“Alerta de emergencia” en la central nuclear de Ascó tras un incendio en sus instalaciones

23/05/2017

La central nuclear Ascó I (Tarragona) ha sufrido durante la madrugada de este martes un incendio de duración superior a 10 minutos, que ha obligado a detener su programa de parada de recarga y a activar las maniobras de descarga del combustible. El incidente se ha controlado rápidamente y no han habido consecuencias.

Según informó el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), el incendio ha sido ocasionado por la caída de agua sobre los interruptores de una barra de alimentación eléctrica normal durante trabajos de recarga en el edificio de turbina.

Como consecuencia, se perdió el suministro eléctrico normal y entró en funcionamiento el generador diésel de emergencia de forma correcta.

A las 3.31 horas se desclasificó la alerta de emergencia de este suceso, que no ha tenido repercusión en los trabajadores, la población ni el medio ambiente y ha sido clasificado provisionalmente como nivel 0 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiológicos (INES).

Anuncios

Un escape en el sistema de refrigeración obliga a paralizar la central nuclear de Ascó

27/04/17

La central nuclear de Ascó ha dado parte al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de la parada forzosa de uno de los dos reactores que operan en el complejo tras descubrirse una anomalía en el sistema de refrigeración de la instalación. En concreto, según han informado fuentes de la central, y así lo ha confirmado la subdelegación del Gobierno en Tarragona, el protocolo de seguridad se activó durante la noche del miércoles tras detectarse un aumento del caudal de “agua no identificada” en el sistema refrigerante del reactor.

Al no poder descartar que se tratase de una fuga de la barrera de presión del sistema de refrigeración del reactor, los técnicos de la central optaron por ordenar una parada preventiva de la unidad. Tras la investigación pertinente se ha identificado el origen de la fuga en una válvula de drenaje y se ha descartado una avería en la barrera de presión. Los servicios de mantenimiento mecánico de la central están trabajando en la reparación. La planta cuenta con sumideros dentro de la contención para asegurar la recogida de posibles pérdidas de agua y, según aseguran fuentes de la nuclear, “Ascó I se encuentra en condición segura”. Añaden que la incidencia no ha tenido afectación para las personas ni para el medioambiente.

Noviembre de 2014. La nuclear de Ascó II informa de un vertido de 1.000 litros de agua contaminada

El vertido se ha producido debido al mal cierre de una de las tres cañerías que se utilizan para devolver el agua al sistema. Durante cinco minutos ha estado saliendo el agua que se guarda en tanques cuando se realiza la recarga y que se devuelve al sistema cuando está a punto de finalizar la recarga, como es el caso. El vertido recogido está considerado de baja y media actividad. (leer)

Abril de 2011. Una fuga en Ascó vierte agua radiactiva sobre 14 operarios

Una fuga de 25.000 litros de agua radiactiva en la nuclear de Ascó I (Tarragona) vertió líquido contaminado sobre 14 operarios de la planta que trabajaban en el edificio de contención donde se aloja el reactor, que se encuentra parado por recarga de combustible.  (leer)

Abril de 2008. La fuga radiactiva en Ascó fue cien veces mayor de lo declarado

El Consejo de Seguridad Nuclear acusó a la planta de ocultar información y le abrió un expediente – Analizaría a 700 personas por si resultaron afectadas

No fue un suceso menor, como dijo la central nuclear de Ascó I, en Tarragona. La planta, propiedad de Endesa, declaró el pasado 4 de abril de 2008 que había detectado una fuga radiactiva. Pero dijo que era insignificante, nimia, apenas nada. El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que debió de ver algo extraño, pidió los informes originales sobre los que se basaba. La documentación terminó de llegar ayer y la respuesta es contundente. En una nota durísima, el CSN acusó a la central de “inadecuado control del material radiactivo” y de proporcionar “información incompleta y deficiente”. (leer)

Fuente: elpais

Ascó y su entorno pierden más habitantes que otras comarcas

Entre los años 1982 y 1984, época convulsa de la puesta en marcha de la primera central nuclear de Ascó, en agosto de 1983, 312 habitantes de este municipio se dieron de baja en el padrón y se marcharon a otro lugar, encabezados por el combativo alcalde antinuclear Joan Carranza, que con su mujer y nueve hijos se refugió en Santa Coloma de Farners (Gerona). Fue solo el inicio de lo que ha sido un goteo continuo de pérdida de habitantes, no solo en Ascó, sino en parte de la comarca de la Ribera del Ebro.

