Casi un cuarto de millón de euros destinados a reforzar una celda de El Cabril

fullcabril_281-1

Seguimos enterrando dinero en la gestión de residuos de una industria que nos venden como presuntamente barata. Como siempre, veremos que opinan nuestros hijos y nietos de esta afirmación.

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) ha licitado 235.887 euros para las obras de refuerzo de la celda número 30 del cementerio nuclear de El Cabril, destinado a residuos de baja y muy baja intensidad. Los trabajos consistirán en el refuerzo de la estabilidad de los taludes de la Celda 30, mediante la colocación de anclajes pasivos con inyección única y de los drenajes adecuados en la cabecera y pie de
cada talud.

Esta estructura, que forma parte de la instalación complementaria para residuos de muy baja actividad del Centro de Almacenamiento de El Cabril, comenzó a construirse el 26 de febrero de 2014. En el mes de abril de 2016 finalizaron los trabajos de construcción de la Sección I de la celda 30, que cuenta con una capacidad de almacenamiento de 17.271 metros cúbicos.

Este tipo de celdas para residuos de muy baja actividad, dice el CSN, fueron autorizadas en 2006, mediante una resolución del entonces Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en la que se permitía a Enresa la ejecución y montaje de las celdas de almacenamiento de residuos radiactivos de muy baja actividad en El Cabril.

Posteriormente, en 2008 (continúa el comunicado del organismo regulador) y también mediante una resolución ministerial se autorizó a Enresa a efectuar la modificación de diseño de la instalación nuclear de El Cabril para almacenar RBBA en cuatro celdas a construir sucesivamente (la celda 30 es la segunda de las ya construidas). En esta resolución se incluyó un anexo con límites y condiciones de seguridad nuclear y protección radiológica, en la que se requería la apreciación favorable previa del CSN para iniciar la construcción de cada nueva celda de este tipo de residuos radiactivos.

De esta forma, en 2014 Enresa presentó al CSN la documentación para la construcción de esta celda, en cumplimiento de las condiciones establecidas y, el año pasado, solicitó la puesta en marcha de la fase de explotación.

Los residuos radiactivos de muy baja actividad son materiales sólidos, generalmente chatarras y escombros, que contienen isótopos radiactivos. La mayor parte de estos residuos tiene su origen en el desmantelamiento de las centrales nucleares como Vandellós I o José Cabrera.

Fuente: cordopolis.com

El reactor de Chernóbil, cubierto por un “nuevo y seguro” sarcófago de acero

chernobyl-sarcofagoUn periodista permanece ante el sarcófago protector colocado sobre el cuarto reactor de la central nuclear de Chernóbil, en Ucrania, (Sergey Dolzhenko / EFE)

La anterior de cemento había sufrido grietas y algunas paredes de apoyo internas amenazaban con colapsar, pese a las numerosas reparaciones.
La construcción, de 36.000 toneladas de peso, es la mayor estructura móvil fabricada en el mundo

29/11/2016

El precio de gestión de las centrales nucleares cerradas o accidentadas es altísmo. No hablemos de los plazos de tiempo durante los que se deben gestionar las instalaciones y sus residuos de alta intensidad como el plutonio.

El reactor de la central nuclear de Chernóbil, que sufrió en 1986 uno de los accidentes más graves de la historia, quedó este martes cubierto con un nuevo caparazón de acero diseñado para impedir la fuga de radiación en los próximos 100 años y para protegerlo de los embates meteorológicos.

Bajo una fuerte nevada, los trabajadores y expertos colocaron la cubierta de unos 165 metros de longitud y 260 de ancho, hecha de acero resistente a la corrosión, en el reactor situado cerca de la ciudad fantasma de Prípiat, en Ucrania, el epicentro de la zona de exclusión de Chernóbil.

“Lo hemos conseguido”, dijo el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, en una ceremonia celebrada cerca del lugar de la explosión. La mejora del sellado del reactor garantiza un siglo de protección frente a fugas radiactivas, aseguró.

“Comparen este objeto detrás de mí con la Torre Eiffel o la Estatua de la Libertad”, añadió. “Es la mayor estructura movible construida nunca por la humanidad”.

Los trabajadores emplearon un sistema de raíles hidráulicos especiales para colocar la nueva cubierta, un proceso que duró 14 días.

El refuerzo del sarcófago es “como cerrar una herida nuclear que nos pertenece a todos nosotros”, dijo por su parte Hans Blix, que era el director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) cuando ocurrió el desastre.

“Saludamos este paso en el proceso de transformación de Chernóbil como símbolo de lo que queremos lograr juntos con un compromiso fuerte, determinado y de largo plazo”, dijo el presidente del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD), Suma Chakrabarti, organismo que consiguió la financiación de 2.000 millones de euros necesaria para el nuevo caparazón.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, prometió por su parte el compromiso de Bruselas de seguir apoyando a Ucrania a afrontar las consecuencias de la catástrofe. La UE ha puesto a disposición unos 750 millones de euros para proyectos relacionados con Chernóbil, señaló, y apuntó que el accidente recuerda que la seguridad nuclear requiere la máxima atención internacional.

El ministro de Medio Ambiente ucraniano, Ostap Semerak, describió el proceso como un momento histórico. “Gracias a esta estructura, el lugar de la catástrofe es más seguro”, señaló.

Ucrania espera que la gestión del nuevo caparazón cueste unos 600 millones de dólares anuales, una financiación que aún no está cubierta.

“Espero que en un futuro próximo una gran área de este territorio una vez desierto se convierta en centro de energías renovables”, dijo el ministro.

Ucrania quiere ser un país independiente y ecológicamente seguro en política energética, añadió. La ex república soviética gestiona aún cuatro reactores.

La construcción, de 36.000 toneladas de peso, es la mayor estructura móvil fabricada en el mundo y sirve para consolidar el sarcófago de cemento que colocó en su día la Unión Soviética después de que hace 30 años se fundiera el núcleo del reactor.

También la organización medioambiental Greenpeace alabó la construcción. “Pero con ella no se ha ganado la carrera contra el tiempo”, dijo el portavoz Tobias Münchmeyer, que alertó de que la estructura anterior podría venirse abajo por lo que es necesario que el Gobierno ucraniano la desmonte urgentemente.

“Si colapsa será mucho más complicado, caro y peligroso albergar la basura nuclear”, alertó.

El 26 de abril de 1986 un test se salió de control y el reactor número 4 de Cherbóbil explotó. La nube radiactiva se extendió desde la entonces Unión Soviética hasta Europa occidental, en lo que en su momento fue el peor accidente atómico del mundo. La zona quedó deshabitada.

Fuente: Lavanguardia

Científicos crean batería superpotente con desechos radiactivos

Una batería con forma de diamante radiactivo puede ser la solución a toda la basura nuclear generada.

Veremos el recorrido que tiene esta noticia tecno-optimista y no acaba siendo un bluf  o el cuento de nunca acabar como el reactor de fusión o el grafeno.
La aplicación de nuevos sistemas de abastecimiento energético representa una de las tendencias más innovadoras y gratas de los tiempos modernos en la comunidad científica. Sin embargo, un grupo de investigadores de la Universidad de Bristol han creado una nueva alternativa, poco esperada: una batería con forma de diamante creada a partir de basura nuclear.

 De acuerdo con un artículo publicado por la propia Universidad, sus científicos habrían encontrado la forma de crear este nuevo tipo de batería, utilizando grafito y carbono 14, un desecho común de cualquier reactor nuclear, y que sólo en Inglaterra ha generado ya más de 95.000 toneladas, para armar esta fuente de energía, compuesta por un diamante sintético de estos materiales en su núcleo y otro diamante real como recubrimiento:

Tom Scott, miembro del Interface Analysis Centre de la Universidad y principal líder del proyecto señala que una de las principales virtudes de este proyecto reside en que ofrece una alternativa a largo plazo para reducir la concentración de desechos nucleares, ya que el propio uso de la batería concentra bajas emisiones de energía radiactiva, no peligrosas, a la par que disminuye la concentración del dispositivo hasta volverlo carbón común:

No hay partes móviles involucradas, no se generan emisiones y no se requiere mantenimiento, solo existe la generación directa de electricidad
involucradas.

Al encapsular materiales radiactivos dentro de los diamantes, transformamos un problema de desechos nucleares en una batería de energía nuclear y un suministro a largo plazo de energía limpia.Tal como lo explica el video de arriba, las cualidades del carbono 14 que componen al diamante sintético del núcleo resultan ideales, ya que su radiación es absorbida de inmediato por cualquier material sólido cercano, al envolverlo en un diamante se reduce el riesgo prácticamente al 100%.

La concepción inmediata de uso para esta batería de larga duración sería para dispositivos inteligentes, pero en realidad los científicos a cargo del proyecto proyecta su aplicación para cosas más elaboradas, como maquinaría para misiones de exploración en el espacio o incluso en el área d ela medicina.

Fuente: fayerwayer.com

Explosión en una central nuclear en Rusia

rusia

El 6º edificio del reactor de la central nuclear Novovoronezh, que fue construido sobre la base de un reactor experimental VVER -1200, pudo trabajar unas pocas semanas a pleno rendimiento hasta que se produjo un accidente.

Los locales informaron de una poderosa explosión en la central nuclear, los informes de los medios de comunicación de Rusia ecológica Bellona.ru .

Al mismo tiempo, los medios estatales rusos tradicionalmente mantuvieron un silencio extremo con respecto a los detalles del incidente. En particular, la agencia de noticias RIA Novosti informó que “la 6 ª unidad de energía de la central nuclear de Novovoronezh fue desconectada de la red debido al fallo del generador de energía.” Mientras tanto, las organizaciones ecologistas independientes descubrieron que el problema es mucho más grave.

“Apagar la sexta unidad en la noche del 10 de noviembre fue precedido por una explosión que rompió el salón de la turbina”, escribe la prensa local “Notebook Voronezh”, citando testigo presencial del accidente. “Los sistemas de alarma de todos los vehículos de la zona estaban gritando durante al menos 15 minutos. El generador en la sala de la turbina de la 6 ª unidad quemado más allá de la reparación. Además, un transformador soplado, y todas las eléctricas quemadas. Una comisión estatal está trabajando en la estación, la situación es una emergencia “.

Los empleados de Novovoronezh NPP niegan la información sobre una explosión. Dicen que un sonido fuerte fue causado por un viaje de falla.

“Durante la prueba de potencia, se produjo un fallo en el generador eléctrico, lo que provocó el cierre de la red eléctrica”, dijo a un representante de la administración de Novovoronezh NPP bajo condición de anonimato. “Cuando se desconecta un generador de energía y una turbina, se activa un sistema que evita la acumulación de presión del vapor por encima del límite. El ruido fuerte fue causado por una rápida apertura de las válvulas. “

Fuente:   realrussiatoday.com

7 puntos para cerrar las nucleares españolas en 2024

Un estudio publicado por Greenpeace revela el impacto económico en empleo y PIB que tendría el desmantelamiento de las centrales nucleares en España.

Para producir electricidad, España tiene fuentes mejores que la energía nuclear. Los 8 reactores nucleares españoles son ya viejos (33 años de media) y cerrarlos tiene ventajas importantes.

La central de Garoña (Burgos) es la más vieja y lleva años parada. Es complicado que vuelva a funcionar por motivos económicos, aunque el PP ha dejado claro su deseo de que vuelva a generar electricidad y basura nuclear. Por otra parte, el último reactor en caducar es el de Trillo (Guadalajara) cuya licencia acaba en 2024. El resto son: Almaraz-1 y 2 (Cáceres) y Vandellós-2 (Tarragona), que caducan los tres en 2020, y Ascó-1 y 2 (Tarragona) y Cofrentes (Valencia), que caducan en 2021 (aunque las fechas de la wikipedia son distintas).

En definitiva, tenemos hasta 2024 para planificar el cierre de todas las centrales nucleares en el país del sol. Argumentos no faltan y tampoco falta ni sol ni viento.

Muy resumidamente, las conclusiones del estudio son:

  1. No se deben conceder nuevas licencias, ya que la energía nuclear no es competitiva y genera residuos radiactivos que hay que gestionar durante demasiado tiempo. El Plan General de Residuos considera 40 años como edad máxima y alargar la vida de las centrales supone aumentar los costes de mayores cantidades de residuos radiactivos cuyo coste pagamos entre todos (Greenpeace pide modificar la Ley 15/2012 para que sean los titulares de las centrales nucleares quienes asuman en su totalidad estos costes). Aplazar 10 años el fin de estos reactores supone encarecer en más de 769 millones de euros la factura de la gestión de residuos nucleares, según ha calculado el Tribunal de Cuentas.

  2. El desmantelamiento de las centrales lo tienen que asumir por ley las empresas propietarias y para ello tienen que pagar un fondo mientras las centrales están funcionando. Aunque la vida de las centrales está llegando a su fin, el fondo no llega al 30% de los 20.200 millones de euros previstos. Las empresas eléctricas atómicas deben ponerse al día para respetar el principio de justicia intergeneracional. Por otra parte, el desmantelamiento dura entre 10 y 15 años. O sea, para desmantelar una central hay que emplear entre el 25 y el 50% del tiempo de vida de la misma. Este proceso creará entre 90.000 y 100.000 empleos, pero serán temporales en su mayoría. Las cifras varían dependiendo de si finalmente se construye un ATC (cementerio nuclear) como quiere fervientemente el PP, o bien, se almacena la basura nuclear en las actuales centrales nucleares, como pide Greenpeace, que ve el ATC como una mala opción. Ya que las centrales nucleares están contaminadas, ¿para qué gastar dinero en construir un ATC y contaminar otro lugar?

  3. La sustitución de la energía nuclear por otras fuentes supondrá la creación de más de 209.000 empleos para la construcción de los nuevos generadores. Este empleo también será en parte temporal.

  4. Empleo en energía eólicaLos nuevos generadores de energía renovable requieren unos 6.800 empleos MENOS que su equivalente en energía nuclear. Esto se debe a que no hay que gestionar combustible nuclear ya que el recurso energético de las renovables es gratis. En definitiva, las renovables son más eficientes: Producen más energía con menos mano de obra. Esto supone que se pierden 3.900 empleos al final de esta transición. La pérdida de horas de trabajo de una sociedad moderna, automatizada, informatizada y con energía renovable debe compensarse con una reducción en la jornada laboral para que haya empleo para todos. Sin embargo, otras fuentes sugieren que, en general, las renovables requieren más empleos.

  5. Empleo en energía solarEl impacto en el PIB del desmantelamiento y sustitución de la energía nuclear supondrá unos 22.000 millones de euros. Pero lo importante no es el PIB sino la transición a una economía más verde y más saludable. Greenpeace no tiene en cuenta en este informe los ahorros en sanidad de una transición a las renovables. Curiosamente, una mejora en sanidad, que es buena para la sociedad, es mala para el “crecimiento económico” (medido con el Producto Interior Bruto, PIB), porque el PIB es una pésima medida de bondad económica. Por eso, todos deberíamos dejar de hablar de PIB y empezar a hablar de, por ejemplo, IPG.

  6. Revitalizar las comarcas de las centrales nucleares para hacer una transición sensata. Las inversiones verdes son las únicas sostenibles a largo plazo.

  7. Crear un marco regulatorio previsible y estable que haga atractiva la inversión en renovables y en eficiencia, cosa que es precisamente todo lo opuesto a la política energética del presidente Rajoy y de su ya dimitido amigo Soria. La Fundación Renovables pide al nuevo gobierno una ley de transición energética y un ministro dialogante.

