Diez millones de euros para diseñar el cierre de Garoña

Enresa adjudicará en enero el servicio de ingeniería que establecerá el proceso para el desmantelamiento de la central Las labores previas arrancarán en el segundo semestre de 2019

El desmantelamiento de la central nuclear de Garoña, que arrancará durante el segundo semestre de 2019, tendrá en enero al responsable de elaborar el estudio de ingeniería previo que delimitará la hoja de ruta necesaria para ejecutar un proceso laborioso que se prolongará hasta 2033. Una tarea para la que Enresa, la Empresa Nacional de Residuos Radioactivos, busca actualmente empresa en un proceso de licitación para el que las firmas que quieran optar a hacerse con el contrato tienen de plazo hasta el próximo día 16 para presentar ofertas.

El 8 de enero de 2019 se abrirán los sobres con las propuestas y, salvo retraso, a finales de ese mismo mes se adjudicará. El estudio tendrá además un coste más que notable, pues el contrato para la redacción del proceso de desmantelamiento alcanzará los 10,3 millones de euros por un servicio para el que se ha fijado un plazo de ejecución de cinco años.

Aunque el proceso para cerrar definitivamente Garoña arrancará como tal durante el segundo semestre de 2019, sólo las tareas de preparación previa durarán hasta 2025. El desmantelamiento del reactor nuclear será antes de 2030, pero la clausura definitiva no está prevista antes de 2033. Los 10,3 millones de euros que supondrán la elaboración del estudio de ingeniería necesario para diseñar todo el proceso ejemplifican el elevado coste económico global que conlleva una tarea tan compleja a todos los niveles como es el cierre de una central nuclear, algo que hasta la fecha Enresa sólo ha realizado en las centrales de Vandellós I (Tarragona) y de José Cabrera (Guadalajara).

Según el estudio básico de estrategias para el desmantelamiento de la planta y el plan de gestión del combustible, informes ambos trasladados por Enresa al Ministerio para la Transición Ecológica, finiquitar la planta nuclear burgalesa costará en total 480 millones de euros, de los que 220 millones serán destinados específicamente al desmontaje de la central. Del resto, 130 millones de euros se dedicarán a la gestión del combustible y su traslado al Almacén Temporal Individualizado (ATI) de la planta, donde se descargarán los restos radiactivos y el combustible gastado que alberga la piscina en los contenedores. En principio serán cincuenta, aunque en la actualidad apenas hay construidos cinco de ellos en los que permanecerán hasta que sean enviados al Almacén Temporal Centralizado (ATC), previsto para construirse en Villar de Cañas (Cuenca) pero cuyo proyecto se encuentra actualmente paralizado por el propio Ministerio para la Transición Ecológica. Además, otros 130 millones de euros se destinarán a las subcontratas, que se encargarán de diversas actuaciones.

La hoja de ruta que llevará definitivamente a bajar la persiana de Garoña y que delimitará el estudio de ingeniería en el estudio constará de tres fases: un desmantelamiento inicial, las demoliciones y la recuperación del terreno donde se ubica la planta. En total, alrededor de 15 años de trabajos. De cualquier forma, antes de que Enresa tome las riendas de la planta para su cierre, es la propia Nuclenor, propietaria de Garoña la que debe encargarse de extraer el combustible para ubicarlo en el ATI de la central.

Impuesto Mientras tanto, el pasado miércoles el Pleno de las Cortes de Castilla y León aprobaba la creación del denominado Impuesto sobre el riesgo medioambiental del almacenamiento de residuos nucleares de la central de Garoña. Una modificación legal presentada por el PP que salió adelante gracias a la abstención de Podemos, IU-Equo y UPL, y con los votos en contra del PSOE y Ciudadanos, que consideran que ya existe un tributo similar de ámbito nacional y anunciaron que interpondrán un recurso ante el Tribunal Constitucional. La Junta de Castilla y León quiere recaudar entre 10 y 15 millones de euros con este nuevo impuesto que irían destinados a los planes de reactivación económica de los pueblos del área de influencia de Garoña.

También hace unos días Izquierda Unida anunciaba que Bruselas investigará el posible traslado irregular de residuos radioactivos de Garoña al almacén de El Cabril, en Córdoba, durante el año pasado. La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo aceptó la solicitud realizada en diciembre de 2017 por parte de IU-Andalucía por la que, según la información aportada, los ayuntamientos de la zona de influencia de El Cabril no fueron informados del traslado de residuos de Garoña hasta “meses después”.

Fuente: noticiasdegipuzkuoa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.