EDWIN WINKELS
31/01/2010

Mientras que desde Mora del Ebro hacia abajo ha habido un crecimiento de población, aunque mínima, corriente arriba los pequeños pueblos que rodean la central nuclear han bajado de 1981 a 2008 entre un 15% (el propio Ascó) y un 37% (Riba-Roja d´Ebre) en número de habitantes. Ni siquiera en los últimos años han podido detener la sangría, mientras que pueblos parecidos en otras comarcas rurales y alejadas de las ciudades han iniciado una recuperación paulatina. Es como si nadie quisiera vivir ya en esta zona que solo suele ser noticia cuando pasa algo con la central nuclear y su raidación, la química Ercros de Flix y sus vertidos o, ahora, con el cementerio nuclear, denominado con el eufemismo de Almacén Temporal Centralizado (ATC).

“Siempre hemos estado muy desatendidos, ninguna administración ha querido escucharnos. Y lamentablemente esta región solo sale en los periódicos y televisiones con el tema de la nuclear, a la que siempre nos hemos opuesto. Por eso debemos unirnos y aprovechar este debate sobre el ATC para hacernos escuchar”, dice Pere Miquel Guiu, el alcalde de La Granadella, un pueblo leridano de Les Garrigues, que está a solo 25 kilómetros de Ascó y que sufre los inconvenientes pero apenas los beneficios económicos de la cercanía de la central. Recibe una compensación anual de 4.000 euros.

En los 12 municipios nucleares de Ribera del Ebro y Tierra Alta la nuclear sí ha traído compensaciones económicas y trabajo para una parte de la población, pero como si también estuviesen asustados, pocas otras industrias han querido instalarse a orillas del río Ebro. Y con la crisis han ido cerrando o reduciendo su tamaño otras, como Ercros, al que ya queda solo un 10% de su plantilla.

TEJIDO DE EMPRESAS “No se ha sido capaz de generar alrededor de la nuclear y la química, los motores de la comarca, un tejido de empresas complementarias. No ha habido diversificación, solo queda ahora una opción, la nuclear”, lamenta el alcalde de Flix, Oscar Bosch, que junto a sus homólogos de cinco municipios nucleares más (justo la mitad) se ha pronunciado en contra del ATC. “Pero no por la instalación en sí, sino por cómo se ha llevado el proceso. No ha habido buena información ni comunicación. Ahora la gente se basa en argumentos emocionales en lugar de científicos”.

Fuente: elperiodicodearagon.com

Almaraz y Ascó, dos nucleares españolas que operan con piezas francesas defectuosas

asco 2Central de Ascó

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de España ha confirmado las sospechas de Greenpeace al reconocer las irregularidades de los generadores de vapor de las centrales nucleares de Ascó y Almaraz, unos componentes fabricados con piezas procedentes de la empresa Le Creusot Forja (filial de Areva) que informó a finales de abril sobre 400 irregularidades.

En el verano del 2012 saltó la primera alarma. La Agencia Federal de Control Nuclear de Bélgica (Fanc), el organismo regulador, detectó 8.000 fisuras en el reactor de Doel 3 y 2.000 en el de Tihange 2, construidas por el mismo fabricante que las españolas de Santa María de Garoña (Burgos) y Cofrentes (Valencia).

Los belgas dieron una alerta a nivel internacional pero en Garoña se encontraron hace muchos ños cientos de microfisuras en la tapa de la vasija del reactor, y la solución fué hacerle unas soldaduras.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de España ha confirmado las sospechas de Greenpeace al reconocer las irregularidades de los generadores de vapor de las centrales nucleares de Ascó y Almaraz, unos componentes fabricados con piezas procedentes de la empresa Le Creusot Forja (filial de Areva) que informó a finales de abril sobre 400 irregularidades en otros tantos componentes producidos desde el año 1965.

Greenpeace preguntó en mayo al CSN sobre este asunto al conocer el escándalo de Areva y la posible llegada a Ascó y Almaraz de piezas afectadas, aunque no obtuvo respuesta hasta hoy. Además de estas irregularidades, también se han encontrado problemas en la brida de la tapa de la vasija de la unidad 2 de Almaraz, cuyo suministrador es Westinghouse.

Según el CSN, la empresa Equipos Nucleares SA (ENSA), que compró estas piezas a Areva sin detectar las irregularidades, ha sido la encargada de documentar y valorar el estado de los componentes afectados y ha concluido que “son aceptables para seguir funcionando sin restricciones”, juicio que hace suyo el CSN.

Greenpeace lamenta que el CSN no detectara las irregularidades antes, lo que hace que “la confianza en los estándares de calidad de los componentes nucleares esté quebrada, al igual que lo está la empresa que falsificó estos controles”, ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña nuclear de Greenpeace.

El CSN no da ningún tipo de información acerca de otros componentes instalados en otras plantas de esta empresa, ni tampoco aclara si el descubrimiento de los problemas en las piezas de Westinghouse tienen el mismo origen que las proporcionadas por Areva.

