1989: La rotura de la tuberia de Garoña dejó escapar más de 60.000 litros de agua radioactiva

Recortes de prensa  de DIARIO 16 del verano de 1989 muestran los problemas y ocultación de información de la central de Garoña pese a las declaraciones del CSN y de las empresas propietarias.

El Director de Garoña reconoció otros problemas de los que no se dió aviso.

La rotura de la tuberia de Garoña dejó escapar más de 60.000 litros de agua radioactiva.

El gobernador civil de Burgos estuvo a punto de activar el Plan de Emergencia Nuclear de Garoña

A la fuga de agua radioactiva hay que sumar:

Podemos observar que la  rentabilidad para Burgos y Alava ha sido negativa a todas luces.

El tipo que acabó con las renovables en España ahora cobra por dar conferencias en el extranjero en las que defiende que son la mejor alternativa energética

El exministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, el padre del gran hachazo a las renovables en España, ahora tiene una nueva vida en la que se dedica a defender a ultranza a las energías renovables.

Pero lo hace fuera de España, quizá piense que las energías renovables son la mejor opción para todo el mundo menos para su propio país, uno de los más ricos en viento y sol.

El exministro Soria acudió al Crans Montana Forum que se desarrolló en la ciudad sahariana de Dakhla, allí se celebró por tercer año consecutivo este foro que cuenta con el auspicio del mismísimo Rey Mohammed VI. Este año el título era Hacia una nueva África. Estabilidad, cohesión y solidaridad para un desarrollo sostenible. El rol cohesionador de Marruecos.

 Soria fue invitado para hablar en la mesa sobre energías renovables, y defendió a capa y espada un proyecto que él conoce bien, el complejo hidroeólico de Gorona del Viento, que tiene como objetivo suministrar solo con renovables la isla de El Hierro.

La intervención de Soria se enmarcó en el panel sobre Producción y suministro de energía, definido en el programa como la clave del progreso y crecimiento de las economías emergentes. El ex ministro recalcó que no participaba en representación del Gobierno de España, sino a título personal y con el fin de aportar la experiencia adquirida durante los años en que ejerció como ministro de energía. Se manifestó a favor del uso de las energías renovables como camino a disminuir la dependencia energética del exterior que durante décadas han soportado los países no productores de petróleo.

José Manuel Soria el hombre que acabó con las renovables en España ahora se dedica a defenderlas. Como dijo el gran Groucho Marx: Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros.

Fuente: primaveravalenciana.info

SORIA, ESE GRAN POLÍTICO ESPAÑOL

Según El Correo, NUCLENOR ha reconocido que Garoña no es viable económicamente

La noticia se ha publicado apenas 24 horas después de que el director de Garoña reconociera en el Congreso que Garoña está en buenas condiciones de operar hasta 2031 “con algunos cambios”.

Cualquiera que navegue por esta página web encontrará curioso que el CSN cesara a sus 2 inspectores en Garoña cuando se estaba considerando el aumento de sus plazos de operación.

Así mismo, técnicos del CSN han denunciado oscurantismo en la forma de trabajar, presiones y que Garoña no cumple con los requisitos a que le obligó el CSN.

Fuente: El Correo

Técnicos nucleares denuncian “represalias” y maniobras “encubiertas” del CSN para reabrir Garoña

Un informe del CSN revela que Garoña no cumple parte de los requisitos para autorizar su reapertura

El CSN cesó en 2014  a sus 2 inspectores en Garoña

El Congreso, sin el PP, apoya el cierre de la central nuclear de Garoña

Las Cortes de Aragón piden el desmantelamiento de la central nuclear de Garoña

Los Parlamentos de Navarra y Pais Vasco piden el cierre de Garoña

ARTÍCULO EN EL DIARIO VASCO

Nuclenor, la sociedad propietaria de la central nuclear de Garoña, considera económicamente inviable la continuidad de la planta radicada en Burgos tras analizar detalladamente el informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), según han asegurado a este periódico fuentes cercanas a la empresa. El coste de volver a poner en funcionamiento la central se eleva a 205 millones de euros, según los cálculos de Nuclenor, sociedad participada al 50% por Iberdrola y Endesa. Este importe incluye las inversiones exigidas por el Consejo de Seguridad Nuclear, incluidas en el último informe emitido por el organismo, y que ascienden a unos 170 millones; así como el resto de gastos operativos y otros como los ligados al combustible.

El Gobierno ha abierto un periodo de consultas sobre la reapertura de Garoña y se ha dado un plazo de seis meses antes de tomar una decisión final. No obstante, según las fuentes consultadas, Nuclenor ya habría anticipado al Ministerio de Energía su conclusión sobre la inviabilidad económica de la planta.

La central de Garoña dejó de estar operativa el 1 de enero de 2013, aunque entró en parada el 16 de noviembre de 2012. Han pasado más de cuatro años y desde esa fecha hasta el cierre del ejercicio pasado Nuclenor ha invertido 330 millones de euros en labores de mantenimiento necesarias de cara a una posible reapertura, que nunca podría ser antes de enero de 2019. La propietaria de Garoña registró el año pasado unas pérdidas de 67 millones de euros.

 El Consejo de Administración de Nuclenor no ha adoptado todavía una decisión formal sobre el futuro de la central nuclear. No tendrá que hacerlo hasta que el Gobierno decida si da o no el permiso para reabrir Garoña. El informe del Consejo de Seguridad Nuclear en el que permite que se alargue la vida útil de la central si se realizan las inversiones exigidas para garantizar la seguridad no es vinculante (lo sería si indicara que no es seguro operar la central), por lo que la autorización es decisión del Ejecutivo. En todo caso, si el Gobierno de Rajoy optara por permitir que Garoña volviera a producir energía, la decisión última correspondería a Nuclenor, a la que no le salen los números para que la central sea rentable.

