Desmantelamiento de Zorita 3. Cortando la vasija del reactor

16 de Julio de 2015

La central nuclear de Zorita (Guadalajara) inicia el corte de la vasija de su reactor nuclear

La central nuclear José Cabrera, situada en Almonacid de Zorita (Guadalajara) y cerrada en 2006, ha iniciado este miércoles uno de los pasos más importantes de su proceso de desmantelamiento integral, como es la segmentación de la vasija del reactor, situado en la parte nuclear de planta.

El desmantelamiento de esta planta nuclear —la más antigua del país, que cesó su actividad después de 38 años de vida—, se inició en el año 2010 por parte de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) y la previsión, tal y como han indicado este miércoles en las propias instalaciones de la planta sus responsables, concluirá a lo largo de 2017.

El desmantelamiento de esta planta nuclear —la más antigua del país, que cesó su actividad después de 38 años de vida—, se inició en el año 2010 por parte de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) y la previsión, tal y como han indicado este miércoles en las propias instalaciones de la planta sus responsables, concluirá a lo largo de 2017. Se trata del primer desmantelamiento completo de una planta nuclear que se lleva a cabo en España, y este hecho, unido a la utilización de una técnica de corte mecánico bajo el agua que es pionera en el mundo, es lo que, tal y como ha señalado el responsable de dicho desmantelamiento, Manuel Rodríguez, ha “despertado” el interés de la comunidad científica y técnica de distintos países.

El presupuesto previsto para todo el proceso de desmantelamiento alcanza los 160 millones de euros sin que se hayan producido desviaciones relevantes hasta el momento, según Rodríguez, quien también en su intervención ha asegurado que no se había generado impacto medio ambiental en el entorno ni incidentes significativos en la planta.

Superado el ecuador de los trabajos Por ahora se están cumpliendo las previsiones habiéndose superado el ecuador del proceso de desmantelamiento, pues se ha superado el 60 por ciento de los trabajos previstos. Hasta la fecha y desde que Enresa asumiera en 2010 la titularidad de la planta se han generado 7.847 toneladas de materiales, de las que algo más de 1.700 son de residuos radiactivos. De estas, 778 ya han sido envidas a El Cabril (Córdoba), donde se guardan los residuos de media y baja actividad, mientras que los de alta actividad se han gestionado en cuatro contenedores y han sido almacenados en el Almacén Temporal Individualizado (ATI) que hay en la propia central de Zorita, cuya capacidad ya ha sido completada.

En cuanto a la vasija, de 100 toneladas de peso, según ha precisado Rodríguez, será cortada o segmentada en 120 piezas con una técnica novedosa bajo el agua, similar a la utilizada con los elementos internos del reactor, trabajos que tendrán una duración de unos seis meses. Las piezas resultantes serán también acondicionadas en contenedores y en este caso no se quedarán en el ATI, por no ser de alta actividad, sino que se enviarán a El Cabril.

Para realizar la operación de traslado de la vasija desde su ubicación original hasta la zona donde este mismo miércoles se ha iniciado el corte, ha habido que instalar un pórtico especial de izado diseñado para el levantamiento de estructuras de alto tonelaje. En cuanto al personal empleado en todas estas tareas, supera los 250 trabajadores de 34 empresas diferentes, de los que más del 60 por ciento provienen de la provincia de Guadalajara, donde está ubicada esta planta nuclear, cerrada por acuerdo político, siendo tanto la antigua del país como la primera en España en afrontar su desmantelamiento total.

Más de 2.500 VISITAS

Apenas se han desmantelado completamente una decena de reactores de características similares al de Zorita en todo el mundo, y es la primera vez que se realiza un trabajo así en España. Las técnicas y metodología de corte y acondicionamiento de residuos radiactivos aplicadas por Enresa en esta planta constituyen una novedad. De hecho, este desmantelamiento se ha convertido en un centro e interés no sólo a nivel nacional sino internacional y más de 2.500 personas han visitado estas instalaciones desde que se iniciara el proceso en el año 2010.

Hasta el momento, el proceso de desmantelamiento de la planta se está produciendo con “total normalidad”, tal y como ha destacado Rodríguez, aún reconociendo que, debido a la complejidad de algunas operaciones, la finalización de las mismas iba a concluir algo más tarde. La última fase será la de dejar el suelo de la planta tal y como estaba antes de su instalación, para ser de nuevo traspasada la titularidad, en este caso a Gas Natural. Durante la comparecencia ante los medios también ha estado presente el director de Operaciones, Alejandro Rodríguez y Carlos Dávila, director de Comunicación.

 

Ver más en:  20minutos.es

Mas información de Zorita:  enresa.es

Entra en vigor el decreto con la protección ambiental en los terrenos del ATC en Cuenca

senal_atc-Villar de Cañas

Este miércoles entra en vigor el decreto del Gobierno regional ampliando la zona de especial protección medioambiental en la Laguna de El Hito (Cuenca), que conllevará que cualquier infraestructura relacionada con el almacén nuclear proyectado en Villar de Cañas necesite aprobación ambiental previa.

