Por fin un economista realista: Otra mirada sobre las energías renovables

borrar
“La tendencia será ir incrementando el peso de las energías renovables, ¡porque ya no queda otra!”

José Anastasio Urra Urbieta

Doctor Europeo en Organización de Empresas.

Profesor Titular, Departamento de Dirección de Empresas “Juan José Renau Piqueras”, Facultad de Economía – Universitat de València.

Director del Máster en Consultoría Estratégica, Universitat de València (www.mce-uv.es).

Miembro de la Comisión Económica de ATTAC-PV (www.attacpv.org).

   ¿Cómo ve el hecho de que según un estudio reciente (“Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en 2015”, elaborado por la patronal del sector APPA) el consumo de energía renovable en España bajó un 3,1% en 2015, mientras en Europa está creciendo al 9%, y al 4,8% en el resto del mundo?

En el caso de España, veo que, según datos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, con un crecimiento interanual del 0’1%, las energías renovables representaban en 2014 el 6’3% del consumo de energía final, que caía en su conjunto un 2’1% en usos energéticos y un 2’7% en usos no energéticos; y veo que la electricidad, a cuya producción se dedican fundamentalmente las energías renovables, representa solo el 23’4% del consumo final de energía y su consumo también caía un 1’9%. En la misma dirección apuntan los datos del BP Statistical Review 2016, que aunque indican un repunte del consumo de todas las fuentes en España durante 2015, señalan perfectamente su tendencia de caída desde 2008.

Estos datos evidencian claramente la destrucción de demanda y oferta que está provocando en nuestro país la crisis a partir del pico global del crudo convencional, comúnmente petróleo, porque importamos más del 98% del que consumimos. Y consumimos mucho, 50.740 KTEP; es decir, 50.740.000 Toneladas Equivalentes de Petróleo, el equivalente a unos 338.266.000 barriles, o el 50’8% del total de energía final. ¿Te das cuenta de que hasta el estándar de medida lo fija el crudo convencional…? ¿Por qué…? Porque es la “madre de todas las energías” que conocemos, por su concentración geológica, por su densidad energética, por su facilidad de transporte, por su versatilidad industrial…, y hemos construido la globalización basada en el crecimiento sobre la base de una disponibilidad energética que ha llegado a su fin.

La creciente escasez de petróleo no está siendo compensada por un aumento del consumo de electricidad, ni de otras fuentes; finalmente, La Globalización, dependiente en un 98% del crudo convencional para el transporte masivo y regular de mercancías y personas por el mundo, no funciona con electricidad ni con gas natural. Al ir escaseando el petróleo crudo, hasta ahora en una variabilidad interanual de entre el 3%-6% desde 2005 según la Agencia Internacional de la Energía (IEA), disminuye el consumo del resto de fuentes y formas de energía, porque sin el petróleo no es posible la actividad económica globalizada en la que estamos inmersos.

En este contexto, en el que si sumamos el cambio climático y la presión sobre los ecosistemas ya estamos alcanzando los límites del sistema planetario, de la Biosfera, la tendencia será ir incrementando el peso de las energías renovables, ¡porque ya no queda otra!

Como ocurre en Europa, donde los datos de BP también muestran el fuerte descenso del consumo final de toda la energía desde 2008. En el resto del mundo habría que hurgar en los datos, porque es muy probable que la mayor parte del aumento se deba a la consideración de la biomasa como renovable, que lo es, pero no a los ritmos del sol, el viento o las mareas; ni tampoco se dedica fundamentalmente a la generación eléctrica. Además, tomaría esos datos de crecimiento con cautela, porque tampoco sabemos en qué parte son el resultado de la bajada de precio de los paneles fotovoltaicos debida a la saturación del mercado mundial de paneles chinos de liquidación (con precio inferior a su coste industrial, no a su valor, ojo) a partir de la quiebra, a principios de 2013 de Suntech Power, el mayor fabricante del mundo de placas fotovoltaicas.

Pero si no comprendemos que las energías renovables son en realidad sistemas artificiales complejos no renovables de generación de energía renovable, si no interiorizamos que tienen límites físicos y técnicos que las inhabilitan para sustituir completamente el consumo actual de las fuentes fósiles, en particular el petróleo, corremos el riesgo de convertir la apuesta renovable en un intento de mantener el negocio de la economía del crecimiento, algo que va a ser cada vez menos posible en adelante.

   ¿Tiene este parón en la generación y consumo de energías renovables algo que ver con las Leyes, y en particular con la reforma energética del gobierno de Rajoy?

Tiene que ver con las Leyes, con las de la termodinámica y con las de nuestros políticos.

Gracias a la propaganda, en general, en la población se ha instalado la idea de que el progreso tecnológico es algo inevitable y siempre estará ahí para sacarnos de los problemas. Sin embargo, las Leyes de la Termodinámica limitan el progreso tecnológico de diversas formas. En el caso que nos ocupa, el desarrollo de las energías renovables se ve obstaculizado, en primer lugar, por las condiciones físicas, que establecen la energía que llega del Sol, su densidad energética en superficie, la dirección, regularidad, altura e intensidad de los vientos, la distribución y accesibilidad de los materiales necesarios, y, consecuentemente, el rendimiento máximo de las instalaciones solares y eólicas.

Además, su desarrollo se ve también coartado por la disponibilidad de fuentes de energía previas, abundantes y baratas energéticamente, puesto que conviene no olvidar que, como he señalado, las energías renovables son en realidad sistemas no renovables de captación-generación de energía renovable, y en este sentido, requieren de una base fósil que sustente su desarrollo y despliegue; ¿cómo desarrollamos y desplegamos a escala industrial el parque renovable si aún no disponemos de energía renovable a esa escala…? La termodinámica impone la puñeta de la energía, que ni se crea ni se destruye, solo se transforma; y para producir o generar energía necesitas aplicar energía. La Tasa de Retorno Energético (TRE), o cociente entre la energía aplicada y la energía obtenida con la aplicación, determina la rentabilidad energética de cualquier aplicación, y esta su rentabilidad económica. Y las energías renovables no son precisamente baratas; tampoco las fósiles si hacemos bien las cuentas e imputamos en el proceso todos los costes de oportunidad. Pero como nuestro sistema económico es especialista en hacerse trampas al solitario, externalidades les llaman, no hacemos bien las cuentas, y entonces sí que las fósiles son rentables, mucho más que las renovables, sobre todo para los 62 ricos que según Intermon Oxfam detentan más riqueza que la mitad más pobre de la población mundial.

De momento, el despliegue renovable se ha sustentado y sustenta fundamentalmente en la disponibilidad fósil; y en subvenciones y ayudas públicas, más ahora con el Horizonte 20/20/20 Europeo, debido a su baja rentabilidad fuera de burbujas especulativas, fraudes y pelotazos. Lo que no sé es si hemos pensado cómo lo desplegaremos y mantendremos a medida que se pronuncie el declive fósil; y, más, cómo viviremos y nos relacionaremos cuando solo dispongamos de fuentes de energía de baja rentabilidad energética y muy alta entropía…

En España, a los factores físicos que limitan la rentabilidad energética de las instalaciones renovables se suma, en este caso, una situación de sacudida del sector eléctrico, fundamentalmente provocada porque sus empresas fueron mal aconsejadas e hicieron mal las previsiones de inversión; a lo que se suma la situación coyuntural del mercado mundial provocada por la quiebra de Suntech que ya hemos comentado, con la entrada masiva de paneles de bajo precio también en el mercado español, y que ha supuesto una convulsión adicional del mercado con la quiebra de numerosas empresas nacionales. En este contexto, la reducción de la facturación eléctrica se ha traducido en la hiperactividad del lobby eléctrico, que lógicamente no quiere ver reducida su parte de un pastel menguante; y aquí entran las Leyes de nuestros políticos, bueno, del PP, que como evidencian los juzgados, sucumbe fácilmente a los cantos de sirena de la patronal, en especial si es la del IBEX 35.