Desde el propio Ministerio de Energía han reconocido que incorporar Garoña a la red puede suponer un coste importante, aunque piensan que sigue siendo un negocio rentable. Hace ahora un año, el presidente de Endesa, Borja Prado, vinculaba el futuro de Garoña a una decisión empresarial al aclarar que no existe «ningún compromiso político» con respecto al futuro de la central. En la última junta de accionistas de la eléctrica, que tuvo lugar en abril del año pasado, Prado relacionaba cualquier decisión a la viabilidad «desde el punto de vista técnico y financiero». También el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, habría insinuado a los sindicatos de la compañía, en el marco de la misma junta de accionistas, la complejidad de reabrir la central por las condiciones económicas que esa operación exigía, según apuntaron fuentes sindicales.

«Primer peldaño»

Más allá de las consideraciones estrictamente empresariales y financieras, el Ministerio de Energía quiere implicar a los partidos políticos de la oposición en la decisión que tome el Gobierno sobre la reapertura de la central o su cierre definitivo, como todo parece. El departamento que dirige Álvaro Nadal va a utilizar el plazo del que dispone para «negociar con los partidos, las comunidades autónomas y los agentes implicados», según fuentes del departamento de Energía.

El ministerio, donde niegan que se haya negociado con el PNV el cierre de Garoña a cambio de su apoyo para los Presupuestos del Estado, insiste en que el debate sobre la central es sólo «un primer peldaño» de cara a otras decisiones similares que se deberían tomar a medio plazo, como la autorización para que Almaraz (Cáceres) -cuya vida útil expira en 2020- también siga en funcionamiento. Después les llegaría el turno a Vandellós (Tarragona), también en 2020; Cofrentes (Comunidad Valenciana) en 2021; Ascó I y II (Tarragona) en ese mismo ejercicio; y Trillo (Guadalajara), en 2024. Ante esta coyuntura, «puede ser un debate central por central o grupal sobre el futuro del sector», apuntan fuentes gubernamentales, donde alegan que al estar en un Ejecutivo en minoría, es recomendable una posición negociada.

La prohibición de que se amplíe la vida útil de cualquiera de los ocho reactores que hay en España provocaría, según el departamento que dirige Álvaro Nadal, un incremento del precio de la luz que se situaría en el entorno del 25%, según las estimaciones del Ministerio de Energía. Por ello, apuestan por mantener el actual ‘mix’ de nucleares, carbón y ciclos junto a la mayor presencia de plantas renovables.

La subida del precio de la luz se debe al bloqueo al autoconsumo renovable.

Y es que el el Gobierno de Rajoy-Nadal no quiere que baje la luz,  por increíble que parezca, lo ha puesto por escrito. El impacto presupuestario de una menor recaudación tributaria —mayoritariamente relativa al IVA— es razón suficiente para que el Gobierno haya vetado un proyecto de ley impulsado por el Congreso de los Diputados.

El fondo, cómo no, es del famoso autoconsumo. Ese “atentado” que algunos “desalmados” pretenden perpetrar contra el sistema eléctrico español poniéndose unos paneles en el tejado para ahorrar unos euros en su factura de la luz a la vez que —qué cosas— contribuyen a ser más sostenibles con su deteriorado entorno. Luego nos quejaremos de que nos prohíban circular en coche por las ciudades…  LEER COMPLETO.

Fuente: eldiariovasco

Nuclenor dice que Garoña, con 3 revisiones en 10 años, es «más fiable» que la media

El director de la central nuclear de Santa María de Garoña, Miguel Ángel Cortés, defendió que la planta burgalesa es «más segura» y fiable que la media del resto de centrales nucleares en el mundo y recordó que paso tres revisiones exhaustivas en diez años, informa Europa Press.

Cortés compareció ayer ante la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital del Congreso de los Diputados para explicar aspectos técnicos y repasar las actuaciones de la central para mantener la planta en «las mejores» condiciones de seguridad, ante el «doble escenario» al que se enfrenta Garoña, que son la continuidad de la operación o bien, el cese definitivo.

Cortés expuso que Garoña «se ha sometido en los últimos 10 años a tres revisiones» que han concluido que «no existen impedimentos técnicos para la operación segura de la central», ya que la prioridad y «premisa» de Nuclenor, su titular «ha sido y es la seguridad» de la instalación, la protección de los trabajadores y el público y el respeto al medio ambiente».

«Toda nuestra gestión se desarrolla en torno a este principio y la principal motivación de nuestras actividades es el mantenimiento de las adecuadas condiciones para el funcionamiento seguro y fiable de la central», manifestó.

Cortés elogió a los 242 trabajadores de Nuclenor  (no 800) y a los más de 200 empleados de empresas colaboradoras porque «se han enfrentado de modo ejemplar al reto que esta situación representa».
Respecto a las tres evaluaciones pasadas por Garoña en estos últimos 10 años, resaltó la «fiabilidad» de la central «por encima de la media del resto de centrales nucleares en el mundo».

La primera de estas revisiones se prolongó durante tres años, entre 2006 y 2009, tras la que el Consejo de Seguridad Nuclear se mostró favorable para que la planta pudiera operar hasta 2019. Posteriormente, entre 2011 y 2012, Garoña realizó las pruebas de resistencia a raíz del accidente en la central nuclear de Fukushima Daichi, igual que el resto de las instalaciones nucleares españolas y, según Cortés «se puso de manifiesto que Garoña está al mismo nivel» que las demás.

En este contexto, expuso a los diputados que las pruebas sirvieron para evidenciar las «grandes diferencias existentes» entre la central nuclear de Garoña y la de Fukushima, desde las obvias por localización y sismicidad, hasta las propias de diseño (1).

