Nuevo vertido en Garoña en menos de tres meses

En marzo un bidón en mal estado vertió residuos sobre el suelo.

La formación ecologista Equo ha registrado este viernes en el Congreso una iniciativa a través de la cual emplaza al Gobierno a investigar un vertido de Cesio radiactivo que, el pasado 20 de junio, según apunta, se registró en el exterior de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos).

El coportavoz del partido, Juantxo López de Uralde, explica en el texto, al que ha tenido acceso Europa Press, que esta mancha de contaminación por cesio radiactivo (producto de fisión) se ha hallado junto al almacén temporal de bidones y residuos, pegada al doble vallado de la planta.

“Al parecer este incidente no ha sido notificado al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN)”, ha denunciado el diputado de Unidos Podemos. Por ello, en esta iniciativa preguntan al Ejecutivo si tienen intención de investigar este suceso para verificar lo ocurrido.

Garoña, a la espera de reabrir

A su juicio, este incidente “debe ser objeto de una investigación en la que se aclaren todos los extremos del mismo”. Desde Equo alertan de que podría ser peligroso, tanto para las personas como para el medio ambiente.

Este documento ha generado las críticas del sector ecologista, ya que el propio presidente del CSN había asegurado que Garoña no podría volver a abrir si no se hacía una inversión en sus instalaciones, unas modificaciones que la empresa responsable de su gestión Nuclenor no ha realizado aún.

El CSN admite el vertido

Desde el CSN se ha explicado que la mancha de contaminación por cesio radiactivo se encontró en los bidones de residuos y asegura que conoció el hecho “desde el primer momento” a través del inspector residente en Garoña.

En todo caso, el regulador ha añadido que se han tomado medidas para retirar este Cesio y ha procedido a limpiar la zona y se ha picado el suelo donde estaban estos bidones para una mayor seguridad.

Además, ha informado de que este hecho no es notificable al Consejo de Seguridad Nuclear con carácter inmediato y que la información lleva “su proceso” de modo que aparecerá próximamente en el resumen de incidencias que publica la página de Internet.

En marzo de 2017 hubo otro vertido

El contenedor, según relata el técnico que firma el acta, transportaba en su interior un bidón que se había extraído sin tapa y al que se le había puesto un cierre provisional de aluminio. En un momento dado, relata el informe, “se rompió el arco metálico que sujeta la tapa al contenedor y este cayó al suelo desde una altura de 3 metros, quedando la tapa del contenedor suspendida de la pinza”.

Tras quejas del personal por la exposición a la radiación al sacar esos contenedores, uno de ellos se rompió y desparramó parte de su contenido por el suelo de la central.

Al impactar contra el suelo, el contenedor volcó y la tapa de aluminio del bidón cedió, desparramando parte del contenido, que el titular de la planta estimó en “unos tres litros”. (leer)

Que es el CESIO RADIOACTIVO

El Cesio, en su isótopo C-137, no se encuentra en la naturaleza, sino que “es fabricado”, para sus diferentes usos.
El riesgo de exposición para los humanos depende de la cantidad y la actividad del Cesio-137. Tiene un periodo de semidesintegración (el tiempo que tarda en reducir su actividad a la mitad), de 37 años.

El Cesio-137 es soluble en agua y sumamente tóxico en cantidades ínfimas. Una vez liberado al medio ambiente, sigue estando presente durante muchos años, dada su vida media. Puede causar cáncer 10, 20 ó 30 años a partir del momento de la ingestión, inhalación o absorción, cuando una suficiente cantidad ingresa al organismo.

La energía de los fotones de Ba-137m es 662 keV. Estos fotones pueden ser utilizados en la irradiación de los alimentos, o de la radioterapia en el cáncer. Cs-137 es menos utilizado para la radiografía industrial que otros isótopos gamma. Se puede encontrar en algunos medidores de humedad y de densidad, medidores de flujo, sensores y otros equipos.

El comportamiento biológico de Cs-137 es similar al del potasio. Después de entrar en el organismo, se distribuye uniformemente por todo el cuerpo, con mayor concentración en el tejido muscular y menor en los huesos. La vida biológica media del cesio es corta, aproximadamente de 50 días. Pequeñas cantidades de Cs-134 y Cs-137 fueron puestas en libertad en el medio ambiente durante los ensayos de armas nucleares y algunos accidentes nucleares, especialmente la catástrofe de Chernóbil. A partir de 2005, Cs-137 es la principal fuente de la radiación en la zona de la alienación en torno a Chernóbil. Junto con cesio-134, yodo-131 y estroncio-90, fue uno de los isótopos con mayor impacto en la salud distribuidos por la explosión del reactor.

El manejo inadecuado de Cs-137 puede dar lugar a la liberación de los isótopos de radiación y contaminación y a que se produzcan lesiones. Tal vez el caso más conocido es el accidente de Goiania, cuando una máquina de radioterapia de una clínica abandonada en Goiânia, Brasil, fue saqueada y la brillante sal de cesio vendida a compradores curiosos. Cesio metálico puede también ser mezclado accidentalmente con chatarra, lo que da como resultado la producción de acero contaminado; un ejemplo notable es el caso de 1998, cuando Recycler Acerinox en Cádiz, España accidentalmente fundió chatarra con Cs-137 o en Arcelor Mittal en Guipuzkoa.

Fuente: infolibre.es

Cesio en Wikipedia

Bidón en mal estado en marzo

No dejéis que vuestros mayores contraten solos la electricidad

Sede de GNF en Barcelona

El caso de “Las cuentas claras” de Gas Natural Fenosa.

Hoy vamos a contar en primera persona un caso que le ha ocurrido a un familiar de 76 años en el Norte de España,  aunque como es de imaginar le habrá ocurrido a cualquier cliente de Gas Natural Fenosa (GNF) que haya contratado la misma tarifa y servicios.

No se trata de generalizar con la gente mayor, ya que le puede pasar a cualquier persona que firme contratos de suministro de cualquier servicio (gas, luz, seguros, teléfono, hipotecas …)  sin ser consciente de que son víctimas de estrategias comerciales encaminadas a cobrar por servicios no solicitados y sobreprecios en dichos servicios.

El teleoperador de Gas Natural Fenosa “no sabía el precio al que se pagaba el kWh”.

LLamamos al servicio de atención al cliente y preguntamos el precio al que se estaba pagando el kWh. El operador respondió que “no lo sabía”, y pese a mis reiterados e incrédulos requerimientos siguió sin decírlo.

Supón que llamas a REPSOL y que no “sepan” decirte a que precio venden el gasoleo A en sus estaciones de servicio.

¿Conoce la CNMC (@CNMC_ES) estas prácticas de las Enérgeticas? Seguramente si, pero da igual.

La tarifa que “le contrataron” a mi familiar en enero fue la “Tarifa Plana Micro Luz que ya de por si evidencia el empleo de estrategias de marketing, debido a que de plana no tiene nada, ya que pagas por lo que consumes, salvo que en diciembre te hacen la regularización. Ahí es cuando te dan el sablazo de fin de año a tu paga extra.

Si te  pasas de los kWh que se ha fijado en el contrato (1.500kWh en este caso) prepárate a sufrir el pago de en torno a 0,25€  por kWh sobrepasado (este dato es el único que facilitó el teleoperador).

En el precio de 29,00€/mes de la electricidad, según el teleoperador, están englobados además del consumo en kWh varios conceptos, que hacen imposible el cálculo del precio final hasta que se regularice la factura a finales de 2017.

Según la OCU este tipo de tarifa es “peligrosa“, más cuando te hacen firmar permanencia en servicios que no querias contratar (como el mantenimiento de caldera Servigas Complet).

Comparando Gas Natural Fenosa con SOM Energia.

Vamos a comparar la factura de GNF con una similar de la cooperativa energética SOM Energía, cuyos datos reales se pueden ver más abajo

En ambos casos hay contratada una potencia de 3.450 kW.

La factura de SOM Energia tiene una tarifa de 0,124€/kWh  y la de GNF la mencionada Tarifa Plana Micro Luz.(no indica precio)

Empresa

Consumo abril 2017

Coste

SOM Energia

95 kWh

28,66€

Gas Natural Fenosa

75 kWh

31, 28 €   (1)

(1) A falta de regularizar a finales de 2017 el consumo realizado, que podría salir a devolver o a pagar.

Según el teleoperador de Gas Nat. Fenosa, si mi familiar se cambiaba a otra compañia el 26 de mayo de 2017, debería pagar 6,8 € a GNF para regularizar los meses de enero, marzo, abril y mayo,  unos 1,7€ más de media al mes.

Tenemos por tanto un sobrecoste en abril de:

(31,28€ – 28,66€) + 1,7€  = 4,32€

entre la factura de GNF y la de la cooperativa SOM Energía (de la que soy cliente-socio), con un consumo de 20kWh menos.

Si sumamos los 20kWh que faltan a la factura de GNF (con un precio de SOM Energia, para equiparar) tenemos:

20kWh x 0,124 €/kWh= 2,48€

Sumando para equiparar el consumo a 95kWh: 

4,32€ + 2,48€ = 6,8 €/abril

El mes de abril es un mes intermedio de consumo por lo que si lo tomamos como media mensual por hacer una aproximación anual con GNF tendriamos un sobrecoste eléctrico de:

6,8 €/abril x 12 meses = 81,6€/año

Factura de GNF  de abril  de 2017

Esta factura de SOM Energía por un consumo superior al de Gas Natural indica claramente todos los datos, incluido el precio del kWh.

Factura de SOM Energía de febrero de 2017

¿Que hay del gas?

Sería para extenderser en otro artículo, aunque a simple vista “le han contratado” un servicio no solicitado de mantenimiento de la caldera “Servigas Complet”  por 11,48€/mes con permanencia hasta diciembre de 2017.

Si damos de baja este servicio ahorraríamos 137,76€/año.

Sobre el precio del kWh del gas deberíamos analizar  de forma similar a  la parte eléctrica de la factura, ya que es desconocido.

Pero ¿cuanto sería el ahorro saliendo de Gas Natural Fenosa?

Vemos que esta factura de Gas Natural Fenosa se podría reducir al menos en 18,28€ al mes, lo que anualmente nos daría una cifra de 219,36€, que seguramente pocos trabajadores jubilados estén en situación de regalar a una empesa del IBEX35.

Concepto Sobrecoste abril 2017 Sobrecoste Año 2017
Ahorro Luz  6,8€/mes  81,6€/año
Ahorro Gas 11,48€/mes  137,76€/año
Ahorro Gas + Luz 18,28€/mes 219,36€/año

Terminamos mencionando otro aspecto de la factura de la luz. Podemos ver también que el alquiler del contador en GNF son 0,026667€/dia frente a los 0,025862 de SOM Energia (unos 2,4 centimos más al mes)

Entonces … ¿Que hago?

Resumiendo deberiamos:

  1. Dar de baja el servicio Servigas Complet. Como tendrás permanencia hasta diciembre, te van a ofertar una reducción de tarifa (o solicítasela tu). Cógela de momento y dentro de uno o dos meses vuelves a llamar y te das de baja definitiva con fecha en diciembre de 2017. Tendrás que pagar porque has firmado permanencia, pero al menos pagarás unos 4€/mes menos hasta diciembre … y desde enero ya no pagarias nada.
  2. Buscar una nueva suministradora eléctrica. Si no entiendes mucho y no quieres que te engañen  o te vuelvan loco los comerciales con cosas que no entienden ni ellos, y te acaben añadiendo algún concepto que no quieres contratar,  lo mejor es acudir a una cooperativa energética, puede tener la sede en cualquier parte del estado ( ver listado). Solo venden electricidad y el precio del kWh lo fija la Asamblea de la Cooperativa formada por los socios.

Si cumples los requisitos para optar al mercado regulado de la electricidad  es la tarifa más económica y no venden servicios añadidos.

Busca el telefono de la empresa que elijas y dale tus datos por teléfono, pero diles claro que quieres contratar el “mercado regulado

 

 ¿Qué es la tarifa regulada o PVPC (Antes TUR)?  leer en OCU

Es una tarifa cuyos requisitos fija el Ministerio y que sirve de “refugio” para quienes no quieren contratar ninguna de las tarifas que ofrecen las comercializadoras en el mercado libre.

Antes se llamaba TUR (Tarifa de Último Recurso) y ahora PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor). Esta tarifa regulada sólo la pueden ofrecer las compañías designadas como Comercializadora de Referencia (COR).

Solo puedes contratar la tarifa PVPC si tu potencia contratada no supera los 10 kW. Además tener contratada esta tarifas es condición indispensable para poder solicitar el Bono Social que permite un ahorro adicional en la factura eléctrica del 25%.

La tarifa PVPC consiste en la actualidad en un precio variable que se fija día a día hora a hora, en función del precio que alcanza la electricidad en el mercado eléctrico mayorista. Para los hogares que tengan un nuevo contador con telegestión, le aplicarán la tarifa que corresponda al consumo real que haya tenido en cada hora del día. Para quienes no tengan estos contadores, se aplica un precio medio calculado con un perfil de consumo fijado por el Ministerio. Esta tarifa por lo tanto no es comparable con las ofertas de precio fijo que hay en el mercado. ENLACE 

Clamor en Twitter por la ridícula multa de la CNMC a las eléctricas por engañar a los clientes

 La CNMC ha sancionado a Endesa Energía con 100.000 euros; a Iberdrola con 30.000 euros; a Gas Natural Servicios con 10.000 euros y a Viesgo Energía con 15.000 euros.

La CNMC ha resuelto estos expedientes tras recibir 7 reclamaciones de usuarios que presentaron sus denuncias directamente ante la Comisión o a través de las oficinas municipales de información al consumidor. En estos casos, los clientes denunciaron haber sufrido un cambio de comercializador (compañía que ofrece los servicios de gas y/ electricidad) sin haber dado su consentimiento.

 

Twitter de la CNMC:  @CNMC_ES                                 (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia)

Twitter de Gas Natural Fenosa:    @GNF_es                 (Cuenta corporativa de Gas Natural Fenosa)    

Twitter de Gas Natural Fenosa:    (Ofertas y atención al cliente)

Twitter de @SomEnergia                                                (Cooperativa Energétiva SOM Enegia)

Garoña: ejemplo de mala praxis y desinformación

Garoña tras el aval del CSN: repuestos caducados, bidones radiactivos corroídos y una denuncia anónima.

Dos días después del visto bueno del regulador nuclear a la prórroga de la planta, la inspección del organismo recibió una denuncia sobre las condiciones laborales en un almacén de residuos radioactivos.

Ese depósito custodia 2.800 bidones radiactivos que es necesario reprocesar y algunos “han perdido la integridad y el residuo se encuentra disperso por el interior del silo”, según el CSN

Tras quejas del personal por la exposición a la radiación al sacar esos contenedores, uno de ellos se rompió y desparramó parte de su contenido por el suelo de la central

Repuestos caducados desde hace tres años; un empleado de la brigada contra incendios que dice que en la zona de Protección Radiológica no se oye la megafonía; una denuncia sobre las condiciones de trabajo en un almacén que custodia bidones radiactivos corroídos; quejas del personal durante el reprocesamiento de esos bidones, uno de los cuales cae desde una altura de tres metros y desparrama parte del contenido por el suelo…

Son episodios ocurridos en la central nuclear de Santa María Garoña (Burgos) tras el visto bueno que, contra sus propias directrices previas, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) otorgó en febrero a la prórroga de la licencia de la planta, la más antigua de España y parada por decisión de sus propietarias, Endesa e Iberdrola, desde finales de 2012.

