La Economía, un fraude no tan inocente

El problema principal que conllevan los engaños de los economistas ni siquiera es que sus afectados sean siempre los mismos; lo malo es que sus responsables gozan de casi total impunidad

El último libro del gran economista John Kenneth Galbraith se tituló La economía del fraude inocente. Afirmaba en sus páginas que era un fraude porque “rinde un servicio sigiloso a ciertos intereses particulares” y lo calificaba generosamente como inocente porque, en su opinión, “la mayoría de los que lo perpetran no se sienten culpables”.

A mí me parece, sin embargo, que cada vez cuesta más trabajo seguir pensando que se trata efectivamente de algo tan inocente como pensaba Galbraith, por muy poco responsables que se sientan los economistas que engañan cada día a la gente. Bien sea a base de grandes mentiras o de las formas más sutiles de engañar como pueden ser las medias verdades, los silencios o las manipulaciones estadísticas.

Por muy marcada que sea la aureola de grandes científicos que tienen los economistas de mayor impacto mediático, lo cierto es que casi siempre terminan dando gato por liebre a la opinión pública, produciendo mucha confusión y, a la postre, logrando lo que se busca, que la gente crea a pie juntillas lo que le dicen y dé por buenas las políticas que en realidad menos le convienen.

Unas veces, los economistas engañan presentando como si fueran juicios técnicos y neutros y, por tanto, fuera del debate de los no entendidos lo que no son sino simples preferencias ideológicas de quien las formula. Típico ejemplo de ello es afirmar que las empresas o las entidades financieras privadas son mejores o funcionan más eficientemente que las públicas, que las pensiones privadas son más deseables que las públicas, o que conviene que no haya determinado tipo de impuestos, como ocurre en los últimos tiempos con el de sucesiones.

Ninguna de esas afirmaciones es técnica sino política. Ninguna tiene detrás una evidencia empírica que la haga irrefutable, un análisis científico que pueda demostrar taxativamente que es una verdad indiscutible. Una empresa o un banco público, por ejemplo, puede ser tan eficiente o más que uno privado, o viceversa; ninguno es intrínsecamente o por definición superior o mejor que el otro. Es legítimo optar por una u otra solución pero es un engaño decirle a la gente que la elección que cada uno adopte es el resultado de un juicio técnico o científico y, por tanto, objetivamente “mejor” que su contraria.

Otras veces, se trata de convencer a la gente de que determinadas propuestas no son controvertidas como resultado de un análisis científico incuestionable e incuestionado y, por tanto, que igualmente deben quedar fuera de la discusión. Se dice, por ejemplo, que los modelos económicos demuestran que las pensiones públicas son insostenibles, que la investigación económica ha demostrado que es preciso moderar los salarios para crear empleo, reducir los impuestos para que suba la renta per cápita, que a partir de un determinado nivel de deuda no habrá crecimiento económico, o que los bancos centrales son imprescindibles porque allí donde lo son la tasa de inflación es menor.

Pero se oculta que detrás de esas afirmaciones, como he demostrado en mi libro Economía para no dejarse engañar por los economistas, hay hipótesis concretas que si se cambian dan lugar a resultados completamente diferentes.

Y, por supuesto, muchos economistas engañan también a la gente cuando al hacer sus propuestas no hacen mención de los resultados distributivos que van a tener, haciendo creer, por tanto, que se toman con independencia de ello, cuando en realidad se sabe perfectamente que son mucho más favorables para unos grupos sociales que para otros.

Y no se crea que los engaños han hecho mella solo en la gente normal y corriente, que solo la menos formada es la que ha llegado a creerse a pies juntillas ese tipo de afirmaciones. Para hacer eso posible ha sido necesario que previamente se haya generalizado y asumido por la mayoría de la profesión una “sabiduría” económica que en realidad no es sino un relato de la realidad lleno de errores metodológicos y de prejuicios ideológicos.

Son cientos los profesores de economía que día a día siguen enseñando a sus alumnos que la función de demanda de mercado es decreciente cuando hace decenios que se demostró que eso es falso porque puede tener cualquier forma. O que los bancos obtienen el dinero que prestan de los depósitos que previamente les han hecho sus clientes, cuando se sabe perfectamente que es al revés, que primero prestan (con dinero que crean de la nada) y de ahí nacen los depósitos.

¿Cuántas veces hemos oído que la enorme deuda que tiene España y especialmente la pública es el resultado de que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”? Miles de veces, pero casi nunca (por no decir que nunca) se recuerda que la deuda es en realidad el negocio de la banca y que ha sido esta quien ha usado su enorme poder para imponer un modelo de crecimiento económico basado en la deuda. Y, sobre todo, que si la deuda ha aumentado tanto es por los intereses que cobra la banca por prestar un dinero que crea de la nada y sin coste alguno. En el caso de nuestra deuda pública, por ejemplo, el 61,4% de toda la que se ha generado desde 1995 se debe a intereses.

Se le dice a la gente que hay que moderar los déficits públicos e imponer recortes brutales en el gasto que se traducen en grandes pérdidas de bienestar social (y en nuevos negocios privados) porque esa es la única forma de que no aumente la deuda, pero se le oculta que desde que en Europa se impuso la regla del 3% como límite del déficit público la deuda ha aumentado más de 20 puntos en porcentaje del PIB (exactamente 5,3 billones de euros desde 1995 a 2015). Por no hablar del gran engaño que supone decir que nadie predijo la crisis. Sí lo hicieron los economistas (de izquierdas o de derechas, críticos u ortodoxos) que contemplaron sin prejuicios ni intereses espurios de por medio lo que estaba haciendo con la deuda el mundo de las finanzas, que es el gran padrino del fraude intelectual en que se ha convertido la economía de nuestro tiempo

Pero el problema principal que conllevan los engaños de los economistas ni siquiera es que, como he dicho, sus afectados sean siempre los mismos. Lo malo es que sus responsables gozan de casi total impunidad.

Podríamos dar también muchos ejemplos traídos de todo el mundo, pero en España creo que tenemos el que podría ser el paradigma de todos ellos, la mejor y más terrible expresión de los males que hoy día aquejan al análisis económico como instrumento imprescindible de las políticas públicas.

Me refiero al que fue gobernador del Banco de España, Jaime Caruana. En su día fue acusado por sus propios inspectores de mirar hacia otro lado, de mantener una actitud pasiva y un “complaciente optimismo” ante los peligros que se estaban generando y que los inspectores contemplaban ya como muy ciertos, o de realizar “imprudentes análisis de la realidad”. En la carta dirigida al entonces ministro de Economía y Hacienda y vicepresidente del gobierno, Pedro Solbes, los inspectores denunciaban “la pasiva actitud adoptada por los órganos rectores del Banco de España, con su gobernador a la cabeza, ante el insostenible crecimiento del crédito bancario en España”, o también que la creciente acumulación de riesgos en el sistema bancario español tenía su origen en la “complaciente actitud del gobernador del Banco de España” y en su “falta de determinación” (la carta puede leerse aquí).

¿Alguien le pidió cuentas al exgobernador Caruana por esa evidente responsabilidad en todo lo que sucedió en el sistema financiero español y que tanto daño ha hecho a millones de hogares y empresarios?

La mejor y más clara respuesta a esta pregunta consiste sencillamente en saber dónde se encuentra hoy día empleado quien dirigió el Banco de España con un comportamiento de ese tipo, tan pasivo y complaciente hacia la banca que gestaba el daño tremendo que terminó produciendo: Jaime Caruana es actualmente nada más y nada menos que el Director Gerente del Banco Internacional de Pagos, es decir, la máxima autoridad financiera y bancaria internacional.

Lo peor, pues, no es que la economía se haya convertido en un fraude sino que este es todo lo contrario de inocente, como prueba el destino que aguarda a quienes lo cometen y la impunidad con que lo llevan a cabo.

Fuente: http://www.eldiario.es/zonacritica/Economia-fraude-inocente_6_635596478.html

Las dosis bajas de radiación de las centrales nucleares también causan cáncer

La radiación recibida por algunos trabajadores de la industria nuclear puede causar un pequeño aumento en la mortalidad por leucemia

Un estudio internacional de 2015 coordinado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), en colaboración con el CREAL (Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental, en Barcelona, centro aliado ISGlobal), el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH, EE.UU.), la Oficina de Salud Pública de Inglaterra (PHE), el Instituto Francés de Radioprotección y Seguridad Nuclear (IRSN) y la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.) muestra que la exposición prolongada a dosis bajas de radiación ionizante como las que reciben algunos trabajadores de centrales nucleares puede causar leucemia.

El estudio, publicado en la edición del 22 de junio de 2015 de la revista The Lancet Haematology , muestra que el riesgo de mortalidad por leucemia aumenta de forma lineal con la dosis de radiación.

“Este estudio proporciona la evaluación más precisa hasta la fecha del riesgo de leucemia después de dosis bajas y prolongadas de radiación”, explica la profesora Elisabeth Cardis, jefe del Programa de Radiación del CREAL y una de las coautoras del estudio. “Esto demuestra que incluso las bajas dosis de radiación recibidas por los trabajadores de la industria nuclear pueden causar un pequeño aumento en la mortalidad por leucemia y que el riesgo aumenta con dosis crecientes”.

Pese a que serán necesarios nuevos estudios para mejorar el conocimiento sobre la relación entre bajas dosis de radiaciones y riesgo de cáncer, a partir del trabajo ahora publicado, “es probable que cambien las recomendaciones generales de la Comisión Internacional de Protección Radiológica (CIPR), que son deliberadamente conservadoras”, ha explicado el profesor Thomas Jung, de la Oficina Federal de Alemania para la Protección contra la Radiación en Munich, en declaraciones publicadas en la edición digital de la revista Nature.

Las exposiciones a dosis bajas no solo son típicas de las exposiciones ambientales u ocupacionales, como la exposición de los trabajadores nucleares en su lugar de trabajo, sino también de las exposiciones médicas, tales como la de los pacientes sometidos a tomografía computarizada (TC) en los procedimientos de diagnóstico médico.

El estudio sobre 300.000 trabajadores de centrales

Basándose en las evidencias científicas más sólidas disponible a escala internacional, el Estudio Internacional de Trabajadores Nucleares (INWORKS), un seguimiento de un estudio anterior en 15 países liderado por la profesora Cardis, evaluó las exposiciones de más de 300.000 trabajadores nucleares en EE.UU., Francia y el Reino Unido durante el período 1943 y 2005.

El estudio evaluó el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como la leucemia, el linfoma y el mieloma múltiple.

Los resultados del estudio ponen de manifiesto de manera clara una asociación positiva entre la exposición a la radiación ionizante y el riesgo de mortalidad por leucemia y muestran que el riesgo de leucemia aumenta linealmente con la dosis de radiación.

El riesgo asociado a la exposición varía con el tipo de leucemia. El riesgo fue mayor para la leucemia mieloide crónica, y no hubo mayor riesgo para la leucemia linfocítica crónica.

El estudio muestra poca evidencia de asociaciones entre la exposición a las radiaciones ionizantes y la mortalidad por mieloma múltiple o linfoma. “Las normas actuales utilizadas para la protección contra las radiaciones siguen basándose principalmente en las exposiciones de dosis altas agudas, derivadas de estudios basados ??en supervivientes de las bombas atómicas en Japón”, explica el Dr. Christopher Wild, director de la IARC. “Esta evaluación de los efectos cancerígenos de la exposición a dosis bajas fortalece los datos científicos en que están basadas las normas de protección radiológica. Estos nuevos hallazgos son importantes al considerar la exposición a la radiación en diferentes escenarios, incluyendo el uso en el diagnóstico médico”.

Artículo científico de referencia

Leuraud, Klervi et al. Ionising radiation and risk of death from leukaemia and lymphoma in radiation-monitored workers (INWORKS): an international cohort study. The Lancet Haematology. June 22th. 2015.

Radiación de Garoña en funcionamiento.

Radiación de Ascó y Cofrentes en funcionamiento.

Mucho menor que la de Garoña

Fuente:  lavanguardia.com

Esta peli ya la has visto: Poli bueno, poli malo. La italiana ENDESA apuesta por Garoña, Iberdrola no pero si.

La polémica que rodea Garoña parece un tanto forzada. Si no es rentable como dice Iberdrola, no tendría sentido persisir en su apertura como quieren los italianos de ENDESA. ¿O sí ?

Garoña puede hacer un último servicio a sus dueños, chantajear al gobierno de los españoles.

En el Consejo de Seguridad Nuclear, el organismo que ha facilitado con sus decisiones ampliar la vida útil de las centrales más allá de 40 años, se recuerda claramente cómo en el año 2009, tanto Iberdrola como Endesa aceptaban sin demasiados problemas el fin de Garoña. Simplemente, no les salían las cuentas. Ocho años -y cien polémicas después- los intereses han cambiado.

“Garoña” sostiene el diputado de Equo-Podemos Juantxo López de Uralde “trasciende a Endesa e Iberdrola”. “Las espadas” señala “están en alto. Las empresas hacen presión para reducir impuestos y yo, lo que espero es que Garoña no vuelva a abrir. Lo contrario sería un disparate”.

Cuando dos socios no se hablan, malo. Cuando se hablan por burofax, peor.

Parece ser que Iberdrola y Endesa, socias en las centrales nucleares de Garoña (al 50%), Almaraz, Ascó II, Vandellós y Trillo, no comparten visión sobre el futuro del negocio. Iberdrola ha solicitado por burofax a su socio que desista de reabrir Garoña y que se una a la petición enviada al Ministerio de Industria para retrasar la petición de ampliar la vida útil de Almaraz.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, fue el primer ejecutivo del sector que salió de forma ostensible del cerrado coto en el que se movía la patronal eléctrica Unesa. Va a su aire, detecta bien los cambios de etapa y no le importa ir al cuerpo cuerpo cuando es necesario. Lo hizo en su momento con Florentino Pérez (ACS) que le quiso arrebatar la silla en la eléctrica y lo ha vuelto a hacer en la polémica que rodea en España al negocio nuclear.

Galán ha teñido a Iberdrola de publicidad verde para identificarla con el desarrollo de las renovables gracias a los parques eólicos, pese a emplear carbón, gas y uranio en la mayoria de su producción. El 27 de marzo, apenas unos días antes de que se celebrara la junta general de accionistas de la empresa en Bilbao, donde está la sede social de la compañía, Iberdrola envió un fax a Endesa. En el mismo solicitaba la celebración de una reunión del consejo de administración de Nuclenor (sociedad al 50% con Endesa) para “tratar la presentación del escrito de desestimiento de solicitud de renovación de la explotación de la Central Nuclear Santa María de Garoña”. En otras palabras, el certificado de defunción de la planta más pequeña y antigua de España, que el Gobierno -y las empresas- han utilizado como palanca para hacer posible la extensión de la vida útil de las centrales más allá de los 40 años.

 Iberdrola-Galán, con centrales de gas infrautilizadas, con sede en el País vasco -donde hay una fuerte oposición a reabrir Garoña- y con ganas de reverdecer aún más si cabe su marca, presiona al Gobierno. ¿Para qué? Lo dijo el propio Sánchez Galán en la junta general: Garoña, sostuvo “no es viable económicamente”, algo que se puede extender al resto de los activos nucleares. Según explicó Galán, esos activos se encuentran en una situación idéntica a Garoña; “se encuentran en pérdidas” y no son viables.

El origen de las presuntas pérdidas

El ejecutivo salmantino, que no suele dar puntada sin hilo, apuntó, por supuesto, al origen de esas pérdidas:  los impuestos y las obligaciones exigidas, que absorben el 50% de los ingresos. Galán se apuntaba así a la tesis expuesta a finales de febrero por el nuevo presidente de la Sociedad Nuclear Española (SNE), José Antonio Gago: el Gobierno tiene que bajar cargas al sector si quiere seguir contando con el 20% de la producción eléctrica que aportan las centrales y controlar la  emisión de CO2.

Con el objetivo claro -o menos impuestos o amago de abandono-, Iberdrola ha elevado la presión a su socio Endesa y al Ejecutivo. La vía: el burofax. De nuevo, la polémica se refiere a la vida útil de las centrales. Las de Almaraz (Cáceres) y Vandellós tienen que pedir ampliación para funcionar más allá de 2020. Según la normativa, la solicitud la tienen que plantear los dueños -en este caso Endesa, Iberdrola y Gas Natural Fenosa- tres años antes de que cumpla el plazo. Iberdrola quiere reinterpretar la normativa y que el Ministerio de Energía autorice retrasar la solicitud de ampliación a 2019, un año antes de que venzan los plazos. Se trata de apurar al máximo.

Endesa y su propietario italiano Enel, no está de acuerdo con las tesis de Sánchez Galán. La que fue joya pública del sector energético español, es ahora una pata clave para Enel, empresa controlada por el Estado italiano. Endesa, bien ordeñada vía dividendos, aporta a la eléctrica italiana centrales nucleares fuera del territorio y los proyectos renovables que la española desarrolló, sobre todo, en América Latina. Lo que ENEL no consigue en Italia lo quiere en España ( parlamento-italiano-prohibe-centrales-nucleares )

“No vamos a cambiar de posición” sostienen fuentes de Endesa. Por eso, la compañía va a ignorar el bombardeo de burofax. Ni habrá cambio de posición en Garoña -se precisa unanimidad de los socios para hacerlo-, ni se atenderá la petición para retrasar la toma de postura sobre Almaraz y Vandellós. “Apostamos por el funcionamiento a largo plazo de las nucleares”. En consecuencia, sostienen las fuentes consultadas en la compañía que preside Borja Prado, Endesa seguirá los procedimientos establecidos.

De donde viene Borja Prado Eulate (presidente de ENDESA)

Las prácticas incívicas de la Endesa de Borja Prado

El parlamento italiano prohíbe las centrales nucleares

Centrales italianas desmanteladas o en proceso de desmantelamiento

Aznar vende la mejor empresa española que ahora es del Gobierno italiano

Fuente:  www.bez.es

El alcalde de Zamanzas pide en Bruselas el cierre definitivo de Garoña

Ver video

Juan José Asensio ha realizado esta solicitud en el marco de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, desde donde se han comprometido a requerir información a las comisiones de Energía y Medio Ambiente, así como al Ejecutivo central, acerca de los cambios que se han acometido en la planta para poder reabrirla, según ha informado Imagina Burgos.

El alcalde del Valle de Zamanzas ha centrado su intervención, de cinco minutos, en los fallos estructurales de la central y en la necesidad de revisar el modelo energético español, con el objetivo de favorecer uno que priorice las energías “limpias y renovables” y ha pedido “que se deje de multar por usar la energía solar”, a la vez que ha solicitado que se trabaje en planes energéticos a largo plazo y no en “improvisaciones de licencias que sólo ayudas a la cuenta de beneficios de las grandes empresas energéticas”.

Asensio ha remarcado que la planta nuclear de Santa María de Garoña es una “central obsoleta”, que ya ha cumplido con su cometido, y ha recordado que la instalación lleva parada desde diciembre de 2012, así como que tenía previsto por mandato gubernamental su cierre el 6 de julio de 2013. Asimismo, ha explicado que la planta nuclear burgalesa ha notificado 136 incidentes en su último periodo y ha reiterado que “arrastra desde hace más de 30 años fallos estructurales de diseño” en la vasija del reactor.

El regidor municipal ha realizado una valoración “positiva” tras su comparecencia ante el Parlamento Europeo, ya que considera “un logro importante” que el alcalde de un pequeño pueblo de Burgos haya podido trasladar su reivindicación ante este organismo internacional.

Fuente : 20minutos.es

 

Las eléctricas despiden a un joven periodista por informar de las nucleares

“La fuente había participado en el programa que muchos años antes buscaba construir la primera bomba nuclear nacional. El objetivo fue suspendido. Citó a Máximo en una cafetería, la del Círculo de Bellas Artes. Era un informe sobre vuelos de control de la radiactividad de las centrales nucleares de la época, en los años 70, cuando todavía no había normas de seguridad adecuadas o las que había eran escasas y no apropiadas.

El responsable de los programas nucleares había ordenado usar los vuelos de detección de yacimientos de uranio y otros para ver qué pasaba en los contornos de las tres centrales nucleares operativas dentro de un plan de construcción de 25.

Una historia de la ‘prehistoria’. El caso es que los firmantes del informe aseguraban que el aparato medidor se petaba de escala superior porque la radiación que captaba era más alta que la que podía medir, exactamente al acercarse y al pasar por encima del penacho de la chimenea de la central. Máximo cambió un tecnicismo en el titular: penacho radiactivo por nube y el asunto también pasó a la portada de la edición regional cercana a la central.

Los alcaldes de las zonas próximas pidieron la dimisión del responsable de toda la seguridad nuclear por entender que se les habían ocultado datos y que si no era así querían la cabeza del periodista, según fuentes cercanas al asunto desde dentro de la Administración.

Las empresas propietarias mandaron cartas de aclaración y en sus textos citaban como publicadas fragmentos de textos que no eran los publicados exactamente.

Publícalas con una “N de la R”. Máximo se quedó con cara de desconocimiento ante la orden recibida del director, pero guardó silencio. Volvió a su mesa y preguntó a su jefe directo: ¿Qué es N de la R? Nota de la Redacción… Ándale, qué fácil era.  Aturdido y algo cansado puso una N de la R corta y directa sin mencionar que en los textos se afirmaban como publicadas cosas distintas a la exactitud de las palabras escritas en la noticia. N de la R: “La Redacción se remite a los textos publicados”. Y fin de la historia.

El caso es que semanas después, justo antes de que acabara el periodo de prueba (enero 1991) para que el contrato fijo fuera tal, el jefe de personal llamó a Máximo a su despacho. Estaba despedido.  ¿Por qué? No lo sé. Yo cumplo órdenes.

El veinteañero Máximo no esperó los quince días de rigor, se sintió insultado. Cuando atravesaba la redacción con sus cosas se cruzó con el Director ¿Por qué? Preguntó con su caja de papeles, rotuladores y agendas en la mano. “Son decisiones que a veces hay que tomar”, le respondió con mirada de cariño y paso acelerado. Y se acabó.

Se quedó unos días tirado en el sofá de casa viendo películas de acción y gatear a su primer bebé y sentir crecer al segundo de camino. Le llamó una persona de confianza.

Cita en la terraza de las Vistillas. “Pidieron tu cabeza y se la dieron”. Meses después Máximo tuvo acceso a la agenda de uno de los que pidieron su cabeza, había comido con dos personas principales del diario, antes del despido y después.  Alguien informado le aseguró que una persona cercana a uno de los protagonistas de la comida sangrienta fue ‘enchufada’ en un puesto de trabajo mediante una carta de recomendación enviada. ¿Con contrato fijo? Seguro. Una empresa de comunicación que trabajaba para el sector estuvo cerca del  asunto de la presión al medio de comunicación.

El máximo responsable de la época en el control de la seguridad de las centrales nucleares asegura hoy (2017) de forma rotunda recordando el hecho: No tengan la menor duda, las eléctricas propietarias de la central pidieron su cabeza y se la dieron. Manu Militari.” (sólo habia 2 relacionadas con centrales nucleares)

CAPÍTULO APARTE DEL LIBRO ‘MÁXIMO PERIODISMO: ASÍ SE CONSIGUEN 20 NOTICIAS EXCLUSIVAS DE PORTADA Y GANA EL PREMIO NACIONAL”

¿Había algo que ocultar en aquel informe? ¿no es tan buena e inocua la energía nuclear?

¿No será quizá que los habitantes del Norte de Burgos eran prescinibles para la obtención de beneficios económicos de 2 empresas eléctricas?

 

Fuente:  noticias24horas.com

Mas info:  Zorita y Garoña violaron todos los límites de emisiones radioactivas en su primeros años de funcionamiento.

Nuclenor aborda este miércoles el futuro de Garoña con Iberdrola y Endesa

El consejo de administración de Nuclenor, propietaria de la central nuclear de Santa María de Garoña, se reúne este miércoles, con Iberdrola y Endesa, sus dos accionistas al 50%, enfrentados sobre el futuro de la planta.

La reunión se produce en un momento en que está sobre la mesa la petición de Iberdrola a Endesa, como su socio en Garoña, para que respalde la presentación de un escrito de desestimiento de solicitud de renovación de la autorización de explotación de la central nuclear.

Iberdrola ya había solicitado a finales de marzo a las partes implicadas -Nuclenor y Endesa- la convocatoria de este consejo de la sociedad, así como de una junta general extraordinaria, para el pasado 6 de abril, que finalmente tendrá lugar este miércoles.

El consejo de administración de Nuclenor se reunirá por la tarde, después de la celebración de la junta general de accionistas de Endesa y de la presentación de los resultados trimestrales de Iberdrola.

Los dos accionistas de Nuclenor llegan a la cita con una posición clara, en ambos casos, pero totalmente enfrentados respecto a la decisión final sobre el futuro de la central nuclear.

En el caso de Iberdrola, fue su propio presidente, Ignacio Sánchez Galán, quien en el marco de la junta general de accionistas de la compañía aprovechó para asegurar que la central nuclear de Santa María de Garoña “no es viable económicamente, con pérdidas cuantiosas” desde hace años, y anunció que había pedido a Endesa que desista de su explotación.

Por su parte, fuentes del sector indicaron a Europa Press que Endesa será “coherente” con su posición acerca del futuro de Garoña y, en general, del parque nuclear español. “No habrá sorpresa en la posición de Endesa porque no ha pasado nada relevante que lo justifique”, señalaron.

De hecho, las fuentes aseguraron que la compañía se mostrará partidaria de esperar a la decisión del Gobierno acerca de la autorización de la continuidad de Garoña, y adoptar la decisión definitiva una vez se sepa si existe o no autorización para la misma.

El coste de volver a arrancar

No obstante, las propias cuentas de Nuclenor dejan en una situación muy complicada la continuidad de la planta burgalesa, que en 2016 registró unas pérdidas de 67 millones de euros y lleva desembolsados 330 millones de euros en Garoña durante los últimos cuatro ejercicios, desde que la central dejó de estar operación, el 1 de enero de 2013.

Además, la sociedad cifra en 205 millones de euros el coste de volver a poner la central en funcionamiento, nunca antes del 1 de enero de 2019. Esta cifra incluiría tanto las inversiones requeridas por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) como los gastos operativos y otros como los del combustible.

Estos datos fueron ya anticipados al Ministerio de Energía, en el marco de las consultas impulsadas por el departamento dirigido por Álvaro Nadal de cara a decidir el futuro de la central.

No obstante, el Ministerio subrayó que mantenía abierto el proceso de “escuchar a todas las partes interesadas” en la eventual renovación o cierre de la central nuclear y remitió a las partes interesadas el informe preceptivo aprobado por el CSN el pasado 8 de febrero para que presenten alegaciones y comentarios.

El Gobierno tiene de plazo hasta agosto para tomar una decisión sobre la continuidad de Santa María de Garoña, tras el informe del CSN favorable a prolongar la vida útil de la planta. No obstante, la última palabra corresponde a Iberdrola y Endesa, propietarios de la central a través de Nuclenor.

Fuente:  eleconomista

 

Secretario del CSN admite que el expediente Garoña tuvo una gestión distinta

El nuevo secretario general del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Manuel Rodríguez Martí, reconoció el 7 de marzo de 2017, en su comparecencia en la Comisión de Energía, que la documentación del expediente para la reapertura de la central de Garoña (Burgos) se gestionó de manera “distinta” a lo habitual.

El hasta ahora subdirector de Instalaciones Nucleares del CSN ha comparecido hoy en la Comisión de Energía del Congreso, en la que se que ha dictaminado de manera favorable a su nombramiento como secretario general del regulador nuclear, con la abstención del grupo socialista y Ciudadanos; y el voto en contra de Unidos Podemos.

Rodríguez Martí, quien llega al cargo desde su posición de técnico del CSN al que se llegó en 1985 como ingeniero industrial, ha defendido en su intervención su idoneidad para el cargo y la no existencia de incompatibilidades para su desarrollo del mismo.

Tras su discurso se ha abierto un turno de preguntas en el que diputados de los tres grupos que no han votado a favor han cuestionado el “secretismo” con el que se ha tramitado el expediente de la reapertura de la planta de Garoña.

El nuevo secretario general del CSN ha admitido en su respuesta “que se estableció un sistema distinto con la documentación que se iba generando -en el expediente de reapertura de Garoña- para limitar el acceso” al mismo.

Y es que, mientras la documentación relativa al resto de expediente es de libre acceso para los técnicos, como ha reconocido Rodríguez Martí, no lo fue en el caso de Garoña, donde los documentos se manejaron en papel y no se pusieron a disposición de la totalidad de los técnicos.

Era un expediente que necesitaba confidencialidad y tuvo un sistema de gestión documental especifico”, ha defendido el nuevo secretario general del CSN, quien fue el encargado de dirigir la tramitación del dictamen sobre Garoña.

Rodríguez Martí ha justificado que el informe favorable a la conexión a la red de la planta burgalesa, si realizaba las mejoras que se le pedían, “fue consecuente con las funciones del CSN, estuvo centrado en la evaluación de los técnicos y no tuvo segundas intenciones ajenas a la responsabilidad a informar en materia de seguridad y protección radiológica”.

Ha dicho también que las discrepancias de parte del cuerpo técnico sobre cómo se gestionó ese expediente y otros relativos a las centrales de Almaraz (Cáceres) o Vandellós (Tarragona), “fueron puestos de manifiesto por técnicos que no intervenían en el proceso”.

El nuevo secretario general del CSN ha negado que “exista una barrera entre personal técnico y jerarquía” del organismo regulador, como le han dicho varios diputados, y ha insistido en que el regulador “funciona en el desarrollo estricto de sus funciones, sin entrar en el debate de la política energética, que es una competencia que no le corresponde”.

Rodríguez Martín ha dicho que su objetivo como secretario general del CSN será “mejorar aspectos en la comunicación interna” del regulador, y “mantener sus actuaciones en el máximo rigor técnico”.

El diputado de Unidos Podemos Juan López de Uralde ha justificado el voto contra de su grupo al nombramiento argumentando que el nuevo secretario general del CSN ha tenido “un papel clave en el aval para la reapertura de Garoña, aún cuando no había cumplido los propios requisitos de seguridad que le impuso el regulador”.

“Pensamos que Rodríguez Martí es una pieza más en la complicidad que existe entre la dirección de las centrales nucleares y la del CSN”, ha concluido el diputado

Fuente:  orain.eus