La tercera de estas evaluaciones se realizó desde 2014 a 2017 y según Cortés fue «rigurosa y exhaustiva» pues incluyó entre otros la revisión de la vasija y de sus elementos internos.

En definitiva, el director de Garoña dijo que el CSN aprobó «la viabilidad» de que la central opere «con seguridad hasta 2031 con determinadas condiciones».

No comenta que a mediados de los años 90 un equipo de ingenieros estadounidenses se negó a firmar la ITV de Garoña y tuvieron que contratar a un equipo coreano que si firmó.

Fuente:  elcorreodeburgos.com

(1) Garoña y Fukushima se construyeron sobre los planos idénticos de Westinghouse

Castilla-La Mancha ve “graves” deficiencias en el informe ambiental de Enresa sobre el silo nuclear

La Dirección General de Espacios Naturales devuelve a la promotora este estudio y ha suspendido el proceso de evaluación ambiental del basurero nuclear en la localidad conquense de Villar de Cañas

Señala más de una veintena de consideraciones que la empresa pública no ha incorporado a su texto sobre la afectación a la Red Natura 2000

El documento coincide en el tiempo con las sentencias que suspenden la protección ambiental de la Laguna del Hito por la cual la Junta quería frenar el proyecto del ATC

Falta de avales de instituciones científicas de prestigio, criterios prefijados previamente, ausencia de los riesgos geológicos y radiológicos y de la situación legal del suelo, son solo algunas de las numerosas deficiencias detectadas en el estudio básico ambiental de afectación a la Red Natura 2000 que elaboró la empresa pública Enresa para la construcción del basurero nuclear en la localidad conquense de Villar de Cañas.

Así lo señala un informe de la Dirección General de Espacios Naturales y Política Forestal de Castilla-La Mancha, elaborado este mismo mes de marzo y que coincide en el tiempo con la decisión del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia de la comunidad autónoma de suspender la protección ambiental que la Junta había dado a la Laguna del Hito para frenar este proyecto de almacén de residuos nucleares (ATC).

En primer lugar, en el informe se constata como “muy llamativo” que en un proyecto de esta envergadura, y habiendo transcurrido más de cinco años desde su aprobación en el Consejo de Ministros, no se haya realizado un estudio adecuado y un documento “técnico y científico suficiente”. Establece así que el documento no está avalado por ninguna institución científica de reconocido prestigio de la propia Administración y que está “dirigido a la obtención de un determinado resultado de la evaluación ambiental, resultado que ha sido prefijado previamente”.

Dicho esto, el informe de la Junta pasa a detallar punto por punto otras deficiencias importantes que no contemplan ni las indicaciones de la Directiva Habitat de la Unión Europea, ni la Ley estatal de Patrimonio Natural y Biodiversidad, ni la Ley castellano-manchega de Conservación de la Naturaleza. Este es uno de los motivos por los que el Ejecutivo autonómico contempla la posibilidad de recurrir a Europa tras las sentencias españolas.

Por eso establece, en primer lugar, que “se obvia” la situación jurídica actual, al no recoger el informe de Enresa la petición de la Junta de que la Laguna del Hito sea declarada Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), con las consecuencias que ello conlleva. No aparecen tampoco estudios e informes “relevantes” sobre los objetivos principales de conservación de esta zona, incluida en la Red Natura 2000.

Seguidamente, la Dirección de Espacios Naturales también considera una irregularidad que el estudio ambiental de la empresa pública no recoja los riesgos geológicos y radiológicos ni los impactos en el régimen hidrológico del río Záncara. Sobre la radioactividad, Enresa “evita pronunciarse” afirmando que la afección de este complejo se ha contemplado más “como una mera instalación o edificación de tipo industrial” sin incluir que las consecuencias de un accidente “distarían mucho” de cualquier otro tipo de industria.

En los impactos geológicos y consecuencias para el medio ambiente, el informe detalla riesgo de contaminarían de Acuíferos que suministran agua para consumo humano y regadío que pueden alterar el sistema fluvial y palustre; riesgo de ‘karstificación’ del terreno o disoluciones de rocas con consiguientes colapsos o deformaciones graves en las estructuras nucleares; y riesgo de expansividad del terreno.

A todo ello une el hecho de que ni siquiera se haga mención en el estudio de Enresa a la situación legal del suelo donde se pretende construir el ATC, estando anulado el Plan de Ordenación Municipal (POM) de Villar de Cañas.

Sin evaluar efectos en hábitas ni alternativas

También “se obvian los efectos perjudiciales que provocaría el complejo sobre la generación de los hábitats y las especies de interés comunitario” recogidos en el Formulario de Datos de la Red Natura 2000, y se denuncia la “inexistencia” de una evaluación de alternativas (la posibilidad de construirlo en otro sitio) exigida en numerosa jurisprudencia del Tribunal Supremo a este respecto y que se aporta con el informe.

El estudio de Enresa se refiere a “una única ubicación y no procede a evaluar otras opciones recogidas en el informe realizado por la Comisión Interministerial creada para estudiar las diferentes alternativas de ubicación del silo nuclear y sus complejos adyacentes.

Otro dato significativo que incorpora el Gobierno de Castilla-La Mancha es que, según la Ley estatal de Patrimonio Natural, la ampliación de la protección de la Laguna del Hito cuenta ya con un régimen de “protección preventiva”, obtenida desde el momento en que se envío al Ministerio de Medio Ambiente la lista de espacios naturales propuestos como LIC para su traslado a la Comisión Europea.

Como consecuencia de todo ello, el estudio ambiental ha sido rechazado y devuelto a la empresa pública con el argumento de que “no se considera viable realizar una adecuada evaluación de las repercusiones del ATC sobre el medio ambiente y sobre el espacio de la Red Natura 2000 y sus objetivos de conservación con la información aportada por el promotor”. Concluye que debe procederse asimismo a la suspensión del procedimiento de evaluación ambiental al no poder llevarse a cabo una evaluación adecuada en los términos que establece y exige la legislación vigente.