El sector experimentó su burbuja y ha sido propicio al fraude y el pelotazo, pero parece que las cosas vayan a cambiar. No porque las renovables sean “LA” solución, como digo, sino porque Europa ya nos advierte de que no estamos cumpliendo con el Horizonte 20/20/20 y debemos hacerlo si no queremos asumir sanciones. Bueno, y también porque hay intereses de grandes multinacionales esperando hacer su Agosto español, como BlackRock, que en Julio de 2015 anunció una inversión del 10% en la IPO de Bluefield European Solar Fund, un fondo británico de nueva creación que pretende inversiones de más de 200 millones de euros en plantas solares de España e Italia.

Va a ser interesante ver los equilibrios del PP durante la legislatura para satisfacer el dialogo político necesario para gobernar mientras vela por los intereses del IBEX 35; aunque en este caso de las renovables, me temo que la oposición se lo va a poner fácil jaleando el despliegue renovable multinacional con intereses espurios como vía para el crecimiento…

Ciertamente en el caso concreto de España se ganaría mucho teniendo un mercado eléctrico más abierto y menos controlado de facto por un oligopolio.

  En el mismo estudio se dice que a pesar de todo las renovables produjeron para nuestro país en 2015 unos beneficios cuantificados en 6.500 millones de euros por la reducción de CO2, importaciones de petróleo, etc. ¿Son las energías renovables limpias, una alternativa para luchar contra el cambio climático y para dar una alternativa a las necesidades de energía de nuestras sociedades? 

No. Esas cifras solo indican que hoy son un negocio para algunos, pero no dicen nada de su viabilidad técnica. Técnicamente, ni son limpias, ni son alternativa al cambio climático que es ya irreversible, ni tampoco disponen de potencial para sustituir el actual consumo final de energía de fuentes primarias fósiles, que es prácticamente el 85% de toda la energía que consumimos, en el mundo y en España.

Aparte de la biomasa, todos los sistemas renovables se dedican a producir electricidad y, por su estado de desarrollo y complejidad, descansan sobre la base de las energías fósiles. No es electricidad lo que nuestro sistema económico requiere para funcionar. Pero, además, su desarrollo y expansión están limitados por unas condiciones físicas y termodinámicas que incapacitan que puedan cubrir más allá de una pequeña parte de todo nuestro consumo de energía primaria.

En realidad, todo el planteamiento de grandes instalaciones de producción eléctrica renovable construidas a escala industrial apoyada en combustibles fósiles y orientadas a la distribución sobre una gran red eléctrica no es más que otro vuelta de tuerca, otro giro de nuestro capitalismo, que solo reconoce las externalidades cuando puede monetizarlas y convertirlas en negocio; estamos hablando de un modelo corporativo orientado al control económico de En realidad, todo el planteamiento de grandes instalaciones de producción eléctrica renovable construidas a escala industrial apoyada en combustibles fósiles y orientadas a la distribución sobre una gran red eléctrica no es más que otro vuelta de tuerca, otro giro de nuestro capitalismo, que solo reconoce las externalidades cuando puede monetizarlas y convertirlas en negocio; estamos hablando de un modelo corporativo orientado al control económico de las grandes corporaciones, que barrerán de un plumazo cualquier aspiración de autoconsumo o producción a pequeña escala que les moleste.

   Según otro estudio de la Universidad de Valladolid en esta misma década podemos tener serios problemas con los combustibles líquidos, y la sustitución tecnológica no llegaría a tiempo para dar la solución. ¿Qué trabas o quién se opone a que el cambio de modelo energético sea posible a corto y medio plazo?

En realidad no se opone nadie corpóreo y tangible, sino, de nuevo, los principios de la termodinámica.

El trabajo del Grupo de Energía, Economía y Dinámica de Sistemas de la Universidad de Valladolid evidencia que la sustitución no llegará a tiempo porque es física y termodinámicamente imposible que podamos llevar las renovables a un estado de desarrollo capaz de sustituir completamente el descenso energético del petróleo que estamos padeciendo, y vamos a padecer en adelante. De hecho, contempladas en su estudio las restricciones físicas y termodinámicas fundamentales del despliegue renovable, ni eso, porque en realidad toman los planes de desarrollo declarados por Europa para 2020, sus resultados apuntan a que su estado de desarrollo comenzará a no poder suplir el descenso energético fósil a partir de 2020; y aunque ya se puede apreciar, comenzará a notarse especialmente en el transporte, particularmente dependiente del crudo convencional como he señalado antes, con una contracción paulatina general del proceso de Globalización.

¿Qué haremos a partir de 2020, cuando la energía neta disponible socialmente, para todos los usos en que la aplicamos, que son todos, comience a disminuir…?, ¿seguir obcecados en la carrera renovable del capitalismo mientras convertimos los mares en cementerios, humanos, animales y vegetales; y nuestras sociedades en hordas de excluidos hambrientos…?

  ¿Qué le parecen los acuerdos firmados en la última cumbre de París?

Me parecen un brindis al sol dada la gravedad y urgencia de la situación; finalmente se trata de un acuerdo para acordar posteriormente la manera de acordar limitar el aumento de la temperatura del planeta, cosa que sabemos es ya irreversible, y además con poco compromiso por concretar acciones ni plazos, y menos por cumplirlas.

Claro, quienes asisten a estas cumbres no están ahí por casualidad, ni se blindan inexpugnablemente gratuitamente. Viendo al programa de Jordi Évole dedicado al Sistema, me sorprende el discurso de Naomi Klein, que básicamente se dirige a alertar del cambio climático, proponiendo como solución no tocar las fósiles que quedan y sustituirlas por las renovables con cuatro adaptaciones del sistema, porque “disponemos de la tecnología para ello”, dice; me pregunto por qué traslada este mensaje, porque tonta no es, cuando lo que sabemos en realidad es que el cambio climático es irremisible, que cada vez podemos extraer menos fósiles, y que el despliegue renovable con voluntad y valor solo puede llegar a cubrir una pequeña parte del actual consumo final de energía. No me cuesta imaginar que Elon Musk no le haga muchos ascos a su discurso…

No creo en la conspiración de los ricos, en realidad padecen entre ellos de los mismos conflictos que el resto de los mortales, y hay múltiples e innumerables conspiraciones simultáneas y contradictorias con poca probabilidad de imponer una tendencia global. Pero el poder mueve el mundo, y debemos trabajar para promover un profundo cambio en su distribución; o correr un serio riesgo de que, con un cambio disruptivo de su Biosfera, el planeta prescinda de nosotros.

   En todo caso, ¿cómo cree que hay que abordar este problema?

No sé… ¿Con mucha información veraz y pedagogía para que la gente cobre consciencia de la realidad, pueda mirarla a los ojos sin temor y actuar con responsabilidad…? ¿Convenciendo a los militantes y dirigentes de Podemos y a una gran parte de los del PSOE de que el problema y la solución no son técnicos sino sociales y políticos, y de que deben formar gobierno en la próxima legislatura para liderar en España el cambio de modelo socioeconómico que demanda el momento histórico…?

La solución no es técnica, la técnica no puede ofrecer solución a un problema social y político; y si la solución es social y política, debemos buscarla y establecerla de esa forma.

Fuente: deverdaddigital.com

Sólo una central nuclear de España tiene el centro de gestión de accidentes que exige la ley

almacennuclear

Sólo la central de Trillo dispone del centro alternativo de emergencias desde el que dirigir las centrales en caso de accidente (CAGE).