“La seguridad nuclear se mejora cuando los reguladores vigilan antes de que las cosas ocurran, no cuando se limitan a certificar los fallos. Tras este escándalo otro principio básico de la seguridad nuclear está dañado y es la confianza de que las piezas en el circuito primario jamás pueden tener una avería”, ha concluido Montón.

Fuente: kaosenlared.net

Bélgica informa que sus dos centrales nucleares tienen miles de grietas. El fabricante es el mismo que Garoña y Cofrentes.

La Agencia Federal Nuclear belga pide cerrar 20 reactores, incluidos Cofrentes y Garoña

La fuga de partículas radiactivas de Ascó, archivada provisionalmente

El Juzgado de primera Instancia e Instrucción de Gandesa (Tarragona) ha decretado el sobreseimiento provisional del caso de la fuga de partículas radiactivas que tuvo lugar en la central nuclear de Ascó el 26 de noviembre del año 2007 y que no fue informada hasta abril de 2008.

El fallo, al que ha tenido acceso Europa Press, estima parcialmente la solicitud de sobreseimiento de la Asociación Nuclear Ascó Vandellós (Anav).

En la sentencia, el juez admite que existían elementos indiciarios de haberse producido una “liberación de emisiones ionizantes que afectasen al medio ambiente o a la vida o salud de las personas”.

“Sin embargo, de las diligencias practicadas no resultó debidamente justificada la perpetración de los referidos delitos, de conformidad a lo expuesto en los razonamientos jurídicos anteriores”, añade el juez.

El origen de la fuga se debe a los trabajos de recarga de Ascó I en noviembre de 2007, en los que se ensució el sistema de ventilación del edificio de combustible.

La Fiscalía de Medio Ambiente de Tarragona presentó una querella sobre los hechos y en un documento, a fecha de 24 de septiembre de este año, el fiscal se mantiene en la “existencia de riesgo grave, tal como consta en la denuncia y lo manifestaron los peritos que depusieron la instancia e inspectores del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN)”.

La entidad Ecologistes en Acció ha lamentado “profundamente” la sentencia, y ha anunciado que presentará un recurso contra la resolución porque estima que los hechos producidos son suficientemente graves como para que no queden impunes.

Fuente: lainformacion.com

Ascó II para el reactor por una avería en los generadores de emergencia

asco 2

 21 ABR 2015

La central nuclear Ascó II (Tarragona) ha activado esta madrugada la secuencia de parada del reactor debido a una anomalía detectada en los dos generadores diésel de emergencia. La incidencia ha sido notificada al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) a las 3:25 horas y la central, que estaba operando al 100% de potencia, ha iniciado inmediatamente la secuencia de parada. Fuentes de la central informan que el estado de potencia cero que permite el proceso de desincronización con la red eléctrica no se ha alcanzado hasta pasadas las diez de la mañana. El CSN detalla que el suceso “no ha tenido impacto en los trabajadores, el público ni en el medioambiente”.

La parada del reactor se ha producido después de que, durante una inspección de mantenimiento, se detectasen irregularidades en el estado de los tornillos que sujetan unas planchas donde se acomodan los cables y las tuberías de los motores que alimentan los generadores diésel que tiene la central.

Las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento (ETF) de la instalación establecen que la central nuclear debe disponer de dos circuitos de alimentación eléctrica exterior físicamente independientes entre sí, además de dos generadores diesel de emergencia separados y también independientes. Se trata de mecanismos de auxilio energético que sean capaces de suministrar la energía eléctrica requerida a los equipos que llevan el reactor a la condición de parada segura, en caso de que cualquier situación imprevista pueda cortar el suministro eléctrico convencional.

Los generadores diésel se han declarado inoperables debido a los problemas detectados en los pernos de las placas de anclaje y la central se ha visto obligada a cesar su actividad hasta que la incidencia no se remiende. Fuentes de Ascó II inciden en que se trata de “una reparación menor” que precisa de “pocas horas de intervención”. No obstante, una vez quede solucionada la avería, la complejidad que entrañan los posteriores trabajos de puesta en marcha del reactor y la sincronización con la red eléctrica pueden demorar hasta 48 horas el restablecimiento normal de la actividad en la planta.

Fuente: elpais

Los municipios con centrales nucleares, sin compensaciones tras la desaparición de la Fundación Enresa

Parece que el dinero va a dejar de servir como excusa para querer tener cerca de casa una central nuclear. Quizá así ahora el debate sea serio y afloren las realidades que los sobornos económicos han estado ocultando.

alcaldes enresa

Los alcaldes de 26 poblaciones junto a centrales nucleares de todo el país reivindican los cientos de miles de euros que han dejado de ingresar por la supresión de la Fundación Enresa.

A las puertas del almacén de residuos nucleares de El Cabril en la sierra cordobesa, los alcaldes han realizado un acto de protesta por el montante que no han recibido para proyectos presupuestados para 2014 en sus pueblos.

Los ayuntamientos, que han puesto el dinero de sus fondos para ejecutar los proyectos, se ven ahora con un “agujero” para cerrar el presupuesto anual ante la falta de los ingresos prometidos por Enresa.

Un total de 26 alcaldes y representantes de municipios tan distantes como Vandellós (Tarragona), Trillo (Guadalajara), Almaraz (Cáceres) u Hornachuelos (Córdoba) han participado este martes en un acto de protesta contra la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) frente a las puertas del almacén de residuos radiactivos de El Cabril, en la sierra cordobesa. Todos ellos forman parte de los municipios que se encuentran en áreas afectadas por las centrales nucleares de España y con este acto han exigido el pago de las ayudas compensatorias que han dejado de recibir por la supresión de la Fundación Enresa.

La Fundación Enresa fue suprimida a finales de 2013, en el marco de la supresión de la Fundación de ENRESA tras las medidas del Gobierno para la reestructuración y racionalización del sector público, si bien ya tenía acuerdos y convenios vigentes con los distintos municipios cercanos a centros nucleares que se traducían en montantes concretos de dinero que los ayuntamientos ya habían presupuestado para este año 2014.

Pero las ayudas no han llegado y los ayuntamientos han puesto de su bolsillo el dinero a la espera de recibirlo, algo a lo que se comprometió Enresa. Sin embargo, el resultado de todo ello es que, a falta de unas semanas para concluir 2014,

“nos encontramos con un agujero en nuestros presupuestos”, explica la alcaldesa de Hornachuelos (Córdoba), María del Carmen Murillo.

En estos años, a través de las ayudas de la Fundación Enresa, cada municipio pagaba proyectos de carácter social, medioambiental, formativo, cultural o deportivo para el desarrollo de su pueblo en compensación por estar junto a una central o almacén nuclear.

Según los datos aportados a  eldiarioandalucia por la Asociación de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares (AMAC), sólo Hornachuelos (Córdoba) ha dejado de ingresar 160.000 euros de la Fundación Enresa. El montante asciende a 180.000 euros para las localidades cercanas a la central de Trillo y otros 135.000 euros para los pueblos junto a Vandellós. A esas cifras hay que sumar los montantes de los acuerdos concretos entre la Fundación Enresa con otros municipios de las zonas afectadas que no forman parte de AMAC y que no están contabilizados por la asociación, pero que también han dejado de ingresar estas ayudas.

“No estamos dispuestos a que nuestros vecinos pierdan ni un solo euro”

Los alcaldes han querido “protestar por la supresión de la Fundación Enresa, dado el quebranto económico que ello les está suponiendo” y han puesto de manifiesto “el rechazo de los regidores a la reducción de ingresos, en forma de convenios para la financiación de múltiples actividades en sus localidades, que les ha supuesto la desaparición de la citada fundación”, explican desde el Ayuntamiento de Hornachuelos.

Su alcaldesa es tajante: “Exigimos que haya una respuesta en una semana”. Porque si no, anuncia, “no descartamos nuevas acciones más duras contra la empresa”. “No estamos dispuestos a que nuestros vecinos pierdan ni un solo euro”, dice para explicar que su ayuntamiento ya ha gastado de su bolsillo el dinero, por ejemplo, en la instalación de un parque infantil, pero la ayuda de Enresa no ha llegado. “Y eso es lo que le sucede a todos los alcaldes que han venido (a la protesta). Todos tenemos un desfase en los presupuestos porque no han llegado las ayudas comprometidas”.

Por su parte, desde Alanís (Sevilla), municipio afectado también por El Cabril, recuerdan que “el presidente de Enresa, Francisco Gil-Ortega, se comprometió a buscar una solución para poder cubrir las cantidades comprometidas para 2014”. Sin embargo, apuntan, “la realidad es que, con el año a punto de finalizar, los municipios no han recibido solución alguna”. El alcalde de Alanís llega a decir en un comunicado público que se siente “engañado y maltratado por parte del Ministerio de Industria y la Secretaría de Estado”, organismos a los que los alcaldes habían solicitado una reunión para abordar este asunto, sin que se haya producido.

“El siguiente paso será movilizar a nuestros vecinos que, sin duda, responderán enérgicamente para defender los que les pertenece”,

añade y es que los alcaldes reunidos este martes en Hornachuelos prometen nuevas acciones de protesta si en un corto plazo de tiempo si no reciben respuesta positiva del Ministerio de Industria.

Fuente: diario.es