Guía de artimañas para reabrir una central nuclear en España

garoña

La teoría oficial sostiene que el proceso vivido en los últimos años con Garoña ha sido técnico, pero los acontecimientos prueban que se ha tratado de una maniobra política y económica opaca, sin transparencia, repleta de artimañas y juego sucio

La central nuclear de Garoña debía cerrar en julio de 2013 pero lo hizo a finales de 2012 porque no era rentable. La empresa Nuclenor (participada por Iberdrola y Endesa) tomó la decisión pocos días antes de que empezara el nuevo año que amenazaba con impuestos millonarios para el combustible nuclear “hasta el punto de llevar a Nuclenor a entrar en causa de disolución y en situación concursal”, según palabras de la propia empresa.

Garoña cerró un año después de cumplir sus 40 años de vida útil. Los riesgos derivados de su antigüedad, su papel residual en la generación de energía en España  y el vencimiento de la vida útil recomendaban echar la persiana.

Zapatero pudo haber aprobado el desmantelamiento definitivo de Garoña en 2011, pero lo evitó y autorizó una prórroga de dos años. Los suficientes para no molestar a las eléctricas y permitir que el PP –que llegó a la Moncloa en 2011– comenzara la larga marcha hasta el despropósito que hemos vivido esta semana.

Para febrero de 2014, con la central parada, el Gobierno de Rajoy ya había armado una normativa a la carta que permitiera a las eléctricas reclamar legalmente la reapertura de Garoña. Lo llamaron Real Decreto para la Gestión Responsable y Segura del Combustible Nuclear Gastado, por no llamarlo Real Decreto de las Eléctricas Mandan Más que Rajoy y Zapatero Juntos.

Los obstáculos políticos se habían salvado e Iberdrola y Endesa no tardaron en responder a la mano tendida del Gobierno: apenas tres meses después anunciaron la solicitud de reapertura hasta el año 2031, 20 años más de los previstos para la central.

La siguiente barricada que había que retirar de la calle era el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), el organismo regulador encargado de emitir un informe sobre la reapertura. Si el informe era negativo, el Gobierno no podría autorizar la puesta en marcha de Garoña; en caso de que el informe fuera favorable, el Ministerio de Energía tendría la última palabra.

En octubre de 2015 el PP dio un golpe de estado encubierto en el pleno del Consejo de Seguridad Nuclear que tenía que decidir sobre Garoña. A pesar del rechazo político de la oposición y tirando de nuevo de un decreto, el Gobierno de Rajoy sustituyó a un consejero de CIU por uno del PP que pasaba a controlar tres de los cinco consejeros del pleno del CSN. El camino quedaba despejado.

Mientras tanto, la tensión crecía dentro del Consejo de Seguridad Nuclear. Un grupo de técnicos del CSN asociados en ASTECSN denunciaba “presiones inadmisibles” por parte de sus superiores. “Cuando el rigor en el trabajo lleva a conclusiones que son contrarias a las solicitudes de los titulares (las compañías eléctricas), surgen esas presiones inadmisibles”, afirmaban en un comunicado. Por si acaso, el CSN ponía el candado sobre los informes que se estaban realizando. El silencio y el temor estaban instalados entre los trabajadores del CSN.

Y, pese a todas las presiones, un técnico dejó constancia en una carta de abril de 2015 que para que el CSN emitiera su informe sobre la solicitud de Nuclenor, la empresa tenía que realizar, como requisito previo, una serie de mejoras de seguridad en la central. Sin esas mejoras, no habría informe.

Pero Nuclenor no realizó las mejoras de seguridad y el CSN ha aprobado el informe favorable, algo que nunca debió suceder. En el dictamen técnico analizado por el pleno del CSN se certifican esos incumplimientos pero, a renglón seguido, aparece una frase que dice que esas faltas “quedan fuera del alcance de la presente propuesta de dictamen“. Fin del problema.

Algunos técnicos del CSN alertaron del escándalo pero no fueron escuchados.

Ya solo quedaba votar y esta semana el PP se ha impuesto con la ayuda de una consejera del PSOE alineada con los consejeros populares (y el silencio cómplice de la Gestora del PSOE). El único voto crítico ha sido el de la exministra de Medio Ambiente Cristina Narbona, la otra consejera socialista, a quien el presidente del consejo, Fernando Martí, había acusado con anterioridad de “menoscabar la credibilidad del CSN” por no ceder a las presiones y votar con el resto.

Ahora la decisión está en manos del Ministerio de Energía. Varios medios de comunicación han publicado que Iberdrola y Endesa no tienen intención de abrir Garoña porque las mejoras de seguridad en la ajada central son muy caras. ¿Por qué entonces han pedido la reapertura? Es difícil saberlo: puede que estén jugando la carta de una compensación económica por no reactivar la central o puede que esta victoria sea una pieza más del juego de intereses de las eléctricas y el PP para ampliar –sin un debate público y transparente– la vida de todo el parque nuclear español. O puede que reabran Garoña.

La teoría oficial sostiene que el proceso vivido en los últimos años con Garoña ha sido técnico y administrativo, pero los acontecimientos prueban que se ha tratado de una maniobra política y económica opaca, sin transparencia, repleta de artimañas y juego sucio.

Fuente: eldiario.es/norte/almargen/Garona-nucleares_6_610748951.html

Cinco intoxicados leves por una explosión en una central nuclear en Francia

2013-les-pieux-edf-flamanville

El accidente, cuyas causas se desconocen, no conlleva riesgo de fuga radiactiva

La central nuclear de Flamanville, en el norte de Francia y operada por EDF, registró a las 10.00 horas de ayer una explosión que no conlleva riesgo de fuga radioactiva puesto que se ha producido fuera de la zona nuclear, según las autoridades locales y la empresa. No hay que lamentar heridos graves pero hay cinco personas intoxicadas de forma leve.

Hasta el lugar se han desplazado los equipos de emergencia pero no se ha activado el plan particular de intervención ya que no hay riesgo nuclear, según manifestó el director del gabinete del prefecto, Olivier Marmion.

Según informa la empresa propietaria EDF, un incendio en la planta a las 9.40 provocó una explosión en la sala de máquinas de unos de los dos reactores de la planta de Flamanville, situada en el departamento de La Mancha. La compañía aseguró que el fuego fue controlado inmediatamente y el rector 1 fue desconectado de la red.

El prefecto de La Mancha, Jacques Witkowski, expresó que no se trató de “un incendio con llamas, sino que levantó mucho humo, porque cuando un recubrimiento eléctrico arde, provoca una gran humareda”. Witkowski matizó que se trata más “de una detonación causada por un sobrecalentamiento de una instalación eléctrica que de una explosión”.

A las 10 horas el incidente terminó, según las autoridades. Según la prefectura, el fuego inicial se produjo por un cortocircuito en una vaina, a la vez que descartó la hipótesis de un acto malicioso.

“Ha sido un acontecimiento técnico significativo pero no se trata de un accidente nuclear” ya que la explosión se ha producido “fuera de la zona nuclear”, explicó un funcionario local al diario Ouest-France Marmion. “Cinco personas han resultado levemente intoxicadas pero no están heridas”, precisó.

De los dos reactores de la central, uno está en servicio desde el año pasado, es el primero de nueva generación EPR construido en Francia, una obra polémica puesto que, por un lado, acumuló diez años de retraso y, por otro, levantó críticas de los ecologistas.

Además, otro reactor de tercera generación, concebido para ofrecer mayor potencia y seguridad, está en construcción desde 2007 en Flamanville. Sin embargo, diversos contratiempos han ido obligando a posponer su puesta en funcionamiento. Ahora se ha fijado para finales de 2018 cuando estaba inicialmente prevista para 2012.

robo de un equipo radiactivo Por otro lado, la Dirección General de Protección Civil de la Generalitat de Catalunya y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) informaron del robo de un equipo radiactivo en Santa Coloma de Gramanet, en Barcelona, que podría poner en peligro a las personas que manipulen su contenido.

Se trata de un maletín amarillo Troxler 3440 que fue sustraído de una furgoneta aparcada en la carretera Font de l’ Enzina de Santa Coloma y en cuyo interior hay un equipo de medición de densidad y humedad del terreno con dos fuentes radiactivas de baja actividad.

Según el CSN, las fuentes radiactivas son de categoría 4, en una escala de 1 a 5 establecida por el Organismo Internacional de Energía Atómica, siendo 5 la categoría menos peligrosa. La categoría 4, categorizada como “improbable que sea peligrosa para las personas”, no entraña riesgos radiológicos mientras se mantenga íntegro y cerrado, puesto que las fuentes radiactivas que se encuentran en su interior están protegidas y encapsuladas.

No obstante, sí podrían presentarse riesgos en caso de apertura o destrucción del equipo que dejen las fuentes radiactivas sin sus protecciones.

