El PP vasco abre brecha en el partido por la central nuclear de Garoña

Quiroga y Maroto rechazan ahora la reapertura de Garoña que impulsa Rajoy. Votan en el Parlamento, por primera vez en su historia, el cierre de la nuclear

L. IGLESIAS / J. IZARRA / Bilbo

«El grupo popular, el Partido Popular del País Vasco por primera vez en esta Cámara va a votar juntos para pedir el cierre definitivo de la central nuclear de Santa María de Garoña», anunció Javier Maroto ayer desde la tribuna del Parlamento Vasco. El hasta ayer parlamentario díscolo del PP sobre Garoña se convertía así en el portavoz de un cambio de 180 grados en los argumentos y en los posicionamientos que el partido de Arantza Quiroga había defendido no sólo durante el año largo de su presidencia sino durante todo el ya largo debate que durante décadas se ha mantenido en las instituciones vascas sobre la central burgalesa situada a 45 kilómetros del sur de Vitoria. Quiroga, que había anticipado el pasado miércoles cambios en «algunas posiciones» del PP vasco, concretaba con su ‘no’ a Garoña su intención de acercar a su partido a la sociedad vasca frente a la estrategia del Gobierno de Mariano Rajoy de facilitar la reapertura solicitada por Nuclenor.

Javier Maroto y Arantza Quiroga cocinaron durante los últimos días una ciaboga mayúscula en el hasta ahora sólido posicionamiento del PP vasco sobre la central burgalesa de Santa María de Garoña. Tanto en los cuatro debates celebrados en los últimos años en el Parlamento Vasco como en los desarrollados en el resto de instituciones alavesas el PP había seguido las directrices marcadas por el Gobierno español que oficialmente ha condicionado la continuidad de la central, primero, y su reapertura, después, a los informes que elabora el Consejo de Seguridad Nuclear. Un criterio que defendió el parlamentario vasco Carmelo Barrio en los dos últimos debates sobre Garoña y que sólo Javier Maroto, a título personal, se había atrevido a ignorar.

Maroto fue ayer quien en una reunión del grupo parlamentario previa a la celebración del pleno solicitó asumir la portavocía para, ya en la segunda de sus intervenciones, realizar un anuncio que sorprendió a propios y a extraños. Maroto contextualizó el viraje del PP vasco en la «sensibilidad de los ciudadanos especialmente en Álava y especialmente en Vitoria». Un argumento que, al parecer, desdeña los utilizados y votados con anterioridad por el PP vasco y que, como adelantó EL MUNDO del País Vasco, fue utilizado por Javier Maroto en el encuentro informal que mantuvo con el ministro de Industria y Energía José Manuel Soria el pasado 20 de mayo durante la presentación del nuevo modelo de la furgoneta fabricada en Vitoria por Mercedes Benz.

Pero el voto afirmativo de los diez parlamentarios del PP vasco constituye un torpedo en la estrategia del Gobierno de Mariano Rajoy de facilitar la reactivación de la central de Garoña solicitada por Nuclenor. La moción aprobada ayer por todos los grupos del Parlamento Vasco salvo UPyD que se abstuvo se apoya en posicionamientos anteriores en los que el PP votó en contra para solicitar al Ejecutivo central que rechace la petición de Nuclenor, empresa coparticipada por Iberdrola y Endesa.

Además, solicita el amparo de la Comisión Europea como garante de que el procedimiento que se seguirá para autorizar o no la reapertura de la central cumple las exigencias de seguridad que se implementaron tras el accidente sufrido por la central de Fukushima el 11 de marzo de 2011. Una petición que no sólo cuestiona el papel del Ministerio de Industria y Energía sino también del CSN que, hasta ahora, era el garante para el PP vasco de la seguridad con sus dictámenes.

El nuevo posicionamiento del PP vasco constituye, además, un alivio para el diputado general de Álava Javier De Andrés que también hasta el pasado miércoles había condicionado el cierre o la reapertura de la central de Garoña a lo determinado por los informes del CSN. De Andrés comenzó en el pleno de Juntas Generales el cambio de criterio del PP vasco cuando mostró «sorpresa» por el plazo de un año que el CSN puede llegar a necesitar para elaborar un dictamen sobre la seguridad en una Garoña de nuevo en funcionamiento. La central nuclear situada en el norte de Burgos fue inaugurada en 1970 y desde el año 2006 ya era la más antigua en funcionamiento en España. Nuclenor dejó de producir energía el 16 de diciembre de 2012. La central, desde entonces, permanece a la espera de su reactivación.

Fuente: elcorreodeburgos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s