Las nuevas exigencias de seguridad impuestas tras la catástrofe de Fukushima incluían la obligación de construir antes de diciembre de 2015 un CAGE. Ninguna de las plantas nucleares españolas lo hizo. El CSN amplió el plazo hasta el 30 de junio a Almaraz, Trillo y Cofrentes, y hasta el 30 de noviembre a Ascó y Vandellós. Las tres primeras centrales han vuelto a incumplir el plazo y el CSN se limita otra vez a concederles una nueva prórroga también hasta el 30 de noviembre, porque el diseño que han realizado las compañías no se ajusta a los requisitos obligatorios.

Todas las centrales nucleares españolas se han saltado uno de los aspectos de la normativa de seguridad que se estableció tras el desastre de Fukushima. Las plantas estaban obligadas a construir antes de que terminara el año 2015 un centro alternativo para la gestión de emergencias (CAGE), un lugar seguro para dirigir la central y las tareas de seguridad en caso de accidente. Pero ninguna de las siete centrales españoles en activo cumplió el plazo y ninguna tenía la instalación en funcionamiento para esa fecha.

Ante el incumplimiento generalizado de la normativa de seguridad, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) decidió a finales del año pasado ampliar el plazo a las nucleares para tener operativa la instalación. La nueva fecha límite era el 30 de junio de este año para las centrales de Almaraz, Trillo y Cofrentes y del 30 de noviembre para Ascó y Vandellós.

Las tres centrales a las que les expiraba ahora el plazo lo han vuelto a incumplir y siguen sin tener lista la instalación exigida. Y el pleno del CSN –el órgano colegiado que toma todas las decisiones del supervisor- acordó la semana pasada un nuevo aplazamiento del plazo máximo que se les concede a las compañías titulares de estas tres plantas.

Incumplen requisitos para un accidente severo

Las eléctricas que gestionan estas tres plantas (Iberdrola como principal operador en todas ellas, y Endesa, Gas Natural Fenosa y EDP España con participaciones menores) tienen ahora también hasta el 30 de noviembre para cumplir la norma de seguridad y tener ya operativos sus respectivos CAGE. El CSN iguala así la prórroga que concede a todas las centrales españoles después de saltarse los anteriores plazos.

El CSN ve necesario el nuevo aplazamiento porque el diseño realizado por los dueños de las tres centrales no se ajustan a todos los requisitos establecidos en la norma, en especial los que se refieren a las condiciones de habitabilidad y protección radiológica ocupacional, según se recoge en el acta de la reunión del pleno de la pasada semana [ver el documento completo].

Según el CSN, las propietarias de Almaraz y Trillo han utilizado un término fuente para calcular la dosis del personal para determinar la habitabilidad del centro de emergencias “que no se corresponde con una situación de accidente severo”, como exige la normativa. Y en el caso de Cofrentes, el titular ha aplicado en los cálculos algunas hipótesis sobre parámetros de emisiones al exterior que el CSN considera poco exigentes.

En paralelo, el CSN advierte de que el diseño de los centros de emergencia propuestos or las tres centrales no garantizan plenamente la protección radiológica, al no existir separación físcia entre las vías de entrada y salida del personal contaminado en caso de accidente y el no contaminado.

Ante estos problemas, el CSN considera necesario “actuaciones adicionales” tanto del personal de las compañías eléctricas como del propio organismo supervisor, y es por ello por lo que se dispone el aplazamiento hasta el 30 de noviembre para que estén operativas las nuevas instalaciones. Fuentes del sector nuclear consultadas por SABEMOS ponen en duda que en el plazo adicional de cinco meses sea posible adecuar enteramente los diseños a los requisitos que se recoge en la regulación.

Los CAGE, clave en caso de accidente

El CSN aprobó en 2012 varias instrucciones técnicas complementarias (ITC), de obligadísimo cumplimiento, en las que exigía la construcción de estos centros de emergencia en cada una de ellas y les daba de plazo a las compañías eléctricas titulares de las plantas hasta diciembre de 2015 para tenerlos ya operativos.

Los CAGE sirven para poder gestionar la planta y todas las tareas de emergencia si hay un accidente desde un lugar seguro fuera de los edificios principales de la central, en caso de que los empleados estuvieran obligados a abandonar la sala de control habitual.

Los requisitos técnicos que exige el CSN para esos CAGE que deberían estar ya operativos establecen, entre otros aspectos, que deben ser edificios ubicados a 100 yardas (unos 91 metros) de los edificios significativos para la seguridad nuclear, a una cota que impida que se inunden, ser resistentes a movimientos sísmicos, tener blindaje radiológico, con capacidad suficiente para acoger a todo el personal necesario para gestionar la emergencia (70 personas si hay un solo reactor, 120 si son dos), y con autonomía suficiente para mantenerse aislado al menos un día y con soporte parcial otros dos días más.

Las centrales nucleares han ido iniciando las obras para construir los CAGE durante los últimos años. Pero ninguna cumplió el primer límite de tenerlos listos el pasado diciembre, y las tres instalaciones que debían tenerlo operativo en junio tampoco van a cumplir el segundo plazo. Ahora el CSN se limita a darles un nuevo margen de cinco meses más.

Fuente:  sabemos.es

Trillo, cuenta desde julio con un servicio vigilancia especial.

cage-trilloExterior del edificio del Centro Alternativo de Gestión de Emergencias en Vandellòs II

La central nuclear de Trillo, dispone desde el 30 de junio de una unidad especial de vigilancia y respuesta inmediata de la Guardia Civil, que la sitúa como la primera nuclear que cuenta con este servicio, del que se dotará de manera paulatina en los próximos años al resto de las centrales nucleares.

Según ha dicho en un encuentro con los medios el director de la planta, Aquilino Rodríguez, Trillo es no sólo la central piloto sino pionera que se ha elegido para “rodar” este modelo de protección y vigilancia de las centrales nucleares con el fin de que sirva como experiencia “aprendida” para futuras instalaciones.

“Esto se venía preparando y ha habido que desarrollar un marco legal. No se improvisa algo así”, ha señalado, admitiendo también a preguntas de los periodistas durante la presentación del informe semestral que “indudablemente” con estas medidas la empresa tiene más tranquilidad.

Aunque por motivos de seguridad no habló del número de agentes de este Cuerpo Especial de élite, si matizó que tienen una formación y un entrenamiento específico así como medios “que no son habituales”. Se trata de un contingente que se une a las medidas de seguridad  privada con que ya cuenta la central.

De momento, parece ser que no se ha elaborado ningún informe sobre como se está desarrollando el servicio, las condiciones y los problemas que pueda presentar pero si se sabe que el gasto repercute en la empresa, afectando a un área protegida de 800 hectáreas.

Este servicio es fruto de un plan que se venía preparando desde el pasado año. En el Boletín del Estado se publicó la creación de esta unidad y se plasmó luego en un Real Decreto para las centrales nucleares. Forma parte del nuevo modelo de seguridad nuclear desarrollado por el Ministerio de Interior en colaboración con el MINETUER y el CSN en base a real decreto de 2015 aprobado en el Consejo de Ministros de cara a hacer frente a posibles amenazas mediante la prevención, neutralización y respuesta ante supuestos de ataque e intrusión.

Un centro de emergencias para evitar ‘Fukushismas’

Por otra parte, el director de la planta también ha informado sobre la finalización del Centro Alternativo de Gestión de Emergencias (CAGE), una de las medias adoptadas a raíz del accidente nuclear de Fukushima, que permitiría hacer frente a una situación de emergencia tan severa como aquella teniendo un recinto para las personas que tendrían que trabajar a turnos con horarios extensivos e ininterrumpidos.  Por lo que respecta al funcionamiento de la instalación durante el primer semestre, el director de Trillo ha destacado la normalidad como nota dominante.

En cuanto a los datos de producción, de enero a junio la producción de energía eléctrica bruta generada por la central ha sido de 3.867 MWh, operando de forma estable en este periodo, y la producción acumulada se ha elevado a más de 225.000 Gwh. La intención para fin de año es superar los 8000 MWh.

Por lo que respecta a la dosis acumulada colectiva de protección radiológica, ha dicho que ha sido un “buen valor”, con 267 mSv-persona. En cuanto a los residuos de baja y media actividad ha señalado que se han generado 22 metros cúbicos y retirado casi cuatro y ha anunciado la llegada, este mismo jueves a la central de uno de los dos contenedores donde se cargará el combustible gastado. El segundo llegara en un par de semanas, ha dicho el director de la planta, donde se prevé un incremento de plantilla para fin de año.

Por último, como dato significativo del número de visitas a la instalación de Trillo desde su apertura, recientemente se cuantificaba el número 350.000, que lo hacía una estudiante del colegio Santa Ana de Guadalajara.

Preocupación por la situación ‘interina’ del Gobierno

Por otro lado, el jefe de la central nuclear de Trillo se ha mostrado preocupado por la situación de interinidad del Gobierno en España. “Nos preocupa a todos como ciudadanos y como empresa. Sería deseable tener un gobierno estable y duradero lo más pronto posible”.

En el encuentro semestral con los medios de comunicación, Rodríguez ha incidido en que “todo lo demás es una incertidumbre” y que la incertidumbre es “la peor situación” porque te impide saber más sobre el futuro. “No puedes ni siquiera predecir”, ha precisado.

Fuente: eldiario.es

Algunas nucleares tendrán en 2017 un centro alternativo para la gestión de emergencias (CAGE)

 central-trillo

Las nuevas exigencias de seguridad impuestas tras la catástrofe de Fukushima incluían la obligación de construir antes de diciembre de 2015 un centro alternativo de emergencias desde el que dirigir las centrales en caso de accidente. Ninguna de las plantas nucleares españolas lo hizo. El CSN amplió el plazo hasta el 30 de junio a Almaraz, Trillo y Cofrentes, y hasta el 30 de noviembre a Ascó y Vandellós. Las tres primeras centrales han vuelto a incumplir el plazo y el CSN se limita otra vez a concederles una nueva prórroga también hasta el 30 de noviembre, porque el diseño que han realizado las compañías no se ajusta a los requisitos obligatorios.

Después del proyecto piloto desarrollado este año en la central nuclear de Trillo, en 2017 llegará a Cataluña la primera unidad especial de respuesta de la Guardia Civil con 70 agentes,- 35 por turno-, instalados de forma permanente en un cuartel construido específicamente para ellos en el interior de los recintos de seguridad de Vandellòs II o Ascó. La decisión final sobre el emplazamiento no se ha tomado, aunque el despliegue en todas las nucleares españolas finalizará en 2018.

Con un coste aproximado de 4,5 millones de euros, sin contar las dependencias policiales, la industria nuclear catalana acata así el mandato del Ministerio del Interior para reducir el riesgo de posibles ataques terroristas, tal y como confirmó José Antonio Gago, director general de la Asociación Nuclear Ascó Vandellòs II (Anav), encargada de la explotación de las dos plantas tarraconenses.

«Dos de estas unidades de la Guardia Civil, preparadas para responder ante situaciones que no estamos autorizados a revelar, se desplegarán el año próximo, y con toda probabilidad una en Cataluña», informó Gago, quien subrayó que la llegada de la Guardia Civil no sustituye el engranaje de seguridad privada contratada para los procesos habituales en las centrales de Anav.

El despliegue de estas unidades especiales tampoco debe confundirse con el Plan de Refuerzo de la Seguridad ante situaciones extremas -inconcebibles en el momento de diseñar las plantas-, iniciado en 2011 después del accidente de Fukushima y que finaliza este mes de diciembre con una inversión total de 100 millones de euros. «Está todo terminado -puntualizó Gago- a excepción de una operación puntual que debe esperar a la parada de Ascó por recarga el año que viene».

En 2016 han finalizado las intervenciones técnicas más complejas para mejorar las zonas de contención del reactor, con sistemas para evitar deflagraciones por hidrógeno o fugas radioactivas graves, y también el nuevo búnker para gestionar situaciones graves de crisis, bautizado como Centro Alternativo de Gestión de Emergencias (CAGE), presentado esta semana a los medios. El CAGE de Vandellòs está diseñado para resistir todo tipo de contingencias y funcionar autónomamente con 70 personas dentro -120 en el caso de Ascó- sin ayuda del exterior durante 72 horas.

Como en el último lustro, las centrales catalanas sostendrán en 2017 una inversión anual de unos 120 millones de euros con la idea de continuar su proceso de modernización. Anav iniciará en julio del año próximo los trámites para renovar, en principio por 10 años, la autorización que les permite explotar Vandellòs, que expira en 2020. Un año después hará lo propio con Ascó, cuya licencia se agota en 2021. «Las plantas se han mantenido en perfecto estado y se han mejorado, por lo que aspiramos a una explotación a largo plazo, en los mismos términos que otras centrales idénticas en Europa o Estados Unidos», explicó el director general.

Por el momento, ante la indefinida demora del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radioactivos de Villar de Cañas, la única ecuación que deben resolver para poder alargar la vida útil de Vandellòs es la ampliación de la piscina de combustible, cuya capacidad se agota en 2020. En el caso de Ascó, que dispone de un almacén individual (ATI), la acumulación de desechos nucleares puede aguantar hasta 2023.

Fuente:  elmundo.es

Nuclenor sostiene que la vida útil de Garoña puede alcanzar hasta ¡¡¡ 90 años !!!

GaroñaSu presidente asegura que no existe ningún «impedimento técnico» para reanudar la actividad aunque se requiera «alguna modificación»

El futuro de la central nuclear de Santa María de Garoña sigue en el aire mientras la empresa adjudicataria, Nuclenor, apuesta por su continuidad. Sobre este aspecto volvió a incidir ayer el presidente de la Sociedad Nuclear Española (SNE) y también de la compañía, José Ramón Torralbo, dado que hasta la fecha no se ha registrado ningún «impedimento técnico» para que la planta alargue su vida útil. Eso sí, «con alguna modificación».

En lo relativo a las actuaciones que se han llevado a cabo desde que la central cesó su actividad, explicó que se el circuito del cableado primario se ha sustituido por segunda vez. También reconoció que algunos elementos no se pueden sustituir con facilidad. Es el caso de la vasija, aunque la de Garoña, añadió, presenta una vida útil de entre 80 y 90 años.

Según recoge Europa Press, Torralbo recordó que la evaluación sobre las condiciones de la central todavía «no ha terminado» y añadió que «no se debe interferir en la decisión que adopte el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Sobre la decisión final del Gobierno que determinará la continuidad o el cierre de la central, manifestó que Garoña atraviesa una etapa de «incertidumbres» a la espera del dictamen definitivo.

Aparte del informe regulador y de la decisión del Ejecutivo, el presidente de Nuclenor remarcó que la entrada en funcionamiento de la planta dependerá de la política energética que se establezca en España. En este sentido, señaló que «si se propusiera limitar a 40 años la vida útil» de las centrales nucleares no habría «más que hablar» al respecto. En caso contrario, una vez «superado» este límite, precisó que sería necesario establecer mecanismos que permitan determinar el plazo de las concesiones, así como su contenido y condiciones.

En cuanto a la solicitud de Garoña para alargar su actividad hasta los 60 años, Torralbo indicó que cualquier análisis sobre su viabilidad económica quedará irremediablemente supeditado a la decisión gubernamental. Al mismo tiempo, apuntó que Nuclenor ha invertido más de 300 millones de euros para garantizar las condiciones de reversabilidad de la planta. Así pues, «habrá que seguir invirtiendo bastante más, pero hay que esperar», apostilló.

Con el fin de justificar la prolongación de la vida útil de la planta hasta los 60 años, el presidente del SNE analizó el panorama nuclear internacional para recordar que hoy en día hay más de 115 centrales con idéntico permiso temporal, todas ellas sometidas a rigurosos sistemas de control para garantizar su seguridad.

Requisitos
El último de los requisitos que se le exige a Nuclenor para avalar una posible prórroga es la construcción de un nuevo almacén temporal para el tratamiento y gestión del combustible gastado. Lo confirmaba el pasado mes de octubre el presidente del CSN, Fernando Martí, durante la Comisión de Industria del Congreso de los Diputados después de comprobar que la piscina se encuentra «prácticamente saturada».

Fuente: elcorreodeburgos.com

Preparando el golpe nuclear

uralde

Desde hace ya años que la industria nuclear prepara minuciosamente el golpe. Se trata de que las centrales nucleares puedan alargar su vida desde los actuales 40 años, hasta los 60 e incluso más allá. Para ello hay una estrategia cuidadosamente preparada y diseñada, que anunció en su día el lobby de las eléctricas y que está desarrollándose con discreción y celeridad.

El alargamiento de la vida de las centrales nucleares tiene un objetivo económico evidente: conseguir que unas plantas ya amortizadas sigan generando beneficios el mayor tiempo posible. Lo que ocurre es que esa meta económica pasa por encima de una cuestión clave: la seguridad de unas plantas diseñadas para una vida mucho más corta que la que ahora se plantea. Para conseguir ese objetivo de alargar la vida de las centrales nucleares es indispensable la cooperación del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), ya que son imprescindibles cambios normativos que no podrían darse sin su colaboración.

En realidad el CSN debería ser un organismo garante de la seguridad nuclear y de la protección radiológica, independiente por tanto de la industria y de sus intereses. Sin embargo, gracias a una maniobra ejecutada por el Partido Popular en el último trimestre de 2015 se convirtió en un organismo politizado más allá de lo razonable y a las órdenes del sector nuclear. Concretamente el PP nombró, con la oposición del Congreso, al tercer Consejero de su partido, rompiendo con ello el equilibrio político que tuvo el Consejo desde sus inicios.

La primera batalla del golpe nuclear se está dando con la central nuclear de Garoña. Es evidente que el interés de la industria nuclear por Garoña transciende su importancia energética. La nuclear lleva cerrada desde 2012, y es probable que nunca vuelva a abrirse. Ayer mismo, en un intento evidente de mantener la presión, un alto cargo de la industria nuclear afirmaba que Garoña podría operar hasta los 90 años. A base de declaraciones de calibre grueso van preparando el camino para que el CSN anuncie el alargamiento de la vida de la central. En realidad, que luego se ponga en marcha o no es un objetivo secundario, ya que de lo que se trata es de garantizar que no se cree el precedente de cerrar una nuclear por haber llegado al final de su vida útil.

La segunda batalla de este golpe es la de los residuos radiactivos. Fracasado el intento de construir el Almacén Temporal Centralizado en Villar de Cañas (Cuenca) por la oposición social que ha obligado al gobierno de Castilla La Mancha a ponerle dificultades legales, las centrales se han lanzado a la construcción de ATI (almacenes de residuos dentro de sus instalaciones). El objetivo de estos ATI no es otro que tener hueco para almacenar los residuos radiactivos para los que no hay espacio si se alarga la vida de las centrales nucleares. Al estar las centrales pensadas para un funcionamiento de 40 años, el alargamiento de su vida lleva aparejada la necesidad de nuevo lugar de almacenar los residuos radiactivos.

En los últimos meses nos encontramos inmersos en la tercera batalla que busca allanar el camino para el alargamiento de la vida de las centrales: los cambios normativos. Este proceso ha tenido como uno de sus ejes el cambio de la escala INES (International Nuclear Event Scale) sobre ocurrencia y consecuencias de sucesos nucleares. Ahora va mucho más allá, y se encuentra el CSN enfrascado la reforma de la normativa sobre seguridad en las centrales nucleares. El CSN plantea incluso autorizar a las propias nucleares a proponer sus medidas de seguridad. ¿Dónde y para qué queda el organismo regulador en este escenario?

Lo cierto es que los intereses económicos de la industria nuclear, que no es otra que la industria eléctrica, están forzando la máquina política y técnica para conseguir su objetivo de maximizar la vida de los reactores nucleares existente. Esta lógica puramente económica tiene como principal víctima la seguridad nuclear, y con ella la de las personas y el medio ambiente. Y por ello es necesario paralizar este golpe que se lleva delante de manera silenciosa y de espaldas a la opinión pública.

Fuente:  blogs.publico.es/malas-hierbas

El Gobierno celebra la Navidad con otra subida de la luz.

alvaro-nadal

Rajoy, el gallego “non grato” y sus subalternos se van de vacaciones de Navidad antes que ningún español, pero antes de hacerlo, han subido el recibo de la luz.

El Ministro de Energía, Álvaro Nadal ha dicho que es mejor subir un 2,3% la luz, que subirla un 42%, luego se ha marchado de vacaciones de Navidad.

La factura de la luz volvió a subir en Noviembre un 2,3% y es el séptimo mes consecutivo de subidas del precio del kilovatio eléctrico. Desde el año 2008, la luz ha subido un 37,9%.

Esta nueva subida de tarifas es un negocio redondo para las eléctricas, ya que durante este mes de Diciembre, la demanda de energía se dispara.

A ver Mariano, si la economía va bien ¿Por qué subes la luz y sigues recortando servicios públicos?

Álvaro Nadal continua las políticas de José Manuel Soria

El nuevo ministro de Energía, Álvaro Nadal, no aporta nada distinto de su predecesor José Manuel  Soria, es un ministro de energía continuista y sin ideas nuevas para resolver nada.

Nadal es de la misma calaña que Soria, otra marioneta de las energéticas del IBEX35 manejada desde los consejos de administración, programado para proteger solo los intereses de las eléctricas.

El ministro Nadal, es capaz de quejarse una y otra vez, del alto precio del recibo la luz, con la misma naturalidad con la que sube la tarifa eléctrica un 2,3% y con la misma, con la que justifica el inventado déficit tarifario de las eléctricas, que tenemos que pagar todos los españoles, según él “por solidaridad”.

¿Alguien conoce a algún español decente que desee ser solidario con los consejeros y directivos de las multinacionales energéticas del IBEX35 con sedes en los paraísos fiscales?

¿Conocen a algún consumidor que quiera ser solidario con la empresa que le factura el gas o la luz y desee ingresarles donativos en sus paraísos fiscales?

¿Por Solidaridad? claro que no, los 30.000 millones de déficit tarifario de las eléctricas los pagamos “por Real Decreto” o sea “por cojones”.

¿España ha salido de la crisis?

Los datos de 2015 reflejan que las eléctricas realizaron 600.000 cortes de suministro, de los cuales alrededor de 150.000 serían cortes de más de una semana de duración, lo que es identificativo de verdaderas situaciones de pobreza.

