El CSN esconde un “suceso” nuclear en Almaraz para no dañar la imagen del sector

ME02. ALMARAZ, Cáceres, 8/6/2010.- Fotografía reciente del exterior de la Central Nuclear de Almaraz (CNA). El Ministerio de Industria y Comercio ha autorizado a la CNA para que siga funcionando durante diez años más con la renovación de la licencia que finalizaba este año, según ha confirmado a Efe el responsable de Relaciones Institucionales, Aniceto González. EFE ***Sólo uso editorial***

Exterior de la Central Nuclear de Almaraz (CNA). El Ministerio de Industria y Comercio ha autorizado a la CNA para que siga funcionando durante diez años más con la renovación de la licencia que finalizaba este año

Llega el verano y las centrales nucleares españolas reciben el jaque del calor. Los técnicos denuncian que la central estuvo más de 72 horas incumpliendo las normas de seguridad nuclear sobre la refrigeración de sus sistemas, lo que debería haber provocado su parada preventiva. El CSN, sin embargo, ha declarado el suceso de Nivel 0 y no ha tomado medida alguna.

Otro susto en la central nuclear de Almaraz, de nuevo por problemas con sus sistemas de refrigeración, ha vuelto a enfrentar a los técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) con el presidente, Fernando Marti, y su equipo.

En Garoña hubo en 2010 “incidentes” similares, llegándose a parar la central debido a que la temperatura del rio Ebro no podía refrigerar correctamente su rector.

El sindicato de técnicos del supervisor ha denunciado en un comunicado interno que el organismo ha escondido un “suceso” nuclear ocurrido durante este mes de julio en la planta cacereña, al calificarlo de “Nivel 0” en la Escala Internacional de Sucesos (INES) cuando el nivel de gravedad, según los criterios de seguridad nuclear, debió de calificarse de “Nivel 1”.

Según las fuentes internas del CSN consultadas por Vozpópuli, la polémica decisión del supervisor nuclear de encubrir el suceso responde a la estrategia del presidente de no mancillar la imagen de las plantas españolas para que puedan presentar un expediente “limpio e intachable” de cara a las solicitudes para renovar la licencia de explotación en los próximos años.

Desde el cuerpo técnico se critica que la decisión del CSN de encubrir el suceso responde a la estrategia del presidente de no mancillar la imagen de las plantas españolas

Éste es el caso de Alamaraz, que en 2017 iniciará los trámites para solicitar al CSN una ampliación de su vida útil dado que la licencia actual de explotación expira en 2020.

En este contexto, según denuncian los técnicos, la central extremeña “incumplió un requisito de vigilancia de un sistema vital para la seguridad de la instalación”, tal y como indicaron al CSN los propios titulares de la planta el 26 de julio. El incumplimiento de las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento (ETF) se prolongó más allá de las preceptivas 72 horas que fijan los estándares de seguridad como límite para proceder, una vez superado, a declarar “inoperable” los sistemas de la planta, que debería haber entrado en parada.

Según el cuerpo técnico del CSN, “el sistema estuvo en esa situación de incumplimiento más de un mes, bastante más que las 72 horas admitidas por las ETF. Si el sistema estuvo inoperable un tiempo superior a esas 72 horas, el incumplimiento del Requisito de Vigilancia pasa a ser un incumplimiento claro de las propias Especificaciones de Funcionamiento. En este caso, lo prioritario para el regulador debe ser el propio incumplimiento de las ETF, cuestión que se omite en la nota informativa” que emitió el supervisor nuclear ese mismo día 26 de julio.

En esa nota se calificaba, de forma “provisional”, que el suceso había sido de INES 0, pero los técnicos consideran que “si se incumplieron las ETF con conocimiento del titular, el suceso debería haber sido clasificado como Nivel 1 en la Escala INES. Sin embargo, el CSN lo ha clasificado como Nivel 0. Si el suceso se hubiera clasificado como Nivel 1 se debería haber enviado una inspección reactiva para averiguar las causas de una actuación del titular de la central nuclear que ha conllevado una operación fuera de lo permitido durante más de un mes, acción que el CSN no ha realizado”.

Almaraz quiere presentar un expediente limpio e intachable para solicitar, el año que viene, la renovación de su licencia más allá de los 40 años de vida útil

Según las fuentes consultadas, las Especificaciones Técnicas son claves para la seguridad porque marcan los parámetros a los que debe funcionar la central, así como los protocolos de acción necesarios en las operaciones de mantenimiento y operación.

Una de esas ETF establece que ha de controlar la temperatura de salida del agua de refrigeración de componentes cuando los sistemas de limpieza de dicho no están operativos.

La temperatura del agua tiene que estar por debajo de unos niveles fijados, Según las ETF hay que verificar que la temperatura del agua está por debajo de unos niveles concretos para garantizar que todos los componentes están refrigerados, pero durante un periodo indeterminado de tiempo que podría situarse entre la semana y las tres semanas, los responsables de Almaraz no controlaron la temperatura del agua.

Este hecho debería haber provocado que el suceso se calificara de Nivel 1, pero el CSN ha evitado hacerlo.

No es la primera vez que la central extremeña da problemas con sus sistemas de refrigeración. En febrero pasado, los técnicos del CSN alertaron de fallos en esos sistemas que, según su criterio, deberían de haber provocado la parada preventiva del reactor afectado.

Fuente:  vozpopuli.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s