Portugal entrega a la Comisión Europea su queja por el cementerio nuclear de Almaraz

reunion_espana_portugal_almaraz_lusa_1

La decisión de Portugal se ha dilatado, desde que Pressdigital adelantara que el país vecino se quejaría a Bruselas por el visto bueno del Gobierno de España para la construcción de un Almacén Temporal Individualizado (ATI) en la central nuclear de Almaraz, en Cáceres.

Pero el país vecino ha entregado por fin este lunes una queja formal ante la Comisión Europea por este asunto, tras el fracaso de la reunión entre la titular de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina y su homólogo portugués, João Matos Fernandes, el pasado jueves.

De esta manera, Portugal cumple con su amenaza y recurre a instacias europeas para que dirima sobre una decisión española que han calificado de unilateral y sin que se haya hecho una evaluación previa del impacto ambiental transfronterizo, tal y como el reglamento europeo exige.

Una decisión que recibió el pasado 6 de enero la condena unánime del Parlamento portugués.

Para la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores de Portugal, Margarida Marques, “en un determinado momento del proceso, España debía haber informado a Portugal del proceso de construcción en la central”.

Aunque dicho proyecto estuvo en consulta pública, “no hubo una información formal del Gobierno español al Gobierno portugués”.

Ha sido esta falta de comunicación lo que los portugueses consideran que es un incumplimiento del artículo número siete de la directiva 2011/92/UE, de 13 de diciembre de 2011.

LA OBRA SIGUE ADELANTE

A pesar de esto, la construcción del almacén nuclear seguirá su curso, y se iniciará “en los próximos días”, según el secretario de Estado para la Unión Europea, Jorge Toledo, que se ha reunido esta mañana con su homóloga portuguesa, Margarida Marques, en Lisboa.

“La obra civil, que durará casi un año, comenzará en los próximos días, pero es una obra civil. Todavía no se ha iniciado el procedimiento de autorización de la operación, del funcionamiento del almacén, que tendrá, como es natural, todas las garantías, y necesitará de un informe del Consejo de Seguridad Nuclear español para que tenga absolutamente todas las garantías”, ha afirmado Toledo.

LA COMISIÓN PEDIRÁ INFORMACIÓN A ESPAÑA

Por su parte, la Comisión Europea ya adelantó la pasada semana, cuando aún no había recibido la queja, que Bruselas la analizará “cuiudadosamente” y que, en caso de presentarse, pediría información a España para aclarar la situación.

“La Comisión está al tanto de las preocupaciones de las autoridades portuguesas. Hemos visto las informaciones en los medios y las declaraciones del ministro (portugués) sobre el encuentro bilateral que, aparentemente, no fue concluyente. Esperamos que el diálogo constructivo pueda continuar en esta materia”, señalaba en una rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario para Medio Ambiente, Enrico Brivio.

Preguntado por sobre quién recae responsabilidad de elaborar un análisis de impacto, Brivio explicó que los análisis transfronterizos sólo son obligatorios si existe un “impacto significativo” sobre el medio ambiente o si está previsto que el almacén esté presente durante al menos 10 años y esté construido en un lugar diferente al de la central.

Fuente: pressdigital.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s