Nuevo accidente en Fukushima: Se derrumba un almacén de agua radioactiva en construcción

La central gemela de Garoña sigue mostrando las debilidades de la energia nuclear. Al menos tres personas han resultado heridas tras un accidente durante los trabajos de construcción de la Central Nuclear de Fukushima.

Se informa de que una parte de las construcciones de acero del almacén ha caído sobre las víctimas. Una persona herida de gravedad fue trasladada al hospital de manera urgente. Otras dos personas han sufrido lesiones que no presentan riesgo para su salud, informa la agencia rusa Itar Tass.

fuku

Debido al accidente, la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) ha decidido congelar los trabajos de reconstrucción del central nuclear hasta el 10 de noviembre. No es el primer contratiempo que sufren las instalaciones: a finales de octubre los trabajos ya fueron aplazados por el viento que demolió una parte de las construcciones.

La planta japonesa de Fukushima es conocida por haber protagonizado una de las mayores catástrofes nucleares de la historia a raíz del terremoto y el posterior tsunami de 2011. Debido a la avería, miles de personas tuvieron que abandonar sus hogares debido a las sustancias radioactivas emitidas a la atmósfera.

Fuente: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/146190-japon-fukushima-agua-radioactiva

EE.UU.: Incendio en un almacén de residuos nucleares

La Planta Piloto para el Aislamiento de Residuos (WIPP, por sus siglas en inglés) ubicada en los alrededores de la ciudad de Carlsbad es uno de los tres almacenamientos geológicos profundos más grandes del mundo y el único en EE.UU. Sirve para alojar permanentemente los residuos nucleares de alta actividad o de semiperiodo largo, habitualmente, residuos radioactivos transuránidos que quedan de investigaciones científicas y la producción de armas atómicas. Los residuos permanecen enterrados en cuartos aislados de las salinas subterráneas.La administración de la planta informó a través de la página web oficial de la planta y reportó a los medios locales que el fuego se inició este miércoles a las 11:00 de la mañana (hora local), después de que un camión que transportaba sal se incendiara en la mina del norte. Por el momento se desconocen las causas exactas del incidente.almacen usaLa administración del recinto asegura que los sistemas de extinción de incendios fueron activados de inmediato, todas las operaciones de manejo de desechos fueron suspendidas y los equipos de rescate fueron desplegados en el lugar. Los servicios de socorro evacuaron al personal. Seis empleados fueron hospitalizados al resultar intoxicados por el humo, todos en condición estable.

Las autoridades locales insisten en que el incendio no afectó de ningún modo a los residuos nucleares. Detallan que son almacenados exclusivamente en la mina del sur, mientras que el fuego sacudió la mina norteña. Por el momento se abstienen de comentar cuándo la planta podría estar nuevamente operativa.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/119125-eeuu-incendio-almacen-residuos-nucleares

La central nuclear de Almaraz informa de otra parada tras una “anomalía eléctrica”

La ruleta rusa de las centrales nucleares españolas sigue girando:

El titular de la central nuclear Almaraz I, en Cáceres, ha comunicado este martes al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) la parada no programada del reactor tras la parada automática de la turbina, debido a una “anomalía eléctrica”en el alternador, según informa la dirección de la central. A última hora del martes, la planta se encontraba parada y estable. Según la central, los sistemas de seguridad han funcionado según lo previsto en su diseño y se está analizando las causas de la anomalía eléctrica. El suceso “no ha tenido repercusión para las personas ni el medio ambiente”, y ha sido clasificado provisionalmente como nivel 0 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES). La incidencia se ha producido al 19% de potencia nuclear, durante la subida de carga. El pasado domingo, el titular comunicó al CSN un incidente de características similares que provocó la parada automática del reactor.Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/1702103/0/central-nuclear/almaraz-parada/anomalia-electrica/#xtor=AD-15&xts=467263

Hemeroteca de accidentes de la Central de Garoña en nortecastilla.es

Uno de los pilares de la supervivencia está en la confianza. Si no confiáramos en el dentista, en el carnicero o en el taxista no podríamos vivir porque estaríamos en una suerte de estado perenne de desasosiego. Luego, cuando el empaste que te ha costado una pasta se te cae al primer mordisco, el filete te hace fuegos artificales nada más echarlo en la sartén o el taxímetro echa humo tras una visita turística improvisada, pues ahí ya cada uno se busca sus argumentos para seguir confiando. Con las centrales nucleares nos pasa algo parecido. Cuando uno mira esas gigantescas chimeneas que parecen la mismísima boca del infierno confía en que alguien con sentido común esté al frente de la sala de control. Pero el señor Burns -el avaro y huraño dueño de la central de ‘Los Simpson’- no es del todo un personaje de ficción.

El 27 de febrero de 1980 EL NORTE informaba en primera de la aparición de una fisura «por la que gotea un producto no especificado» en la central nuclear de Garoña. Sí, esa misma que lleva años en el corredor de la muerte y que ahora quieren amnistiar a cambio de un cementerio atómico.

La empresa propietaria, Centrales Nucleares del Norte, S. A., o sea, Nuclenor -creada en 1957 entre Iberduero y Electra de Viesgo- informó de ella «dada la especial sensibilidad que existe en determinados sectores de la opinión pública en relación con la temática nuclear», porque, añadía, «de haber ocurrido en cualquier otra industria, probablemente no hubiera merecido la atención de los medios de difusión». El estropicio, aclaraba para los más sensibles, se localizó en «uno de los manguitos de la tubería de alimentación a las bombas de chorreo» y, aunque el tiempo de reparación iba a exceder «previsiblemente» el de una parada normal, tranquilizaba a la población asegurando que «la avería no repercute en forma alguna en el exterior».

En ocasiones anteriores se habían roto un transformador exterior, una bomba del circuito primario, los tubos de penetración de la vasija del reactor, el barrilete, una válvula, el ‘core spray’, una bomba del sistema de refrigeración, «uno de los elementos del sistema de protección del reactor», la tubería de alimentación, un calentador de agua o la tubería de las bombas de chorro. Vamos, que menos la junta de la trócola y la tapa del falordias, todo.

Y eso, de lo que nos hemos enterado. Sin embargo, los responsables de Nuclenor siempre decían que el funcionamiento era «satisfactorio», que las averías eran «de poca importancia» y que la seguridad estaba garantizada.

Incluso después de que en 1975 provocara una nube radiactiva que probablemente todavía estaba contaminando la zona. Pero claro, eso no se sabía ese año porque la compañía lo ocultó hasta 1992.

También los responsables de Chernóbil defendían en 1980 el funcionamiento de su central, cosa que dejaron de hacer seis años después, sencillamente porque desapareció. Entonces las sensibilidades sí que se pusieron especiales.

Fuente:  nortecastilla.es