El coste del desmantelamiento de Fukushima se dispara

fuku

25 oct 2016

 Las estimaciones se elevan de los 704 millones de euros presupuestados inicialmente hasta los 17.598 proyectados hoy por el gobierno japonés.Desmantelar la accidentada central nuclear japonesa de Fukushima costará más de 2 billones de yenes (unos 17.598 millones de euros), según una proyección del Ministerio de Industria nipón dada a conocer el martes (25.10.2016). Esta nueva estimación supera lo inicialmente presupuestado por Tokyo Electric Power (TEPCO), la empresa operadora de la planta, que en un principio calculó que los gastos superarían los 80.000 millones de yenes (cerca de 704 millones de euros).

Lo que no cambia es el plazo que durará el proceso de desmantelamiento: más de 30 años. El Ministerio japonés de Economía, Comercio e Industria presentó esta nueva estimación en la reunión de un comité de expertos establecido para ayudar a financiar las operaciones de desmantelamiento y reformar la gestión de TEPCO, intervenida por el Estado nipón desde julio de 2012.

 El 11 de marzo de 2011, un terremoto de 9 grados en la escala de Richter y un posterior tsunami dañaron seriamente la central atómica de Fukushima Daiichi, central gemela de Santa Maria de Garoña. Los tres reactores que estaban operativos en ese momento resultaron dañados y sufrieron fusiones por culpa de la falta de refrigeración.

Reestructuración de TEPCO

El comité de expertos del ministerio japonés estudia, entre otras medidas, reestructurar TEPCO. Y es que la operadora tuvo que solicitar un paquete de ayuda extra al Gobierno el pasado mes de julio para poder hacer frente a los costes del desmantelamiento de la planta, la limpieza de zonas contaminadas y las compensaciones a los afectados por el accidente. Asimismo, para poder desmantelar Fukushima TEPCO tiene primero que investigar cómo retirar el altamente radioactivo combustible fundido del interior de los reactores y cómo evitar que el agua contaminada anegue las instalaciones.

Por último, ante la imposibilidad de utilizar su única central nuclear en condiciones operativas, TEPCO se ha visto obligada a generar electricidad a un mayor coste mediante centrales termoeléctricas en un contexto de mayor competitividad tras la liberalización del sector, que se completó este año en Japón.

El accidente en la central de Fukushima ha sido el peor desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986 y sus emisiones y vertidos contaminantes mantienen aún evacuadas a miles de personas que vivían en el entorno de la planta y han afectado gravemente a la agricultura, la pesca y la ganadería local.

Fuente: terra

Justifican la subida de la luz en España un 6% por el parón de 20 nucleares en Francia

En el país del sol las Eléctricas siguen haciendo de las suyas.

España compra la mayor parte de la energia nuclear a  Francia en horario nocturno para aprovechar el excedente que vende a bajo precio el país vecino.

En España se paran muchas veces parques eólicos enteros sólo para que las centrales de gas puedan encenderse y no haya que indemnizarles con lucro cesante. Idem con las centrales de carbón y el carbón español, más caro que el extranjero y subvencionado por la factura eléctrica de los consumidores eléctricos españoles.

Es interesante ver como el precio de la electricidad en Alemania es menor que en Francia y España.

El precio de la electricidad en los mercados mayoristas de España, Francia y Alemania se ha disparado esta semana por el parón de casi la mitad de las centrales nucleares francesas, es decir, 21 grupos de los 58 que dispone el país están ahora mismo fuera de servicio, según los datos de EDF.

Según los datos de Meff Power, los precios de la electricidad para la próxima semana se han incrementado un 6,08% y para la siguiente un 4,57%. Posteriormente, para el mes de noviembre el aumento se sitúa en el 1,82% y para diciembre en el 1,17%, lo que supone una previsión de incremento de cerca del 6% antes de acabar el año.

Según los datos de Red Eléctrica, el PVPC se sitúa en estos días en una horquilla de entre los 13 y 14 céntimos, frente a los 11 y 12 céntimos del mes anterior, lo que significa que los hogares españoles también notarán en su recibo esta situación de las nucleares galas.