Al gobierno Rajoy le da igual la situación de pobreza energética de, cada vez más hogares españoles, por eso sube la luz, sigue permitiendo la estafa del déficit tarifario y por eso lleva cinco años, mirando para otro lado y dejando que las suministradoras corten la luz a los que ya han perdido todo.

Mariano Rajoy se considera un gobernante ejemplar, un político que no ha cobrado 2.800.000 pts en negro, porque no se puede demostrar y lo demás ya ha prescrito, el presidente ha dicho humildemente que no va a cambiar ni una coma en sus políticas, que tanto fruto han dado a sus amigos empresarios, porque él dice que todo va bien.

La supervivencia de los pobres, no es una prioridad para el Gobierno

Mariano Rajoy no ha tenido tiempo, en 5 años, de hacer un real decreto, algo similar a lo que hizo con la Reforma Laboral para favorecer a los empresarios, pero esta vez hacerlo para que las familias que no tienen ingresos, puedan evitar morirse de frío, enfermar, asfixiarse con un brasero o arder en la más absoluta pobreza.

Es una cuestión de prioridades, para Rajoy la primera es, ayudar a las empresas y bancos con sedes en paraísos fiscales y la segunda es cumplir a rajatabla el artículo 135 de la Constitución, ese del equilibrio presupuestario.

Rajoy piensa que para cumplir el artículo 135, hay que saltarse a la torera, los otros 134 artículos, incluidos los fundamentales (derechos humanos)  y si de paso, hay que indultar a los amiguetes evasores, se les indulta y punto.

El inventado déficit tarifario

Este invento es otra consecuencia de la privatización de las empresas públicas del Gobierno Aznar.

El inventor fue el ministro Josep Piqué, quién acordó con las eléctricas el invento del déficit de tarifa, para aumentar sus beneficios económicos y asegurarse los sillones en los consejos de administración, todos los grupos parlamentarios lo sabían, pero aceptaron el trato a cargo de los impuestos de los ciudadanos.

El déficit de Tarifa es un saco sin fondo, donde las eléctricas metieron los costes de electrificación de toda España, desde los realizados por la dictadura franquista hasta los que realizan hoy en día, al dar el alta a cualquier consumidor, también incluyeron los costes de construcción de las primeras presas hidroeléctricas de los pantanos de Franco, realizadas por trabajadores esclavos (presos políticos de la dictadura), los costes de todas las centrales nucleares, las abiertas y las cerradas que ya estaban pagadas por que las hizo Franco, los costes de eliminación de residuos nucleares en el océano atlántico frente a Somalia y hasta el actual cambio a contadores inteligentes, un capricho de las eléctricas para despedir trabajadores y ganar más millones, capricho que estamos pagando todos los ciudadanos.

Las energéticas españolas achacan el déficit de tarifa a unos elevados costes de producción eléctrica, pero siguen produciéndola principalmente a través de caras y anticuadas centrales nucleares.

En la actualidad, los principales incrementos del coste son, la elevadísima factura del transporte y almacenamiento de los peligrosos residuos radiactivos y los gigantescos sueldos y primas, de directivos y consejeros de estas empresas, donde se sientan y aburren nuestros expresidentes y exministros.

Para garantizar el beneficio de las empresas energéticas, el ministro de Energía Nadal, ya ha recalcado que continuará con la prohibición del uso particular de energía solar.

Lo importante para Nadal y Rajoy es tener una ciudadanía totalmente dependiente de sus intereses personales y gustos, pero, que pague por todo, que les paguen a ellos y a sus amigos mafiosos, hasta por respirar.

Pero el grueso de nuestros impuestos no se dedica a servicios públicos, por eso cada día que pasa la educación y la sanidad están peor.

Ya lo dijo Abogacía del Estado, durante el macro juicio a la hermana del rey Felipe VI, “Hacienda no somos todos”.

Los españoles estamos hartos de las políticas de desprecio de todo lo decente y moral del gobierno de Rajoy.

El Presidente y el Gobierno, se van de vacaciones para disfrutar de las fiestas navideñas, merecidas, según ellos, pero pagadas con los impuestos de todos, incluidos los de los parados de larga duración que no cobran prestación alguna.

Fuente: movimiento-red.net

La factura de la luz es hoy un 70% más cara que hace diez años

luz-precio

El recibo se ha inflado en nada menos que 33 euros de media.

La factura de la luz del usuario medio es hoy un 69,8% más cara que hace diez años, según revela un análisis realizado por FACUA-Consumidores en Acción. El recibo se ha inflado en nada menos que 33 euros mensuales de media.

Así, en diciembre de 2006, una familia con un consumo mensual de 366 kWh y una potencia de 4,4 kW pagaba 47,27 euros al mes. Hoy, la factura representa 80,25 euros, partiendo del mismo consumo y potencia contratada y tomando como referencia las tarifas vigentes en los primeros 20 días de diciembre.

Hace justo diez años, el precio del kWh estaba en 10,66 céntimos (impuestos indirectos incluidos), mientras que en la actualidad se sitúa en 13,16 céntimos, un 23,5% más caro. En cuanto al término fijo de la factura, la subida ha sido tan injustificada como descomunal: el kW de potencia contratada estaba en diciembre de 2006 en 1,88 euros mensuales, mientras que hoy alcanza los 4,46 euros, un 137,2% más.

FACUA reclama al Gobierno que ponga fin a las prácticas oligopolísticas que provocan las desproporcionadas tarifas que pagan los usuarios en España. La asociación exige la intervención del sector para que sea el Ejecutivo el que fije periódicamente una tarifa asequible, dado que el sistema de fijación de precios existente en el mercado de la generación español fomenta la especulación y los abusos.

Se trata, advierte FACUA, de un sector donde nunca ha existido la competencia que se prometió engañosamente a los consumidores cuando se inició su liberalización, por lo que la única solución es emprender medidas similares a las adoptadas hace años en la UE con las tarifas móviles de roaming, de manera que sea el Gobierno el que fije los precios para los consumidores domésticos.

Además, la asociación demanda la bajada del IVA que se aplica a la electricidad, del 21%, impropio de un servicio esencial. En este sentido, reclama al Gobierno que baje el IVA de la luz al tipo mínimo permitido por la normativa europea, legislación que también debe ser modificada para facilitar una bajada mayor.

FACUA llama a los usuarios a acudir este miércoles a las movilizaciones convocadas en más de 60 ciudades (consúltalas aquí) y sumarse al apagón de una hora a partir de las 19h. Se trata de una iniciativa que promueve junto a otras 25 organizaciones de la sociedad civil y partidos políticos que apoyan el manifiesto nomascortesdeluz.org, así como numerosos colectivos locales.

El manifiesto reivindica la paralización de los cortes de electricidad a familias sin recursos y medidas gubernamentales contra los abusos tarifarios de las eléctricas. A través de seis reivindicaciones, reclaman que se ponga fin a los abusos que afectan a un servicio esencial, por lo que exigen también al Gobierno de España que regule una tarifa asequible a la que puedan acogerse todos los consumidores domésticos y una auténtica tarifa social para familias con bajos niveles de renta.

Factura mensual del usuario medio (datos con las tarifas vigentes en diciembre de cada año):

2006: 47,27 euros

2007: 48,59 euros

2008: 55,31 euros

2009: 60,19 euros

2010: 66,20 euros

2011: 78,64 euros

2012: 77,98 euros

2013: 77,37 euros

2014: 76,61 euros

2015: 76,81 euros

2016: 80,25 euros

Fuente: www.facua.org/es/noticia.php?Id=10997

El Ministro de Energia no tiene entre sus prioridades el almacén nuclear de alta intensidad

 alvaro-nadal

Por lo que vemos el ministro de Energia Alvaro Nadal no viene a solucionar los problemas de los gobiernos anteriores: deficit de tarifa eléctrica, Impuesto al Sol , almacen nuclear de alta intensidad, fracking, penalizaciones por residuos nucleares en Francia etc.

