Garoña, parada en 2012, construye un almacén para sus residuos radiactivos

idom-garonaSimulación del almacen nuclear de anlata intensidad en superficie de Garoña (Burgos)

La vizcaína Idom inició las obras en agosto, con un presupuesto de 12 millones.

La central nuclear de Santa María de Garoña, parada desde diciembre de 2012, está construyendo desde agosto un Almacén Temporal Individualizado (ATI) para sus residuos radiactivos. Tanto si vuelve a operar como si se clausura definitivamente, lo necesita, habida cuenta de la incertidumbre que rodea el Almacén Temporal Centralizado (ATC) previsto en Cuenca. En paralelo, EDF cifra en 1.000 millones el coste del parón de sus reactores nucleares.

Garoña, como todas las demás plantas atómicas, cuenta con una piscina para albergar el combustible irradiado que ha empleado para generar electricidad desde su puesta en marcha, el 2 de mayo de 1966. Después de tanto tiempo, aunque parte de sus residuos están en Reino Unido, la piscina contiene más de 2.505 elementos de combustible y se halla al 96% de capacidad, según los datos de Foro Nuclear, la asociación sectorial.

garona-piscina

Esta misma entidad comenta que si el ATC ya estuviera en marcha, quizá no sería necesario que Garoña dispusiera de un ATI. Pero habida cuenta de la situación del ATC, planificado en terrenos de Villar de Cañas (Cuenca), pero vetado por el Gobierno de Castilla-La Mancha -ha ampliado una zona ambientalmente protegida para impedir su ejecución-, que Garoña disponga de un almacén propio es indispensable en cualquiera de los escenarios que se barajen.

Nuclenor, propietaria de la central ha dicho que el ATI es necesario si la central sigue, porque la piscina de combustible usado alcanzaría su capacidad máxima en una nueva recarga de combustible, y, en caso de cese definitivo, porque hay que sacar el combustible de la piscina para poder desmantelar la instalación.

El ATI de Garoña, de hecho, está en construcción desde el pasado mes de agosto. La ingeniería Idom es la responsable de su diseño y construcción, con un presupuesto de unos 12 millones de euros. Si se cumple el calendario, estará concluido en marzo de 2017.

La nueva instalación ocupará una superficie cercana a la hectárea, de la que unos 7.200 metros cuadrados estarán pavimentados e impermeabilizados. El material radiactivo descansará en 16 contenedores que se ubicarán sobre dos losas de hormigón de categoría sísmica, con 60 centímetros de espesor y 800 metros cuadrados cada una.

SILENCIO CÓMPLICE

Y todo este proceso, sin que los vecinos del Valle de Tobalina hayan sido informados por el gobierno municipal, presidido por Raquel González, sobre las consecuencias de tener un almacén de plutonio junto a sus casas, eso si, esperemos que en contenedores que no tengan grietas como la propia central de Garoña y muchas otras (infórmate aquí).

Un asunto que hipotecará el Valle de Tobalina por décadas no es lo suficientemente importante para que se informe a los vecinos y se pida su opinión. Desde luego nada que ver con el modelo anglosajón (tan dado a referendums a la ciudadanía) que parece gustarle a la alcaldesa, al menos de boquilla.

raquel-gonzalezRaquel González

Los residuos almacenados en los contenedores no son cualquier cosa, se trata ni más ni menos que de PLUTONIO, un elemento cuya radioactividad dura miles de años, además de ser un potentísimo cancerígeno.

El ayuntamiento otorgó en un tiempo record los permisos de obra del ATI de Garoña sin tener previamente constancia del tiempo exacto  que estarán allí depositados, y a donde irian después. Tengamos en cuenta que el ATI de Garoña se encuentra en superficie, a la intemperie, en un meandro del rio Ebro, junto al pantano de Sobrón y encima de un acuífero de agua potable.

Ningún problema para aprobar los Estudios de Impacto Ambiental, los contenedores van a soportar la radiación y oxidación del plutonio, no van a tener fisuras, no se van a degradar al aire libre, todo perfecto y de maravilla.

¿A DONDE IRÁN DESPUÉS LOS RESIDUOS ?

El almacén de Villar de Cañas en Cuenca está paralizado y el Gobierno de Castilla la Mancha ha legislado para impedir su construcción.

