Descontrol de incendios en la central nuclear de Almaraz

almaraz

Veintitrés bomberos han sido despedidos por no hacer las rondas de vigilancia.

El CSN propone un expediente sancionador por falsificar los controles contra el fuego

Durante dos meses —entre el 20 de diciembre de 2014 y el 19 de febrero de este año— la central nuclear de Almaraz, ubicada en el municipio cacereño del mismo nombre, vivió un verdadero descontrol en la gestión de las medidas contraincendios. Un grupo de 23 bomberos, pertenecientes a una contrata externa, falsificó las hojas de control para simular que habían realizado las rondas de seguridad obligatorias por las instalaciones aunque no las habían hecho.

Esta práctica, que bien podía haberla urdido Homer Simpson —protagonista de la popular serie de animación y que trabaja en una central nuclear—, ha motivado el despido de esas 23 personas. Además, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) acaba de proponer al Gobierno que abra un expediente sancionador a esta central, que comenzó a operar en 1983 y es propiedad de Iberdrola (53%), Endesa (36%) y Gas Natural (11%).

El engaño saltó por los aires el 18 de febrero de este año. El inspector residente de Almaraz —que pertenece al CSN pero trabaja habitualmente en la central— realizaba una de sus rondas por las instalaciones. Cuando le tocó el turno al servicio de prevención de incendios, del que se encarga la empresa externa Falck SCI, a este técnico algo no le cuadró. Aún no eran las dos de la tarde, pero las hojas de control de la ronda de las 14.05 ya estaban cumplimentadas. Los inspectores del CSN fueron tirando del hilo en las semanas posteriores hasta descubrir que se trataba de una práctica generalizada.

“La falsificación de las hojas de control de las vigilancias de incendio se venía realizando desde tiempo atrás”, sostiene el CSN. “Este incumplimiento se produjo de forma reiterada, falsificando los documentos de registro de las vigilancias”, añade el supervisor, que se encarga de controlar el funcionamiento de todas las centrales españolas.

Según los datos recopilados por los inspectores, entre aquel 20 de diciembre y el 19 de febrero, se debían haber realizado 1.480 rondas de vigilancia. Pero solo se ha podido constatar que se hicieran 1.121, el 75%. Los 23 trabajadores implicados fueron primero suspendidos y luego despedidos. Un portavoz de Falck SCI circunscribe el problema exclusivamente a la actitud de estos empleados. “Fueron unas conductas fraudulentas”, sostiene. “Había por parte de algunos trabajadores unos incumplimientos muy graves”, añade. El problema no fue detectado por la empresa, sino por la inspección.

La central de Almaraz también señala a los trabajadores. La dirección, que mantiene el contrato con Falck SCI pese a este caso, afirma que “estos incumplimientos no afectaron en ningún momento a la seguridad de la planta, dado que esta cuenta con sistemas complementarios”.

El CSN no culpa a nadie. Se limita a señalar que hubo falsificación e incumplimientos. Eso sí, en la documentación del expediente se apunta que “en siete casos [los incumplimientos fueron] por decisión del titular al considerar otros trabajos más prioritarios”. Falck dice que desconoce a qué se refiere el CSN.

Los trabajadores, tras ser despedidos, acudieron a los tribunales, que en primera instancia han dado la razón a la empresa y han declarado los 23 despidos procedentes. En la última de las sentencias, que afecta a 15 de los bomberos —a los que defiende el letrado Miguel Salom— se reseña la argumentación empleada por los despedidos: “Se trataba de una práctica conocida y consentida por la propia empresa, que obedece a una deficiente organización del trabajo, por no mediar entre ronda y ronda el tiempo suficiente para completar su realización”.

Empleados vetados

Pero la titular del juzgado de lo social 3 de Plasencia, Tania Herrero, rechaza estos argumentos: “Ello no justificaría la simulación de su realización mediante la firma de los correspondientes documentos de control”. Salom anuncia que los 23 trabajadores recurrirán la sentencia y se queja de que estos empleados han sido vetados para desarrollar cualquier labor en la central.

Y en un pueblo de 1.600 habitantes, donde unos 600 trabajan para la central, esta es la peor condena.

Sabina Hernández (PP), la alcaldesa de Almaraz, tiene en este caso una posición complicada. “Tengo que velar por la seguridad de la central, pero también por los intereses de mis vecinos”, afirma. Diez de los 23 bomberos despedidos son de Almaraz y uno de ellos es familiar directo de la regidora. Hernández reconoce que, tras las quejas que los trabajadores trasladaron al Ayuntamiento, intentó mediar con la central, la empresa y el CSN; este último órgano supervisor no contestó a sus llamadas.

