Stop Uranio y 50 municipios de la zona solicitan que la Diputación de Salamanca se posicione en contra.

La plataforma Stop Uranio y una mancomunidad formada por 50 municipios de la comarca de Vitigudino, según el alcalde de la localidad salmantina de Villavieja de Yeltes, pidieron ayer a la Diputación de Salamanca, con el apoyo del grupo Ganemos, el respaldo de la institución provincial contra el proyecto de construcción e instalación de la mina de uranio a cielo abierto que la empresa australiana Berkeley quiere llevar a cabo en los términos municipales de Retortillo y Villavieja de Yeltes.

El diputado de Ganemos Salamanca en la institución provincial, Gabriel de la Mora, abrió la rueda de prensa para denunciar que la Junta de Castilla y León remitió el expediente de expropiación de terrenos privados por más de 2.000 hectáreas para la desviación de la carretera de Retortillo a la Diputación provincial, de cara a que sea este quien lleve a cabo la expropiación, informó Ical.

Explicaciones

Este último término fue inmediatamente desmentido en un comunicado por la Diputación, afirmando que no expropiará ningún bien en Retortillo puesto que «la Junta en ningún momento ha requerido a la Diputación de Salamanca que proceda a la expropiación de ningún bien o derecho que tenga relación con la construcción de la variante, que se ejecutaría por la empresa».

Por su parte, el alcalde de Villavieja de Yeltes, Jorge Rodríguez, afirmó que una mancomunidad formada por 50 municipios de la comarca de Vitigudino acordó el pasado 14 de abrilpresentar un recurso contencioso-administrativo contra la Consejería de Fomento y Medio Ambiente para solicitar una resolución desfavorable de la petición de uso excepcional de suelo rústico solicitado por Berkeley.

20 municipios reclaman la paralización de la mina de uranio de Salamanca

Aseguran que las instalaciones mineras pretenden instalarse en un lugar protegido ambientalmente por la Red Natura 2000

Una veintena de alcaldes de localidades cercanas a la futura mina de uranio de Berkeley Minera en la provincia de Salamanca piden el informe desfavorable de utilidad pública del proyecto.

El regidor de Villavieja de Yeltes, Jorge Rodríguez, municipio cercano a la futura explotación de uranio, ha firmado hoy un documento junto a otros alcaldes de la zona en el que solicitan el informe desfavorable en relación a la utilidad pública del proyecto minero de Berkeley Minera España.

  “Se está tramitando el uso excepcional de suelo rústico y es la Comisión Territorial de Urbanismo la que decide si es autorizable o no la actividad que se pretende, ese expediente requiere que el Ayuntamiento de Retortillo declare la utilidad pública del proyecto”, ha puntualizado Jorge Rodríguez a la entrada de las oficinas de Berkeley.

Tras sus palabras, el regidor de Villavieja ha compartido en voz alta cada uno de los puntos sobre los que versa el documento y en el que piden al Ayuntamiento de Retortillo que informe desfavorablemente sobre el proyecto de la que será la mayor mina de uranio a cielo abierto en Europa.

De los seis puntos en los que basan su argumento, Rodríguez ha subrayado que las instalaciones mineras pretenden instalarse en un lugar protegido ambientalmente por RED NATURA 2000 y ZEPA, como son las riberas de los ríos Huebra, Yeltes, Uces y sus afluentes.

“Los vertidos autorizados en las aguas del río Yeltes constituyen un deterioro de la calidad de las mismas y como consecuencia acarrearán un deterioro difícilmente reversible de todos los hábitats relacionados con ellos”, ha afirmado el regidor.

Junto a él, han firmado el documento los regidores de Cubo de Don Sancho, Pozos de Hinojo, Sanchón de la Ribera, Moronta, Peralejos de Arriba, Villar de Samaniego, Puertas, Peralejos de Abajo, Iruelos, Valsalabroso, Villarmuerto, Espadaña, Yecla de Yeltes, Boada, Bogajo, Martín de Yeltes, Ahigal de Villarino y Villar de Peralonso.

Fuente:  hoy.es

 

Se aprueba la moción contra la construcción de un almacén de residuos radioactivos en Cofrentes

La concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano, y el concejal de Energías Renovables y Cambio Climático, Jordi Peris, han presentado una moción para oponerse a la construcción de un almacén de residuos radioactivos en la localidad de Cofrentes, así como el cierre de la Central Nuclear para 2021. Dicha moción se ha aprobado con los votos a favor del equipo de Gobierno, la abstención de Ciudadanos y el voto en contra del Grupo Popular.

La moción presentada por el Govern de la Nau, defendida por Soriano y Peris, se basa en que la “peligrosidad de las centrales nucleares está fuera de toda duda, así como el riesgo de la construcción de un almacén de residuos”. En el caso de que hubiera “una fuga radiactiva importante, afectaría a la salud de millones de valencianos y valencianas, además de contaminar la tierra y arruinar la producción agrícola”.

El debate ha comenzado con la intervención de Salvador Moncayo, de la Plataforma Tanquem Cofrents, quien ha reclamado el cierre de la actividad en la central nuclear argumentado que “hay alternativas” y que no sólo lo pide una plataforma, “sino la ciudadanía, y además, otros países europeos, como Bélgica y Suiza, ya están planificando sus alternativas”.

Por parte del grupo Ciudadanos, Santiago Benlliure, ha defendido que las políticas energéticas no deben utilizarse como estrategia política y ha pedido también alternativas. “No se puede improvisar en materia energética”, ha explicado, si bien reconoce que las energías nucleares se “acercan al final de su vida útil”. Así mismo, ha hecho hincapié en que “cualquier decisión debe tener un plan alternativo, que contemple, entre otras cosas, la pérdida de puestos de trabajo”.

Por el Grupo Popular, Mª Ángeles Ramón-Llin ha presentado una propuesta que plantea el incremento de las energías renovables y que tiene en cuenta las repercusiones del cierre, principalmente en lo que al empleo se refiere. “Queremos saber sus planes y cuáles serán las consecuencias. No hagan demagogia, sino parques eólicos, porque el acuerdo es inviable aunque se apruebe, a menos que se ofrezcan soluciones”. Su propuesta ha sido rechazada con los votos en contra del equipo de Gobierno y la abstención de Ciudadanos.

El concejal de Energías Renovables y Cambio Climático, Jordi Peris, ha defendido un “cambio de modelo energético que comprende el cierre de la central y la reconversión laboral”. “Se trata –ha explicado Peris- de una moción sobre una central nuclear obsoleta, con una energía obsoleta”, y ha recordado que para su cierre tendrá ya 35 años, cuando en Europa se fija en 25 años la vida útil de las centrales.

“Un nuevo modelo energético” ha sido también la reivindicación de la concejala Pilar Soriano. Ha recordado la “peligrosidad de los residuos que genera” y la necesidad de una “revolución energética que pase por reducir las energías no renovables en favor de las renovables”. También ha mencionado que en Europa son 25 los años de vida útil, y en España la media es de 30.

Fuente: