Almaraz y Ascó, dos nucleares españolas que operan con piezas francesas defectuosas

asco 2Central de Ascó

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de España ha confirmado las sospechas de Greenpeace al reconocer las irregularidades de los generadores de vapor de las centrales nucleares de Ascó y Almaraz, unos componentes fabricados con piezas procedentes de la empresa Le Creusot Forja (filial de Areva) que informó a finales de abril sobre 400 irregularidades.

En el verano del 2012 saltó la primera alarma. La Agencia Federal de Control Nuclear de Bélgica (Fanc), el organismo regulador, detectó 8.000 fisuras en el reactor de Doel 3 y 2.000 en el de Tihange 2, construidas por el mismo fabricante que las españolas de Santa María de Garoña (Burgos) y Cofrentes (Valencia).

Los belgas dieron una alerta a nivel internacional pero en Garoña se encontraron hace muchos ños cientos de microfisuras en la tapa de la vasija del reactor, y la solución fué hacerle unas soldaduras.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de España ha confirmado las sospechas de Greenpeace al reconocer las irregularidades de los generadores de vapor de las centrales nucleares de Ascó y Almaraz, unos componentes fabricados con piezas procedentes de la empresa Le Creusot Forja (filial de Areva) que informó a finales de abril sobre 400 irregularidades en otros tantos componentes producidos desde el año 1965.

Greenpeace preguntó en mayo al CSN sobre este asunto al conocer el escándalo de Areva y la posible llegada a Ascó y Almaraz de piezas afectadas, aunque no obtuvo respuesta hasta hoy. Además de estas irregularidades, también se han encontrado problemas en la brida de la tapa de la vasija de la unidad 2 de Almaraz, cuyo suministrador es Westinghouse.

Según el CSN, la empresa Equipos Nucleares SA (ENSA), que compró estas piezas a Areva sin detectar las irregularidades, ha sido la encargada de documentar y valorar el estado de los componentes afectados y ha concluido que “son aceptables para seguir funcionando sin restricciones”, juicio que hace suyo el CSN.

Greenpeace lamenta que el CSN no detectara las irregularidades antes, lo que hace que “la confianza en los estándares de calidad de los componentes nucleares esté quebrada, al igual que lo está la empresa que falsificó estos controles”, ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña nuclear de Greenpeace.

El CSN no da ningún tipo de información acerca de otros componentes instalados en otras plantas de esta empresa, ni tampoco aclara si el descubrimiento de los problemas en las piezas de Westinghouse tienen el mismo origen que las proporcionadas por Areva.

“La seguridad nuclear se mejora cuando los reguladores vigilan antes de que las cosas ocurran, no cuando se limitan a certificar los fallos. Tras este escándalo otro principio básico de la seguridad nuclear está dañado y es la confianza de que las piezas en el circuito primario jamás pueden tener una avería”, ha concluido Montón.

Fuente: kaosenlared.net

Bélgica informa que sus dos centrales nucleares tienen miles de grietas. El fabricante es el mismo que Garoña y Cofrentes.

La Agencia Federal Nuclear belga pide cerrar 20 reactores, incluidos Cofrentes y Garoña

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s