Zorita incorpora un nuevo almacén para residuos de muy baja actividad

Almacen superficial en la central de Zorita

Se depositarán temporalmente en este espacio antes de su traslado a El Cabril.

El Proyecto de Desmantelamiento y Clausura de la Central Nuclear José Cabrera ha alcanzado ya el 84 por ciento de su ejecución cuando se han cumplido ocho años desde que la Empresa Nacional de Residuos (Enresa) asumiera la titularidad de la planta para ejecutar el proyecto.
Los trabajos aún se prolongarán durante todo este año y la fecha actual de finalización fijada en programa es 2019. Desde Enresa han precisado que no se trata de un retraso, sino que esta nueva fecha  obedece a “reajustes necesarios en un proyecto de gran complejidad como es el desmantelamiento de una central nuclear”.
El desmantelamiento de estas instalaciones ha hecho necesario construir otras para poder llevar a cabo el proyecto de forma correcta. Así, a finales del año pasado concluyó la construcción de un nuevo almacén para residuos radiactivos de muy baja actividad, que se ha ubicado en el lugar que antaño ocuparon las torres de refrigeración. En este nuevo espacio se despositarán los residuos de muy baja actividad que en su mayoría serán tierras y escombros generados en las actividades de descontaminación, excavaciones y demoliciones. Tiene unos 1.900 metros cuadrados de superficie útil y en su interior dispone de 16 celdas de almacenamiento en tres niveles en el lado norte y una zona diáfana en la parte sur. La previsión es que pueda empezar a funcionar en los primeros meses de este año, una vez que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) otorgue la autorización. Este almacén no será definitivo, sino que posteriormente, estos residuos se trasladarán al centro de almacenamiento de El Cabril.

Planta de lavado de tierras

Enresa está esperando también el visto bueno del CSN para poner en marcha la planta de lavado de tierras, que lleva un año construida. El objetivo de esta instalación es gestionar y tratar los suelos afectados por la contaminación radiológica mediante técnicas de descontaminación. La previsión es que esté dos años en funcionamiento y trate unas 9.000 toneladas, la mitad de las 18.000 que se estiman se generarán en el movimiento de tierras.

Según su diseño, tiene capacidad para tratar 10 toneladas por hora. Funcionará en húmedo, en tandas de 500 toneladas, y con cuatro líneas principales de tratamiento y cuatro acopios.

Trabajos actuales

En la actualidad, los trabajos que se están llevando a cabo en la planta se centran en las actividades de caracterización y descontaminación de los suelos y las paredes del interior de los edificios de contención y auxiliar, así como en la puesta a punto de los sistemas necesarios para finalizar el proyecto, como el nuevo sistema de tratamiento de efluentes líquidos o  nuevo sistema de lavandería, entre otros, que se han ubicado en el Edificio Auxiliar de Desmantelamiento.

Igualmente se van a desmontar los tanques SIT1, FH-20 y la chimenea. Estas tareas están enfocadas para comenzar las primeras demoliciones en el último trimestre de este año.

Fuente:  nuevaalcarria.com

“Historias” del desmantelamiento de la central nuclear de Zorita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.