Conclusión: Si hacemos las cosas bien, España se librará de sus reactores nucleares en 2024. Podemos hacerlo recuperando la senda de las energías renovables, senda perdida durante el primer gobierno de Rajoy. Si queremos, España podría acabar con su dependencia de combustibles fósiles y nucleares. La pregunta es: ¿Queremos?

Más información:

  1. El inevitable cierre de las centrales nucleares españolas: una oportunidad económica y social, por Greenpeace.
  2. Argumentos Aplastantes CONTRA las Centrales Nucleares.
  3. ¿Son Defendibles las Centrales Nucleares? Los 2 argumentos a favor de la energía nuclear.
  4. Medidas alternativas al PIB: el Crecimiento Económico no implica Crecer en Bienestar.
  5. IPG, un PIB Alternativo, para Medir y Decidir Bien: NO QUEREMOS CRECER COMO CHINA.
  6. La Vergonzosa Política Energética del Gobierno de Rajoy: La dimisión de Soria no es suficiente.
  7. Ventajas e Inconvenientes de las Energías Sostenibles: Las Renovables no siempre son Ecológicas.
  8. El origen de nuestros combustibles: España compra el 65% del gas y petróleo a países conflictivos o en guerra.
  9. Un Cementerio Nuclear (ATC) es una Mala Inversión.

¿Que hacen en Francia con los residuos nucleares? Al mar amigo al mar.

 

Desagües submarinos y bidones de hormigon que se agrietan en pocos años. Todo vale para “compactar” los residuos y que ocupen menos espacio.

El estado de Washinton tiene la tasa de cancer más alta de EEUU.

100.000 toneladas metricas de residuos nucleares vertidos al mar. Y todo eso antes de Fukushima.

La noche temática – La pesadilla de los desechos nucleares 

Los terrenos del almacen nuclear de España en Cuenca no son estables y sus técnicos lo saben.

 

Los terrenos del pretendido ATC se inundan

23/11/2016 03:40

La construcción del almacén nuclear de Villar de Cañas (Cuenca) no está siendo un camino de rosas. Un informe realizado por geólogos de la consultora Ingeniería Geológica (Geotecnia y Medio Ambiente) y encargado por la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear y Ecologistas en Acción ha confirmado no sólo que el terreno elegido para el Almacén Temporal Centralizado (ATC) no era el idóneo para una instalación de estas características, sino que además el pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) conocía el riesgo geológico que existía cuando emitió su voto favorable en julio de 2015.

El análisis firmado por el geólogo Manuel Bello estudia tres de los documentos oficiales que manejó la institución encargada de velar por la seguridad radiológica a la hora de emitir su visto bueno y que se hicieron públicos después de que el Consejo de Transparencia obligase al CSN a publicarlos tras la petición expresa de la organización Transparencia Internacional.

Los informes internos ya ponían en entredicho el voto favorable del pleno del CSN al emplazamiento en la localidad conquense. Dos de ellos, los realizados por el Área de Ciencias de la Tierra (CITI) y por el Servicio de Ingeniería (SIN) del CSN, ya califican como «no aceptable» 15 de los aspectos evaluados en el emplazamiento de Villar de Cañas. «La evaluación realizada acerca de la idoneidad del emplazamiento propuesto por Enresa para el ATC concluye que no se puede afirmar que resulte idóneo», afirma el informe elaborado por CITI.

Ahora, el estudio realizado por Bello -llamado Análisis de Riesgos Geológicos del Emplazamiento Proyectado para la Construcción del ATC- evalúa las conclusiones de dichos informes y pone de manifiesto «los enormes riesgos geológicos» de ubicar el ATC en la parcela elegida de Villar de Cañas. Los más relevantes son un elevado riesgo de expansión del suelo, de aparición de cavidades por la disolución del terreno y un elevado riesgo de contaminación de los acuíferos en caso de accidente.

El geólogo que firma el informe, en sus conclusiones, afirma que «en definitiva, una vez analizados en profundidad los documentos del CSN, tanto los elaborados directamente como el encargado a la empresa URS, se puede concluir, que hay evidencias suficientes para afirmar, que si se construye el ATC en los terrenos designados, se estarían poniendo en un riesgo inaceptable a las personas y a la biosfera». De hecho, el Colegio de Geólogos ya mostró en 2015 su disconformidad con el emplazamiento debido a que, en su opinión, la decisión había sido tomada por criterios políticos y no técnicos y esto podía repercutir en un sobrecoste final del proyecto que ronde los 900 millones de euros.

«Este estudio nos lleva a demostrar que el pleno del CSN conocía que los terrenos propuestos para la instalación del almacén no eran aptos», aseguró ayer Carlos Villeta, responsable de comunicación de la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear, tras hacer público el informe. El Movimiento Ibérico Antinuclear, del que forman parte tanto Ecologistas en Acción como la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear en Cuenca, se sumó ayer a la denuncia. La organización aseguró ayer que «lo más grave es que el Pleno del CSN conocía la situación gracias a la información de sus propios técnicos» y aún así «dio el visto bueno -excepto una de sus consejeras- a sabiendas de que con su decisión ponían en enorme peligro a toda una comarca».

