La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha activado el proceso de cierre del parque nuclear

Lo hizo en su primera comparecencia en el Congreso, al confirmar que su hoja de ruta consiste en mantener como referencia la vida tecnológica útil de las centrales, que es de 40 años. El RIP final -teórico- debería tener lugar en 2027 en  Trillo (Guadalajara), aunque es posible que para no solapar procesos, los cierres se extiendan más allá de 2030.

El apagón nuclear se enfrenta, entre otros, a dos problemas serios: la incertidumbre sobre la construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) en Villar de Cañas (Guadalajara) y la ausencia de un Plan de Gestión de Residuos que sustituya al vigente, que tiene una antigüedad de 12 años y que le ha costado a España la apertura de un expediente de infracción por parte de Bruselas.

La ausencia de algo tan básico como un lugar para almacenar residuos peligrosos es lo que ha llevado a Ribera a matizar que el apagón puede ir más allá de 2030; porque habrá que estudiar múltiples factores de cada instalación, como el coste financiero, las necesidades técnicas y de ingeniería o la gestión de los desechos.

Tras el cambio de Gobierno, pocos creen que el ATC de Cuenca pueda llegar a buen fin. Ni entre las empresas, ni entre los “sabios” que han preparado los planes de transición energética hay quien crea que el ATC pueda estar construido en 2024. En el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y en la empresa pública de residuos Enresa los trámites administrativos en torno al ATC siguen por inercia. “Nadie nos ha indicado lo contrario” sostienen fuentes del organismo que preside Fernando Marti.

Alertan de un colapso nuclear: EEUU está “dormido al volante” de su industria

La industria nuclear de EEUU podría estar al borde del colapso. Sus reactores nucleares están al final de su vida útil y no son eficientes, según un informe elaborado por investigadores del Departamento de Ingeniería y Políticas Públicas de la Universidad Carnegie Mellon y de las de Harvard y California en San Diego.

Los resultados de la investigación, que ha sido publicada en la Academia Nacional de Ciencia de EEUU bajo el título ” US nuclear power: The vanishing low-carbon wedge” —’El poder nuclear de EEUU: la oportunidad baja en carbono que se desvanece’—, se basan en el análisis al que se sometieron 99 reactores nucleares controlados por 30 empresas de 30 estados del país.

A fecha de 2017 son 34 los reactores a los que se les ha echado el cierre al alcanzar su vida útil, y solo se están construyendo dos nuevos. Y ello en un momento en el que resulta más acuciante que nunca atajar la cuestión del cambio climático, advierte el informe.

La flota de reactores nucleares de Estados Unidos la constituyen grandes reactores nucleares de agua ligera (‘LWR’, por sus siglas en inglés). Durante las últimas tres décadas, el 20% de la energía que genera Estados Unidos ha venido de estos reactores, ahora desfasados y cuyo mantenimiento y reacondicionamiento resultan excesivamente caros. Sobre todo si se comparan con el gas natural, mucho más barato.

“Estamos dormidos al volante en una autopista muy, muy peligrosa (…) De verdad, necesitamos abrir los ojos y estudiar la situación”, alerta Ahmed Abdulá, docente en la Escuela de Estrategia y Políticas Globales de la Universidad de California en San Diego y uno de los autores del informe.

El resto de investigadores advierte de que el auge de la industria de esquisto estadounidense —muy contaminante— podría llevar a que un número nada desdeñable de centrales nucleares echara el cierre durante los próximos años. Explican que el país está en una seria encrucijada: o abandona por completo la energía nuclear o adopta la próxima generación de reactores modulares pequeños, más eficientes y cuyo coste es considerablemente inferior.

Los autores del estudio advierten de que se ha llegado a ese dilema no por las carencias de Estados Unidos en materia técnica, sino por falta de voluntad.

“Sorprende que una de nuestras mejores armas para luchar contra el cambio climático esté en riesgo de sufrir un profundo colapso por culpa de los retos políticos y económicos que tenemos delante, y no por los técnicos”, denuncia Adbulá.

Debido a cómo está montado el mercado energético, los investigadores no están convencidos de que la energía nuclear vaya a ser competitiva en el futuro. Al mismo tiempo que se están dedicando esfuerzos a mejorar la capacidad de las baterías eléctricas que se utilizan para almacenar las energías solar y eólica, también se está impulsando mucho el gas natural.

A fecha de 2018, los combustibles fósiles son los responsables del 32% de la energía que consume Estados Unidos. Así que, en caso de que el colapso de la industria nuclear estadounidense acabe siendo una realidad, los investigadores dudan de que los beneficios de las energías renovables vayan a ser suficientes para cubrir el vacío.

Fuente:  sputniknews.com/