El último acta de inspección trimestral del CSN señala que en el primer trimestre no hubo “sucesos notificables” en Garoña y “en todo momento” se cumplieron sus Especificaciones Técnicas de Funcionamiento y los requisitos para su situación actual de parada. Pero recoge varias “desviaciones”, casi todas relacionadas con el Almacén Transitorio de Residuos y Bidones (ATR) de Garoña.

El último suceso conocido

El 24 de marzo a las 10.15 horas se produjo un “incidente radiológico” con un bidón con agua radiactiva, “sin tapa y al que se le coloca un cierre provisional de aluminio”, extraído de ese almacén. Como informó Europa Press, pendía de una grúa cuando cayó al suelo accidentalmente desde una altura de tres metros. Se vertieron unos tres litros de desechos, según el titular de la instalación, que “inmediatamente” cubrió con plástico la zona del derrame e instaló un recinto cerrado con plásticos para recuperar el vertido en su interior, cosa que ocurrió a las 18.30 horas de ese día. Los operarios retiraron unos 2 o 3 centímetros del asfalto afectado.

Según el CSN, de acuerdo con la normativa vigente, el suceso, comunicado con “retraso” a la sala de control, no fue “notificable” porque se produjo en una zona clasificada radiológicamente cuyos límites de dosis están establecidos y estos no se superaron. Nuclenor, la sociedad que tiene la titularidad de Garoña,  subrayó el miércoles que el incidente no tuvo “ninguna incidencia en el exterior de dicha área” y “en ningún momento ha supuesto un riesgo para las personas ni el medio ambiente”.

El incidente del bidón culminó una cadena de hechos que arranca el 10 de febrero. Dos días después del dictamen favorable del CSN, se registra una “denuncia anónima” y confidencial de personal de la planta relativa a “condiciones laborales en los trabajos del ATR”, el almacén que custodiaba el bidón siniestrado. Ese día, Nuclenor “decidió incluir los trabajos del ATR dentro de la planificación general de la planta, generándose un plan de trabajos específico, sujeto a gran variabilidad debido a la gran cantidad de imprevistos que van surgiendo”.

Fuentes de Nuclenor, que aseguran que “en ningún caso estamos hablando de combustible gastado, ni de componentes del reactor o de la piscina”, explican que el ATR “es una instalación clasificada como zona controlada, con control de accesos, lectores dosimétricos y un pórtico a la salida para impedir la salida de contaminación. Está diseñado para la manipulación de este material y para las contingencias que su manejo pueda generar. En su interior se almacenan residuos de baja y media actividad debidamente acondicionados (ropas de trabajo, equipos obsoletos, etc…) en su mayoría en el interior de bidones si la capacidad lo permite”.

Respecto a la denuncia, señalan que “en el hallazgo incluido en este sistema interno de comunicación se hacía referencia a la posibilidad de sustitución de una herramienta que se empleaba para mover los bidones, una pértiga. Como consecuencia del hallazgo, la empresa ha instalado un brazo hidráulico y ha implantado mejoras organizativas adicionales en los trabajos de procesado”.

El ATR consiste en una serie de silos o celdas cubiertas con 2.396 bidones de concentrados radiactivos y otros 414 de barros y lodos inmovilizados con microcel (una espuma de celulosa microcristalina) y yeso. Este tratamiento dejó de emplearse en 1982. Se constató, según el CSN, que su comportamiento en condiciones de humedad “era deficiente” y no cumplía “los requisitos de aceptación por parte de Enresa”, la empresa pública que gestiona los residuos radiactivos en España.

Garoña tiene pendiente extraer esos bidones para enviarlos al almacén de residuos de media y baja actividad de Enresa en El Cabril (Córdoba) desde hace, al menos, siete años, tal y como refleja un acta de marzo de 2010. Su actividad radiológica “se debe fundamentalmente a Co-60 [Cobalto 60] y CS-137” [Cesio 137], altamente radiactivos. El acta que ha publicado ahora el CSN recoge que, durante los trabajos de reacondicionamiento, se detectó que “algunos silos contienen bidones que han perdido la integridad y el residuo se encuentra disperso por el interior del silo”.

“Se estaba procesando la celda O, con unos bidones en estado de conservación muy irregular” y con el material radiactivo “contenido en una bolsa de plástico”. “En numerosos casos esta bolsa no estaba cerrada en su parte superior, de modo que el residuo entraba en contacto con la tapa metálica del bidón y la corroía totalmente”. Cada bidón tiene 220 litros de capacidad.

“El residuo, una vez en contacto con la atmósfera, aumentaba de volumen y rebosaba, afectando entonces a las paredes laterales del bidón”, señala el acta. Hay “casos en los que la tapa ha desaparecido”, como el del bidón que se cayó el 24 de marzo: el aro metálico que sujetaba el cierre provisional de aluminio que se le colocó se rompió.

Durante los trabajos en la celda O, el mal estado de los bidones impidió utilizar el método normal de extracción, con una pinza suspendida de un puente grúa. “A medida que fue avanzando la extracción en el silo y empezaron a aparecer bidones con un alto grado de deterioro fue precisa la entrada de operarios a la casamata del ATR”, un compartimento estanco para proteger al personal de la radiación.

“Quejas del personal”

Equipados con protección respiratoria y vestimenta especial, los operarios se introdujeron en la casamata “para desde sus laterales y empleando pértigas metálicas, empujar los bidones para que adoptasen una postura que los hiciese susceptibles de ser sujetados por la pinza” de la grúa. “A medida que se iban extrayendo bidones, los que se sacaban eran progresivamente en peor estado, precisando de entradas a la casamata cada vez más frecuentes y prolongadas, lo que motivó las quejas del personal”, recoge el acta, que no precisa la fecha de este episodio.

El documento dice que, según el servicio de Protección Radiológica, “no se ha producido un aumento en los rechazos en el pórtico de vigilancia de contaminación en el punto de acceso a zonas exteriores que pudiese ser achacable a los trabajos de extracción de bidones”.

La dosis más elevada, en personal encargado de movimiento de bultos y limpieza del ATR, fue de 562 microsieverts en 153,28 horas. El físico nuclear Francisco Castejón, de Ecologistas en Acción, recuerda que supone el 10% de la dosis anual que puede recibir un trabajador de una central nuclear. En su opinión, el estado de esos bidones refleja la “dejadez generalizada” de los dueños de Garoña en el mantenimiento de la central.

Otra de las “desviaciones” que recoge el acta se detectó el 22 de marzo. “Se reparó en que todos los repuestos a instalar” de las correas de un extractor “presentaban fechas de caducidad sobrepasadas”. Una de ellas caducaba en noviembre de 2013. “Los operarios no concedían importancia a dicha circunstancia”, relata el documento. Ese día, también se celebró un simulacro de incendios no programado. Un miembro de la Brigada de Primera Intervención se presentó indebidamente equipado. “En su descargo afirmó que en la zona de PR [Protección Radiológica] la megafonía no se escuchaba con claridad”, dice el inspector.

Fuentes de Nuclenor subrayan que desde la puesta en marcha del sistema de alertas por colores del CSN en 2007, el organismo “no ha clasificado ningún hallazgo derivado de estas inspecciones mayor que verde, es decir, todos ellos han tenido un impacto mínimo en la seguridad de la central y la protección radiológica”.

Este acta es la primera que se publica desde que el 8 de febrero el pleno del CSN avaló la reapertura de Garoña pese a tener pendientes desde hace años unos 200 millones de euros de inversiones. Una de sus propietarias, Iberdrola, no quiere realizarlas. Dice que los impuestos del Gobierno a la generación nuclear llevan a estas plantas a pérdidas. La decisión definitiva del Ejecutivo sobre la renovación de la licencia de Garoña llegará previsiblemente este verano. Posiblemente, en agosto.

Dos años más para decidir, o el cuento de nunca acabar.

Antes, el 8 de junio, los dueños de la central de Almaraz (encabezados por Iberdrola) debían activar el proceso de renovación de la licencia de esta planta más allá de los 40 años y en julio le tocaba a Vandellós (Endesa). Pero ya no hay prisa: el Gobierno ha cedido a la presión de las eléctricas y les dará dos años para decidir sobre la renovación, según avanzaron el viernes El Independiente y El Economista.

Fuente:  eldiario.es

Se aprueba la moción contra la construcción de un almacén de residuos radioactivos en Cofrentes

La concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano, y el concejal de Energías Renovables y Cambio Climático, Jordi Peris, han presentado una moción para oponerse a la construcción de un almacén de residuos radioactivos en la localidad de Cofrentes, así como el cierre de la Central Nuclear para 2021. Dicha moción se ha aprobado con los votos a favor del equipo de Gobierno, la abstención de Ciudadanos y el voto en contra del Grupo Popular.

La moción presentada por el Govern de la Nau, defendida por Soriano y Peris, se basa en que la “peligrosidad de las centrales nucleares está fuera de toda duda, así como el riesgo de la construcción de un almacén de residuos”. En el caso de que hubiera “una fuga radiactiva importante, afectaría a la salud de millones de valencianos y valencianas, además de contaminar la tierra y arruinar la producción agrícola”.

El debate ha comenzado con la intervención de Salvador Moncayo, de la Plataforma Tanquem Cofrents, quien ha reclamado el cierre de la actividad en la central nuclear argumentado que “hay alternativas” y que no sólo lo pide una plataforma, “sino la ciudadanía, y además, otros países europeos, como Bélgica y Suiza, ya están planificando sus alternativas”.

Por parte del grupo Ciudadanos, Santiago Benlliure, ha defendido que las políticas energéticas no deben utilizarse como estrategia política y ha pedido también alternativas. “No se puede improvisar en materia energética”, ha explicado, si bien reconoce que las energías nucleares se “acercan al final de su vida útil”. Así mismo, ha hecho hincapié en que “cualquier decisión debe tener un plan alternativo, que contemple, entre otras cosas, la pérdida de puestos de trabajo”.