Fuente: eldiario.es

Anulada la protección medioambiental que impide el basurero nuclear en Villar de Cañas

El Gobierno castellano-manchego aprobó hace año y medio esta medida, que también fue suspendida cautelarmente por el Tribunal Supremo

Ahora, el Tribunal Superior de Justicia anula su ejecutividad, que suponía ampliar la ZEPA de la Laguna del Hito próxima al futuro emplazamiento del ATC

Nueva vuelta de tuerca judicial contra la medida aprobada por el Gobierno de Castilla-La mancha para intentar frenar el emplazamiento del cementerio nuclear en la localidad conquense de Villar de Cañas. La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM) ha acordado suspender la ejecutividad de este decreto de la Consejería de Agricultura, mediante el que se amplió la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de la Laguna de El Hito y se realizó la propuesta a la Comisión Europea para su declaración como Lugar de Importancia Comunitaria. Al ser una zona próxima a la futura instalación del Almacén Centralizado de Residuos (ATC), la Junta pretendía con ello evitar su construcción.

La medida fue aprobada en julio de 2015, pocas semanas después de constituirse el Gobierno de Emiliano García-Page, y tiene como objetivo realizar actos en ese territorio que supongan una “transformación sensible” de la realidad física o biológica del entorno”, algo que haría que no fuera posible continuar con el proceso de construcción del almacén nuclear en Cuenca.

Posteriormente, en octubre de 2015 el Gobierno del estado presentó un recurso contencioso-administrativo ante este mismo Tribunal contra este acuerdo del Consejo de Gobierno, que ahora el Alto Tribunal castellano-manchego resuelve.

Se trata de un nuevo varapalo judicial a esta protección medioambiental, puesto que el pasado 17 de enero también el Tribunal Supremo acordó la suspensión cautelar de este acuerdo al considerar que, en la ponderación de los intereses públicos y generales en conflicto, era “más atendible” proseguir las actuaciones para la instalación del ATC, que pretende una “pronta y correcta” gestión de los residuos radioactivos, que la aprobación inmediata de la ampliación de un espacio protegido para aves.

Sobre la duración del procedimiento

Desde el Gobierno castellano-manchego afirmaron, sobre esta última decisión del Supremo, que verían las implicaciones de la misma. De hecho, el consejero de Medio Ambiente, Francisco Martínez Arroyo, explicó que este procedimiento de protección ambiental finalizó en octubre de 2016, antes de que el Tribunal opinara sobre el recurso que presentó la Delegación del Gobierno.

No obstante, ahora el auto del Tribunal de Justicia castellano-manchego determina la suspensión tanto de la aprobación inicial de la media medioambiental como del decreto posterior de en octubre de 2016. Según estipula, las mismas consideraciones que llevan a decidir la procedencia de la suspensión de aquel acuerdo también sirven para extender la suspensión cautelar del decreto.

“La valoración del conflicto y la ponderación del perjuicio, no es meramente económica, sino que atiende a la seguridad nuclear”, argumenta. Y añade que la ejecutividad del decreto recurrido implica el “entorpecimiento a la gestión de los residuos radioactivos y, por consiguiente, el debilitamiento de la seguridad nuclear, con lo que se daña un servicio público de carácter esencia”.

Fuente:www.eldiario.es

Sentencia

Miles de personas se manifiestan en Vitoria contra Garoña

Manifestacion cierre central nuclear garoña . Vitoria, 18-03-2017. Fotografia Rafa Gutierrez

Habían prometido «un tsunami popular» y, finalmente, el sábado inundaron las calles de Vitoria. Miles de personas se reunieron en la Plaza de la Virgen Blanca antes del atardecer para sumarse a la marcha convocada por el colectivo Araba Sin Garoña. Un mes después de que cientos de alaveses exigiesen el «cierre definitivo» de la central nuclear frente a la sede de la Diputación, familias, grupos sindicales y vecinales protestaron de forma masiva bajo el lema ‘No reapertura. Garoña itxi betiko’.

La sección burgalesa de la coordinadora Ecologistas en Acción habilitó autobuses desde la estación de Miranda para desplazarse a la protesta, a la que acudieron vecinos de los tres territorios vascos. La manifestación se dejó sentir en varios lugares de la capital alavesa de forma simultánea bajo una fuerte presencia policial. Instantes antes de que la marea tomara rumbo hacia la calle Mateo de Moraza con el legendario logotipo del contra la central en alto al son de ‘Ikusi mendizaleak’, los aficionados reunidos en el estadio de Mendizorroza para presenciar el derbi contra la Real Sociedad clamaban en el estadio. Algunas peñas deportivas protagonizaron una kalejira previa al partido a las cinco de la tarde.

Los gritos de ‘no a las nucleares’ sonaron de manera constante durante el recorrido por las calles de la capital alavesa. No obstante, a su paso por la sede del Partido Popular y la subdelegación del Gobierno central las reivindiaciones fueron sustituidas por expresiones de rechazo. Cuando los primeros manifestantes alcanzaron el final de la calle la Paz, los últimos aún salían de la Virgen Blanca. «La inacción de los partidos ha causado que falten instrumentos para parar Garoña», criticó Alberto Frías, portavoz del movimiento Araba sin Garoña, al final de calle La Paz. «Basta de proposiciones de no ley, denunciaremos todos los postureos que se produzcan a partir de ahora», advirtió antes de demandar que el debate para el que el Ministerio de Industria se ha dado seis meses de plazo quede supeditado a una orden ministerial.