Sin embargo, no es la primera contrariedad que sufre el proyecto. Sólo un día después de que el Consejo de Seguridad Nuclear emitiese su voto favorable para el emplazamiento del futuro ATC, el Gobierno regional de Emiliano García-Page protegía el área natural en el que se encuentra la parcela ampliando el espacio reconocido como Red Natura de la Laguna del Hito -que pasó de 1.000 a 25.000 hectáreas protegidas- y declarándola Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), en un intento por bloquear la instalación del cementerio de residuos nucleares de alta actividad puesto en marcha por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Además, ese mismo día la ex ministra de Medio Ambiente y uno de los cinco miembros del pleno del CSN, Cristina Narbona, hacía público su voto particular respecto a la autorización para el emplazamiento en la localidad conquense con un texto muy duro contra el procedimiento llevado a cabo por el organismo de seguridad nuclear. La consejera argumentaba entonces -en julio de 2015- que las directrices de la empresa pública Enresa eran que se debía hacer el análisis conjunto del emplazamiento y de la construcción y que el propio pleno había decidido unilateralmente hacerlo de forma separada.

Esto, que puede parecer una formalidad, tiene una importancia capital, ya que las debilidades del terreno deben ser solucionadas en la fase constructiva mediante medidas de ingeniería. De hecho, el propio CSN, aunque aseguraba que la «evaluación técnica realizada constata que el emplazamiento propuesto no presenta fenómenos excluyentes», dio su visto bueno con cuatro votos a favor y uno en contra «con límites y condiciones».

Según fuentes del CSN, esas condiciones tienen que ver con el tipo de paredes o la base del ATC que se deben construir para mantener la seguridad radiológica de la instalación. Estos trámites y evaluaciones técnicas se están llevando a cabo en la actualidad y no se prevé que se tengan resultados evaluables por el CSN hasta la primavera del año próximo.

No obstante, este no es el único escollo que está retrasando los trámites para la construcción del almacén que debe servir para albergar los residuos radiactivos de alta actividad que ya llenan las piscinas de las centrales nucleares españolas. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente aún tiene que hacer una Declaración de Impacto Ambiental que haga sortee la declaración del terreno como ZEPA. Sin ella, Industria no puede emitir la autorización definitiva para la instalación del almacén en Villar de Cañas.

Enresa ha adjudicado ya con cargo al ATC más de 70 millones de euros y sacado a licitación proyectos, obras y servicios por casi 417 millones de euros, como vías de acceso y adecuación de terrenos cercanos, a pesar de que aún no está siquiera autorizada la construcción. Para los ecologistas, esto no es más que un derroche de dinero público «para comprar voluntades o para pagar favores, ya que en algunos casos se han hecho obras que no tienen que ver con los residuos o con el ATC», explicó ayer Villeta.

El último ejemplo ha sido una licitación reciente por valor de 220.000 euros para realizar un estudio que intente compatibilizar el almacén nuclear y la zona de protección para las aves. Según la Plataforma anti ATC, algunas de estas adjudicaciones «podrían ser ilegales», por lo que en su momento fueron puestas en conocimiento de la Fiscalía Anticorrupción.

Los ecologistas centran la responsabilidad de la mala gestión del proyecto en el actual presidente del CSN, Fernando Martí Scharfhausen, quien en su comparecencia ante la Comisión de Industria Energía y Turismo del Congreso el 19 de octubre, no hizo ninguna referencia a los problemas de los terrenos. «Estamos estudiando tomar acciones legales», asegura Villeta.

Fuente: elmundo.es

EDF no quiere ni regaladas las dos centrales nucleares de Alpiq en Suiza

El titular de esta información no es un eufemismo sino, sencillamente, la cruda realidad. El operador de reactores nucleares suizo Alpiq ha ofrecido dos reactores a la francesa EDF sin coste alguno, ni siquiera un franco simbólico, pero los franceses han rechazado la oferta por considerar que ya tienen bastantes problemas en casa.

Hace unos días, los medios de comunicación suizos informaron que el operador de reactores nucleares suizo Alpiq no había podido encontrar comprador para sus dos plantas nucleares y, por lo tanto, está esperando para donárselas al Estado suizo. El CEO de la firma era citado afirmando que la francesa EDF no estaba interesada, incluso sin costo alguno, ya que “tiene sus propios problemas relacionados con la energía nuclear en la actualidad”.

Es posible que el anuncio sea una moneda de cambio en caso de que los suizos decidan en su referéndum a finales de este mes eliminar la energía nuclear. Si es así, el reactor de Gösgen de Alpiq  tendría que cerrar en el año 2024, y el de Leibtadt, en 2029. La empresa podría estar así buscando la manera de conseguir algo de dinero del Estado suizo a cambio de un cierre. En la actualidad, la firma está aparentemente perdiendo 2 millones de francos al año, pero sólo puede traspasar la mitad de esas pérdidas a los consumidores.

Curiosamente, la vecina Francia se enfrenta en estos momentos a una escasez de energía que debe conducir a una mayor demanda en Suiza; las citadas pérdidas han sido parte de una tendencia más larga derivada de la vuelta al ‘boom’ solar de Alemania, que comenzó a reducir los precios a pesar de la eliminación nuclear de la canciller Merkel de 2011. La solar y eólica simplemente han crecido más rápido de lo que se esperaba.