La decisión que el pasado día 19 tomó la Autorité de Sureté Nucleárie (ASN) de paralizar cinco grupos más para investigar si tienen problemas en sus generadores de vapor provocó importantes subidas en los mercados de electricidad diarios, ya que el propio organismo indicaba que estas centrales tardarán meses en volver a funcionar.

En España y Portugal, por ejemplo, la electricidad en el mercado mayorista roza hoy los 60 euros por MWh, lo que supone niveles récord de los últimos años.

En Francia, como era previsible, el mercado spot tocó techo en los 86,41 euros registrados ayer y en Alemania subió también de forma considerable hasta los 49,29 euros.

Si tenemos en cuenta los precios base de la electricidad, el lunes los mercados mayoristas vivieron una importante subida. En España, la energía eléctrica se encareció un 30% al pasar de los 45,6 euros registrados el domingo a los 59,32 euros y se mantiene en esos niveles. En Alemania, el precio se incrementó desde los 33,7 euros hasta los 41,94 euros, lo que supone un 24,4% más. Y en Francia, la subida fue del 40% al incrementarse los costes de 40,02 euros a 56,41 euros.

Dependencia nuclear

Francia, que habitualmente es un exportador neto de electricidad, se ha convertido de golpe en importador, pudiendo así aprovechar la capacidad de interconexión existente con el resto de países de la Unión Europea, incluida España.

Nuestro vecino mantiene cerca de 75% de su consumo proveniente de la generación nuclear y los problemas de fabricación detectados en algunos reactores de vapor pueden provocar consecuencias de difícil predicción en estos momentos.

ASN pidió esta semana a EDF que realice en un plazo de tres meses algunas comprobaciones adicionales de los generadores de vapor de cinco de sus reactores incluyendo el acero por si se ve afectado por una alta concentración de carbono.

La decisión de este organismo supone que durante los próximos meses, Francia tendrá la necesidad de importar una mayor cantidad de energía.

Revisión de Areva

Areva, por indicación del regulador de Francia (ASN), llevó a cabo una revisión de los registros de calidad de las piezas fabricadas en la forja de Le Creussot propiedad de la compañía gala desde 2006. Esta revisión permitió identificar a finales de abril de este año, que en aproximadamente unas 400 piezas de un total de 10.000 fabricadas desde 1965, la existencia de irregularidades en el control de calidad consisten en incoherencias, modificaciones u omisiones de los parámetros de fabricación o en los resultados de los ensayos obtenidos, que no estaban reflejadas en los dosieres de fabricación de esas piezas.

En las centrales nucleares españolas de Ascó y de Almaraz existen componentes fabricados con piezas procedentes de esa forja, pero en el caso español ambas centrales siguen en funcionamiento.

El mercado español, con la poca producción de renovables habitual en octubre, ha tenido que poner a funcionar a una parte del parque térmico para suministrar electricidad a nuestro vecino, lo que ha encarecido el precio de la electricidad.

España se convirtió a lo largo del año pasado en importador de electricidad por la pérdida de competitividad de nuestra energía, tras la imposición de una tasa a la generación del 7%. Ahora, con el problema nuclear francés y a la espera de que las renovables españolas puedan servir para contener los precios mayoristas, la situación se ha dado la vuelta y nuestro país se ha convertido en exportador neto de energía eléctrica para paliar las necesidades de nuestros vecinos franceses.

1

Cumbre en Bruselas para más interconexiones

La Comisión Europea ha mantenido a lo largo de esta semana la primera reunión del grupo de expertos independientes sobre interconexiones. La intención de este grupo es realizar un análisis económico sobre las ventajas o inconvenientes de las mismas para poder determinar el nivel óptimo en cada caso. Según pudo saber elEconomista, de los 17 miembros que tiene este grupo de expertos figuran por sus capacidades personales Alejo Vidal Cuadras y Paulina Beato como representantes españoles.

En el grupo de técnicos que colaboraran con estos expertos figura David Alvira, como representante de Red Eléctrica. Todos ellos tendrán que analizar la situación actual y revisar los objetivos marcador por la propia Comisión. elEconomista ya adelantó un informe elaborado por Tractebel para la Comisión en la que se limitaba la rentabilidad de las interconexiones con Francia al 12% frente al actual objetivo del 15% por su elevado coste.

Fuente: elconfidencial.es

España para parques eólicos

Este es el precio en dólares de las 15 catástrofe nucleares más costosas

Como tantas cosas en el mundo, las consecuencias de un desastre nuclear también tienen un precio. Un grupo de investigadores publicó un documento que determina cuántos ceros a la derecha han significado estos eventos desafortunados, recopilando la información disponible de sucesos ocurridos desde 1960 hasta 2011. Fukushima sigue sumando ceros y no parece que la cosa vaya a parar.

1. Chernóbil, Ucrania (1986): 259.000 millones de dólares.

 3-2-29      
Wikimedia Commons

2. Fukushima, Japón (2011): 166.000 millones de dólares.

2-2-36

Digital Globe / Wikimedia Commons

3. Tsuruga, Japón (1955): 15.500 millones de dólares.

3-2
Hirorinmasa / Wikimedia Commons

4. Three Miles Island, Pensilvania, Estados Unidos (1979): 11.000 millones de dólares.

4-2-32

Wikimedia Commons

5. Beloyarsk, Rusia (1977): 3.500 millones de dólares.

5-2-30

Wikimedia Commons

6. Sellafield, Inglaterra (1969): 2.500 millones de dólares.

Wikimedia Commons

7. Athens, Alabama, Estados Unidos (1985): 2.100  millones de dólares.


8. Central nuclear de Bohunice, Checoslovaquia (1977): 2.000 millones de dólares.

8-2-28

MarkBA / Wikimedia Commons

9. Sellafield, Inglaterra (1968): 1.900 millones de dólares.


10. Sellafield, Inglaterra (1971): 1.300 millones de dólares.

6-51


11. Plymouth, Massachusetts, Estados Unidos (1986): 1.200 millones de dólares.

otra-1

Wikimedia Commons

12. Chapelcross, Reino Unido (1967): 1.100 millones de dólares.

12-2-22

John / Wikimedia Commons

13. Chernóbil, Ucrania (1982): 1.100 de millones de dólares.

 


14. Pickering, Canadá (1983): 1.000 millones de dólares.

14-2-15

15. Sellafield, Inglaterra (1973): 1.000 millones de dólares.

Puedes consultar más información al respecto (en inglés) aquí.

Fuente: www.upsocl.com/verde/este-es-el-precio-en-dolares-de-las-15-catastrofe-nucleares-mas-costosas/

El CSN está a la espera de que Garoña cumpla condiciones para su reapertura

garoña219/10/2016

El presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Fernando Martí, ha dicho que este organismo regulador está a la espera de que Nuclenor, la empresa participada por Endesa e Iberdrola titular de la central de Garoña (Burgos), “cumpla las condiciones” que le puso para plantearse autorizar su reapertura.

Así lo ha explicado Martí en su comparecencia en la Comisión de Energía del Congreso, en la que ha confirmado que el órgano regulador ya ha evaluado todos los documentos oficiales para la reapertura de la central, que cesó su actividad a finales de 2012.

El presidente del CSN ha dicho desconocer el coste de las mejoras que ha exigido a Nuclenor para reabrir Garoña, con un plazo de ejecución hasta septiembre de 2015, pero ha incidido en que éstas serán necesarias para volver a poner en marcha la central.

Por su parte, la mayoría de los grupos parlamentarios presentes en el Congreso, salvo PP y Foro Asturias, han vuelto a mostrarse partidarios del cierre definitivo de la central burgalesa, y en el caso del PSOE y Podemos, sus diputados han llegado a afirmar que el Gobierno, a través del CSN, “ensayan” con Garoña la extensión de la vida útil del parque nuclear hasta los 60 años.

“La renovación de Garoña es un claro ejemplo de sus inconfesables intenciones, permitiendo que pueda operar hasta 2031 como solicitó Nuclenor”, ha remarcado la diputada socialista Pilar Lucio, quien ha asegurado que “el Parlamento debe ser informado de estas intenciones”.

Garoña es un paripé para alargar la vida de las nucleares, su reapertura no interesa ni a los propietarios de la central“, ha insistido el diputado de Podemos, Juan López de Uralde, quien ha exigido al presidente del CSN que no siga adelante emitiendo informes de Garoña “hasta que no haya nuevo Gobierno”.

La diputada de Ciudadanos Melisa Rodríguez, también ha acusado a Martí de “seguir dando curso” a los informes de Garoña pese a la discrepancia con la reapertura de la central de la mayoría parlamentaria, a lo que este ha contestado que “el CSN no puede parar sus actividades reguladoras sobre Garoña”.

Por su parte, el diputado del PNV Pedro Azpiazu, ha criticado que Garoña “es una central obsoleta, cuyo suministro no representa nada en el mix energético y sí supone muchos riesgos”, por lo que ha pedido el cierre de una central “que no tiene ningún sentido” y “al que se opone el propio PP en el País Vasco”.

Fuente: la vanguardia

Suiza prohíbe la construcción de nuevos reactores

La energía nuclear acaba de recibir otro revés para su ansiado ‘renacimiento’: Suiza ha decidido centrarse más en las energías renovables y  la eficiencia. Por primera vez en la historia, las nuevas plantas nucleares están oficialmente prohibidas, aunque también es cierto que no estaba prevista ninguna. Suiza, como Alemania, apuesta por su propia Energiewende.

Pero en Suiza llueve sobre mojado. Como los alemanes tras el accidente de Fukushima, el Gobierno helvético decidió en 2011 el cierre gradual de las centrales nucleares una vez que cumplieran los 50 años de funcionamiento. El primer reactor que quedaría fuera de servicio sería el de Beznau I, en 2019. A continuación cerrarían Beznau II y Mühleberg en 2022. El turno para la central de Gösgen le llegaría en 2029 y el final de la energía nuclear, su desaparición total del panorama helvético tendría lugar en 2034 con el cierre de la central de Leibstadt, en 2034.

Suiza recomendaba en aquel momento no reemplazar las centrales pero no su prohibición, y anunciaba ya sus intenciones: la energía nuclear será sustituida por energía hidráulica, energías renovables, amén del producto de instalaciones de cogeneración de calor y fuerza y de plantas de gas. El incremento de la cuota de energías fósiles aumentará las emisiones de CO2 entre 1,09 y 11,92 millones de toneladas en 2050, aunque se trataría de contrarrestar con otras medidas de política energética ligadas a la eficiencia y el consumo. Y dado que la energía nuclear representaba el 40% del consumo eléctrico del país, el abandono progresivo de  la energía nuclear les costaría a los suizos entre 2.200 y 3.800 millones de francos (entre 1.800 y 3.100 millones de euros), según estimaciones del Gobierno.

Ahora, el Gobierno suizo ha sacado el pasado 30 de septiembre una nueva ley de Energía que viene a poner negro sobre blanco su “Estrategia Energética 2050”. Entre las medidas que se plasman en el nuevo texto legislativo, destacan las siguientes:

  • La generación de energía renovable no hidráulica crecerá de los 1,7 TWh generados el año pasado a 4,4 TWh en 2020 y 11,4 TWh en 2035. Es decir, la generación con energías rnovables no convencionales se multiplicará por casi diez veces en este periodo.
  • El consumo per cápita de energía se reducirá en un 16% para 2020 y en un 43% en 2035 sobre el consumo del año 2000. La cualidad del “per cápita” es una importante advertencia para un pequeño país cuya población podría crecer fácilmente con rapidez. De hecho, en la última década ha crecido un 10% hasta alcanzar los 8,24 millones de habitantes, una población más pequeña que la de Noruega.
  • El consumo de energía previsto refleja una caída del 3% en 2020 y del 13% para el 2035.
  • La ley también habla de ampliar la generación hidroeléctrica a 37,4 TWh en 2035, lo que algunos analistas no acaban de entender, ya que la producción alcanzó los 39,5 TWh el año pasado.
  • La nueva ley modifica la Ley de Energía Nuclear de 2003 para prohibir expresamente los permisos a nuevos reactores nucleares. También prohíbe el nuevo tratamiento y exportación de barras de combustible gastado para su reprocesamiento (excepto con fines de investigación) así como cambios en las plantas nucleares existentes.”

En el texto legal se recogen muchos más aspectos y mecanismos de la política energética suiza, pero los datos reseñados ya suponen un avance importante en el proceso de transición energética suizo y un varapalo a la tecnología nuclear, que no gana para sustos.

¿Será este el último? Probablemente sí, aunque el próximo 27 de noviembre los suizos celebrarán un referéndum sobre una iniciativa popular para el cierre de los cinco reactores existentes. Tanto el  Consejo Federal como el Parlamento recomiendan rechazar la iniciativa. El Consejo Nacional la rechazó por 134 a 59 votos y 2 abstenciones, aunque una encuesta reciente reveló que un 58% de la población daría su apoyo a una eliminación gradual total hasta 2029, año en que se cerraría el reactor más joven, que es el de la central de Leibstadt.

Fuente: elperiodicodelaenergia.com

Instalaciones radiactivas de toda España analizan en Córdoba la gestión de sus residuos Fuente: medio ambiente

el cabril

En la actualidad, Enresa mantiene contrato con 915 instalaciones radiactivas de las 1.300 aproximadamente que hay censadas en España, no teniéndolo con la totalidad ya que cerca de 400 “no generan residuos radiactivos” con su actividad habitual o solo lo hacen en el momento de su desmantelamiento, según ha precisado Enríquez.

Más de medio centenar de personas, unas responsables directas de la gestión de residuos radiactivos generados en el ámbito hospitalario, industrial y de investigación, y otras relacionadas con esa gestión en grados distintos, se reúnen durante este miércoles y este jueves en Córdoba, en el marco de las XVIII Jornadas de Instalaciones Radiactivas.

Según ha explicado en rueda de prensa el jefe de Logística de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa), Carlos Enríquez, el objetivo de este cónclave, que organiza Enresa, es “intercambiar experiencias y optimizar los procesos de gestión de los residuos radiactivos que se generan” como resultado de procesos diversos en instalaciones industriales, hospitalarias y de investigación que, “aunque son poco conocidos, tienen una gran importancia en la vida cotidiana”. Por este motivo, Enríquez y el responsable de la instalación radiactiva del Parque Científico de Barcelona, Agustí Munté, que han estado acompañados por el jefe de la Unidad de Gestión de Residuos de Instalaciones Radiactivas, Víctor Álvarez, han explicado como se desarrolla la gestión de este tipo de materiales desde una perspectiva integral, por parte del gestor, como es el caso de Enresa, y ofreciendo también la visión de la gestión más concreta desde la realidad de un pequeño productor en el ámbito de la investigación.

En la actualidad, Enresa mantiene contrato con 915 instalaciones radiactivas de las 1.300 aproximadamente que hay censadas en España, no teniéndolo con la totalidad ya que cerca de 400 “no generan residuos radiactivos” con su actividad habitual o solo lo hacen en el momento de su desmantelamiento, según ha precisado Enríquez.

Cada año estas instalaciones generan una media (de los últimos diez años) de unos 17 metros cúbicos de residuos radiactivos, “de los que se responsabilizan profesionales cualificados para que éstos materiales sean gestionados acorde a sus características radiológicas”. Se trata, según ha señalado Enríquez, de “residuos heterogéneos que incluyen, entre otras, fuentes de radioterapia y otros materiales residuales de los usos de radioisótopos en medicina nuclear y en todo tipo de investigaciones médicas o docentes; fuentes de control de procesos y medidas industriales, o equipos en cuya composición o para cuyo funcionamiento precisan de componentes radiactivos”.

En el caso concreto de la instalación radiactiva del Parque Científico de Barcelona, según ha indicado Munté, “se emplean diversos isótopos radiactivos”, para “marcar y detectar moléculas” de ADN o genes en proyectos de investigación en los que, de una forma u otra, están implicados de forma directa un centenar de investigadores, aunque la cifra sube hasta 2.000, si se suman los investigadores, técnicos y personal de gestión del fue el primer parque científico creado en España, en 1997. Los residuos radiactivos que genera esta actividad investigadora son de “vida corta (entre días y meses)” en muchos casos, de forma que son aislados durante un año en el Almacén Temporal Centralizado que posee el propio Parque Científico vinculado a la Universidad de Barcelona, gestionándolos luego como residuos convencionales, una vez que no hay rastro de radioactividad y son residuos inertes, mientras que los residuos que se generan al emplear isótopos radiactivos de “vida larga (miles de años)”, como el Carbono 14, son gestionados por Enresa.

Estos son todos residuos de baja y media actividad, que siguen un proceso reglamentado hasta que finalmente son gestionados en la Instalación de Almacenamiento de Residuos Radiactivos Sólidos de El Cabril, ubicada en el termino municipal de Hornachuelos (Córdoba).

De las que 915 instalaciones radiactivas que tienen contrato con Enresa, algo más del 30 por ciento son de uso médico, el 50 por ciento pertenece a diferentes ámbitos industriales y entorno al 20 por ciento corresponden al campo de la investigación y la docencia.

Anualmente, todas estas instalaciones generan una media de 17 metros cúbicos de residuos radiactivos que se almacenan en El Cabril y, según los datos de los residuos recogidos en los dos últimos años, Andalucía genera algo más del cuatro por ciento de los residuos retirados en toda España. Por procedencias, los residuos retirados de Andalucía vienen en más de un 40 por ciento de actividades de investigación y docencia, un 40 por ciento de instalaciones industriales y un 20 por ciento de instalaciones médicas.

Fuente: medio ambiente

 

Entra en vigor el decreto con la protección ambiental en los terrenos del ATC en Cuenca

senal_atc-Villar de Cañas

Este miércoles entra en vigor el decreto del Gobierno regional ampliando la zona de especial protección medioambiental en la Laguna de El Hito (Cuenca), que conllevará que cualquier infraestructura relacionada con el almacén nuclear proyectado en Villar de Cañas necesite aprobación ambiental previa.

El decreto de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, aprobado la semana pasada por el Consejo de Gobierno y publicado este martes en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), amplía la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y propone a la Comisión Europea su declaración como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

En 2002 se aprobó el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Laguna de El Hito y se declaró la Reserva Natural de la Laguna de El Hito, pero ahora se amplía la ZEPA con los objetivos de mejorar la conservación del hábitat y reducir las presiones y amenazas sobre las aves de la zona y las migratorias que acuden en periodos de reproducción o invernada.

También pretende mejorar la protección de los hábitats y especies de flora y fauna de interés comunitario así como mantener y promover los aprovechamientos tradicionales agrarios bajo la perspectiva de que la agricultura y la ganadería han permitido la conservación de hábitats de muchas especies de aves, subraya el decreto.

La zona declarada de especial protección para las aves amplía la primera declaración, en El Hito, a los términos municipales conquenses de Almonacid del Marquesado, Huete, Montalbo, Saélices, Villar de Cañas, Villarejo de Fuentes, Villares del Saz, y Zafra de Zácara.

La pasada semana, tras aprobarse el decreto en el Consejo de Gobierno, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, explicó que esta ampliación conlleva que cualquier infraestructura relacionada con el almacén nuclear proyectado en Villar de Cañas necesite la aprobación ambiental previa del Gobierno de Castilla-La Mancha.

“Y, por tanto, el ATC se verá afectado como cualquier inversión que se quiera hacer en la zona”, indicó Martínez Arroyo.

Fuente: clm24.es

Portugal intervendrá en el nuevo proyecto de almacen nuclear de Almaraz

almacen usa
El Gobierno de Portugal ha manifestado su deseo de participar en el trámite de autorización del nuevo almacén. En una carta remitida al Ejecutivo español el pasado mes de septiembre, Lisboa ha exigido participar en el proceso y que, en cualquier caso, se mantenga el cierre de la central a los 40 años, una vez cumplida su vida útil prevista en 2021. La planta es propiedad de Iberdrola (53%), Endesa (36%) y Gas Natural Fenosa (11%).

El proyecto del ATI ha encendido las alarmas sobre la posibilidad de que la central nuclear amplíe su vida hasta los 60 años. De esta manera, Portugal daba traslado a una petición aprobada por el Parlamento en abril. El Ejecutivo de izquierdas que gobierna el país es manifiestamente antinuclear y allí no hay ninguna central atómica.

La participación de Portugal en el proceso de autorización del cementerio nuclear de Almaraz viene amparada por un convenio internacional que permite la participación pública en proyectos relevantes próximos a países limítrofes.

En este sentido, el ATI de Almaraz, situada a unos 100 kilómetros de la frontera lusa, se considera relevante. Además, la central está cerca del río Tajo, que discurre después por Portugal hasta su desembocadura en Lisboa.

Fuente: cincodias.es

Portugal exige por carta a España el cierre de Almaraz en 2020

ME02. ALMARAZ, Cáceres, 8/6/2010.- Fotografía reciente del exterior de la Central Nuclear de Almaraz (CNA). El Ministerio de Industria y Comercio ha autorizado a la CNA para que siga funcionando durante diez años más con la renovación de la licencia que finalizaba este año, según ha confirmado a Efe el responsable de Relaciones Institucionales, Aniceto González. EFE ***Sólo uso editorial***

El Gobierno luso muestra su preocupación por los incidentes nucleares de la central extremeña y se opone a que la planta siga operando más allá de 2020, cuando cumple 40 años de vida útil.

El Gobierno portugués ha exigido por carta y por vía diplomática a España que mantenga la fecha de cierre de la central nuclear de Almaraz en 2020. La misiva da traslado oficial a la petición que aprobó el parlamento portugués en abril pasado, a petición del Bloque de Izquierda y con el respaldo del partido gobernante (PS), de cierre de la instalación nuclear extremeña que está a unos 100 kilómetros de la frontera.

La decisión del Parlamento luso fue anterior al último suceso nuclear ocurrido en la planta y del que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) informó a finales de julio. Este pequeño incidente, unido a otros anteriores, provocaron gran malestar en el Gobierno portugués, que se comprometió a intervenir para que España garantice el “escrupuloso cumplimiento de todas las reglas de seguridad”.

El Ejecutivo de izquierdas que preside Portugal es manifiestamente antinuclear y en el país no hay ninguna planta atómica. De ahí que haya una mayor sensibilidad de cara a que cualquier suceso nuclear o a la decisión política de ampliar la vida útil de las plantas españolas.

La construcción de un almacén de residuos en la central extremeña ha disparado las alarmas en el Gobierno portugués

De hecho, tanto el pronunciamiento del Parlamento luso como la carta enviada a España responden a la decisión de España de construir un Almacén Temporal Individualizado (ATI) en la central de Almaraz, que albergará los residuos nucleares de los dos reactores con que cuenta la planta.

El CSN informó favorablemente a la solicitud de los propietarios de la planta para construir este almacén. La decisión da a entender que Almaraz ‘vivirá’ más de 40 años, lo que ha levantado la alerta en Portugal.

En paralelo, el Ejecutivo en funciones de Mariano Rajoy ha dado encargo a Enresa para que construya un Almacén Temporal Centralizado (ATC) en Villar de Cañas (Cuenca), el también llamado basurero nuclear.

La central extremeña cumple 40 años en 2020 y tiene previsto presentar el año que viene la solicitud de renovación de la licencia de explotación por 10 o 20 años más, tal y como han confirmado sus responsables. “Queremos ir a los 50 o 60 años“, al igual que las 75 centrales nucleares de la misma generación y tecnología que “ahora mismo en Estados Unidos tienen permisos de explotación a 60 años”.

Tanto el Gobierno luso como los grupos ecologistas (portugueses y españoles) han pedido por diferentes vías que las centrales cierren con su vida útil prevista, de 40 años, pero el Gobierno en funciones del PP es partidario de que si las plantas garantizan la seguridad y son plenamente operativas puedan llegar a obtener ampliaciones de la licencia de explotación por 10 o 20 años más.

Fuente: vozpopoli.com

 El CSN esconde un “suceso” nuclear en Almaraz para no dañar la imagen del sector

El presidente del CSN informará sobre la central de Garoña el día 19 en el Congreso

soria garoñaAcusaciones de técnicos del Consejo ponen en entredicho las evaluaciones del organismo sobre la seguridad nuclear

Bilbao – Todos los grupos parlamentarios que ayer acordaron por unanimidad la comparecencia en el Congreso del presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) esperan que Fernando Martí despeje las dudas sobre la reapertura de la central de Garoña, la denuncia de “informes secretos” respecto a su viabilidad y seguridad y el polémico almacén nuclear proyectado en esa instalación burgalesa. Según fuentes del regulador atómico, Martí comparecerá ante la Comisión de Industria, Energía y Turismo el próximo día 19, después de casi dos años sin informar ni rendir cuentas ante el Congreso de los Diputados.

Ayer todos los grupos parlamentarios acordaron exigir la comparecencia del presidente del CSN en la Comisión de Industria para que presente los informes de actividad del organismo en 2014 y 2015 y explique diversas cuestiones relativas a seguridad nuclear, como la conclusión del informe que podría dar luz verde a la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña y la ampliación de su vida útil a los sesenta años, hasta 2031.

Fernando Martí, que previsiblemente comparecerá dentro de dos semanas, no se ha presentado en el Congreso de los Diputados desde diciembre de 2014, a pesar de que por ley debe hacerlo anualmente y de que su presencia había sido requerida en varias ocasiones.

La información que Fernando Martí deberá proporcionar el día 19 es especialmente relevante para Euskadi, ya que los ciudadanos vascos están pendientes de los informes preceptivos y de los pasos que puede dar el Gobierno español en funciones para autorizar la prolongación de la vida de Garoña hasta el año 2031. Esta autorización -que algunos medios dan como prácticamente segura- y las condiciones e inversiones exigidas por el CSN para prolongar la actividad de la central, determinarán la decisión de Nuclenor de retomar o no la actividad en la planta, que no opera desde el 16 de diciembre de 2012.

La relevancia de la información que pueda proporcionar el presidente del CSN queda, sin embargo, empañada por las acusaciones de algunos trabajadores del Consejo de falta de transparencia, presiones a los inspectores, ocultación de incidentes de seguridad y “grave deterioro” de la función de control del organismo. Estas acusaciones hacen que los informes técnicos que Fernando Martí pueda aportar para sustentar las decisiones del CSN en torno a la viabilidad de Garoña o la seguridad del almacén de residuos nucleares que se ha autorizado construir en la central carezcan de credibilidad y estén teñidos por la sospecha de ocultación de datos negativos.

Denuncias según se supo ayer, la Asociación Profesional de Técnicos en Seguridad Nuclear y Protección Radiológica del Consejo de Seguridad Nuclear remitieron una carta al presidente de la Comisión de Industria, Energía y Turismo, Ricardo Sixto Iglesias, para denunciar el “grave deterioro” de la función reguladora del CSN debido a las “actuaciones de sus actuales gestores”.

Los técnicos solicitan a los miembros de la comisión parlamentaria ante la que rinde cuentas el CSN, que tomen cartas en el asunto y promuevan un cambio urgente en el regulador, ante las “inquietudes” de la asociación por el “deterioro progresivo” en el funcionamiento del CSN desde la renovación de su cúpula directiva en 2013. La carta expone las deficiencias que se están produciendo en materia de supervisión de centrales nucleares, relata la sobrecarga de trabajo y los enfrentamientos internos entre los técnicos y sus superiores. Respecto a la información al público sobre los incidentes en las centrales nucleares lamentan la reducción de los sucesos que se publican y que “no resultan del agrado de los titulares de las centrales nucleares”, cuestionando así la falta de independencia del regulador frente a las eléctricas.

El diputado de Equo, adscrito al grupo de Unidos Podemos, Juan Antonio López de Uralde, se refirió ayer a estas denuncias al exigir la comparecencia del presidente del CSN y señaló que existen informaciones “relevantes y alarmantes” por las que Martí debe pasar por el Congreso. En concreto, aludió a la carta emitida por técnicos del CSN en la que denuncian “hechos graves” en la situación interna del órgano, además de tener conocimiento de la existencia de “dosieres secretos sobre la evaluación de la central nuclear de Garoña” o problemas de seguridad en la de Almaraz. “Es necesario que estas cosas se clarifiquen”, señaló López de Uralde.

Por su parte, la organización ecologista Greenpeace exigió el cese del presidente del CSN por considerar que “ha perdido la confianza y la imparcialidad que su cargo requiere”. Para la ONG es “muy grave” que se pueda poner en juego la seguridad nuclear del país por la mala gestión de su presidente. Greenpeace, que cuestiona la independencia del presidente del CSN, recordó que Fernando Martí fue instado por varios grupos parlamentarios a paralizar el proceso de evaluación de la “reapertura” de la central nuclear de Santa María de Garoña a lo que “se ha negado” porque es un mandato del Gobierno.

Fuente: DEIA.COM