  Tras recorrer las calles Ortiz de Zárate, Florida y Dato, la multitud llevó sus proclamas hasta el Parlamento vasco antes de regresar a su punto de partida. La marcha estuvo ambientada por un grupo de txistularis, pero la música era casi imperceptible desde la cabecera debido al gran número de asistentes. Begoña Vázquez, secretaria comarcal de ELA en Álava, apeló a «los deseos de la mayoría social» antes de poner en duda la independencia del Consejo de Seguridad Nuclear y exigir a los partidos con representación política en el territorio «que lleguen a un acuerdo con el Partido Popular para detener la reapertura de Garoña».

Un «congreso en la calle»

Más de 250 colectivos alaveses apoyaron la marcha, entre ellos los sindicatos ELA, CCOO, UGT, ESK, STEILAS, CNT, CGT, HIRU y un centenar de personalidades originarias del territorio. Numerosos grupos políticos expresaron su conformidad con la concentración y representantes como el Diputado general Ramiro González, el alcalde Gorka Urtaran y varios miembros de la Corporación municipal se sumaron a ella.

«Espero que esta sea la última vez que tengamos que salir a la calle para pedir el cierre de Garoña, basta ya», exclamó Urtaran en la Virgen Blanca. Por su parte, Frías hizo un llamamiento a las fuerzas políticas para que negocien el cierre de la central durante las negociaciones previas a la aprobación de presupuestos del Gobierno vasco. El portavoz tampoco olvidó el encuentro que el PP celebró ayer en el Palacio Europa para designar a su presidente. «El verdadero congreso ha tenido lugar en las calles de Vitoria», recordó a Mariano Rajoy.

Fuente: elcorreo.com

El Gobierno veta la ley de la oposición contra el ‘impuesto al sol’ para recaudar más impuestos

Según el Gobierno, el Estado perdería 162 millones pero no dice que sería porque bajaría la recaudación de IVA al autoconsumirse parte de la luz.

La iniciativa es la vigésimo cuarta que se veta esta legislatura y fue respaldada por todos los grupos de la oposición

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El Gobierno ha comunicado al Congreso su rechazo a la tramitación parlamentaria de la proposición de ley sobre autoconsumo energético con la que la oposición pretendía poner fin al llamado ‘impuesto al sol’, un veto que se justifica en que su puesta en marcha supondría una merma en la recaudación de 162 millones de euros en impuestos y un gasto de 10 millones adicionales para compensar el déficit que provocaría la consecuente reducción de los peajes.

La proposición de ley, registrada a finales del pasado mes de enero por el PSOE, Unidos Podemos-En Comú-En Marea, PNV, Esquerra Republicana y y todos los partidos del Grupo Mixto a excepción de Foro Asturias, trataba de fomentar el autoconsumo energético, eliminando todo peaje al consumo de energía producida, posibilitando que varios grupos compartieran instalación y eliminando la obligación de obtener un punto de conexión.

Conforme a lo previsto en la Constitución, la iniciativa legislativa se envió al Gobierno para que diera su conformidad a la tramitación parlamentaria y la respuesta acaba de llegar al Congreso con un nuevo escrito de veto, el vigésimo cuarto que registra en lo que va de legislatura.

El escrito, recogido por Europa Press, concluye que legalizar el autoconsumo energético conllevaría una menor recaudación tributaria y una disminución de ingresos por peajes que inevitablemente provocaría un incremento de las aportaciones que desde los Presupuestos Generales del Estado se realizan al sistema eléctrico.

MENOS RECAUDACION Y MAS DINERO PARA COMPENSAR

Tomando cifras del sector, el Gobierno relata que el autoconsumo representa el 2% del volumen total, lo que supone 220 millones que no se negociarían en el mercado regulado, y detalla que sin ellos se produciría una merma de 74 millones en la recaudación fiscal entre el impuesto de generación (15 millones), el impuesto especial de electricidad (11 millones) o el IVA (48 millones).

Asimismo, el Gobierno estima que retirar el 2% de la generación del ‘pool’ energético equivaldría a reducir el precio de la electricidad y recaudar otros 74 millones de euros menos. Del mismo modo, el sistema de peajes se recortaría en 50 millones, lo que a su vez supondría una merma en la recaudación de otros 14 millones y un gasto adicional de otros 10 millones de euros de los Presupuestos para compensar el déficit en el sistema eléctrico.

Respecto a las medidas contempladas en la iniciativa para producir energía, el Gobierno recalca que “la seguridad de la red exige conocer la ubicación de los autogeneradores”, por lo que considera “imprescindible” contar con un registro administrativo de instalaciones.

SE GENERARIAN NUEVOS DEFICIT DE TARIFA

Igualmente, señala que además de los consecuentes costes presupuestarios, los costes advertidos sobre el sistema eléctrico generarían nuevos déficits de tarifa, y que la ausencia de peajes y cargos generarían “una situación de inestabilidad”.

Compensar este déficit de ingresos “implicaría necesariamente”, advierte, “una subida de peajes que afectaría todos los consumidores, principalmente a aquellos que no autogeneran y a los consumidores vulnerables”.

“Esta situación es injusta y regresiva, ya que favorece a aquellos consumidores con mayor poder adquisitivo que pueden hacer frente al coste de instalación que supone autogenerar su energía”, apostilla a renglón seguido.

También sostiene que la eliminación del registro del autoconsumo, como proponía la iniciativa, “tendría impacto en la seguridad del sistema eléctrico”.

Por último, el Gobierno concluye aseverando que “el autoconsumo no es una medida ni de ahorro ni de eficiencia energética, por lo que no es correcto equipararlo con ambos conceptos”. “Es evidente que el consumo del autoconsumidor, es el mismo tanto si la energía proviene de la red, como si la genera él mismo”, defiende.

Asimismo, considera que el marco vigente es “estable” y “no supone ninguna barrera al autoconsumo, ni desde el punto de vista técnico, administrativo o económico”.

Fuente: eleconomista.es

Nadal: recortará 600 M. a las renovables con tres informes de la CNMC en contra

El Ministro de Energia tiene las ideas claras: recaudar más cobrando más con el IVA de la electricidad.

La Orden Ministerial que fija las retribuciones a las renovables para los próximos tres años acaba de ver la luz tras recibir la pasada semana el visto bueno de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos. La medida, tomada contra el criterio de la CNMC, supondrá un recorte de 600 millones en tres años para el sector.

El Gobierno de Rajoy-Nadal no quiere que baje la luz

Por increíble que parezca, lo ha puesto por escrito. El impacto presupuestario de una menor recaudación tributaria —mayoritariamente relativa al IVA— es razón suficiente para que el Gobierno haya vetado un proyecto de ley impulsado por el Congreso de los Diputados.

El fondo, cómo no, es del famoso autoconsumo. Ese “atentado” que algunos “desalmados” pretenden perpetrar contra el sistema eléctrico español poniéndose unos paneles en el tejado para ahorrar unos euros en su factura de la luz a la vez que —qué cosas— contribuyen a ser más sostenibles con su deteriorado entorno. Luego nos quejaremos de que nos prohíban circular en coche por las ciudades…  LEER COMPLETO.

Alemania quiere sepultar la mitad de sus residuos nucleares en una mina abandonada a 1.300 metros de profundidad

Toma casi cinco minutos en ascensor llegar a la base del pozo. El trayecto hacia abajo es solemne y silencioso, sólo se escucha el gentil rechinido de la jaula sobre sus ejes verticales. La luz de las antorchas que cuelgan de nuestros cuellos oscila a medida que descendemos.

En el fondo, pasamos junto a viejas carretillas que se usaban para transportar mineral de hierro a través de estos túneles sombríos de color óxido.

La mina Konrad en Salzgitter, en Alemania, produjo hierro durante más de un siglo, de 1867 a 1976.

Con el paso de los años su laberinto fue extendido hacia profundidades de hasta 1.300 metros bajo el nivel de la superficie.

Pero la mina abandonada ahora tiene un nuevo papel: uno que podría durar cientos de miles de años.

La mina Konrad, en Salzgitter, Alemania, produjo hierro durante más de un siglo.

Si todo sale como está planeado, en cinco años los túneles de Konrad se convertirán en el hogar de más de 300.000 metros cúbicos de desechos radioactivos de las plantas nucleares alemanas, casi la mitad de todos los desechos nucleares que el país ha producido.

Una vez enterrado en el subsuelo, se dejará que el material se degrade lentamente.

Pero no todos están contentos con la idea. Los habitantes locales han estado haciendo campaña contra los planes desde que éstos fueron esbozados por primera vez en los 70, y desde entonces no se han dado por vencidos.

El problema de qué hacer con los desechos nucleares ha estado presente desde que se encendieron los primeros reactores nucleares hace más de 60 años.

Algunos de los elementos radioactivos producidos en los reactores nucleares tardan décadas en degradarse.

Otros -como el plutonio-239, neptunio-237 y iodo-219- pueden resistir durante miles de años. Muchos pensamos que enterrarlos en el suelo profundo dentro de contenedores asegurados, es probablemente nuestra mejor opción.

 

En Inglaterra lleva varios años librándose la batalla para enterrar desechos nucleares y hasta ahora no ha sido aprobado ningún proyecto.

Finlandia recientemente aprobó un plan para hacer esto en la isla de Olkiluoto y Corea del Sur ya comenzó a enterrar desechos nucleares de algunas de sus plantas nucleares en enormes almacenes subterráneos en Gyeongju, en el sureste del país.

Pero nadie sabe exactamente qué pasará con estos depósitos dentro de miles de años.

Reacondicionamiento

El geólogo Johannes Schneider detiene el vehículo en que viajamos -una especie de camioneta descapotable- y sale de él.

En la oscuridad nuestras antorchas iluminan una enorme máquina de minería.

“Actualmente cortamos unos cuatro metros en 24 horas”, dice Schneider. “Después de dos metros, la máquina se detiene y entonces tenemos que reforzar la roca. Los mineros colocan malla metálica en la roca y la aseguran con tornillos”.

A pesar de la enorme red de túneles existentes, la mina será extendida para almacenar los desechos.

Algunos de los conductos están siendo alargados para que pueda entrar la maquinaria que trasladará los residuos.

La vieja mina también está siendo reacondicionada. Los mineros están instalando nuevos sistemas de ventilación para mantener bajo control al polvo rojizo que lo cubre todo.

 
Otros países, como Finlandia y Corea del Sur, están experimentando con “laboratorios” subterráneos de desechos nucleares.

La mina tendrá también talleres subterráneos, donde la maquinaria que se utilice allí abajo recibirá mantenimiento.

Schneider también señala los baños, que degradarán otro tipo de desperdicio allí mismo.

Para lograr que la mina esté lista para el primer envío de desechos nucleares en 2022, cientos de mineros están trabajando turnos de siete horas bajo tierra.

Cada trabajador lleva una antorcha y un botiquín de autorescate que le abastecerá oxígeno durante una o dos horas durante una emergencia, como un incendio.

Cuando un grupo de trabajadores pasa junto a otro se dicen “Glück auf!”, un antiguo dicho minero alemán que significa, más o menos, “buena suerte”.

En la entrada de los túneles hay un santuario de Santa Bárbara, que se dice cuida de los mineros, artilleros y aquéllos que trabajan con explosivos.

 
Utilizando máquinas como ésta los mineros cortan cuatro metros de roca en 24 horas.

Apilados y sellados

Para lograr la aprobación del gobierno, el proceso de llenar la mina con material radioactivo tiene que se descrito con detalle.

Durante el curso de unas cuantas décadas, trenes y camiones entregarán desechos nucleares que han sido comprimidos y sellados en contenedores especiales.

Los contenedores serán trasladados bajo tierra a través de los pozos existentes y después serán colocados en su última morada, en alguno de los túneles, con máquinas operadas por humanos.

 
Los deshechos nucleares tardan miles de años en dejar de ser nocivos.

Los contenedores serán apilados y sellados, cada 50 metros, por un muro de concreto. El espacio entre estos muros será rellenado con más concreto a medida que los túneles se vean gradualmente abarrotados con desperdicios.

Por casualidad, el año en que Konrad espera su primera entrega de desechos es el quese espera que las últimas plantas nucleares de Alemania sean clausuradas.

Desde hace tiempo este país ha estado pensando en abandonar la energía nuclear y el gobierno de Angela Merkel finalmente decidió hacerlo en 2011, después del accidente de Fukushima en Japón.

Aún así, los desechos de las plantas desmanteladas, y el material contaminado de los edificios que las componen, seguirá siendo radioactivo durante miles de años.

Desde mediados de los 70, la mina Konrad ha estado catalogada como receptora potencial de desechos nucleares.

Pero la licencia para almacenar dicho material no fue otorgada hasta 2007 y desde entonces ha habido retrasos.

Se suponía que el almacenamiento ya tenía que haber empezado, pero ha sido postergado casi 10 años. Una portavoz del gobierno explica que esto se debe a que es necesario reconstruir algunos de los pozos para hacerlos seguros.

Los túneles de la antigua mina están siendo extendidos para permitir que entre la maquinaria que trasladará a su lugar a los desechos nucleares.

Barriles corroídos

El retraso ha tenido efectos secundarios. En 2014, se descubrió que los barriles de desechos nucleares que iban a ser enviados a Konrad y que fueron almacenados temporalmente en una planta desmantelada, estaban corroídos.

Éstos fueron colocados en fosas con muros de concreto que no fueron diseñadas para almacenamiento de largo plazo.

También se ha ido incrementando el costo. Se calcula que la Oficina para la Protección de Radiación de Alemania, una agencia gubernamental, está gastando casi US$3.600 millones para convertir a Konrad en un depósito y trasladar los desechos hasta allí.

Y más retrasos podrían seguir aumentando esa cifra.

Se eligió a Konrad en parte porque es una mina inusualmente seca, gracias a una capa de barro de 400 metros de grosor que sella a la mina del agua subterránea.

Uno de los mayores temores sobre el almacenamiento subterráneo de desechos radioactivos es que el agua que se filtra gradualmente erosione los contenedores y que el material radioactivo se traslade hacia la superficie.

Incluso si este proceso toma miles de años, podría ser desastroso.

“Aquí hay cierta humedad”, admite Schneider, y señala una hilera de brillantes estalactitas blancas. Pero éstas están formadas principalmente de sal y explica que las soluciones salinas son menos móviles que el agua dulce subterránea.

 
Escena tras la explosión en la planta Daiichi en Fukushima, Japóon, en marzo 2011.

Los que están involucrados en el proyecto creen que tomaría al menos 300.000 años para que esta humedad llegara hasta la superficie.

Para entonces, los desechos radioactivos deberían ser inocuos.

Oposición

El pueblo de Bleckenstedt está a unos dos minutos manejando desde la entrada principal a Konrad.

A ambos lados de la carretera y en los jardines de los pobladores hay barriles de petróleo amarillo brillante, pintados para simular recipientes de material radioactivo.

Esta es una de las formas cómo algunos de los 600 residentes de la localidad están demostrando su oposición a la transformación de la mina vecina en un vertedero de desechos nucleares.

También están desplegados letreros de marchas anti nucleares y un elaborado mural pintado en la puerta de una granja que advierte sobre los peligros de la radiación.

Uno de los residentes está indignado porque compró un apartamento en el pueblo hace una década, antes de que se otorgara la licencia para el almacenamiento nuclear a Konrad.

Alega que desde entonces el valor de su propiedad se ha reducido a una tercera parte de su precio original. Cree que el gobierno alemán debe compensar a los locales por el efecto del almacén en los valores de las propiedades.

Otra residente me dice que está preocupada por si ocurre algo malo en la mina. “Hemos visto lo que ocurrió en Asse”, dice.

 
Los residentes locales colocaron en las calles barriles de petróleo pintados de amarillo para simular recipientes de material radioactivo.

Asse II, a sólo 25 km de distancia, es el nombre de otra antigua mina, y quizás el mayor percance de desechos nucleares de la historia de Alemania.

Es hogar de 126.000 barriles de material radioactivo que fueron desechados allí y apilados descuidadamente entre 1967 y 1978.

Algunos años después se descubrió que una salmuera radioactiva se estaba filtrando de la mina y el hecho se hizo público en 2008.

Nadie sabe exactamente qué hacer con el problema. En teoría, los desechos de Asse II podrían ser trasladados a un nuevo depósito, dice la portavoz de Konrad.

Pero la actual licencia de Konrad no incluye esa posibilidad.

Rosemarie Streich, quien ha vivido en Bleckenstedt toda su vida, me invita a su casa.

Está en sus 80 años y recuerda haberse unido a protestas contra Konrad en los 1970. Todavía hoy sigue asistiendo a manifestaciones.

“Obviamente, soy consciente de que esto tiene que ser almacenado en alguna parte y quizás tiene que ser aquí”, dice. “Pero el problema es cómo surgió”.

Transparencia

 
En muchas naciones del planeta hay oposición a los almacenes nucleares.

No siente que los que están detrás del proyecto han sido siempre transparentes con los residentes sobre los riesgos involucrados. Pero piensa que las protestas han tenido un efecto para retrasar el proyecto.

