España estima que deberá gestionar unos 188.000 metros cúbicos de residuos radiactivos y combustible gastado generado hasta el 2024

residuos nucleares

Las mayores previsiones de generación de residuos radiactivos de baja y media actividad corresponden a Cofrentes, con 3.316 metros cúbicos; Almaraz (Cáceres), con 2.062 metros cúbicos; Ascó, 1.948; Vandellós II (1.061); Garoña (939) y Trillo (907 metros cúbicos).

La cifra es equiparable a 75 piscinas olímpicas -de 2.500 metros cúbicos de capacidad cada una- y se ha calculado sobre el siguiente escenario: un parque nuclear de ocho reactores (incluida la central de Garoña, que se encuentra en parada desde diciembre de 2012) a un ritmo de funcionamiento similar al actual y una vida útil de 40 años para cada uno de ellos.

La estimación viene reflejada en el primer informe estatal remitido por España a la Unión Europea sobre la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y residuos radiactivos (en cumplimiento de la directiva sobre la materia), proporcionado a Efe por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

España estima que deberá gestionar unos 188.000 metros cúbicos de residuos radiactivos y combustible gastado generado hasta 2024, año en el que caduca la última de las licencias de explotación de una central atómica (la de Trillo, Guadalajara). A ello hay que sumar un capítulo aún mucho mayor: los desechos derivados del futuro desmantelamiento de las seis plantas, que en total rozarán los 128.000 metros cúbicos.

La mayor parte de estos desechos, el 70 %, corresponden a los de baja y media actividad y el 30% (56.000 metros cúbicos) a residuos de muy alta actividad del tipo del Plutonio.

El combustible nuclear gastado (salvo el de la planta de Vandellós I, clausurada en 1989 por un grave accidente) se guarda actualmente en las piscinas de los reactores y en los almacenes temporales individualizados (ATI) de Trillo, José Cabrera (en desmantelamiento) y Ascó.

Almacén en garoña

Mientras se aclara el futuro del ATC, NUCLENOR la empresa que gestiona la central de Garoña ha logrado autorización para construir un Almacén Temporal Individualizado (ATI) para depositar los residuos que actualmente alberga en la piscina. Según Nuclenor, “los últimos Planes Generales de Residuos de nuestro país contemplan la construcción de almacenamientos temporales en seco dentro de la propia central, donde los elementos combustibles se alojan en contenedores especialmente diseñados al efecto, como complemento a las piscinas y como paso intermedio antes de definir un almacenamiento permanente”.

Como el Almacén Temporal Centralizado de residuos de alta actividad (ATC) de Villar de Cañas (Cuenca) no parece que se vaya a construir se están construyendo Almacenes “Temporales” de alta intensidad al aire libre en las propias centrales nucleares como en Garoña, que ya ha pasado la Evaluación de Impacto Ambiental pese a tener un acuifero subterrano y pretender vaciarlo estando por encima nada menos que el EMBALSE de SOBRÓNy el rio EBRO.

Fuente:  levante-emv.com

deia.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .