El presidente del CSN informará sobre la central de Garoña el día 19 en el Congreso

soria garoñaAcusaciones de técnicos del Consejo ponen en entredicho las evaluaciones del organismo sobre la seguridad nuclear

Bilbao – Todos los grupos parlamentarios que ayer acordaron por unanimidad la comparecencia en el Congreso del presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) esperan que Fernando Martí despeje las dudas sobre la reapertura de la central de Garoña, la denuncia de “informes secretos” respecto a su viabilidad y seguridad y el polémico almacén nuclear proyectado en esa instalación burgalesa. Según fuentes del regulador atómico, Martí comparecerá ante la Comisión de Industria, Energía y Turismo el próximo día 19, después de casi dos años sin informar ni rendir cuentas ante el Congreso de los Diputados.

Ayer todos los grupos parlamentarios acordaron exigir la comparecencia del presidente del CSN en la Comisión de Industria para que presente los informes de actividad del organismo en 2014 y 2015 y explique diversas cuestiones relativas a seguridad nuclear, como la conclusión del informe que podría dar luz verde a la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña y la ampliación de su vida útil a los sesenta años, hasta 2031.

Fernando Martí, que previsiblemente comparecerá dentro de dos semanas, no se ha presentado en el Congreso de los Diputados desde diciembre de 2014, a pesar de que por ley debe hacerlo anualmente y de que su presencia había sido requerida en varias ocasiones.

La información que Fernando Martí deberá proporcionar el día 19 es especialmente relevante para Euskadi, ya que los ciudadanos vascos están pendientes de los informes preceptivos y de los pasos que puede dar el Gobierno español en funciones para autorizar la prolongación de la vida de Garoña hasta el año 2031. Esta autorización -que algunos medios dan como prácticamente segura- y las condiciones e inversiones exigidas por el CSN para prolongar la actividad de la central, determinarán la decisión de Nuclenor de retomar o no la actividad en la planta, que no opera desde el 16 de diciembre de 2012.

La relevancia de la información que pueda proporcionar el presidente del CSN queda, sin embargo, empañada por las acusaciones de algunos trabajadores del Consejo de falta de transparencia, presiones a los inspectores, ocultación de incidentes de seguridad y “grave deterioro” de la función de control del organismo. Estas acusaciones hacen que los informes técnicos que Fernando Martí pueda aportar para sustentar las decisiones del CSN en torno a la viabilidad de Garoña o la seguridad del almacén de residuos nucleares que se ha autorizado construir en la central carezcan de credibilidad y estén teñidos por la sospecha de ocultación de datos negativos.

Denuncias según se supo ayer, la Asociación Profesional de Técnicos en Seguridad Nuclear y Protección Radiológica del Consejo de Seguridad Nuclear remitieron una carta al presidente de la Comisión de Industria, Energía y Turismo, Ricardo Sixto Iglesias, para denunciar el “grave deterioro” de la función reguladora del CSN debido a las “actuaciones de sus actuales gestores”.

Los técnicos solicitan a los miembros de la comisión parlamentaria ante la que rinde cuentas el CSN, que tomen cartas en el asunto y promuevan un cambio urgente en el regulador, ante las “inquietudes” de la asociación por el “deterioro progresivo” en el funcionamiento del CSN desde la renovación de su cúpula directiva en 2013. La carta expone las deficiencias que se están produciendo en materia de supervisión de centrales nucleares, relata la sobrecarga de trabajo y los enfrentamientos internos entre los técnicos y sus superiores. Respecto a la información al público sobre los incidentes en las centrales nucleares lamentan la reducción de los sucesos que se publican y que “no resultan del agrado de los titulares de las centrales nucleares”, cuestionando así la falta de independencia del regulador frente a las eléctricas.

El diputado de Equo, adscrito al grupo de Unidos Podemos, Juan Antonio López de Uralde, se refirió ayer a estas denuncias al exigir la comparecencia del presidente del CSN y señaló que existen informaciones “relevantes y alarmantes” por las que Martí debe pasar por el Congreso. En concreto, aludió a la carta emitida por técnicos del CSN en la que denuncian “hechos graves” en la situación interna del órgano, además de tener conocimiento de la existencia de “dosieres secretos sobre la evaluación de la central nuclear de Garoña” o problemas de seguridad en la de Almaraz. “Es necesario que estas cosas se clarifiquen”, señaló López de Uralde.

Por su parte, la organización ecologista Greenpeace exigió el cese del presidente del CSN por considerar que “ha perdido la confianza y la imparcialidad que su cargo requiere”. Para la ONG es “muy grave” que se pueda poner en juego la seguridad nuclear del país por la mala gestión de su presidente. Greenpeace, que cuestiona la independencia del presidente del CSN, recordó que Fernando Martí fue instado por varios grupos parlamentarios a paralizar el proceso de evaluación de la “reapertura” de la central nuclear de Santa María de Garoña a lo que “se ha negado” porque es un mandato del Gobierno.

Fuente: DEIA.COM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s