Como se explicó recientemente, Francia tiene más de un tercio de sus reactores cerrados en la actualidad. A principios de noviembre, anunció  que cinco de los 20 reactores actualmente sometidos a inspecciones no llegarían a conectarse este mes como se esperaba.

Las preocupaciones por la  escasez de energía  también se extienden al Reino Unido, donde el operador del sistema National Grid advirtió de un posible déficit hace unos días. Los precios de la electricidad se elevaron hasta 40 peniques en el mercado spot. También los precios en Francia han llegado a cerca de los 40 céntimos. Pero eso no es nada. El director de EDF, que opera todos los reactores de Francia, ha dicho que el peligro de un apagón este invierno es real. En ese momento, Francia podría importar desde el Reino Unido sin importarle cuál sea el coste.

El domingo, 6 de noviembre Francia seguía siendo un exportador neto con la mayoría de los países vecinos, incluida España, con excepción de Alemania. Entre esos dos países, las líneas eléctricas trabajaron a tope importando Francia tanta electricidad como pudo de los alemanes. Los precios de la energía en la bolsa no estaban, por lo tanto, alineados con los franceses que pagaron fácilmente un 10% más, llegando hasta un 50% más  en los picos de la demanda en las últimas horas del día.

Esta fase problemática podría ser temporal -hasta la primavera- para los franceses, pero sólo si pueden conseguir conectar los reactores de nuevo. Por otro lado, el país tiene como objetivo reducir la proporción de nucleares desde el 75% al 50% en 2025, por lo que la situación actual se podría replicar en el futuro si no se construyen las capacidades de renovación.

El problema es, pues, que Francia y el Reino Unido no han construido la suficiente capacidad de energías renovables, especialmente las plantas de biogás para el tratamiento de residuos, mientras que apostaban por centrales nucleares que no han llegado a emerger. Así, pues, los suizos, que han padecido la misma indecisión, podrían finalmente rechazarlo en su referéndum del 27 de noviembre.

Fuente:  elperiodicodelaenergia.com

Las 2 centales eléctricas producen el 30% de la electricidad de Suiza

Cofrentes levantará un almacén para sus residuos nucleares

cofrentes

Estará listo en 2019, justo dos años antes de que expire el permiso para operar

El combustible gastado se almacena en una piscina, al límite de capacidad

9/11/2016 08:42

La central nuclear de Cofrentes construirá un almacén temporal individualizado (ATI) para almacenar el combustible radioactivo que ya se ha agotado ante la próxima saturación, en 2021, de la piscina donde se guardaban hasta la fecha. Iberdrola, la compañía que opera Cofrentes, ha iniciado los trámites administrativos para ejecutar en el recinto de la central esta nueva infraestructura, que entrará en funcionamiento en 2019, según confirmaron ayer fuentes de la eléctrica. El coste de las obras lo asumirá Enresa, la empresa pública responsable de la gestión de este tipo de residuos.

La parálisis del proyecto del cementerio nuclear programado en Villar de Cañas (Cuenca), que debería centralizar los restos del combustible procedente de todas las centrales del país, ha obligado a las empresas que operan estas instalaciones a buscar alternativas. Hoy, ya hay tres ATI en activo en las centrales de Trillo, José Cabrera y Ascó y el Gobierno ha autorizado la construcción de otro almacén en Santa María de Garoña. Además, Almaraz -como Cofrentes- ha presentado la solicitud formal.

El proyecto, que adelantó ayer eldiario.es, consta de dos losas de hormigón armado con resistencia sísmica y capacidad para almacenar un total de 24 contenedores de combustible. Se trata de una tecnología madura, cuya seguridad se ha contratado a lo largo de los últimos 15 años, indicaron desde la central.

El almacén temporal individualizado, que sólo albergará residuos generados en la propia central de Cofrentes, permitiría sobre el papel que esta nuclear continúe operando más allá de 2021, que es cuando vence la autorización otorgada por el Ejecutivo central. Iberdrola, no obstante, trató de desvincular la iniciativa de una hipotética ampliación del periodo de funcionamiento, que cuenta con la oposición frontal de los grupos ecologistas.

El Consell, por ahora, poco tiene que decir respecto el futuro ATI porque la tramitación del proyecto corresponde íntegramente al Ejecutivo central, si bien éste deberá informar a la Generalitat, que podrá alegar. El recinto albergará residuos hasta su traslado al futuro Almacén Temporal Centralizado (ATC).

El secretario autonómico de Medio Ambiente critica la «deslealtad» del Gobierno por no informarles del proyecto

El secretario autonómico de Medio Ambiente y representante de Els Verds-Equo en el Consell de la Generalitat manifestó ayer que el Gobierno central había actuado con deslealtad al no informarles del proyecto para construir un depósito de residuos radioactivos de alta actividad en el exterior del recinto blindado de la instalación nuclear.

«Nosotros no hemos recibido ninguna notificación ni de la propiedad de la central ni del Gobierno de España, lo que supone una muestra más de la deslealtad institucional con la que se trabaja en una materia tan delicada como los residuos radioactivos», aseguró el secretario autonómico.

«Evidentemente –añadió– no estamos de acuerdo en el planteamiento que se hace, especialmente si se intenta enmascarar con compensaciones económicas a los ayuntamientos la incompetencia del Gobierno en la gestión de estos residuos nucleares, que no debemos olvidar, son los más peligrosos».

Julià Álvaro insistió en el tema de las compensaciones a los municipios –todas las poblaciones afectadas con terrenos situados en el radio de 10 kilómetros del reactor nuclear reciben compensaciones que aumentan conforme crece el combustible gastado almacenado– al manifestar que en la situación actual «puede ser que a algunos ayuntamientos les venga ahora muy bien el dinero pero puede provocar problemas a futuro, muy complejos de resolver».

El secretario autonómico y líder de Els Verds-Equo recordó su posición a favor de que la vida operativa de la Central Nuclear de Cofrentes debe finalizar «en 2021, tal como está planificado».

«Lo que resulta increíble y es una muestra más de incompetencia de la administración central es que Villar de Cañas tuviera que estar en marcha desde 2011 y nos desayunemos con esta información que nos demuestra que la energía nuclear sigue siendo más un problema que la solución de nada».

Pese a estos planteamientos, Julià Álvaro reconocía que poco o nada puede hacer la conselleria en el proceso de autorización del almacén nuclear. «Nos consta que no tenemos ninguna competencia ni forma de intervenir en el proceso más allá de la opinión que haremos llegar al Gobierno cuando nos informe», manifestó.

Comparecencia

Por otra parte, el diputado autonómico David Cerdán, adelantó ayer que en las próximas horas el grupo parlamentario del PSPV-PSOE pedirá la comparecencia en las Corts del director de la Central Nuclear de Cofrentes para que explique los pormenores del proyecto y las razones que han llevado a Iberdrola a tomar la decisión de levantar un depósito para almacenar los residuos.

radiacion Cofrentes y AscoEmisiones de radiación de Cofrentes

Fuente: elmundo.es

levante-emv.com

Garoña, parada en 2012, construye un almacén para sus residuos radiactivos

idom-garonaSimulación del almacen nuclear de anlata intensidad en superficie de Garoña (Burgos)

La vizcaína Idom inició las obras en agosto, con un presupuesto de 12 millones.

La central nuclear de Santa María de Garoña, parada desde diciembre de 2012, está construyendo desde agosto un Almacén Temporal Individualizado (ATI) para sus residuos radiactivos. Tanto si vuelve a operar como si se clausura definitivamente, lo necesita, habida cuenta de la incertidumbre que rodea el Almacén Temporal Centralizado (ATC) previsto en Cuenca. En paralelo, EDF cifra en 1.000 millones el coste del parón de sus reactores nucleares.

Garoña, como todas las demás plantas atómicas, cuenta con una piscina para albergar el combustible irradiado que ha empleado para generar electricidad desde su puesta en marcha, el 2 de mayo de 1966. Después de tanto tiempo, aunque parte de sus residuos están en Reino Unido, la piscina contiene más de 2.505 elementos de combustible y se halla al 96% de capacidad, según los datos de Foro Nuclear, la asociación sectorial.

garona-piscina

Esta misma entidad comenta que si el ATC ya estuviera en marcha, quizá no sería necesario que Garoña dispusiera de un ATI. Pero habida cuenta de la situación del ATC, planificado en terrenos de Villar de Cañas (Cuenca), pero vetado por el Gobierno de Castilla-La Mancha -ha ampliado una zona ambientalmente protegida para impedir su ejecución-, que Garoña disponga de un almacén propio es indispensable en cualquiera de los escenarios que se barajen.

Nuclenor, propietaria de la central ha dicho que el ATI es necesario si la central sigue, porque la piscina de combustible usado alcanzaría su capacidad máxima en una nueva recarga de combustible, y, en caso de cese definitivo, porque hay que sacar el combustible de la piscina para poder desmantelar la instalación.

El ATI de Garoña, de hecho, está en construcción desde el pasado mes de agosto. La ingeniería Idom es la responsable de su diseño y construcción, con un presupuesto de unos 12 millones de euros. Si se cumple el calendario, estará concluido en marzo de 2017.

La nueva instalación ocupará una superficie cercana a la hectárea, de la que unos 7.200 metros cuadrados estarán pavimentados e impermeabilizados. El material radiactivo descansará en 16 contenedores que se ubicarán sobre dos losas de hormigón de categoría sísmica, con 60 centímetros de espesor y 800 metros cuadrados cada una.

SILENCIO CÓMPLICE

Y todo este proceso, sin que los vecinos del Valle de Tobalina hayan sido informados por el gobierno municipal, presidido por Raquel González, sobre las consecuencias de tener un almacén de plutonio junto a sus casas, eso si, esperemos que en contenedores que no tengan grietas como la propia central de Garoña y muchas otras (infórmate aquí).

Un asunto que hipotecará el Valle de Tobalina por décadas no es lo suficientemente importante para que se informe a los vecinos y se pida su opinión. Desde luego nada que ver con el modelo anglosajón (tan dado a referendums a la ciudadanía) que parece gustarle a la alcaldesa, al menos de boquilla.

raquel-gonzalezRaquel González

Los residuos almacenados en los contenedores no son cualquier cosa, se trata ni más ni menos que de PLUTONIO, un elemento cuya radioactividad dura miles de años, además de ser un potentísimo cancerígeno.

