12 meses (con posibilidad de prórroga), es el de “prestación de servicios especializados de selección, realización de valoración de candidatos para cobertura de puestos vacantes”.

Enresa, que a cierre de 2014 (último dato disponible) tenía a 330 trabajadores en plantilla, ha estimado un coste de unos 2.000 euros por cada “proceso completo” de selección, que servirá para contratar a un máximo de 30 trabajadores, y de 1.000 euros para cada “proceso de selección reducido”, con hasta diez incorporaciones. En el primer caso, la empresa adjudicataria seleccionará a los nuevos empleados “mediante un análisis curricular y las pruebas ofimáticas, psicotécnicas o de competencias que se determinen y finalmente una entrevista para los candidatos más idóneos”. En los procesos reducidos, Enresa proporcionará previamente “no más de 7 candidatos para cada proceso a realizar”.

El expediente recibió el visto bueno de la Abogacía del Estado el pasado 20 de enero por considerar que “se ajusta a la legislación de contratos del Sector Público”.

El proyecto del ATC tiene muy difícil salir adelante tal y como está planteado, a tenor de las propuestas que llevaban los principales partidos políticos sobre el almacén en sus programas electorales. El PP era el único que apostaba abiertamente por construirlo, aunque no decía dónde: “Culminaremos la construcción del almacén temporal centralizado (ATC) para disminuir los costes asociados a la gestión de los residuos nucleares”, decía.

El PSOE, cuyo apoyo inicial a la instalación ha virado en rechazo, dejaba claro en su programa que no quería ese municipio pero, al igual que Podemos, no explicaba su alternativa. Ninguno de estos dos partidos menciona el asunto de los residuos nucleares en las dos propuestas programáticas que han presentado en la última semana, durante las negociaciones para formar gobierno. Por su parte, Ciudadanos obviaba la cuestión en su programa y Unidad Popular apostaba por construir minialmacenes anexos a las centrales nucleares existentes.

Fuente: eldiario.es