Avances técnicos en el almacén

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aprobó el 14 de octubre la contratación de los servicios de asesoramiento técnico para evaluar el diseño estructural del futuro Almacén Temporal Centralizado (ATC), previsto en Villar de Cañas (Cuenca). El contrato es por 235.950 euros. Cristina Narbona, una de los cinco consejeros del CSN, votó en contra, al considerar que “subsisten” los problemas que ya denunció en julio, cuando este órgano concedió la autorización previa al almacén nuclear. Entre otras cosas, Narbona apuntó entonces a las dudas técnicas sobre la validez de los suelos elegidos.

Fuente: elpais.es

 

Reactor nuclear belga cerrado debido al fuego: Bélgica abandona la energía nuclear en 2025

Un ​​reactor nuclear belga ha cerrado después de un incendio en la planta al este del país, según la agencia de noticias Belga.

El incidente del domingo podría añadir una tensión adicional en la red eléctrica de Bélgica, después de las advertencias en agosto de que las interrupciones en otras centrales nucleares podría dar lugar a cortes de energía en el invierno que se aproxima.

La central de Tihange 3, situada a 70 kilómetros al sur-oeste de la ciudad alemana de Aquisgrán, se apagó automáticamente después de que uno de sus transformadores de los informes, se incendiaron. El incendio, que ya ha sido extinguido, fue causado por una explosión, según la Web del  periódico Sudpresse.

No estaba claro el Domingo cuánto tiempo el reactor 1.048 megavatios permanecerá fuera de service.Tihange 3 es ahora el cuarto reactor nuclear belga en estar fuera de servicio, como otra planta en Tihange y dos en Doel se han cerrado debido a defectos o a preocupaciones de seguridad .

El reactor  Tihange 1 no fue afectado por el incidente del domingo, sin embargo, Bélgica ha adoptado un plan de eliminación nuclear que prevé el abandono total de la energía nuclear para el año 2025.

Fuente: yahoo.com

Nuevo accidente en Fukushima: Se derrumba un almacén de agua radioactiva en construcción

La central gemela de Garoña sigue mostrando las debilidades de la energia nuclear. Al menos tres personas han resultado heridas tras un accidente durante los trabajos de construcción de la Central Nuclear de Fukushima.

Se informa de que una parte de las construcciones de acero del almacén ha caído sobre las víctimas. Una persona herida de gravedad fue trasladada al hospital de manera urgente. Otras dos personas han sufrido lesiones que no presentan riesgo para su salud, informa la agencia rusa Itar Tass.

fuku

Debido al accidente, la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) ha decidido congelar los trabajos de reconstrucción del central nuclear hasta el 10 de noviembre. No es el primer contratiempo que sufren las instalaciones: a finales de octubre los trabajos ya fueron aplazados por el viento que demolió una parte de las construcciones.

La planta japonesa de Fukushima es conocida por haber protagonizado una de las mayores catástrofes nucleares de la historia a raíz del terremoto y el posterior tsunami de 2011. Debido a la avería, miles de personas tuvieron que abandonar sus hogares debido a las sustancias radioactivas emitidas a la atmósfera.

Fuente: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/146190-japon-fukushima-agua-radioactiva

EE.UU.: Incendio en un almacén de residuos nucleares

La Planta Piloto para el Aislamiento de Residuos (WIPP, por sus siglas en inglés) ubicada en los alrededores de la ciudad de Carlsbad es uno de los tres almacenamientos geológicos profundos más grandes del mundo y el único en EE.UU. Sirve para alojar permanentemente los residuos nucleares de alta actividad o de semiperiodo largo, habitualmente, residuos radioactivos transuránidos que quedan de investigaciones científicas y la producción de armas atómicas. Los residuos permanecen enterrados en cuartos aislados de las salinas subterráneas.La administración de la planta informó a través de la página web oficial de la planta y reportó a los medios locales que el fuego se inició este miércoles a las 11:00 de la mañana (hora local), después de que un camión que transportaba sal se incendiara en la mina del norte. Por el momento se desconocen las causas exactas del incidente.almacen usaLa administración del recinto asegura que los sistemas de extinción de incendios fueron activados de inmediato, todas las operaciones de manejo de desechos fueron suspendidas y los equipos de rescate fueron desplegados en el lugar. Los servicios de socorro evacuaron al personal. Seis empleados fueron hospitalizados al resultar intoxicados por el humo, todos en condición estable.

Las autoridades locales insisten en que el incendio no afectó de ningún modo a los residuos nucleares. Detallan que son almacenados exclusivamente en la mina del sur, mientras que el fuego sacudió la mina norteña. Por el momento se abstienen de comentar cuándo la planta podría estar nuevamente operativa.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/119125-eeuu-incendio-almacen-residuos-nucleares

La central nuclear de Almaraz informa de otra parada tras una “anomalía eléctrica”

La ruleta rusa de las centrales nucleares españolas sigue girando:

El titular de la central nuclear Almaraz I, en Cáceres, ha comunicado este martes al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) la parada no programada del reactor tras la parada automática de la turbina, debido a una “anomalía eléctrica”en el alternador, según informa la dirección de la central. A última hora del martes, la planta se encontraba parada y estable. Según la central, los sistemas de seguridad han funcionado según lo previsto en su diseño y se está analizando las causas de la anomalía eléctrica. El suceso “no ha tenido repercusión para las personas ni el medio ambiente”, y ha sido clasificado provisionalmente como nivel 0 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES). La incidencia se ha producido al 19% de potencia nuclear, durante la subida de carga. El pasado domingo, el titular comunicó al CSN un incidente de características similares que provocó la parada automática del reactor.Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/1702103/0/central-nuclear/almaraz-parada/anomalia-electrica/#xtor=AD-15&xts=467263

Hemeroteca de accidentes de la Central de Garoña en nortecastilla.es

Uno de los pilares de la supervivencia está en la confianza. Si no confiáramos en el dentista, en el carnicero o en el taxista no podríamos vivir porque estaríamos en una suerte de estado perenne de desasosiego. Luego, cuando el empaste que te ha costado una pasta se te cae al primer mordisco, el filete te hace fuegos artificales nada más echarlo en la sartén o el taxímetro echa humo tras una visita turística improvisada, pues ahí ya cada uno se busca sus argumentos para seguir confiando. Con las centrales nucleares nos pasa algo parecido. Cuando uno mira esas gigantescas chimeneas que parecen la mismísima boca del infierno confía en que alguien con sentido común esté al frente de la sala de control. Pero el señor Burns -el avaro y huraño dueño de la central de ‘Los Simpson’- no es del todo un personaje de ficción.

El 27 de febrero de 1980 EL NORTE informaba en primera de la aparición de una fisura «por la que gotea un producto no especificado» en la central nuclear de Garoña. Sí, esa misma que lleva años en el corredor de la muerte y que ahora quieren amnistiar a cambio de un cementerio atómico.

La empresa propietaria, Centrales Nucleares del Norte, S. A., o sea, Nuclenor -creada en 1957 entre Iberduero y Electra de Viesgo- informó de ella «dada la especial sensibilidad que existe en determinados sectores de la opinión pública en relación con la temática nuclear», porque, añadía, «de haber ocurrido en cualquier otra industria, probablemente no hubiera merecido la atención de los medios de difusión». El estropicio, aclaraba para los más sensibles, se localizó en «uno de los manguitos de la tubería de alimentación a las bombas de chorreo» y, aunque el tiempo de reparación iba a exceder «previsiblemente» el de una parada normal, tranquilizaba a la población asegurando que «la avería no repercute en forma alguna en el exterior».

En ocasiones anteriores se habían roto un transformador exterior, una bomba del circuito primario, los tubos de penetración de la vasija del reactor, el barrilete, una válvula, el ‘core spray’, una bomba del sistema de refrigeración, «uno de los elementos del sistema de protección del reactor», la tubería de alimentación, un calentador de agua o la tubería de las bombas de chorro. Vamos, que menos la junta de la trócola y la tapa del falordias, todo.

Y eso, de lo que nos hemos enterado. Sin embargo, los responsables de Nuclenor siempre decían que el funcionamiento era «satisfactorio», que las averías eran «de poca importancia» y que la seguridad estaba garantizada.

Incluso después de que en 1975 provocara una nube radiactiva que probablemente todavía estaba contaminando la zona. Pero claro, eso no se sabía ese año porque la compañía lo ocultó hasta 1992.

También los responsables de Chernóbil defendían en 1980 el funcionamiento de su central, cosa que dejaron de hacer seis años después, sencillamente porque desapareció. Entonces las sensibilidades sí que se pusieron especiales.

Fuente:  nortecastilla.es