Nadal: recortará 600 M. a las renovables con tres informes de la CNMC en contra

alvaro-nadal

El Ministro de Energia tiene las ideas claras: recaudar más cobrando más con el IVA de la electricidad.

La Orden Ministerial que fija las retribuciones a las renovables para los próximos tres años acaba de ver la luz tras recibir la pasada semana el visto bueno de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos. La medida, tomada contra el criterio de la CNMC, supondrá un recorte de 600 millones en tres años para el sector.

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha conseguido imponer su criterio a la hora de establecer las retribuciones a las renovables para los próximos tres años, lo que abrirá la caja de los truenos dentro del sector. La Orden Ministerial publicada este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE) contemplará una rebaja para estas retribuciones que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) calculó en unos 600 millones de euros durante todo el periodo. Fue en uno de los tres informes en los que el organismo supervisor se mostró en contra del criterio del Ministerio para establecer el precio de referencia para calcular las cantidades a destinar a los inversores para alcanzar la rentabilidad razonable.

Sin embargo, Nadal ha obviado la frontal oposición de la CNMC. Después de numerosos tiras y aflojas y remisiones de propuestas al organismo, el ministro logró la pasada semana la aprobación de la Orden definitiva por parte de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos. El contenido de la norma es básicamente el defendido desde el principio por Nadal, con la célebre fijación como precio de referencia de 2020 en adelante de 52 euros por megawatio/hora, que es el que propicia el recorte mencionado.

Esta cifra se emplea para calcular las estimaciones de ingresos de las instalaciones para el resto de su vida útil. A partir de ellas, el Gobierno debe otorgar una retribución para que los inversores alcancen una rentabilidad razonable. De este modo, cuanto más elevadas sean las estimaciones de ingresos por la venta de energía generada por renovables, más baja deberán ser las retribuciones públicas para lograr esta rentabilidad razonable.

Sin embargo, la CNMC se opuso enérgicamente desde el principio al contenido de la Orden Ministerial, especialmente en lo referido al precio. Porque la cifra, en realidad, correspondía a 2020 y los años siguientes (y no al trienio 2017-2019) pero el Ministerio decidió mantenerla como constante. Una hipótesis para la que, de acuerdo con el informe de la CNMC sobre la propuesta por la que se establecen los peajes de acceso de energía eléctrica para 2017, “no se proporcionaba metodología”.

Un cálculo a favor del Gobierno

El problema está en que la cifra no se corresponde con la que reflejan los mercados de futuros de la energía, entre 42,60 y 43,90 por megawatio/hora para los años 2017, 2018 y 2019. Una referencia que no fue tenida en cuenta por el Ministerio de Energía, frente a cuyo criterio se sitúa la CNMC.

El regulador considera que la Ley del Sector Energético no obliga al departamento que dirige Álvaro Nadal mantener para este periodo regulatorio “una cifra que no se justifica ahora”. Contrariamente a lo que sucedía cuando  se aprobó la Ley, el mercado de futuros recoge los precios a más de tres años, con lo que es posible incluso tener la referencia de 2020 en adelante. Y no es precisamente de 52 euros.

En concreto, para los años 2020 y 2021, el mercado de futuros de la electricidad contempla unos precios de 42,62 euros por megawatio/hora.

El sector prepara recursos

Cabe tener en cuenta que el cálculo incluido en la Orden Ministerial, concretamente en su Anexo V, afecta a los inversores en renovables desde este mismo año y no sólo a partir del ejercicio 2020. Aunque para los años 2017, 2018 y 2019 los precios de referencia son inferiores, la prima se calcula en relación con la vida útil de las instalaciones, con lo que la diferencia entre el precio fijado para 2020 en adelante y el contemplado para los citados próximos tres años será lo que dejen de percibir.

Si el Ministerio de Energía hubiera tenido en cuenta estos precios, sus retribuciones a las renovables deberían ser de 600 millones más que los que pagará desde que salga publicada la Orden. Con una retribución 10 euros por megawatio/hora inferior a lo que marca el mercado, los inversores tendrán prácticamente imposible alcanzar la rentabilidad razonable.

La batalla con el sector de las renovables está servida. Empresas y asociaciones del sector esperan ya la publicación de la Orden Ministerial para empezar a promover sus recursos contra la resolución, que no necesita pasar por el consejo de ministros y únicamente está a la espera de las correspondientes firmas y publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Absurdeces del manual neoliberal del PP

Nadal, al ataque: “la luz es tan cara en España por las prisas de ZP con las renovables”.

Tras 5 años el PP sigue con las cantinelas para llenar los titulares del ABC, La Razón o 13 TV, como si estuviera en campaña electoral. Por supuesto Nadal echa la culpa a los incentivos  a las Rrenovables “olvidando” taimadamente los demás costes que se incluyen en la factura del pequeños consumidor, algunos de los cuales son:

  • Incentivos a la extracción  y consumo del carbón nacional. (leer)
  • Deficit de tarifa provocado en su mayoria por Aznar pero tambien por Rajoy-Soria.(leer)
  • Tratamiento de residuos nucleares. (leer)
  • Subvenciones a las grandes consumidores por si se necesitan desconectar de la red. Cosa impensable por el exceso de potencia instalada. (leer)
  • Manipulación de precios por parte de las productoras de electricidad, cerrando embalses y encendiendo térmicas de gas. (leer)

Fuente: vozpopuli.com

El Gobierno vetará cualquier medida que BAJE el precio de la luz porque recaudaría menos impuestos.

Tudanca acusa al PP de hacer “populismo” y lamenta que Urkullu mande más que Herrera

tudanca

El secretario regional del PSOE y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Luis Tudanca, ha acusado al PP de hacer “populismo” respecto al futuro de la central nuclear de Santa María de Garoña, ubicada en el Valle de Tobalina, en Burgos, y ha lamentado que el lehendakari, Íñigo Urkullu, mande más en la Comunidad que el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera.

En declaraciones recogidas por Europa Press tras finalizar el pleno de las Cortes, Tudanca ha recriminado al PP la falta de explicaciones ante el “mercadeo” entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el PNV para sacar adelante los presupuestos generales del Estado, al parecer, con la clausura definitiva de Garoña como moneda de cambio.

“No son capaces de dar una explicación y venden esperanzas falsas”,

ha cuestionado el líder regional del PSOE, quien ha recordado que la realidad actual de la comarca burgalesa donde se ubica la central nuclear es de cientos de empleos perdidos sin la puesta en marcha de un plan alternativo. Tudanca ha achacado al PP de practicar “como pocos” el “populismo” que los populares recriminan a otras formaciones políticas mientras hacen con Garoña “un traje a medida” de las eléctricas para que puedan operar en el resto del parque nuclear del país.

“No les importa nada la comarca de las Merindades”,

ha sentenciado el político burgalés, quien ha sido tajante el evidenciar que Herrera “no pinta nada” ni en este asunto ni en otros como el carbón o la defensa de los ayuntamientos de la Comunidad.

Fuente: 20minutos.es

Rajoy ofrece al PNV cerrar Garoña a cambio de su apoyo para los Presupuestos de 2018

garoña2

Rajoy confirma que Garoña es  sólo un peón con el que amenaza Euskadi, Burgos y Rioja.

La central se convertiría en moneda de cambio para permitir al PP aprobar esas cuentas y acabar la legislatura sin depender del PSOE.

Se desconoce que ocurrirá con el recurso estatal a la ley antifracking vasca, aunque ambos partidos son profracking.

El PP podría salvar los PGE con el apoyo de Ciudadanos y los nacionalistas vascos y canarios

El Gobierno está negociando con el PNV el cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) a cambio del respaldo de esta formación a los Presupuestos del Estado de 2018, según avanza Cinco Días.

La central ubicada en el límite entre las provincias de Burgos y Álava, que suscita un fuerte rechazo de los nacionalistas vascos (especialmente, los alaveses), se convertiría así en moneda de cambio para permitir al PP aprobar las cuentas del próximo ejercicio y acabar la legislatura sin depender del apoyo del PSOE.

Con Ciudadanos (32 escaños), PNV (5), Coalición Canaria y Nova Canaria (uno cada uno), los populares (con 137 diputados) salvarían las cuentas de 2018 y, en el peor de los escenarios, tendrían que prorrogarlas en 2019, ya posible año electoral.

La prórroga de la licencia de la central nuclear más antigua de España, parada desde finales de 2012 por decisión de sus propietarias, Endesa e Iberdrola, ya cuenta con el informe preceptivo del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) favorable a la reapertura. El dictamen del CSN, considerado un precedente para permitir al resto de centrales nucleares alargar su vida de funcionamiento hasta los 60 años, está sujeto a inversiones millonarias que están pendientes y que Iberdrola (con sede en Bilbao) ha sugerido que no quiere realizar.

El Ministerio de Energía se ha dado un plazo de seis meses para tomar la decisión final sobre la petición de Nuclenor (la sociedad que explota Garoña), que pidió que la planta funcione 14 años más. En cualquier caso, la decisión final la adoptará el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Cinco Días recuerda que entre las muchas presiones en contra de la reapertura destacan las de la Diputación Foral de Álava, que ha amenazado con recurrir a los tribunales europeos si se concede la prórroga (al igual que el PSE-EE de la provincia) y, añade, la de muchos ayuntamientos de la zona, que amenazaban con boicotear a esta compañía dejándola fuera de los contratos de suministro energético.

En el Congreso de los Diputados también hay una mayoría en contra de reabrir Garoña y el PSOE ha anunciado la presentación de una proposición de ley para evitar la prórroga de la central.

Fuente:  eldiario.es