El equipo robado es usado para medir la densidad y humedad del terreno y contiene dos fuentes radiactivas de baja actividad, una de cesio-137 y otra de americio- 241/berilio.

Fuente: noticiasdenavarra.com

DETECTAN UN AGUJERO EN UN REACTOR DE FUKUSHIMA Y NIVELES DE RADIACIÓN RÉCORD

Japón, en alerta tras detectar un gran agujero en el reactor nuclear de Fukushima

Altos niveles de radiación en un centro de secundaria de Fukushima

Las secuelas de Fukushima, cinco años después de la catástrofe
A tan sólo 3 años para los Juegos Olímpicos de 2020, Japón está desesperado por tranquilizar a los atletas del mundo y convencerlos de que todo va bien, aunque a la luz de las recientes informaciones, lo tendrá difícil (a no ser que continúe el encubrimiento generalizado).

La Compañía Eléctrica de Tokio (Tepco) asegura haber encontrado unos niveles de radiación récord en el reactor número dos de la central nuclear de Fukushima Daiichi, afectada por el terremoto y posterior tsunami de 2011.

Tepco ha anunciado que se han alcanzado los 530 sieverts por hora, lo que provocaría la muerte de una persona tras una corta exposición, según ha informado la agencia japonesa Kiodo.

La compañía también ha indicado la localización de un agujero de un metro cuadrado en la cubierta metálica bajo el recipiente de presión del reactor, apuntando que probablemente lo causó un combustible nuclear fundido, aunque no han podido confirmar de qué se trata.

La central de Fukushima-1 sigue arrastrando las consecuencias del terremoto y tsunami del 11 de marzo de 2011, que arrasó la costa de esa prefectura japonesa, provocando el peor accidente nuclear de la historia junto al de la central de Chernóbil, en Ucrania.

La brecha fue descubierta por investigadores de TEPCO, gracias a un brazo mecánico con una cámara que grabó esta zona, prácticamente inaccesible, del interior del reactor. TEPCO en su informe más reciente sobre la situación de Fukushima I explican que la fuga se encuentra en una rejilla metálica por debajo y dentro del recipiente de presión del reactor.

El agujero habría sido provocado por una de las fugas de combustible nuclear fundido que afectó a la central y que afectó directamente al recipiente. Dichos restos de combustible fueron localizados en torno al agujero.

Desde el accidente provocado por el tsunami de 2011, el nivel más alto de radiación alcanzó los 73 sieverts por hora, una cantidad ya de por sí muy peligrosa, ya que sólo 8 sieverts pueden resultar fatales para un ser humano. Esta cifra ha batido todos los récords hasta la fecha en los últimos días hasta llegar a los alarmantes 530 sieverts por hora.

Los niveles de radiación registrados son ahora tan altos que hasta las máquinas más avanzadas nos lo pueden soportar y quedan destruidas tras apenas dos horas de exposición. Por este motivo, mientras se investiga el alcance total de la fuga radiactiva, Japón está estudiando un plan de contención y desmantelamiento total de la central.

Fuente:  elmundo.es

 

Nieves Sánchez: “Nunca ha habido ningún técnico en el pleno del Consejo de Seguridad Nuclear”

presidenta-csn

La presidenta de la Asociación de Técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear denuncia en El Intermedio que “la independencia de los miembros del Consejo es muy baja porque fueron nombrados por el PP y el PSOE, con un vínculo político muy grande”. Dice que ellos “atienden a las agendas de las eléctricas y en cambio a los técnicos no se les permite hablar”: “¿Se concibe un CGPJ sin jueces?”.

También podemos ver las profesiones de los miembros del Consejo de Seguridad Nuclear nombrado por PP y PSOE
http://www.lasexta.com/embed/politologos-economistas-las-surrealistas-profesiones-de-los-nombrados-por-pp-y-psoe-para-garantizar-la-seguridad-nuclear/video/7/2017/02/08/589b91557ed1a8fa8d3d2c2a

http://www.lasexta.com/programas/el-intermedio/revista-medios/nieves-sanchez-nunca-ha-habido-ningun-tecnico-en-el-pleno-del-consejo-de-seguridad-nuclear_20170208589b95320cf2a328aaa2a6fc.html

Pedro Prieto da sus impresiones sobre Garoña

ivoox-prieto

Ahora que algunos quieren reabrir la central nuclear de Garoña, recordamos lo que Pedro Prieto dijo sobre esa central en su primera conferencia en Vilarcayo

http://www.ivoox.com/pedro-prieto-sobre-garona-audios-mp3_rf_16937481_1.html