Black and Green pide a la Junta el permiso para abrir en Ircio

Y la Junta ya sabemos  lo que hará, darle todo lo que pida, independiente de que suelte un humo asqueroso las 24 horas, se contamine con metales pesados el Ebro y  suponga rehipotecar una comarca plagada de industrias quimicas toxicas y malolientes.

Mas informacion

  1. Ver testimonio de un vecino de Guadasequies.
  2. Mas informacion sobre los residuos que genera Black an Green. Es una industria pesada, diga quien diga lo contrario
  3. Ver incineradora  de Guadasequies por detrás,  y por delante. Eso si cuando todavia todavia estaba en obras.

Black and Green Companies, dedicada a la incineracion de plásticos de electrodomesticos, cauchos y neumáticos, ha dado un primer paso efectivo para la instalación de su planta de reciclaje en el polígono industrial de Ircio. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente trabajaría ya, a petición de la empresa, en el procedimiento para resolver la Autorización Ambiental Integrada, el salvoconducto que permitiría a la firma de origen valenciano iniciar una actividad que el Ayuntamiento continúa viendo con recelo. Así lo ha hecho constar con la documentación trasladada a Miranda, con fecha de registro de entrada del pasado 7 de marzo.

El departamento de Urbanismo ha recibido copia de los informes que han presentado en Valladolid. Se trata del proyecto básico, del estudio de impacto medioambiental y del proyecto de actividad. También, los técnicos municipales valoran el contenido de los informes complementarios sobre los valores de emisiones líquidas y gaseosas que tendría la industria, así como la descripción de los edificios que constituirían el complejo proyectado para las parcelas (más de 22.000 metros cuadrados de suelo) adquiridas en el nuevo polígono; parcelas que se encuentran aisladas y orientadas hacia la montaña.
El aporte documental es el primero que se produce desde que a finales de enero Fernando Campo compareciese ante los medios de comunicación para explicar el porqué del freno que estaba imponiendo su Gobierno a las pretensiones de Black and Green. Lo hacía después de que el PP se pusiera del lado de la compañía y arremetiera contra el mandatario local e, incluso, los técnicos municipales.
En aquella rueda de prensa, Campo habló de un elemento imprescindible para que el Ayuntamiento otorgase la licencia: Black and Green no contaba con la Autorización Ambiental Integrada, previa a cualquier permiso de obras. «En la Junta de Castilla y León aún no han presentado nada. Y nosotros no podemos dar ni denegar ninguna licencia de obras», si no se dispone previamente de ese permiso regional, aseveró entonces.
De 3 años a varios meses
Este proceso llegaba a durar hasta tres años -no es muy lejano en el tiempo el procedimiento que se llevó a cabo para la ubicación de una planta de ciclo combinado en terrenos de Montefibre que, finalmente, fuer descartada. En el último año, la solución ha llegado en cuestión de meses. Gestamp sería, en este sentido, el mayor exponente de esa mayor nueva celeridad administrativa forzada por la coyuntura económica.
La Autorización Ambiental Integrada es la que marcaría los riesgos que podrían existir. Hasta hace apenas dos meses producía una situación extraña a ojos de los responsables municipales: la empresa insistía en solicitar una reunión y el Ayuntamiento le emplazaba una y otra vez a iniciar el proceso ante Valladolid si no estaba de acuerdo con los planes municipales.
Porque estos, desde el primer momento, han dicho ‘no’ a Black and Green. El Ayuntamiento la considera «una industria pesada química» y, por lo tanto, su uso está expresamente prohibido. La ordenanza vigente, recordaba un informe de la Secretaría general, impide la implantación en el término municipal de empresas ligadas al tratamiento de «los fertilizantes, colorantes, explosivos, detergentes, aislantes, fibras artificiales, productos fotográficos, y productos farmacéuticos, plásticos, gomas y caucho, entre otros muchos».
La firma, por contra entiende que su actividad no se corresponde con esa calificación de «química pesada» puesto que «no trataría productos brutos, pesados en su origen, en gran cantidad para transformarlo en productos semi elaborados», según explicaba en un documento de respuesta enviado al Consistorio meses atrás. En el mismo subrayaba que su materia prima «serían productos ya elaborados, neumáticos y plásticos residuales, que se transformarían químicamente en productos comerciales de valor añadido». Y añadía que «la actividad de la planta es la gestión de residuos, no la fabricación de productos químicos de primera elaboración». La termólisis sería el procedimiento empleado.
«Necesitábamos conocer qué es lo que se va a a emitir. Y también nos han presentado la otra documentación para justificar que están tramitando la Autorización Ambiental Integrada», reconoció la responsable de Urbanismo. Aitana Hernando sostiene que no puede poner en duda que la firma haya dado este paso ante la Consejería de Fomento y Medio Ambiente «porque es en el proceso de tramitación de esa Autorización cuando se solicita informe al Ayuntamiento. Esa petición todavía no nos ha llegado», lo que hace suponer que el proceso se encontraría en fase inicial.
En marzo de 2011, Black and Green obtuvo el reconocimiento de una ayuda de 6,4 millones del Reindus en dos ejercicios -a las que se sumarían los 1,3 millones otorgados vía incentivos regionales-. Para su implantación en la ciudad la firma partiría, por tanto, con una provisión teórica del 71% de la inversión que tenía programada en un primer momento. Ella misma valoró su proyecto ante el Ministerio de Industria en 9,9 millones de euros. Generaría ocho empleos en su fase inicial. El PP elevó esta cifra hasta los 35 directos «más los indirectos», durante su comparecencia el pasado febrero.
Fuente: elcorreo

El alcalde de Miranda de Ebro reclama a Black and Green un proyecto y la autorización de la Junta.

Black and Green Companies va camino de ser causa de un nudo gordiano trenzado a fuerza de tirones entre el equipo de Gobierno y la oposición. La empresa ha adquirido (o tiene reserva de adquisición) terrenos en el polígono de Ircio para instalar una planta de reciclaje de neumáticos; el Ayuntamiento le ha denegado en dos ocasiones cualquier opción de licencia por entender que su actividad se enmarca entre las que son propias de una industria química pesada; la compañía niega la calificación; y el PP se ha puesto de su lado defendiendo el carácter inocuo de la termólisis, como proceso limpio de transformación química y, de paso achacó al alcalde indiscreción y ligereza en un ‘no’ que, hasta hace nada, era rotundo.

Ayer Fernando Campo apuntaló su réplica en un tono duro y cargado de insinuaciones. Habló de «extrañas coincidencias» en esa sintonía que, detecta, existe entre la firma de origen valenciano y los populares. Pero también pretendió zanjar la polémica con datos más o menos objetivos. El fundamental: Black and Green no cuenta con la Autorización Ambiental Integral (que incorpora también la de Impacto Ambiental). Ésta ha de ser previa a cualquier licencia de obras que pueda otorgar el departamento de Urbanismo del Consistorio. «En la Junta de Castilla y León aún no han presentado nada. Y nosotros no podemos dar ni denegar ninguna licencia de obras», si no se dispone previamente de ese permiso regional.

Este proceso, que venía demorándose hasta tres años, se va resolviendo en un periodo de tiempo mucho menor en los últimos meses -un ejemplo de ello es la licencia que se otorgó a Gestamp para la apertura de su planta de biomasa en terrenos de Rottneros-. La Autorización Ambiental Integrada sería la que marcaría los riesgos que podrían existir. «Sin ella -volvió a insistir el responsable municipal-, no podemos hacer nada». La situación raya lo ‘kafkiano’. «Se les ha dicho que tienen que solicitarlo. Pero ellos insisten en tener una reunión para presentarnos un proyecto básico». Y eso no le vale.

Alcaldía entregó copia de los informes técnicos del Ayuntamiento, del texto de ADE Parques Tecnológicos y Empresariales -la sociedad gestora de Ircio que ha vendido los terrenos a la firma-, y una especie de ‘power point’ de presentación de la factoría «en el que no se habla de algo que es esencial: las emisiones a la atmósfera y a los ríos». A falta del proyecto concreto, ayer el alcalde ya advirtió que si pretenden entroncar con la depuradora de la ciudad, la dirección de Black and Green, «debe saber ya que no podrán hacerlo. Se lo hemos negado también a la empresa de Rottneros porque la depuradora no tiene capacidad».

Proceso administrativo

Pero eso solo puede validarse como avance. Sin Autorización Ambiental Integrada y sin un proyecto de obra concreto «no podemos hacer nada. Y lo curioso es que uno se encuentra en una situación en la que hay un partido que sale a defender algo que no sabe ni lo qué es. Este Ayuntamiento está siguiendo puramente el proceso administrativo», algo que, aseguró, se lo ha trasladado personalmente a responsables de la firma con los que «he mantenido ya dos reuniones».

Con ese último apunte respondía también a un PP que el lunes le acusó de no haberles querido recibir. «Y ¿qué es eso de decir que los técnicos hacen el informe que les pide el alcalde? Eso es gravísimo y los técnicos nos han manifestado ya su malestar». El informe, respaldado por la Secretaría General, fue el que llevó a Campo en octubre del pasado año a subrayar públicamente, por primera vez, que no habría licencia para Black and Green porque su actividad se encontraba entre las «prohibidas».

Tal y como ya ha reflejado este periódico, en ese documento se facilitaba un largo listado de productos que no tenían encaje en los polígonos industriales de una ciudad que desde hace años viene incidiendo en la necesidad de una reindustrialización apoyada en las empresas limpias y la logística. El veto estaba (y está, según la normativa) para «los fertilizantes, colorantes, explosivos, plásticos, detergentes, aislantes, fibras artificiales, productos fotográficos, y productos farmacéuticos»; y también para «gomas y caucho». La empresa concurrió a las ayudas del Reindus definiendo su actividad en estos términos: «Separación y aprovechamiento de componentes orgánicos de plásticos, cauchos y neumáticos».

La cuestión es que, para enmarañar aún más el asunto, el responsable municipal desveló públicamente un par de detalles que hasta ahora eran desconocidos. El primero, que Black and Green, antes de apostar por Ircio, pensó en Bayas, donde se fijó en una parcela de alrededor de 22.000 metros cuadrados. Y el segundo, que los metros adquiridas en el nuevo polígono se encuentran aislados del resto, mirando a la montaña. ¿Su interpretación personal?

«Esta empresa debe ser tan buena que coge unas parcelas que dan al monte. Lo querían alejar del resto de la actividad del polígono, y porque el monte suponía también evitar el impacto visual y el de la emisión a la atmósfera».

Fue más allá. Habló de una pregunta que hicieron los responsables de la firma, al parecer, al propio alcalde:

«¿Se va a instalar alguna empresa alimentaria o farmacéutica en este entorno?»

La proximidad de Galletas Coral, se aseguró ayer, les disuadió de la elección de Bayas. Y entonces Campo tiró de su propio libro de estilo.

«Que raro, ¿no es raro? -ironizó- No será tan buena. Pero no podemos juzgar la bondad o no de la empresa porque no tenemos el proyecto».

MAS INFORMACION DE VERTIDOS EMISIONES E IMPACTOS VISUALES Y MEDIOAMBIENTALES.

Fuente: elcorreo

Miranda de Ebro amenazada por la incineradora Black and Green.

La pelota vuelve al tejado del Ayuntamiento (o nunca salió de allí). ADE Parques Tecnológicos y Empresariales, la empresa pública que explota el polígono industrial de Ircio, deja en manos del equipo de Gobierno la decisión final sobre la instalación de la planta de reciclaje de neumáticos, Black and Green. El Gabinete de Fernando Campo solicitó el pasado 29 de diciembre una aclaración a la gestora regional. Le pedía más precisión a la hora de delimitar las actividades que no tenían cabida en los 2,5 millones de metros cuadrados de suelo industrial. Quería conocer, en definitiva, si la línea de producción de la multinacional encajaba dentro de lo que esta tipificado como una industria química pesada.

La respuesta de ADE ha sido la siguiente: «Una vez aprobado el planeamiento urbanístico que afecta al Polígono Industrial de Ircio, la competencia en cuanto a la interpretación de la normativa urbanística de aplicación a dicho polígono (ordenanzas del Plan Parcial y normativa del PGOU) corresponde al Ayuntamiento de Miranda de Ebro de conformidad con la legislación vigente». La comunicación oficial, por tanto, plantea al remitente que es el que debe decidir. Dar o no la licencia depende, exclusivamente, de la sede de la plaza de España. Y, en su origen, del carácter de los informes que emitan los técnicos municipales.

Ver mas informacion en una entrada anterior.

Ver todos los documentos sobre Black and Green

Secretaría General

Y hasta ahora estos se han inclinado por el ‘no’. ¿El último? Lo planteó la Secretaría General en octubre del pasado año. Apoyándose en la opinión del ingeniero técnico industrial del Consistorio y la documentación presentada, insiste en que su encaje está en el área de química pesada. Hace referencia a una serie de productos que no se ajustarían a la normativa que regula la superficie industrial. Es el caso de

«los fertilizantes, colorantes, explosivos, detergentes, aislantes, fibras artificiales, productos fotográficos, y productos farmacéuticos, plásticos, gomas y caucho, entre otros muchos».

La cosa por tanto parece mas que clara, interpretaciones subjetivas e intereses privados aparte. Parece que ADE se lava las manos y carga toda la responsabilidad al ayuntamiento de Miranda.  Las normas son claras “plásticos, gomas y caucho no“.

Black and Green Companies viene defendiendo que su actividad no se corresponde con esa calificación al no tratar «productos brutos, pesados en su origen, en gran cantidad para transformarlo en productos semi elaborados» sino con otros «ya elaborados, neumáticos y plásticos residuales, que se transformarían químicamente en productos comerciales de valor añadido». La planta entiende, por tanto, que su actividad se orienta hacia la gestión de residuos y no a materias «químicas de primera elaboración».

La petición a ADE de una mayor información emanó de una junta de portavoces que buscaba el consenso en torno a la nueva industria. Desde entonces el responsable municipal ha hecho referencia públicamente al carácter incompleto de la documentación presentada por ésta e, incluso, a que no había dado aún el paso para solicitar ante las autoridades regionales la Autorización Ambiental Integrada, clave para poder ponerse en marcha.

Ayer fue la concejala del PP, Pilar Morcillo, la que compareció ante los medios de comunicación para cargar sobre Fernando Campo la responsabilidad de la dilación. Lo hizo dando un rodeo, hablando de los 3.630 desempleados de la ciudad. «Miranda necesita reforzar el tejido industrial tan duramente castigado por la crisis para que el resto de las empresas reavivan». Miranda, vino a decir, no se puede permitir dejar de lado ningún proyecto inversor. El límite está en el cumplimiento de todas las exigencias urbanísticas y medioambientales, añadiría más tarde. Y ahí Black and Green se ajustaría, a juicio de los populares . 8 puestos de trabajo reales.

Fue en ese contexto en el que hizo referencia a la firma de origen valenciano. «Intenta ponerse en contacto con el Ayuntamiento y el alcalde aún no se ha puesto en contacto con ella». Le reprochó haber «hecho declaraciones sin conocer su proyecto y negar su instalación en Ircio. No entendemos qué intereses le mueven». A juicio del PP, el informe del técnico de Medio Ambiente se realizó obligado por Alcaldía, «sin base alguna. Y pese a su poca contundencia, sirvió a Campo para agarrarse a él y, alegremente, negar la instalación».

Morcillo aseguró que fue el pasado 13 de enero, cuando tuvo lugar la junta de portavoces, cuando la empresa solicitó la reunión con el máximo responsable del Ejecutivo. La entrevista iba a servir para exponer el proyecto pero, como adelanto, salió de Valencia un informe ambiental sobre su empresa en Guadassèquies; «un informe del rendimiento del proceso de valoración de neumáticos mediante termólisis,», así como la Autorización Ambiental Integrada que la empresa tiene en esa localidad.

«A día de hoy no se les ha citado todavía», subrayó la portavoz del PP, que aseguró también que el proyecto de Miranda «no tienen nada que ver» con el que se presentó para el Valle de Tobalina -y que fue descartado por la fuerte oposición social-. Aquí «no se quemarán neumáticos. La empresa se dedicaría al reciclaje de neumáticos por termólisis, convirtiéndolos en productos con múltiples aplicaciones».

Defensa de Llamazares

Morcillo defendió este proceso de transformación. Y lo hizo apoyándose en una afirmación que realizó el diputado de IU, Gaspar Llamazares, en un escrito enviado a la Mesa del Congreso de los Diputados el 3 de febrero de 2010. El parlamentario aseguraba en relación al procedimiento de la termólisis que es «seguro, limpio y sostenible ya que no consume apenas agua y casi no emite dióxido de carbono y no genera residuos tóxicos».

Se apoyaría también en una definición de la RAE de industria media (que no pesada) entre las que se encontraría la actividad de Black and Green. «Cataloga como productos intermedios a la industria química y a la de transformación del caucho y materias plásticas, que es este caso. ¿En qué se basaron los informes técnicos?» La empresa, que según Morcillo generaría 35 puestos de trabajo directos -9 figuraban en su petición de ayudas económicas al Reindus- «no se puede rechazar» sin argumentos sólidos. «Hay que exigirles todo tipo de medidas de seguridad y medioambientales, pero no estamos en condiciones de rechazar ninguna».

En última instancia, aseguró que el alcalde «tiene mucho que poner de su parte y no lo está haciendo» y cuestionó la eficiencia de la OPIME (Oficina de Promoción Industrial) porque la firma ha depositado ya «una parte» del coste de la parcela y está siendo ignorada. El PP compareció tras reunirse con la dirección de la empresa y con el Ayuntamiento de Guadassèquies. «Por eso no entendemos que un alcalde que se precie aún no se haya molestado en mantener una reunión con la dirección». Cuando lo haga y tenga el proyecto en su mesa «deberá informarse a ver si cumple o no con las exigencias para su instalación».

Ver mas informacion en una entrada anterior.

Ver todos los documentos sobre Black and Green

Fuente: elcorreo.es

Black and Green asegura que su incineradora de plásticos y neumáticos no es industria pesada

La empresa Black and Green Companies confía en que podrá instalar su planta de reciclado de neumáticos en el polígono industrial de Ircio. O al menos que su actividad no es industria química pesada, y por lo tanto es compatible con los usos permitidos. Su responsable, Victorino Luengo, defiende la valía de la planta para ubicarse en Ircio a pesar de la oposición generada desde el Ayuntamiento mirandés.

«Industria pesada es una siderúrgica, un alto horno, una cementera… no una empresa que recicla un residuo para darle un valor añadido, es más bien al revés», valora Luengo.

[Desconocemos si el sr. Luengo es la pesona de Pirorec que dijo en el Valle de Tobalina que el beberia de la balsa de decantacion de la incineradora, sin decir a los vecinos que contenia  ¡ sosa caustica !, en fin .. deben creer que hablan con deficientes mentales]

Al margen de estas valoraciones, desde la compañía estiman que ellos están haciendo la tramitación tal y como corresponde a la legislación, y en breve enviarán el proyecto básico. Igualmente tramitarán la obtención de la autorización ambiental integrada en la Junta de Castilla y León.
Por otro lado ya han abonado tanto el IVA por los 30.000 metros cuadrados de suelo industrial adquirido en Ircio como una entrada. Lo que no han logrado es que el Consistorio les conceda la licencia para realizar la explanación de los terrenos y el movimiento de tierras, «algo que necesitamos para hacer las mediciones exactas de las cotas de la parcela ya sí poder definir el proyecto definitivo», comentan.
Desde Black and Green se explica como ejemplo de que la planta proyectada en Miranda no es industria química pesada que en Guadalsequies, en Valencia, ya cuentan con una instalación similar que ha obtenido la pertinente autorización ambiental.

«Siempre es una garantía que se cuente ya con una, porque lógicamente si te la han concedido en un sitio, se ajusta a la normativa y a la Ley, es algo ya avanzado, porque hay cuestiones que son iguales en todos los sitios»,

relata Luengo. También defiende que la autorización de la planta valenciana es muy completa ya que «es de las más fuertes que hay en Europa, porque como es un proyecto de una tecnología nueva, que nadie sabía lo que es, han recogido multitud de aspectos, y nosotros los cumplimos todos… además, en la licencia se ponen unas condiciones que hay que cumplir, y nosotros cumpliremos todas», asegura.

Sin visita

La empresa ha invitado a los responsables municipales a que conozcan la planta de Guadalsequies para que vean la realidad de lo que hacen, aunque por ahora no han accedido. Luengo rechaza igualmente las críticas vertidas por el alcalde de Miranda la semana pasada en las que menospreciaba la documentación enviada por la empresa, especialmente un informe en formato Power Point «que dice lo buenos que son», decía el alcalde, Fernando Campo. «Lo que dice el alcalde que es un Power Point es un informe del instituido Tecnológico de Castilla y León que hicieron tras venir a ver la empresa y certificar la actividad», aclara el responsable de la firma.
Y mientras, el Consistorio espera a que se defina si se trata de una industria química pesada, como él defiende, o no. No obstante, de momento algo ha cambiado, y si hace unos meses el alcalde afirmaba que la empresa no obtendría las licencias, ahora el Ayuntamiento quiere que ADE Parques Tecnológicos (propietaria del polígono) se pronuncie sobre lo que es una industria química pesada, lo que abre la puerta a la instalación. Y lo ha hecho remitiendo a Valladolid un escrito en el que se insta a que defina qué es este tipo de industria en general, no sobre este caso concreto.

En breve

ADE, que prevé dar una contestación inminente, no podrá pronunciarse sobre el proyecto exacto de Black and Green, ya que la solicitud municipal es genérica, y además la empresa regional no cuenta con el proyecto de la firma de reciclaje de neumáticos. Así, es probable, que la contestación de ADE se base en plan parcial de Ircio y en el Plan General de Ordenación Urbana.
En el primer documento se define que quedan como usos autorizados en las zonas de densidad media y baja los «industriales» entre otros, y define como prohibidos los de «industria pesada», además de los residenciales. Nada se dice de químicas o no, y no se detalla el carácter de pesada.
Por ello, parece ser que debe ser el Ayuntamiento el que defina si Black and Green es o no industria pesada química, y en última instancia si esta empresa puede ubicarse en el polígono. Y lo debe hacer en base a los documentos urbanísticos propios, como el Plan General de Ordenación Urbana, que de cumplir Black and Green, tendría el camino más despejado. En el PGOU, respecto a los usos, se habla de «producción industrial», identificando como el uso que persigue la «obtención o transformación de productos por procesos industriales», y que simplemente se califica en unos de sus apartados como «industria grande».

  1. Ver testimonio de un vecino de Guadasequies.
  2. Mas informacion sobre los residuos que genera Black an Green. Es una industria pesada, diga quien diga lo contrario
  3. Ver incineradora  de Guadasequies por detrás,  y por delante. Eso si cuando todavia todavia estaba en obras.

Fuente: diario de burgos

Plan garoña

Black and Green insiste con su planta incineradora de neumáticos para Ircio (Miranda de Ebro)

Una empresa altamente contaminate y con grave impacto para el aire y el rio Ebro persiste en instalarse en Miranda de Ebro al  disponer de 6 millones de euros de ayudas del Plan Reindus de Garoña.

La negativa reiterada del Ayuntamiento de Miranda a que el polígono de Ircio de cobijo a la planta de reciclaje de neumáticos que promueve Black and Green Companies SLU, no parece calar en la dirección de esta multinacional. Ha vuelto a insistir en que los argumentos de la Administración no sustancian, en lo referente a exigencias urbanísticas, lo que desde Valencia, sede central de la firma, parece interpretarse como un veto. Por ello la pasada semana remitió al Consistorio documentación complementaria entre la que figuraría una autorización ambiental obtenida por la Generalitat Valenciana para la empresa que funciona en esa región, «un escrito presentado al Congreso de los Diputados y otro, una especie de ‘power point’ con las bondades de su industria».

Fernando Campo insiste en que Black and Green no habría explica aún lo fundamental: su proyecto para Miranda. «No sabemos lo que quieren hacer, así de claro». La aparente brecha abierta con la multinacional se puso en común con los portavoces del resto de los grupos políticos durante una reunión celebrada hace menos de dos semanas. El objetivo no era otro que el de buscar una postura de consenso. El alcalde, como ya lo hiciese un mes antes en una comparecencia ante los medios de comunicación, volvió a esgrimir los informes de la Concejalía de Urbanismo y Medio Ambiente. Los mismos con los que se ha justificado el ‘no’ a la propia empresa en dos ocasiones.

Se la considera «una industria pesada química y, por lo tanto, su uso está expresamente prohibido».

La firma, por contra, entiende que su actividad no se corresponde con esa calificación puesto que «no trataría productos brutos, pesados en su origen, en gran cantidad para transformarlo en productos semi elaborados». Su materia prima «serían productos ya elaborados, neumáticos y plásticos residuales, que se transformarían químicamente en productos comerciales de valor añadido». En última instancia Black and Green aseguraba que «la actividad de la planta es la gestión de residuos, no la fabricación de productos químicos de primera elaboración».

La explicación siguió sin convencer. La propia Secretaría General emitió un documento concluyente en respuesta a un recurso de la propia compañía. Tras enumerar los productos que no encajarían en la normativa que regula éste y los otros polígonos de la ciudad -fertilizantes, colorantes, explosivos, plásticos, gomas, caucho, detergentes, aislantes, fibras artificiales, productos fotográficos, y productos farmacéuticos, entre otros muchos-, otorgaba plena validez a la postura de los técnicos. El responsable municipal fue más allá:

«No vamos a permitir que se instale una empresa que a través de una chimenea genera humo negro constantemente».

Transcurridos dos meses desde esta aseveración, el compromiso de consenso le lleva a un discurso más cauto. Pero del que se desprende el mismo sentido. «La Junta de Portavoces acordó solicitar a ADE Parques Tecnológicos y Empresariales que nos amplíe el concepto de industria pesada y química que no se permite para el polígono y a la empresa que nos envíe documentación complementaria». El primero de los pactos tomó cuerpo a finales de la pasada semana, el viernes día 16, con la petición formal por registro de esa aclaración que la empresa de gestión de suelo público industrial atenderá en unas semanas.

No es válida

«Curiosamente -apostilló el alcalde-, al día siguiente de la Junta de Portavoces ya teníamos más documentación de Black and Green». Casualidad o no, lo cierto es que los nuevos datos tampoco se ajustan a lo que parece requerirle el Ayuntamiento. «A esa información se les va a contestar en el sentido de que no nos vale; con esa documentación no se puede hacer nada. Lo que tienen que presentarnos es el proyecto de la planta». Ésta necesita la Autorización Ambiental Integrada que otorga la Junta «y según la información que manejamos, en Valladolid tampoco han presentado nada».

Y ese contexto es el que refuerza, a juicio de Alcaldía, la denegación de la licencia que Black and Green solicitó el pasado 13 de octubre. Se trataba de una petición para trabajos básicos, relacionados con el movimiento de tierras, pero éstos están considerados como una primera fase de la propia licencia de obras «y no es coherente otorgar esa autorización para mover tierras sin saber qué es lo que van a construir allí. Deben presentar el proyecto en el Ayuntamiento».

La insistencia de este industria tiene su lógica empresarial. En dos ejercicios consecutivos ha obtenido las ayudas del Reindus. En cifras globales, y de acuerdo con los datos facilitados el pasado marzo y ya reflejados por este periódico, habría obtenido una cobertura de 6,4 millones de euros -sumados los 1,3 que le habían sido concedidos este mismo año por la vía de los incentivos regionales-. Partía, por tanto, con una provisión del 71% de la inversión que tenía programada, que gira en torno a los 10 millones para una fábrica que daría trabajo, en principio, a ocho operarios.

Black and Green Companies SLU se posicionó a favor del polígono de Ircio después de que su pretensión de instalarse en el Valle de Tobalina quedase descartada por la fuerte oposición social. La actividad de la fábrica, según la autodefinición con la que recurrió a las ayudas públicas es «la separación y aprovechamiento de componentes orgánicos de plásticos cauchos y neumáticos».

Amplia tu informacion sobre Black and Green aqui.

Fuente: elcorreo.com

La incideradora de neumáticos y plásticos de Black and Green no se instalará en Miranda de Ebro.

El Ayuntamiento ha informado a la promotora  Black and Green (subsidiaria de Pirorec), que al considerarse una industria pesada química está fuera del catálogo de usos aceptados en el polígono de Ircio.

El segundo de los proyectos industriales a instalarse en el polígono industrial de Ircio, Black and Green Companies, está en el aire. Tanto, que ayer el Ayuntamiento dió por hecho que la planta de reciclado de neumáticos no podrá ubicarse en la parcela de 30.000 metros cuadrados que ya ha adquirido la empresa a la ADE. Así lo explicó el alcalde, Fernando Campo, que justificó el no en los informes técnicos municipales que interpretan que la actividad entra en la tipología de «industria pesada química», lo que supone un «uso expresamente prohibido» para el suelo de Ircio. Por ello criticó que la compañía siga dando

pasos, ya que ayer presentó la solicitud de autorización para el movimiento de tierras.
«No se le va a permitir la instalación en el polígono de Ircio», aseveró Campo, explicando que «por el tipo de actividad no podría instalarse tampoco en ningún polígono de Miranda», al considerarse que la actividad, que en síntesis supone la separación y aprovechamiento de componentes orgánicos de plásticos, cauchos y neumáticos mediante un proceso que llaman termolisis, es incompatible con el uso del suelo local.

De nada le han servido a Black and Green las aclaraciones enviadas al Ayuntamiento, en las que entre otras cosas rechaza esta valoración ya que «no tratará productos brutos, pesados, en su origen, en gran cantidad…, la materia prima serían productos ya elaborados, neumáticos y plásticos residuales, que se transformarían químicamente en productos comerciales de valor añadido», se defiende la empresa.
Por ello, en contra del informe municipal, explican que «la actividad de la planta es la gestión de residuos, no la fabricación de productos químicos de primera elaboración». Con todo, el alcalde aseguró que la industria «genera a través de una chimenea humo negro constantemente».

Desde la empresa, que ayer atendió a DB, prefieren no entrar a valorar estas afirmaciones y aseguran que están siguiendo todos los trámites pertinentes que marca la normativa, invitando a conocer la planta similar que ya tienen en Guadalsequies (Valencia) y que se aleja en mucho a la mala imagen que ayer el regidor dio.

Black and Green ha cifrado la inversión en 24 millones de euros y la generación de 34 empleos directos además de otros auxiliares. Además, el proyecto cuenta con ayudas aprobadas por el Ministerio de Industria y vinculadas al Plan Reindus que superan los 5 millones de euros en préstamos, a los que se suman 1,3 millones en incentivos regionales de Economía.

La planta se proyectó en Quintana Martin Galindez, en el Valle de Tobalina, lo que generó el rechazo social en la zona, por lo que sus impulsores la trasladaron a Miranda. Otra similar pero en Medina de Pomar tambien se encuentra en tramites judiciales.

Desde Black and Green se defendió que con su sistema se logra la degradación y disociación de los materiales que componen el neumático, algo que ocurre en total ausencia de oxígeno y sin emisiones a la atmósfera. Un proceso con el que se logra producir un 7% de gas (para calentar los hornos de la planta), un 40% de hidrocarburo líquido (gasóleos y naftas que van a refinerías) y un 51% de negro de humo (destinado a fábricas que fabrican neumáticos, gomas o plásticos).

Gracias ayuntamiento de Miranda. Fuera Diputacion de Burgos y basuras contaminantes en  el Plan Garoña.

Mas información sobre Black and Green

Fuente: diariodeburgos

La incineradora de neumáticos Black and Green sigue adelante en Miranda de Ebro. O el Chacolí de Burgos con sabor a petroleo.

De nuevo malas noticias para el Medio Ambiente de Miranda de Ebro y Alava. Diario de Burgos ha publicado la noticia de que la incineradora de neumaticos Black and Green-Pirorec continúa con su intención de contaminar el rio Ebro y el aire de la Rioja Alavesa. Black and Green pretendia instalarse en el Valle de Tobalina pero la oposición vecinal evitó si letal instalación.

Mientras algunos bodegueros  trabajan por desarrollar el Chacoli de Burgos otras empresas pretenden obtener beneficios de las ayudas estatales y de contaminar con metales pesados el rio Ebro y de dioxinas concerigenas el aire que respiramos.

En el mismo ambito el desarrollo turístico de la comarca se verá gravemente afectado ya que en la zona se encuentran los restos de época celtibérica y romanos del yacimiento de Arce Mirapérez.

Según Diario de Burgos:

Black and Green será, si los plazos estimados se cumplen, la segunda empresa en desembarcar en el polígono industrial de Ircio. Desde que a principios de año se confirmara el interés de esta compañía por ubicar en Miranda su proyecto de reciclado y revalorización de neumáticos, se han ido cumpliendo diversos plazos administrativos que apuntan a que el inicio de las obras de construcción de la instalación podría hacerse en el último trimestre de este año.
Y es que la empresa, perteneciente al grupo con sede en Valencia Pirorec y liderada por el empresario burgalés Victorino Luengo, ya ha cerrado con ADE Parques Tecnológicos de Castilla y León la compra de 30.000 metros de suelo industrial en el complejo de Ircio. Un terreno, el elegido, que está en la parte alta del nuevo polígono, haciendo esquina y relativamente cerca de la hasta la fecha única empresa instalada, Stinser Suministros Integrales del Acero.

Además, a primeros del pasado mes de junio la empresa recibía por parte del Ministerio de Industria la resolución de concesión de subvención económica a la que se presentó dentro de las ayudas al Plan Reindus para la zona de influencia de la central nuclear de Garoña. En concreto, el Ministerio aprobaba un crédito de 1,8 millones de euros a interés cero y a devolver en 15 años para la segunda fase del proyecto, que supone una inversión de 9 millones de euros.

Así, esta ayuda se unirá a la ya concedida en 2010 para el mismo proyecto, aunque inicialmente ubicado en el Valle de Tobalina, que recogía un préstamo en iguales condiciones de 3,3 millones de euros para una primera fase que suponía 9,5 millones de inversión. A esta dos fases de la instalación, se sumará una tercera que previsiblemente concurrirá al Reindus de 2012, y que podrá rondar los 6 millones de inversión, completando los 24 millones de euros en los que se ha calculado el presupuesto total para la puesta en marcha de la planta.

Además, y a través de los incentivos regionales que el Ministerio de Economía y Hacienda habilita para proyectos industriales, Black and Green resultó adjudicataria de una ayuda de 1,3 millones de euros para este proyecto industrial.

34 empleos directos

En cuanto a empleo, y en base a las tablas hechas públicas por el Ministerio de Industria, se calcula que en la primera fase se podrían generar 8 puestos de trabajo directos, 12 en la segunda, mientras que los restante, hasta los 34 empleos directos previstos, se generarían en la última etapa del proyecto. Además, y como desde la propia empresa siempre han defendido, la instalación tendrá una repercusión laboral en empresas auxiliares de la ciudad que trabajarán tanto en la fase de construcción como posteriormente en la de mantenimiento.

En breve se cerrará la compra formal del suelo, y se iniciará el trámite de solicitud de las oportunas licencias municipales. Además, en paralelo, la firma tramitará en la Junta de Castilla y León la Autorización Ambiental Integrada, proceso que tardará no menos de nueve meses en estar aprobada de forma definitiva. Así, en una estimación, se prevé que la planta pueda estar en funcionamiento en el plazo aproximado de un año desde que se comiencen las obras de desmonte y construcción.
Es igualmente importante para este proyecto que la Junta cumpla con el compromiso de tener finalizado el vial de acceso al polígono a través de la carretera de Logroño, y que gracias a una modificación del proyecto permitirá preservar los restos de época celtibérica y romanos hallados en el yacimiento de Arce Mirapérez.

Tecnología

El proyecto supone la construcción de una planta dedicada a la separación y aprovechamiento de componentes orgánicos de plásticos, cauchos y neumáticos. Todo, con la aplicación de una novedosa tecnología patentada por la firma levantina. En concreto es un sistema que utiliza la llamada termólisis (reacción en la que un compuesto se separa de otros al ser sometido a un aumento de temperatura para), en este caso aplicada al reciclado de neumáticos. Con los cambios de temperatura se logra la degradación y disociación de los materiales que componen el neumático, algo que ocurre en total ausencia de oxígeno y sin emisiones a la atmósfera, defienden desde la empresa.

Con este proceso industrial se logra la producción de un 7% de gas, un 40% de hidrocarburo líquido (gasóleos y naftas) y un 51% de negro de humo. Una instalación similar, aunque algo más grande, que la ya existente en Guadasequies (Valencia), donde hay otro proyecto para su ampliación.

El resultado del proceso al que se somete a los neumáticos permite reutiliza el gas como combustible para calentar los hornos de la propia planta, mientras que el hidrocarburo se destina a refinerías y el negro de humo se envía a fábricas que lo vuelven a transformar en neumáticos, gomas o plásticos.

Fuente: DiariodeBurgos

Ampliar información

Larga lista de incendios en plantas britanicas de tratamiento de neumaticos usados, parece que el negocio no es otro mas que cobrar el seguro.

Incendio en almacen de nuematicos en Pliego (Murcia)

31 julio de 2009.

Efectivos del Plan Infomur trabajaron ayer en un incendio de matorral y cultivo que se originó a la entrada del municipio de Pliego sobre las 13.30 horas y se dio por controlado apenas una hora después. La alarma cundió entre los vecinos de Mula y Pliego que se alertaron ante la gran columna de humo negro que se apreciaba a varios kilómetros a la redonda.Alarma entre los vecinos de Pliego al arder un almacén con neumáticos

Las causas del fuego aún se desconocen, pero éste arrasó un recinto vallado, a la salida del pueblo en dirección a Mula, donde su dueño guardaba varios camiones y un gran número de neumáticos.

La quema de esos neumáticos fue, precisamente, la causa de tanto humo. Desde el Ayuntamiento se alertó a los vecinos para que cerrasen puertas y ventanas para evitar posibles intoxicaciones y, afortunadamente, no hubo que lamentar daños humanos.

Fuente: laverdad.es

Arde en Australia otro montón de neumáticos usados.

24 de septiembre de 2010

Neumáticos quemar cerca de Perth en Tasmania

Las autoridades estiman que la pila de neumaticos eran de unos 2.000 .  (Servicio de Bomberos de Tasmania)

Las investigaciones han comenzado a buscar la causa de un gran  incendio de llantas en el norte de Tasmania Midlands.

Una reserva de 500 neumáticos, cerca de Perth sigue ardiendo, pero el incendio está controlado.

El incendio comenzó de un descanpado en tierras privadas y  se trasladó a lo que los bomberos estiman fue un montón de 2.000 llantas viejas almacenadas cerca.

El incendio envió columnas de denso humo venenoso al cielo.

La acción rápida por los bomberos utilizando una excavadora despalzó muchos de los neumáticos fuera del alacance de  las llamas.

Servicio de Bomberos del Distrito Sur  de Tasmania dice  investigará el motivo del gran número de neumáticos apilado.

“[We will] look at the reasonings behind this sort of storage and the EPA is also assisting with any issues with minor contamination,” he said. “[Nosotros] buscaremos los motivos del porque de  este tipo de almacenamiento y la EPA también está ayudando con los problemas con la contaminación menor,” dijo.

A las personas con asma y problemas respiratorios se les insta a evitar la zona.

“Las personas que tienen asma y otras afecciones respiratorias necesidad de asegurarse de que su asma está bien gestionado, pero lo ideal es llevar su inhalador azul  con ellos en todo momento, ya que ayudará a abrir las vías aéreas y que puedan respirar.”

Fuente:  http://www.abc.net.au

Se incendia en agosto una empresa de reciclaje de neumaticos de Valencia.

incendio reciclado neumáticos2

Estas fotos son del incedio que tiene lugar ahora mismo en una planta de reciclaje de neumaticos usados, de un poligono cerca de mi casa.
La humadera es tremenda, y los bomberos ya llevan mas de 5 horas intentando apagar el fuego, junto a un hidroavion y un helicoptero.
Por suerte ocurrió en domingo cuando está cerrada y los daños son solo materiales.

Decir que es la tercera vez que se quema en 4 años. Seguramente sean intencionados los fuegos, no se sabe si la propia empresa por tema de cobrar del seguro o personas ajenas. (…) se llama EMA la empresa. Aunque no se muy bien que significan las siglas.

El foro de donde se han extraído es el siguiente:

http://www.clubbmw.es/club/foro-ot-35/tremendo-incendio-en-planta-de-reciclaje-de-neumaticos-17436/

 

Un aparatoso incendio destruye una nave de reciclaje de neumáticos en Vall d’Alba

Los bomberos del Consorcio Provincial llevan 24 horas tratando de apagar el incendio de Vall d'Alba. | E.M.Los bomberos del Consorcio Provincial llevan 24 horas tratando de apagar el incendio de Vall d’Alba. | E.M.

  • Se formó una columna de humo negro visible a varios kilómetros

EL MUNDO.es | Castellón

Actualizado martes 10/08/2010 23:52 horas

Los bomberos han dado por extinguido el incendio declarado el domingo en una fábrica de reciclaje de neumáticos en el término municipal de la Vall d’Alba (Castellón), según han informado a Europa Press fuentes del Consorcio Provincial.

Así, los efectivos de los equipos de emergencia han dejado de trabajar en la planta, donde el incendio se ha dado este martes por extinguido a las 20.00 horas después de más de 48 horas de mantenerse activo.

Asimismo, fuentes de la Guardia Civil de Castellón han informado a Europa Press que este martes 9 de agosto solicitaron que se desplazaran a la zona especialistas en incendios de la Comandancia de Valencia, cuya llegada se espera este miércoles, para inspeccionar el lugar.

El Consorcio Provincial de Bomberos ya retiró en la noche de este martes los efectivos desplegados en la nave de neumáticos que ardía desde el domingo a mediodía. Una vez apagado el fuego, sólo quedaba en el lugar un responsable de la empresa encargado de supervisar que no hubiese rebrotes de llamas.

En concreto, al lugar de los hechos se desplazaron dos dotaciones de los parques de bomberos del Baix Maestrat y la Plana Alta, así como el jefe de guardia y el jefe del parque de la Plana Alta, según han indicado las mismas fuentes.

Un aparatoso incendio declarado a primeras horas de la tarde del domingo ha afectado a una nave de reciclaje de neumáticos radicada en el polígono industrial de la Vall d,Alba (Castellón) y ha provocado una densa columna de humo negro, han informado fuentes del Consorcio de Bomberos.

El fuego, que se ha iniciado por causas no precisadas sobre las 14.30 horas, se ha propagado por el interior de la nave y ha afectado también a los neumáticos que estaban depositados en una explanada en el exterior del inmueble.

Debido a los componentes combustibles de los neumáticos, se ha formado una columna de humo negro, visible a varios kilómetros de distancias, según las mismas fuentes.

En la extinción del incendio, calificado de “aparatoso” por las mismas fuentes, intervienen efectivos de los parques de bomberos de Benicarló, Oropesa y Nules, así como un helicóptero, dos avionetas Air tractor y dos brigadas rurales de emergencia.

fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/08/08/castellon/1281292175.html