Por el Grupo Popular, Mª Ángeles Ramón-Llin ha presentado una propuesta que plantea el incremento de las energías renovables y que tiene en cuenta las repercusiones del cierre, principalmente en lo que al empleo se refiere. “Queremos saber sus planes y cuáles serán las consecuencias. No hagan demagogia, sino parques eólicos, porque el acuerdo es inviable aunque se apruebe, a menos que se ofrezcan soluciones”. Su propuesta ha sido rechazada con los votos en contra del equipo de Gobierno y la abstención de Ciudadanos.

El concejal de Energías Renovables y Cambio Climático, Jordi Peris, ha defendido un “cambio de modelo energético que comprende el cierre de la central y la reconversión laboral”. “Se trata –ha explicado Peris- de una moción sobre una central nuclear obsoleta, con una energía obsoleta”, y ha recordado que para su cierre tendrá ya 35 años, cuando en Europa se fija en 25 años la vida útil de las centrales.

“Un nuevo modelo energético” ha sido también la reivindicación de la concejala Pilar Soriano. Ha recordado la “peligrosidad de los residuos que genera” y la necesidad de una “revolución energética que pase por reducir las energías no renovables en favor de las renovables”. También ha mencionado que en Europa son 25 los años de vida útil, y en España la media es de 30.

Fuente:

El gobierno de Nadal-Rajoy reconoce que no ha traspuesto la Directiva Europea sobre “contadores inteligentes”desde 2012

La Directiva Europea 2012/27/UE de Eficiencia Energética no ha sido transpuesta en su totalidad a nuestro ordenamiento jurídico.

Por este motivo, la mencionada Directiva está denunciada en Bruselas, ya que la fecha máxima para su incorporación a la legislación Española era el 4 de junio de 2014.

MAFIA

El Gobierno publicó en el BOE de fecha 13 de febrero 2016 el Real Decreto 56/2016, mediante el cual hace una transposición parcial de la Directiva de Eficiencia Energética en lo referente a Auditoras Energéticas, Acreditación de Proveedores de Servicios y Auditores Energéticos y promoción de la Eficiencia del suministro de Energía, pero omite los artículos 9 y 10 que regulan la normativa de los Contadores Inteligentes de forma deliberada.

¿ Por qué son ilegales los Contadores Inteligentes ?

La Directiva Europea de Eficiencia Energética establece en sus artículos 9 a 11 las características y requisitos de los nuevos contadores de medida, de telegestión a distancia, o más conocidos como Contadores Inteligentes.

El Gobierno presenta mediante Participación Pública en su página web del Ministerio de Industria:

PROYECTO DE REAL DECRETO POR EL QUE SE TRANSPONE LA DIRECTIVA 2012/27/UE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO DE 25 DE OCTUBRE DE 2012, RELATIVA A LA EFICIENCIA ENERGÉTICA, EN LO REFERENTE A AUDITORÍAS ENERGÉTICAS, ACREDITACIÓN DE PROVEEDORES DE SERVICIOS Y AUDITORES ENERGÉTICOS, PROMOCIÓN DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA Y CONTABILIZACIÓN DE CONSUMOS ENERGÉTICOS

Establece el artículo 9 de la Directiva Europea de Eficiencia Energética:

  1. Siempre que sea técnicamente posible, financieramente razonable y proporcionado en relación con el ahorro potencial de energía, los Estados miembros velaran por que los clientes finales de electricidad, gas natural, calefacción urbana, refrigeración urbana y agua caliente sanitaria reciban contadores individuales a un precio competitivo, que reflejen exactamente el consumo real de energía del cliente final y que proporcionen información sobre el tiempo real de uso.

Apartado e) Los Estados Miembros exigirán que se facilite a los clientes asesoramiento e información apropiados en el momento de la instalación de los contadores inteligentes, en particular sobre su pleno potencial en relación con la gestión de la lectura de los contadores y el seguimiento del consumo energético.

Pues bien, una vez presentada la literalidad de la Legislación Europea en relación a la materia que nos ocupa, El Gobierno presentó al Consejo de Estado el 12 de febrero 2015 el mencionado Proyecto de Real Decreto, emitiéndose Dictamen en fecha 23 de abril de 2015. Sabiendo que  estábamos denunciados en Bruselas, con un procedimiento en curso de investigación por parte de la Comisión Europea ¿Por qué esperó el Gobierno un año en publicar el Real Decreto 56/2016?

 

El Consejo de Estado emitió el Dictamen 145/2015 en el cual se puede comprobar lo siguiente:

La disposición adicional sexta señala que las empresas distribuidoras de energía eléctrica facilitarán a los consumidores asesoramiento e información apropiados en el momento de la instalación de contadores de telegestión, en particular sobre su pleno potencial en relación con la gestión de la lectura de los contadores y el seguimiento del consumo energético.

