La central de Garoña acumularía 106 millones para su predesmantelamiento

garoña

La empresa Nuclenor explica en el Registro Mercantil que la actual decisión es reversible si cambian las circunstancias

  El juego de dimes y diretes que acompaña desde hace años a la actividad de la central nuclear de Garoña dio ayer un nuevo giro. De hecho, tras meses de silencio, el complejo atómico se aupó ayer a la actualidad mediática para dar a conocer las cantidades que la empresa titular del recinto, Nuclenor, habría reservado para hacer frente a los primeros estadios del desmantelamiento de las instalaciones ubicadas en el burgalés Valle de Tobalina, municipio que linda con el territorio histórico de Álava y que dista apenas 40 kilómetros de Gasteiz. En ese sentido, la citada compañía, participada al 50% por las multinacionales eléctricas Endesa e Iberdrola, acumularía 106 millones de euros para el predesmantelamiento de sus instalaciones y la parte que le corresponde por su 2% en el también complejo atómico de Trillo.

Pese a que la información daría a entender un estadio en el que sería imposible dar vuelta atrás al final de la actividad de la central, lo cierto es que “la situación se volvería reversible” si se produce un cambio en las circunstancias que condujese a la empresa a cambiar de postura y reiniciar la actividad, explica Nuclenor en sus cuentas anuales de 2015, entregadas al Registro Mercantil, según refleja Infoempresa.com. Sea como fuere, de llegar a su fin, la fase de predesmantelamiento concluiría con la extracción del combustible de la piscina, momento en el que la sociedad estatal Enresa “se haría cargo de la titularidad de la instalación y de la totalidad de los costes del desmantelamiento propiamente dicho”.

La provisión de Nuclenor para estas labores se realizó en buena parte en el ejercicio 2014, en el que la sociedad acabó registrando unas pérdidas de 112 millones de euros, muy superiores a los números rojos de 45 millones contabilizados en 2015. Según la misma fuente, la empresa también tiene provisionados otros 14,8 millones de euros para atender a las prestaciones de sus 260 trabajadores. En ese sentido, su fuerza laboral se redujo en 14 empleados en el último año.

Garoña se encuentra en la actualidad en condición de cese y con todo el combustible almacenado en sus piscinas, como viene sucediendo desde que en diciembre de 2012 la empresa decidiese suspender la actividad en respuesta a los impuestos eléctricos de la Ley 15/2012. Cabe recordar que la central, conocida en ámbitos ecologistas como la de las mil grietas por los problemas que ha protagonizado a lo largo de su vida útil, se encuentra sin producir electricidad desde el 16 de diciembre de 2012 y con todo el combustible extraído del reactor desde el 22 de diciembre de ese mismo año. Aparte, desde el 6 de julio de 2013, el recinto se encuentra en situación administrativa de cese, debido “a razones económicas y no técnicas ni de seguridad”, según explica Nuclenor.

Facturación. Las cuentas de la empresa Nuclenor entregadas al Registro Mercantil explican que su cifra de negocios del año pasado apenas ascendió a ocho millones de euros, frente a 6,4 millones de euros en 2014, y provino de los réditos obtenidos por la participación del 2% en la central nuclear de Trillo. Aparte, la empresa se encuentra en la actualidad en una situación de desequilibrio patrimonial en la que el patrimonio neto se ha situado por debajo de la mitad del capital social.

Fuente: Noticias de Alava

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .