Tres mil personas se manifiestan en Salamanca contra la mina de uranio

Más de 3.000 personas se manifestaron ayer por las calles de Salamanca para protestar contra la mina de uranio que la multinacional australiana BERKELEY pretende abrir, como la más grande de Europa, en el municipio salmantino de Retortillo, al Este de la provincia.

En la manifestación, que ha sido organizada por la Coordinadora No a la Mina de Uranio, han estado representados la mayoría de los partidos políticos, como PSOE, Ciudadanos, Podemos o IU y el manifiesto final ha sido leído, en la Plaza Mayor salmantina, por José Pinto, un ganadero del municipio de Casillas de Flores y que saltó a la fama en concurso televisivos.

El manifiesto ha hecho referencia a que Berkeley pretende

«abrir una planta de procesamiento de uranio y un almacén de residuos radiactivos en un espacio protegido por la Red Natura 2000», por lo que

«no traerá progreso, trabajo, ni dinero a Salamanca».

«El proceso minero emprendido en el Campo Charro sólo busca el beneficio económico para sus accionistas extranjeros y eliminará, en pocos años, cualquier tipo de desarrollo económico a corto, medio y largo plazo para ganaderos, agricultores y emprendedores de nuestra tierra», se ha añadido.

A lo largo de la manifestación se han coreado lemas como ‘no a la mina, sí a la vida’, ‘por un mundo rural vivo’ o ‘somos personas y despojos es lo que pretende Berkeley con nosotros’ y han participado representantes de diferentes partidos portugueses y de movimientos sociales de Extremadura o Ávila.El portavoz de la coordinadora ‘No a la mina de uranio. Por un mundo rural vivo’, Felipe Yuste, ha explicado que «pese a las bondades que venden la empresa o las instituciones, la mina va a ser un desastre medioambiental y una condena de la tierra durante muchos años por un plato de lentejas».

Menos empleos

«Desde el punto de vista social, no va a solucionar el problema del paro y va a generar más porque los puestos del balneario van a ir al traste y los de ganadería van a quedar afectados», ha explicado. Pablo Fernández, secretario general de Podemos en Castilla y León, ha sido uno de los políticos que ha estado en la manifestación con lo que ha pretendido «mostrar el rechazo más absoluto» a este proyecto, por el que se ha podido ver que «la Junta ha puesto una alfombra roja a una multinacional como Berkeley para que destroce en Salamanca el Campo Charro.

 

Fuente: diariodeleon.es

Mas información:  www.ciudadrodrigo.net

Fotos de www.ciudadrodrigo.net

La Junta de Castilla y León abre la consulta para crear un impuesto a Garoña sobre el depósito de residuos nucleares

Se pueden realizar aportaciones hasta las 14 horas del próximo 7 de marzo.

Afirma que cumple el mandato de las Cortes y que la recaudación se destinará a inversiones en la comarca, tras el cierre de la planta

Este impuesto no lo puso cuando los residuos dependian de ENDESA e Iberdola pero si ahora que dependerán de la empresa pública ENRESA

La Junta somete a consulta previa el procedimiento para la elaboración de una ley que establezca un impuesto que grave el almacenamiento de los elementos combustibles gastados en las instalaciones de la central nuclear de Garoña y cuya recaudación sirva para financiar actuaciones de reindustrialización e inversión en los municipios de la comarca situada en el entorno de la planta.

En concreto, la Junta ha colgado en el Portal del Gobierno Abierto el procedimiento para la elaboración de la Ley de modificación del texto refundido de las disposiciones legales de la Comunidad de Castilla y León en materia de tributos propios y cedidos para incluir un impuesto sobre el depósito de residuos nucleares.

Con esta medida, explica el Ejecutivo se pretende solucionar el problema que el cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña ha supuesto en una pérdida de actividad económica y empleo en los municipios de la comarca situada en el entorno de la instalación.

Para afrontar esta situación, se recuerda en la consulta previa, las Cortes de Castilla y León aprobaron en su sesión de 6 de septiembre de 2017 una proposición no de ley en la instan a la Junta de Castilla y León a estudiar la implantación de un tributo medio ambiental con el compromiso de que la posible recaudación se destine a la reindustrialización e inversión en la zona.

Así, centra la necesidad y oportunidad de este tributo en que la central nuclear ha iniciado un proceso de desmantelamiento en el cual se prevé que los elementos combustibles gastados derivados de su actividad se mantengan almacenados en las instalaciones de la planta. Por ello, subraya que resulta «oportuno» establecer un impuesto basado en el impacto medioambiental del depósito de estos elementos combustibles.

Fuente:  burgosconecta

El proyecto de almacén temporal individualizado de la nuclear de Cofrentes se somete a información pública

El BOE también publica el anuncio de la delegación del Gobierno por el que se somete a este trámite el estudio de impacto ambiental

Iberdrola, la empresa propietaria de la central, contemplaba que el silo estuviera finalizado en 2019 y operativo en 2021

La delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana ha publicado este sábado en el  Boletín Oficial del Estado (BOE) el anuncio por el que se somete a información pública el proyecto para la construcción de un  almacén temporal individualizado (ATI) en la central nuclear de Cofrentes, así como su estudio de impacto ambiental, que tiene por objeto la obtención de la Declaración de Impacto Ambiental por parte del Ministerio de Medio Ambiente.

Iberdrola, la empresa propietaria de la nuclear de Cofrentes, inició en 2016 los trámites ambientales para la construcción del almacén atómico, una instalación donde albergar el combustible irradiado así como cualquier otro residuo de alta actividad o larga vida procedente de la misma planta hasta su traslado a una instalación de reproceso, a una de almacenamiento temporal centralizado o a un almacén geológico profundo.

El ATI de Cofrentes debería estar finalizado en 2019 de modo que, tras la realización de las pruebas necesarias para su puesta en marcha, pueda estar operativo en 2021, fecha en la que está previsto que se agoten sus piscinas de combustible, donde va a parar el uranio utilizado en su reactor para enfriarse.

Estas instalaciones, que se sitúan en superficie o a relativamente pocos metros de profundidad, tienen “absoluta garantía de seguridad, incluso en escenarios improbables” en el campo meteorológico, según defendió el director de la central, Tomás Lozano, en una comparecencia en las Corts en julio del pasado año. Lozano defendió la necesidad del ATI “en cualquier escenario”, y más después de confirmarse el retraso del almacén temporal centralizado programado en Villar de Cañas (Cuenca).

Hasta doce incidentes en un año

La central nuclear de Cofrentes confirmó el pasado día 20 que la instalación ha notificado al Consejo de Seguridad Nuclear hasta doce sucesos en un año, aunque negó que ésta suponga un riesgo para los ciudadanos: “Cofrentes se mantiene en el mejor nivel de seguridad y es absolutamente segura”. Estos incidentes “no han afectado a personas, a la instalación ni al medio ambiente”. Y todo esto se produce en vísperas de que Iberdrola solicite la renovación de la explotación, que caduca en 2021.

Fuente: eldiario.es