El ayuntamiento otorgó en un tiempo record los permisos de obra del ATI de Garoña sin tener previamente constancia del tiempo exacto  que estarán allí depositados, y a donde irian después. Tengamos en cuenta que el ATI de Garoña se encuentra en superficie, a la intemperie, en un meandro del rio Ebro, junto al pantano de Sobrón y encima de un acuífero de agua potable.

Ningún problema para aprobar los Estudios de Impacto Ambiental, los contenedores van a soportar la radiación y oxidación del plutonio, no van a tener fisuras, no se van a degradar al aire libre, todo perfecto y de maravilla.

¿A DONDE IRÁN DESPUÉS LOS RESIDUOS ?

El almacén de Villar de Cañas en Cuenca está paralizado y el Gobierno de Castilla la Mancha ha legislado para impedir su construcción.

  • ¿Cuanto tiempo estarán los contenedores en Garoña? Según el  BOE   el tiempo de permanencia de los contenedoresen el ATI está previsto que sea inferior a 10 años, siempre y cuando la disponibilidad del ATC sea la indicada en la planificación, es decir,  lo que quieran.
  • ¿En base a que condiciones se renueva ese periodo?  Cuando se construya el ATC español, es decir, varias decenas de años como mínimo.
  • ¿Cual es la duración de los contenedores de Garoña? No se indica
  • ¿Habrá detectores en superficie y subterráneos para detectar fugas al aire y al terreno?  no se indica.

Al parecer nada de esto es importante para la alcaldesa y los concejales del PP del ayuntamiento de Tobalina.

Por desgracia nada nuevo bajo el sol: ignorancia o autoritarismo da igual, vemos que tratan el Valle de Tobalina como su cortijo, lo mismo que en casi todos los municipios donde gobierna o ha gobernado el PP y hay alguna industria contaminante.

¿Y los vecinos y vecinas que opinan?  ¿Se puede opinar de algo que no se conoce?.

Pues eso, circulando que no hay nada (nuevo) que ver.

Pero tranquilos, según el EsIA, el promotor elaborará un proyecto de siembra de arbolado autóctono en áreas abiertas, en el entorno de la central, de forma que actúe como elemento integrador con el medio que la rodea (BOE).

Fuente: eleconomista

La oxidación del plutonio provoca el aumento de volumen y rotura de la parte interior de un contenedor

Bélgica informa que sus dos centrales nucleares tienen miles de grietas. El fabricante es el mismo que Garoña y Cofrentes.

Almaraz y Ascó, dos nucleares españolas que operan con piezas francesas defectuosas

BOE de aprobación del EsIA del almacén nuclear de Garoña.

 

Notas de Wikipedia sobre el Plutonio.

Toxicidad

Los isótopos y compuestos del plutonio son radiactivos y se acumulan en la médula ósea. La contaminación por óxido de plutonio se ha producido tras incidentes radiactivos y desastres nucleares, incluyendo accidentes nucleares militares donde armas nucleares han ardido. Estudios de los efectos de estas pequeñas fugas, así como el extensivo envenenamiento por radiación y posteriores muertes después de los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki, han aportado información considerable con respecto a los peligros, síntomas y pronósticos del envenenamiento por radiación, que en el caso de los japoneses sobrevivientes (Hibakusha), se demostró que no estaban relacionados en gran medida con la exposición directa al plutonio.

Durante el decaimiento del plutonio, son liberados tres tipos de radiación, alfa, beta y gamma. La radiación alfa solo puede recorrer cortas distancias y no puede viajar a través de la capa exterior muerta de la piel humana. La radiación beta puede penetrar la piel humana pero no puede atravesar el cuerpo. La radiación gamma puede ir a través de todo el cuerpo. Los tres tipos de radiación son ionizantes. Una exposición aguda o de larga duración conlleva serios problemas de salud, incluyendo síndrome de irradiación aguda, daño genético, cáncer y hasta la muerte. El daño aumenta con la cantidad de exposición.

Potencial crítico

Es necesario evitar que el plutonio se acumule en cantidades cercanas a su masa crítica, debido a que la masa crítica del plutonio es de un tercio de la del uranio-235. La masa crítica del plutonio emite cantidades letales de neutrones y rayos gamma. El plutonio en estado líquido presenta una mayor probabilidad de formar una masa crítica que en estado sólido debido a la moderación que produce el hidrógeno en el agua.

Inflamabilidad

El plutonio metálico se inflama fácilmente, especialmente si el material está dividido en partes finas. En un ambiente húmedo, el plutonio forma hidruros piroforicos en su superficie que pueden incendiarse a temperatura ambiente.

El plutonio expande hasta un 70% su volumen cuando se oxida y puede romper el contenedor. La radiactividad del material en combustión es un peligro adicional. La arena de óxido de magnesio es probablemente el material más efectivo para extinguir un fuego de plutonio. Esta enfría el material combustible, actuando como un disipador, y también bloquea el oxígeno. Para manipular o almacenar el plutonio en cualquier forma es necesario tomar precauciones especiales; generalmente se requiere una atmósfera seca de gas inerte.