El Consejo de Estado procedió a dar Audiencia Pública conforme a la Ley Orgánica que regula el funcionamiento de este,  y con esta alegación que presentó IBERDROLA nos encontramos:

Efectúa una observación relativa a la disposición adicional sexta, que establece que “las empresas distribuidoras de energía eléctrica facilitarán a los consumidores asesoramiento e información apropiados en el momento de la instalación de contadores de telegestión, en particular sobre su pleno potencial en relación con la gestión de la lectura de los contadores y el seguimiento del consumo energético”. Se razona por IBERDROLA, S. A. que la instalación de contadores de telegestión no precisa de la presencia del consumidor y que de hecho en la práctica la mayor parte de las instalaciones se lleva a cabo sin dicha presencia. Por ello se solicita que la obligación de información pueda ser satisfecha de otro modo (por ejemplo, a través del envío de un folleto informativo por correo ordinario o electrónico), sin exigir que tal información se proporcione precisamente en el momento de la instalación.

 

Sin embargo, el Consejo de Estado indica en sus conclusiones generales que se ha de facilitar el cumplimiento de esta obligación Comunitaria. Bien sabe el Consejo de Estado que es la Directiva Europea la que  obliga ,  y que no tiene facultades una empresa de Suministro de Electricidad infringir en nombre del Estado un considerando de un artículo de una Directiva Europea.

O quizás si las tiene. Y con esta observación se confirma que finalmente el contenido del Real Decreto 56/2016 publicado en el BOE el 13 de febrero 2016, difiere respecto al presentado públicamente y entregado al Consejo de Estado en tan solo una cosa; Han eliminado la última incorporación a la transposición parcial; “contabilización de consumos energéticos”.

PROYECTO DE REAL DECRETO POR EL QUE SE TRANSPONE LA DIRECTIVA 2012/27/UE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO DE 25 DE OCTUBRE DE 2012, RELATIVA A LA EFICIENCIA ENERGÉTICA, EN LO REFERENTE A AUDITORÍAS ENERGÉTICAS, ACREDITACIÓN DE PROVEEDORES DE SERVICIOS Y AUDITORES ENERGÉTICOS, PROMOCIÓN DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA Y CONTABILIZACIÓN DE CONSUMOS ENERGÉTICOS.

Fuente:  plataforma.quieroauditoriaenergetica.org

Tres Universidades Europeas desmontan el fraude de las lecturas de los Contadores “Inteligentes”

Los Contadores Inteligentes fueron conectados a través de un cuadro eléctrico, a una gama de aparatos que consumen energía, tales como bombillas de ahorro de energía, calentadores, bombillas LED y pequeños electrodomésticos.

Los investigadores compararon después el consumo real del sistema con las lecturas del medidor electrónico de energía.

En los experimentos, 5 de los 9 contadores inteligentes dieron lecturas que eran mucho más altas que la cantidad real de energía consumida. De hecho, en algunas configuraciones, éstas eran hasta 582 % más altas.

Las observaciones de un consumidor que fueron reportadas son consistentes con los resultados contenidos en este documento:
un pequeño circuito electrónico consumió sólo una cantidad muy pequeña de corriente de pico, pero hizo que el medidor leyera 500 W,
resultando en una Consumo anual de energía adicional de 4380 kWh.

A esto se le debe de añadir que en España no se ha transpuesto la Directiva Europea de Eficiencia Energética 2012/27/UE  en cuyo artículo 9 se desarrollan las características de los nuevos Contadores Inteligentes, así como la Norma Internacional IEC 61000-4-19 la cual desarrolla la compatibilidad electromagnética (EMC).

 

Técnicas de ensayo y medición – Prueba de inmunidad a Las perturbaciones del modo diferencial y la señalización en la gama de  frecuencias 2 kHz a 150 kHz a a.c. Puertos de alimentación.

Las lecturas inexactas se atribuyen al diseño del medidor de energía, junto con el uso cada vez mayor de dispositivos de conmutación modernos (a menudo eficientes desde el punto de vista energético).

Aquí, la electricidad consumida ya no tiene una forma de onda perfecta, sino que adquiere un patrón errático.Los diseñadores de los medidores de energía modernos no han hecho suficiente tolerancia para los dispositivos de conmutación de este tipo.

Cuando desmantelaron los medidores de energía probados, los investigadores encontraron que los que estaban asociados con lecturas excesivamente altas contenían una “Bobina de Rogowski”, mientras que aquellos asociados con lecturas excesivamente bajas contenían un “Sensor Hall”. Frank Leferink señala que “Los medidores de energía que probamos cumplen con todos los requisitos legales y están certificados. Estos requisitos, sin embargo, no han hecho suficiente tolerancia para los dispositivos de conmutación modernos.

Fuente: https://plataforma.quieroauditoriaenergetica.org

Escrito en inglés

El IDAE desmonta ante el CIADI la teoría de Soria sobre los informes con los que asestó el ‘hachazo’ a las renovables

En julio de 2013, el Gobierno aprobó una reforma energética en la que, entre otras cuestiones, cambiaba el sistema retributivo de las renovables y la cogeneración, que pasaba de cobrar primas a la producción a una rentabilidad razonable a lo largo de toda la vida útil de la planta.