  • ¿Cuanto tiempo estarán los contenedores en Garoña? Según el  BOE   el tiempo de permanencia de los contenedoresen el ATI está previsto que sea inferior a 10 años, siempre y cuando la disponibilidad del ATC sea la indicada en la planificación, es decir,  lo que quieran.
  • ¿En base a que condiciones se renueva ese periodo?  Cuando se construya el ATC español, es decir, varias decenas de años como mínimo.
  • ¿Cual es la duración de los contenedores de Garoña? No se indica
  • ¿Habrá detectores en superficie y subterráneos para detectar fugas al aire y al terreno?  no se indica.

Al parecer nada de esto es importante para la alcaldesa y los concejales del PP del ayuntamiento de Tobalina.

Por desgracia nada nuevo bajo el sol: ignorancia o autoritarismo da igual, vemos que tratan el Valle de Tobalina como su cortijo, lo mismo que en casi todos los municipios donde gobierna o ha gobernado el PP y hay alguna industria contaminante.

¿Y los vecinos y vecinas que opinan?  ¿Se puede opinar de algo que no se conoce?.

Pues eso, circulando que no hay nada (nuevo) que ver.

Pero tranquilos, según el EsIA, el promotor elaborará un proyecto de siembra de arbolado autóctono en áreas abiertas, en el entorno de la central, de forma que actúe como elemento integrador con el medio que la rodea (BOE).

Fuente: eleconomista

La oxidación del plutonio provoca el aumento de volumen y rotura de la parte interior de un contenedor

Bélgica informa que sus dos centrales nucleares tienen miles de grietas. El fabricante es el mismo que Garoña y Cofrentes.

Almaraz y Ascó, dos nucleares españolas que operan con piezas francesas defectuosas

BOE de aprobación del EsIA del almacén nuclear de Garoña.

 

Notas de Wikipedia sobre el Plutonio.

Toxicidad

Los isótopos y compuestos del plutonio son radiactivos y se acumulan en la médula ósea. La contaminación por óxido de plutonio se ha producido tras incidentes radiactivos y desastres nucleares, incluyendo accidentes nucleares militares donde armas nucleares han ardido. Estudios de los efectos de estas pequeñas fugas, así como el extensivo envenenamiento por radiación y posteriores muertes después de los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki, han aportado información considerable con respecto a los peligros, síntomas y pronósticos del envenenamiento por radiación, que en el caso de los japoneses sobrevivientes (Hibakusha), se demostró que no estaban relacionados en gran medida con la exposición directa al plutonio.

Durante el decaimiento del plutonio, son liberados tres tipos de radiación, alfa, beta y gamma. La radiación alfa solo puede recorrer cortas distancias y no puede viajar a través de la capa exterior muerta de la piel humana. La radiación beta puede penetrar la piel humana pero no puede atravesar el cuerpo. La radiación gamma puede ir a través de todo el cuerpo. Los tres tipos de radiación son ionizantes. Una exposición aguda o de larga duración conlleva serios problemas de salud, incluyendo síndrome de irradiación aguda, daño genético, cáncer y hasta la muerte. El daño aumenta con la cantidad de exposición.

Potencial crítico

Es necesario evitar que el plutonio se acumule en cantidades cercanas a su masa crítica, debido a que la masa crítica del plutonio es de un tercio de la del uranio-235. La masa crítica del plutonio emite cantidades letales de neutrones y rayos gamma. El plutonio en estado líquido presenta una mayor probabilidad de formar una masa crítica que en estado sólido debido a la moderación que produce el hidrógeno en el agua.

Inflamabilidad

El plutonio metálico se inflama fácilmente, especialmente si el material está dividido en partes finas. En un ambiente húmedo, el plutonio forma hidruros piroforicos en su superficie que pueden incendiarse a temperatura ambiente.

El plutonio expande hasta un 70% su volumen cuando se oxida y puede romper el contenedor. La radiactividad del material en combustión es un peligro adicional. La arena de óxido de magnesio es probablemente el material más efectivo para extinguir un fuego de plutonio. Esta enfría el material combustible, actuando como un disipador, y también bloquea el oxígeno. Para manipular o almacenar el plutonio en cualquier forma es necesario tomar precauciones especiales; generalmente se requiere una atmósfera seca de gas inerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s