El ATC de Villar de Cañas (Cuenca) permanece bloqueado por la ampliación de la ZEPA de la laguna de El Hito aprobada por Castilla-La Mancha

Se cuestionan las  decisiones del Consejo de Seguridad Nuclear tras el ‘choque’ entre  opiniones de técnicos y de políticos sobre el ATC. No hay unanimidad sobre la seguridad de los terrenos para guardar residuos radiactivos

El Almacén Temporal Centralizado (ATC) para los residuos de las centrales nucleares españolas debía estar terminado a principios de 2018 pero se cierra 2016 y aún no se ha puesto ni un solo ladrillo. Sigue sin haber solución a los residuos radiactivos tras un largo periodo que va desde el año 2004 –cuando el Congreso instó al Gobierno a construir el silo nuclear- pasando por 2011 -fecha en la que se eligió su lugar de ubicación en Villar de Cañas (Cuenca)- hasta este 2016 en el que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha bloqueado la posibilidad de que se construya ampliando la Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA) de la Laguna de El Hito (Cuenca), que incluye los terrenos del ATC.

España se encuentra en tiempo de descuento porque en junio de 2017 tendrá que empezar a pagar una penalización de 70.000 euros diarios a la empresa francesa Areva que custodia los residuos de la antigua nuclear Vandellòs I. Unos residuos que debían ser trasladados al ATC. El resto de centrales nucleares españolas han comenzado a construir almacenes temporales individualizados (ATI’s) ante la incertidumbre.

El año 2016 arrancaba con la presentación de un escrito (el tercero ya) ante la Fiscalía Anticorrupción en el que la Plataforma contra el ATC de Villar de Cañas aportaba nuevos documentos ampliando su denuncia de 18 de diciembre de 2015 contra el silo nuclear. Su objetivo: demostrar que Enresa habría gastado 16 millones de euros en “comprar voluntades realizando un enorme derroche de dinero público para congratularse con los vecinos y favorecer la posición política de Cospedal y Benjamín Prieto”.

Las dudas sobre la idoneidad de los terrenos

Pero si hay algo que ha caracterizado este año han sido los informes que ponen en duda la idoneidad de la ubicación del ATC.  En marzo, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) accedía -obligado eso sí-  a hacer públicos los documentos que apuntan esa dirección. El Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, a petición de Transparencia Internacional España, lo hizo posible. Pero no todos se publicaron.

Transparencia Internacional no logró sacar a la luz pública el informe de adjudicación del emplazamiento, el presentado por los geólogos sobre las condiciones de los terrenos o el documento que da su aprobación al emplazamiento elegido. Tampoco se aceptó  la petición de  información acerca de la cuantía del proyecto, argumentando que el ámbito económico del proyecto no es competencia del Consejo de Seguridad Nuclear.

Terrenos para el ATC en Villar de Cañas (Cuenca)

Terrenos para el ATC en Villar de Cañas (Cuenca) Europa Press

Sí que se hicieron públicos, en cambio,  los detalles del estudio que llevó a cabo la consultora URS sobre la calidad de los suelos en los que se ubicaría el ATC. Esta empresa señalaba que el emplazamiento previsto para el cementerio nuclear es “inadecuado”, por presentar condiciones que no podían asegurar la estabilidad de los edificios que se pretenden construir en el terreno. Sin embargo,  algunos párrafos del informe aparecieron censurados, según denunció Transparencia Internacional. Más de 20 páginas en negro con información “tachada” parcialmente o borrada en su totalidad.

De forma más reciente, en noviembre, un nuevo estudio de la empresa Ingema -encargado por Ecologistas en Acción- reforzaba la tesis de que Villar de Cañas no es idóneo para el ATC. Un geólogo de esta empresa analizaba los informes internos del Área de Ciencias de la Tierra (CITI) y del Servicio de Ingeniería (SIN) del propio CSN así como el emitido por la consultora URS para concluir que las condiciones geológicas del terreno no son las adecuadas.

Ecologistas en Acción ha pedido la dimisión del presidente del regulador atómico, Fernando Martí. “Lo más grave es que el Pleno del CSN conocía los riesgos de los terrenos en base a la información de sus propios técnicos y por tanto, dio el visto bueno (excepto una de sus consejeras) a sabiendas de que con su decisión, ponían en enorme riesgo a toda una comarca”, señalaron.

La organización ecologista recuerda que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente aún no ha emitido la preceptiva declaración de impacto ambiental (DIA). En un  ‘cara a cara’ organizado por eldiarioclm.es entre el portavoz nacional de Equo, Juan López de Uralde  y el consejero de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, este último explicaba que la Junta se planteó ampliar la  zona ZEPA de la Laguna de El Hito (próxima a la instalación del cementerio nuclear) no solo “porque realmente hay elementos de singularidad vegetal y animal que nos indican que es interesante proteger ese espacio” sino porque está previsto que el ATC se construya  “sobre un suelo de yeso que se hunde, con problemas que encarecen el proyecto y el propio CSN ha tenido que reconocer que ni siquiera tiene los estudios preceptivos para hacer la obra. Es una auténtica aberración”.

La tesis del PP es muy distinta. El pasado verano el presidente del PP en Cuenca, Benjamín Prieto recordaba que el proyecto del silo nuclear fue apoyado “en las urnas” en Cuenca, al ganar los populares las elecciones en esta provincia. Y defendía el silo nuclear como un proyecto “ilusionante” que “ya ha beneficiado” a la provincia. En agosto, el Gobierno central expropiaba varias fincas en el entorno de Villar de Cañas y el  ministro de Justicia, Rafael Catalá, diputado nacional por Cuenca, defiende que el proyecto creará “desarrollo y empleo”.

Trabas legales: la estrategia de García-Page

La estrategia del Gobierno de Emiliano García-Page durante este año ha sido poner todas las trabas legales y burocráticas posibles a la puesta en marcha del ATC. Desde anular el POM de Villar de Cañas, pasando por exigir la Evaluación de Impacto Ambiental al proyecto ‘depósito de tierras y piedras limpias asociado a la obra del Almacén Temporal Centralizado (ATC) y Centro Tecnológico Asociado’, cuyo promotor es Enresa.  Pero la gran ‘estrella’ de su acción ha sido la ampliación de la ZEPA de la laguna de El Hito que finalmente ha sido aprobada a pesar de los intentos del Gobierno de Mariano Rajoy por evitarlo ante los tribunales.

Mientras, el alcalde de Villar de Cañas,  José María Saiz, del Partido Popular, no se ha quedado parado. El Ayuntamiento anunció un recurso  ante la Sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha contra la Resolución de la Consejería de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha que declaró nulo el Plan de Ordenación Municipal de la localidad.

También ha interpuesto otro recurso contra la Junta de Comunidades tras la aprobación en Consejo de Gobierno de la ampliación de la Zona Especial de Protección de Aves. “Traigo un proyecto de mil millones de euros a mi pueblo, la comarca y la provincia, que falta hace, y el presidente de Castilla-La Mancha, en vez de echarte una mano, te echa un pie al cuello”, lamentaba. Una postura que defiende la Plataforma de afectados por la ampliación de la ZEPA.

El PP hizo el ‘penúltimo’ intento en su apuesta por el ATC en un Pleno celebrado en las Cortes regionales el pasado 1 de diciembre. Presentó una resolución que pedía “aparcar” los planes de gestión de las Zonas de Especial Protección para Aves (ZEPA) para realizar “un estudio serio y concienzudo”. Fue defendida por el  diputado Francisco Núñez quien admitía que los planes de gestión de zonas ZEPA hay que hacerlos pero solicitada “rigor” para hacerlos  compatibles con la actividad agrícola y ganadera y de forma consensuada.