Esa también es la opinión de Ludwig Wasmus, un agricultor local, y Ursula Schonberger, un activista político.

Wasmus nació aquí y rápidamente se volvió parte del movimiento anti Konrad. “Fue algo natural”, dice.

Schonberger es originario de Múnich pero ha estado tomando parte en manifestaciones anti nucleares durante 35 años. Hoy, su hija está con ella. “La próxima generación”, dice.

Wasmus y Schonberger son miembros de un comité que se opone al almacén de Konrad que fue fundado después del desastre nuclear de Chernóbil. En 2017 es su 30º aniversario.

La organización ahora tiene un pequeño edificio en Bleckenstedt que sirve como lugar de reuniones y centro de información anti nuclear.

Las paredes están cubiertas con folletos y afiches, incluido uno con una fotografía de un montón de barriles de Asse II mal apilados.

Ambos piensan que se les ha impuesto Konrad sin consultarlos.

“Si inspeccionamos todos los distintos sitios y concluimos que Konrad es en realidad en lugar más seguro, no tendría problemas en estar de acuerdo con eso”, dice Schonberger.

El problema es que todo ha sido presentado como hecho, dice Wasmus. “Ellos simplemente eligieron este lugar, eso es todo”.

Ludwig Wasmus y Ursula Schönberger están ayudando a dirigir un centro de información anti nuclear en una población local.

Otro almacén

Una de sus preocupaciones es que Alemania tiene muchos más desechos nucleares de lo que puede almacenarse en Konrad, lo cual sugiere que tendrá que encontrarse otro lugar para mantener el resto.

“Tendremos dos regiones contaminadas”, afirma Schonberger. “Esto no tiene sentido”.

“El movimiento continuará”, dice Wasmus. “Aún creemos que podemos evitar el almacén de Konrad”.

Las autoridades alemanas, sin embargo, se mantienen firmes en su plan. Todos, incluidos los manifestantes, están de acuerdo en que algo debe hacerse para almacenar los desechos nucleares a largo plazo.

Pero guardarlos bajo la superficie significa lograr la aceptación de quienes viven cerca.

En Reino Unido, por ejemplo, hay una batalla continua y hasta ahora no se han aprobado depósitos.

Debajo de Bleckenstedt, los mineros continúan su trabajo. Los túneles de Konrad, que se extienden por kilómetros bajo la superficie, pronto recibirán una enorme porción de desechos nucleares alemanes.

El único signo visible de qué se encuentra allí son las instalaciones de alta seguridad sobre la superficie, y los barriles de petróleo amarillos.

Fuente:   bbc.com

El PP se queda solo frente a un Congreso que le pide el cierre definitivo de Garoña

El Congreso de los Diputados de España se ha unido al Parlamento vasco, navarro y aragonés en pedir el cierre de la central más antigua de España

La oposición se une en una proposición de Bildu, modificada por el resto de grupos, que exige iniciar un desmantelamiento supervisado

Se reclama un plan alternativo de reindustrialización y adaptación económica para el área de influencia

La oposición se ha unido esta tarde para exigir el cierre definitivo de la Central Nuclear de Santa María de Garoña, respaldando una proposición no de ley (PNL) presentada por Bildu, y que ha sido modificada por una transaccional apoyada por PSOE, Ciudadanos, Unidos Podemos, PNV y ERC. De este modo, el Congreso de los Diputados ha instado al Gobierno central a que ponga en marcha las medidas necesarias para proceder al cierre definitivo de Garoña, dejando solo al Partido Popular en su defensa de la nuclear burgalesa.

La proposición incluye también la exigencia de proceder a un desmantelamiento inmediato de las instalaciones, bajo la supervisión del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), y a activar un plan alternativo de reindustrialización y adaptación económica del área de influencia. Fuera del texto se ha quedado la petición de dimisión del presidente del CSN, Fernando Marti, por parte de Bildu, formación que ha criticado que el Gobierno central esté utilizando Garoña como “moneda de cambio” en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Peña acusa al Gobierno de opacidad y critica las “contradicciones” del CSN

Desde el PSOE, la burgalesa Esther Peña ha acusado al Gobierno y al CSN de opacidad en todos los procedimientos relativos a la nuclear, denunciando las “contradicciones” del último informe del órgano de seguridad, favorable a la reapertura de la central aun cuando no se han ejecutado las inversiones comprometidas. Por su parte, Juantxo López de Uralde, portavoz de Unidos Podemos, ha reiterado que la autorización de reapertura de Garoña sentaría precedente para alargar la vida del resto del parque nuclear.

El Partido Popular se ha quedado solo defendiendo la continuidad de Santa María de Garoña. Su portavoz, Guillermo Mariscal, ha acusado a la oposición de prejuiciosa, y considera que la petición de cierre de la nuclear no es solo un acto de irresponsabilidad sino también una “frivolidad”. Los ‘populares’ insisten en que la central es necesaria para el mix energético, y si las decisiones que se toman no son las adecuadas se vivirá una situación de déficit energético que acabará con subidas en el precio de la luz.

La dimisión del presidente del CSN no se ha incluido

Durante el debate, el diputado de Bildu Oskar Matute ha aceptado el texto a pesar de que no se han incluido algunas de sus reivindicaciones, entre las que figuraba la dimisión del presidente del CSN, Fernando Martí. “No recoge la dimisión, pero sí lo esencial”, ha señalado. Matute ha apuntado que busca “garantizar” la salud de los ciudadanos que pueden verse afectados por las consecuencias de Garoña. “El derecho a la salud no deb …

Fuente: burgosconecta.es

Parlamento vasco

Parlamento navarro

Parlamento aragonés

Comisión de energía del Congreso

17 municipios de Álava piden el cese de Scharhausen, presidente  del CSN