Scharfhausen consigue el informe favorable del CSN a Garoña

garoña

La dirección técnica del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) avala la reapertura de la central burgalesa de Garoña, cerrada en 2012 y cuyos propietarios tramitan los permisos para volver a engancharse a la red desde 2014. La dirección del supervisor considera viable que vuelva a operar, aunque condicionado a una larga lista de inversiones que se tendrían que realizar antes. El peno del CSN, controlado por el PP (favorable a la reapertura), tendrá que aprobar este dictamen ahora.

El dictamen —que parte de un complejo análisis en el que se han emitido más de 160 informes— concluye que es posible reabrir esta central, que comenzó a operar en 1970. Pero la dirección técnica del CSN establece una larga serie de condiciones previas, que los propietarios de la central —Endesa e Iberdrola— tendrían que acometer antes de poder volver a enganchar a la red esta central. Los dueños, cuando presentaron su solicitud para reabrir, pidieron que se permita operar hasta 2031. En el sector se considera a Garoña —una pequeña central en comparación con las cinco que están operativas en España— como la punta de lanza para lograr que el resto de nucleares del país puedan operar hasta los 60 años.

El análisis de la documentación en el pleno hasta que se vote la propuesta de dictamen por parte de los cinco consejeros durará semanas, señala un portavoz del CSN. El PP, que contrala el pleno, ha ido allanando en los últimos años el camino para que las centrales puedan sobrepasar los 40 años de vida. Tras el visto bueno del CSN sería el Ministerio de Industria el que debería conceder la autorización final para la reapertura. Este departamento —en la anterior legislatura— dio por hecho que la central volvería a engancharse a la red hasta 2031. Así se recogía en el Informe de sostenibilidad ambiental de la planificación del sector eléctrico 2015-2020, de Industria.

El CSN da el visto favorable sin concluir las inversiones

El CSN, durante los dos años en los que ha estado analizando la reapertura, ha solicitado una serie de mejoras e inversiones a los propietarios. Aunque faltan varias de esas obras por acometer —como el nuevo sistema de tratamiento de gases de reserva o cambios en el sistema eléctrico—, la propuesta de la dirección técnica del CSN es favorable. La autorización también estaría condicionada a esas inversiones.

Pero entre los dos propietarios de la central hay división de opiniones. Iberdrola, en el caso de Garoña —no así en el resto de centrales—, ha mostrado sus dudas sobre la viabilidad de la reapertura debido a las inversiones que habría que acometer.

En noviembre, la mayoría de partidos del Congreso pidió al ministro de Energía, Álvaro Nadal, que detenga el proceso de reapertura. Los firmantes —entre ellos PSOE, Podemos y Ciudadanos— reclamaron “un debate” de fondo sobre “la prolongación de vida de las centrales” antes de conceder la autorización a Garoña.

Paradas e incidentes constantes

En 2010 tres incidentes diferentes en una semana en algo tan delicado como la refrigeración del reactor pararon la central de Garoña,  una supuesta plaga de mejillón cebra estaría afectando a las tuberías por donde entra el agua del Ebro que alimenta el circuito primario, y la sequía no permitia una refrigeración correcta del reactor.

Calentamiento del rio EBRO por encima de la normativa exigible

La central de Garoña calienta 25 metros cúbicos de agua por segundo del rio Ebro.

La central nuclear burgalesa de Garoña coge 25.000 litros por segundo del río Ebro para enfriar su reactor y  los devuelve a la corriente.

Según las mediciones hechas por una empresa contratada por Greenpeace la temperatura del Ebro llegaba a subir hasta 15 grados por encima de lo permitido, y en pleno invierno (seguir leyendo)

Se daba la esperpéntica situación de que la propia empresa explotadora (Nuclenor) enviaba a la CHE  las mediciones de temperatura del Ebro, mediciones que por supuesto siempre estaban dentro del margen legal (leer)

Las anteriores denuncias fueron archivadas por la CHE y la fiscalia de Zaragoza pero sirvieron para que el Ministerio de Medio Ambiente pidiera un circuito de refrigeración para el caso de que Garoña fuera reabierta.

El Ministerio de Medio Ambiente vió  “riesgo” en ese sistema de Garoña, pero no por la posibilidad de que una ola gigante arrase el valle de Tobalina, sino por lo contrario: por la falta de agua. Lo cierto es que en 2015 varias inundaciones del rio Ebro  podrían haber puesto en entredicho la seguridad de la central.

El presidente del CSN fulminó a sus 2 responsables en Garoña para colocar a sus peones

¿Que ocurrió en 2014 en la central de Garoña?

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear del 26 de febrero de 2014, a propuesta del presidente Fernando Martí Scharfhausen , decidió fulminar por sorpresa a Inmaculada Córdoba, jefa de servicio de Garoña durante 20 años, y a Alfredo Mozas, inspector residente del CSN en Garoña.

Martí Scharfausen trabajó anteriormente en Repsol y ocupó la secretaría de Estado de Energía en la que fue el encargado de revocar la orden ministerial de cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña (leer)

marti2

El miembro del Opus Dei,  Fernando Martí Scharfhausen junto al anterior ministro de Industria y Energia

 El relevo se produjo  en un momento muy delicado, con la central parada pero preparándose para reabrir en línea con los deseos del Gobierno. La maniobra de Marti Scharfausen colocó en la planta a dos personas de confianza para que no entorpezcan el proceso.

Rajoy no es creible. El ejemplo de Fukushima, la gemela de Garoña

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, viajó a la ciudad de Fukushima para subrayar que el temor sobre la zona era “infundado” y  confió en que su visita “contribuyera a disipar” esos miedos. La visita de hecho no sirvió para lo que pretendía Rajoy puesto que ese mismo dia Tepco detectó una nueva fuga de agua radiactiva desde uno de los tanques de almacenamiento y que parte del líquido contaminado llegó  al mar.

Rajoy fue el primer mandatario occidental en visitar la ciudad, situada a unos 65 kilómetros de la central nuclear siniestrada tras el terremoto del 11 de marzo de 2011. “Queremos mostrarles que nos les olvidamos y confirmarles que nos tienen y nos tendrán a su disposición en el futuro en todo aquello que podamos ayudar para recuperar la plena normalidad”, dijo allí el presidente del Gobierno.

Las palabras de Rajoy llegaron justo cuando Tepco, la empresa que opera en Fukushima, anunció una nueva fuga.  Según la empresa, se habian vertido (hasta entonces) unos 430 litros de agua y que el líquido contenia una concentración de sustancias radiactivas de 200.000 becquereles por litro, lo que superaba ampliamente el límite legal permitido de 30 becquereles por litro.

rajoy-fukushima

Momento de la rueda de prensa en la que los subtitulos de noticias contradicen lo que el presidente de España estaba diciendo (ver video)

Fuente: elpais.com

Algunos sucesos notificados por la central de Garoña

La obsoleta central de Garoña obligada a parar por una fuga de liquido en el circuito de refrigeración.

La central de Garoña calienta 25 metros cúbicos de agua por segundo del rio Ebro.

Zorita y Garoña violaron todos los límites de emisiones radioactivas en su primeros años de funcionamiento

La CHE archiva el expediente a Garoña por calentar el agua del Ebro

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s