En este sentido lamentaba que ninguno de estos principios se cumple, ya que los planes de gestión se basan en estudios de 2003 y el Gobierno “juega con las ZEPA cuando les viene en gana”, como pasó con el aeropuerto de Ciudad Real o con la zona cercana al Almacén Temporal Centralizado (ATC). Y lo calificaba de “expropiación encubierta”.

El Gobierno central tiene la opción de declarar la construcción con la categoría de ‘excepcional interés público’ para seguir adelante con el proyecto. Ecologistas en Acción recuerda que el Ejecutivo central no podría tomar la decisión en solitario y se necesitaría la intervención de la Unión Europea.

Enresa y su oscilante política de adjudicaciones y contratos

A pesar de las trabas legales, las adjudicaciones no han cesado ni tampoco el intento de Enresa para contratar personal, 40 personas, a comienzos de año. Algo que finalmente paralizó. En noviembre anunciaba recortes de sueldo por exceso de contrataciones. “Quieren quitar un 5% de la paga de objetivos de 2015, dos meses de ayuda de comida y una parte de las ayudas de estudios”, explicaba una fuente interna, que cifra el recorte en un mínimo de 1.800 euros anuales por persona y relaciona esta decisión con “las continuas contrataciones” de los últimos meses, pese a que el principal proyecto de Enresa, el almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares, está congelado por las dudas sobre los terrenos elegidos debido al empeño de la entonces presidenta castellano-manchega y hoy ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

Actualmente la plantilla de la empresa que gestiona los residuos nucleares es de unos 326 empleados, frente a los 305 que tenía al cierre de 2011, según sus cuentas de ese ejercicio.

Las “alternativas” del PSOE al ATC

En el intento de poner todas las trabas posibles al ATC, el PSOE también ayuda. Lo hacen alcaldes socialistas como el de Tarancón. José Manuel López Carrizo lanzó en mayo una propuesta para construir una planta solar fotovoltaica que produciría 200 megavatios. En definitiva, un proyecto de energías renovables que pretende demostrar que “hay alternativas” al ATC como inversión en la zona.

Una idea similar es que se quiere trasladar desde el PSOE  con la puesta en marcha de la llamada Inversión Territorial Integrada (ITI) como instrumento de desarrollo en la provincia de Cuenca, con ayuda de fondos europeos.  El ATC “no es compatible” con el desarrollo de Cuenca, aseguraba el delegado de la Junta, Ángel Tomás Godoy, en una entrevista con eldiarioclm.es, que en su opinión pasan por potenciar la actividad agraria, ganadera, aprovechar recursos forestales para  la biomasa y la actividad turística.

 El ATC puede impedir el desarrollo de empresas turísticas y agroalimentarias”, sostiene. “Ojala tuviésemos el dinero, casi 1.000 millones, que cuesta el ATC para frenar la despoblación de Cuenca”, lamenta el delegado. Y el propio Gobierno castellano-manchego apuesta por potenciar las energías renovables en el llamado ‘Pacto por la Recuperación’ de Castilla-La Mancha con horizonte 2020 y en particular  quiere regular el uso de la biomasa como fuente de energía.

En este 2016 también asistimos al debate sobre la conveniencia o no de ampliar la vida de las nucleares de los 40 a los 60 años, lo que generaría aún más residuos nucleares a los que habría que dar solución. No hay que olvidar  que Castilla-La Mancha tiene en su territorio dos centrales nucleares.  Ambas en la provincia de Guadalajara. La ‘José Cabrera’ en Almonacid de Zorita -en proceso de desmantelamiento- y la central nuclear de Trillo. En el caso de esta última, a su Almacén Temporal Individualizado aún le queda una vida de 22 años para seguir albergando residuos.

Fuente: eldiario.es

 

Enresa adjudica sin anuncio previo otro contrato para el almacén nuclear por 2,3 millones

Juan José ZaballaPresidente de Enresa Juan José Zaballa

El contrato se adjudicó en septiembre, con el Gobierno todavía en funciones, a la francesa Areva

El ministro Álvaro Nadal evita referirse en el Congreso al futuro del basurero, que no figura entre las “líneas maestras” de su departamento

Desde el veto del Gobierno de Castilla-La Mancha en julio de 2015, la empresa estatal ha adjudicado más de 8 millones en contratos vinculados al silo

Pese a las dudas sobre el futuro del almacén temporal centralizado (ATC) de residuos radiactivos proyectado por el Gobierno en el municipio de Villar de Cañas (Cuenca), la Empresa Nacional de Residuos (Enresa) sigue adelante con las millonarias adjudicaciones vinculadas al polémico proyecto.

La empresa estatal ha adjudicado un contrato de “Servicios de ingeniería de detalle de la celda de descarga de elementos combustible de la instalación nuclear del ATC y apoyo a su licenciamiento” por 2.353.450 euros, según consta en el Diario Oficial de la Unión Europea de este martes. La adjudicataria y único ofertante ha sido el gigante estatal francés de tecnología nuclear Areva, del que fue vicepresidenta la exministra del PP Ana Palacio.

  El resultado de la adjudicación se ha publicado por ahora únicamente en el diario europeo, pero no consta anuncio previo en este soporte, ni en la web de Enresa, ni en la plataforma de contratación del Estado, ni en el BOE. Enresa ha optado por el procedimiento “negociado sin publicación de un anuncio de contrato/convocatoria de licitación” debido a que los servicios contratados “únicamente puede proporcionarlos determinado licitador”, Areva, por razones “técnicas”.

El contrato se adjudicó el pasado 19 de septiembre, con el Gobierno todavía en funciones. También ese mes, semanas antes de la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno a finales de octubre, Enresa adjudicó la “Evaluación estructural y térmica” de unos contenedores para el ATC a la empresa Holtec por 658.825,12 euros (más IVA), como informó El Independiente.

Un veto y 8 millones

Desde que el Gobierno regional de Castilla-La Mancha paralizó formalmente el proyecto en julio del año pasado, Enresa ha adjudicado ya contratos por valor de cerca de 8 millones de euros vinculados al silo nuclear.

La tutela de Enresa corresponde al ministro de Energía, Álvaro Nadal, que este martes, en su comparecencia en la Comisión de Industria del Congreso de los Diputados para explicar las prioridades de su departamento para esta legislatura, evitó pronunciarse sobre el futuro del ATC pese a las preguntas del diputado de Podemos Francesc Vendrell. La instalación no aparece mencionada entre las “ líneas maestras” de Energía para los próximos años

La instalación del ATC de Villar de Cañas fue una apuesta personal de la entonces presidenta castellano-manchega y hoy ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. Pero el proyecto lleva más de un año en punto muerto.

Pese a la autorización previa que le concedió en julio de 2015 el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), tres meses después, en septiembre de 2015, el entonces secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal (hermano gemelo del nuevo ministro del ramo), reconoció la “incertidumbre” sobre el futuro del basurero ante la declaración como espacio protegido de la zona del basurero por parte del Gobierno del socialista Emiliano García-Page en Castilla-La Mancha.

El ATC todavía está pendiente de la declaración de impacto ambiental del Ministerio de Agricultura y de la autorización de construcción del CSN, entre otros trámites. Ante la saturación de las piscinas en las que se custodian provisionalmente los residuos, las compañías eléctricas están promoviendo almacenes temporales individualizados (ATIs) junto a las propias centrales nucleares.

Fuente: eldiario.es