Para calcular esta rentabilidad razonable, Industria utilizó un informe elaborado por el IDAE en el que se definían centenares de parámetros de inversión en los que se encuadraban las plantas, en función de su antigüedad, su ubicación o su tecnología.

Supuestamente, ese informe se plasmó en la orden ministerial de parámetros de retribución a las renovables en junio de 2014. El hachazo se llevó a cabo y a partir de ahí, se inició la lluvia de recursos ante el Tribunal Supremo y las distintas cortes de arbitraje. Nadie se fiaba del Gobierno, y no era para menos. El recorte asestado a las instalaciones de renovables fue descomunal. Además, la orden de parámetros no la entendía prácticamente ningún mortal.

En febrero de 2015, el Gobierno envió al Supremo el archiconocido pendrive de 20 GB con más de 400 informes con los que se llevó a cabo el recorte. Lo más llamativo de todo ello, fue que uno de los informes esperados de una de las consultoras contratadas no estaba. Fue el de Boston Consulting y que según el Gobierno fue “por no cumplir el pliego de condiciones del contrato”. La otra gran sorpresa fue que Roland Berger entregó su informe en octubre de 2014, cuando la normativa se aprobó en junio. Algo inaudito. Además, este tuvo que hacer tres versiones hasta que se lo aprobó el Gobierno.

El Ministerio, con José Manuel Soria a la cabeza, tuvo que tirar de artimañas para hacer creer su versión. Los informes de las consultoras se pidieron para contrastar. “No se ha encargado a ninguna empresa externa la elaboración” de los estándares renovables, sino que esta tarea ha correspondido “exclusivamente por los servicios del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, en particular el Idae”, explicó el departamento de Energía.

Pasaron unos meses, y en septiembre de ese año, el diario El Mundo, contó que “El informe que diseñó el ‘hachazo’ a las renovables, fechado un año después de la reforma eléctrica”. Se refería la información a que el informe del IDAE con el que supuestamente se hizo el recorte estaba fechado en junio de 2015, un año después de aprobarse la orden de parámetros.

Todo parecía increíble. Nadie explicaba cómo se hicieron los cálculos. Ya daba igual quien los hiciera. El caso de los informes de las consultoras se esfumó y se perdió en la vorágine informativa.

Pero casi dos años después, el laudo que acaba de perder España contra el fondo Eiser Infrastructure a la que tendrá que indemnizar con 128 millones de euros, ha esclarecido todo, o buena parte de este caso.

Según el laudo, que hizo público el diario Cinco Días, el propio IDAE desmontó la teoría del Gobierno. Dejó en muy mal lugar al por entonces Ministerio de Industria y ahora de Energía.

Carlos Montoya, director del departamento solar del IDAE, fue llamado a declarar como testigo por parte del Estado español. Fue el autor de la orden de parámetros. Montoya, ante la sorpresa de la Audiencia (los tres árbitros) señaló que los costos aproximados de la instalación tipo hipotética se basaron en un análisis de estudios y publicaciones disponibles.

Sin embargo, en la Audiencia agregó que también se valió de sus conocimientos personales basados en un proyecto o proyectos que había supervisado. “El Sr. Montoya admitió en su testimonio que el proceso no se basó en un análisis matemático de datos riguroso, al afirmar que “si usted busca […] una media o una fórmula matemática, no la hay”.

es decir, que el Gobierno aprobó un recorte de ese calibre sin “un análisis matemático de datos riguroso”. Lo único que utilizaron fueron unas publicaciones y su conocimiento. Un conocimiento, que según el laudo, deja bastante que desear.

“Hay un análisis de información de documentación y un conocimiento propio por haber desarrollado plantas reales y haber conocido realmente lo que cuestan estas inversiones”, dijo Montoya a los árbitros del Ciadi.

Por su parte, el laudo señala que “el Sr. Montoya declaró en este sentido que no creyó que cambiar la ubicación de una planta causaría una mayor variabilidad en los costos”.

Es decir, que el experto del Gobierno en materia de renovables que hizo la orden de parámetros con la que se aplicó un recorte retroactivo a decenas de miles de instalaciones no sabe que una termosolar o una fotovoltaica varía sus costos si se construye en Sevilla o lo hace en Galicia. No hace falta muchos más comentarios.

Lo que no explica el laudo es cuando hizo realmente estas declaraciones, ya que según el documento Montoya fue a declarar en abril de 2015, es decir antes de firmar el informe con el que se hizo el recorte, y otra en noviembre de ese mismo año. Ya con el informe hecho y firmado por el mismo. Si lo hizo en abril es de entender sus declaraciones porque todavía no había hecho el informe.

Otro de los testigos que llevó la Abogacía del Estado fue Santiago Caravantes, subdirector general de Energía Eléctrica del Ministerio de Energía. Lo llamativo, es que la Abogacía del Estado pidió que su declaración no se tuviese en cuenta. El tribunal lo aceptó y por eso se desconocen sus palabras.

De dos testigos, uno dejó en mal lugar al Gobierno y el otro prefirió no contar al final con su declaración. A saber lo que dijo el subdirector de Energía. Una pena no saberlo.

Fuente: elperiodicodelaenergia.com

Soria: Un ministro para no olvidar