El decreto de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, aprobado la semana pasada por el Consejo de Gobierno y publicado este martes en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), amplía la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y propone a la Comisión Europea su declaración como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

En 2002 se aprobó el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Laguna de El Hito y se declaró la Reserva Natural de la Laguna de El Hito, pero ahora se amplía la ZEPA con los objetivos de mejorar la conservación del hábitat y reducir las presiones y amenazas sobre las aves de la zona y las migratorias que acuden en periodos de reproducción o invernada.

También pretende mejorar la protección de los hábitats y especies de flora y fauna de interés comunitario así como mantener y promover los aprovechamientos tradicionales agrarios bajo la perspectiva de que la agricultura y la ganadería han permitido la conservación de hábitats de muchas especies de aves, subraya el decreto.

La zona declarada de especial protección para las aves amplía la primera declaración, en El Hito, a los términos municipales conquenses de Almonacid del Marquesado, Huete, Montalbo, Saélices, Villar de Cañas, Villarejo de Fuentes, Villares del Saz, y Zafra de Zácara.

La pasada semana, tras aprobarse el decreto en el Consejo de Gobierno, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, explicó que esta ampliación conlleva que cualquier infraestructura relacionada con el almacén nuclear proyectado en Villar de Cañas necesite la aprobación ambiental previa del Gobierno de Castilla-La Mancha.

“Y, por tanto, el ATC se verá afectado como cualquier inversión que se quiera hacer en la zona”, indicó Martínez Arroyo.

Fuente: clm24.es

Responsables de instalaciones radiactivas de toda España analizan en Córdoba la gestión de sus residuos

Enresa mantiene contrato con 915 de estas instalaciones, presentes en la vida cotidiana y que generan una media de 17 metros cúbicos de residuos

Más de medio centenar de personas, unas responsables directas de la gestión de residuos radiactivos generados en el ámbito hospitalario, industrial y de investigación, y otras relacionadas con esa gestión en grados distintos, se reúnen durante este miércoles y este jueves en Córdoba, en el marco de las XVIII Jornadas de Instalaciones Radiactivas.

Según ha explicado en rueda de prensa el jefe de Logística de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa), Carlos Enríquez, el objetivo de este cónclave, que organiza Enresa, es “intercambiar experiencias y optimizar los procesos de gestión de los residuos radiactivos que se generan” como resultado de procesos diversos en instalaciones industriales, hospitalarias y de investigación que, “aunque son poco conocidos, tienen una gran importancia en la vida cotidiana”.

Por este motivo, Enríquez y el responsable de la instalación radiactiva del Parque Científico de Barcelona, Agustí Munté, que han estado acompañados por el jefe de la Unidad de Gestión de Residuos de Instalaciones Radiactivas, Víctor Álvarez, han explicado como se desarrolla la gestión de este tipo de materiales desde una perspectiva integral, por parte del gestor, como es el caso de Enresa, y ofreciendo también la visión de la gestión más concreta desde la realidad de un pequeño productor en el ámbito de la investigación.

En la actualidad, Enresa mantiene contrato con 915 instalaciones radiactivas de las 1.300 aproximadamente que hay censadas en España, no teniéndolo con la totalidad ya que cerca de 400 “no generan residuos radiactivos” con su actividad habitual o solo lo hacen en el momento de su desmantelamiento, según ha precisado Enríquez.

Cada año estas instalaciones generan una media (de los últimos diez años) de unos 17 metros cúbicos de residuos radiactivos, “de los que se responsabilizan profesionales cualificados para que éstos materiales sean gestionados acorde a sus características radiológicas”.

Se trata, según ha señalado Enríquez, de “residuos heterogéneos que incluyen, entre otras, fuentes de radioterapia y otros materiales residuales de los usos de radioisótopos en medicina nuclear y en todo tipo de investigaciones médicas o docentes; fuentes de control de procesos y medidas industriales, o equipos en cuya composición o para cuyo funcionamiento precisan de componentes radiactivos”.

En el caso concreto de la instalación radiactiva del Parque Científico de Barcelona, según ha indicado Munté, “se emplean diversos isótopos radiactivos”, para “marcar y detectar moléculas” de ADN o genes en proyectos de investigación en los que, de una forma u otra, están implicados de forma directa un centenar de investigadores, aunque la cifra sube hasta 2.000, si se suman los investigadores, técnicos y personal de gestión del fue el primer parque científico creado en España, en 1997.

Los residuos radiactivos que genera esta actividad investigadora son de “vida corta (entre días y meses)” en muchos casos, de forma que son aislados durante un año en el Almacén Temporal Centralizado que posee el propio Parque Científico vinculado a la Universidad de Barcelona, gestionándolos luego como residuos convencionales, una vez que no hay rastro de radioactividad y son residuos inertes, mientras que los residuos que se generan al emplear isótopos radiactivos de “vida larga (miles de años)”, como el Carbono 14, son gestionados por Enresa.

Estos son todos residuos de baja y media actividad, que siguen un proceso reglamentado hasta que finalmente son gestionados en la Instalación de Almacenamiento de Residuos Radiactivos Sólidos de El Cabril, ubicada en el termino municipal de Hornachuelos (Córdoba).

De las que 915 instalaciones radiactivas que tienen contrato con Enresa, algo más del 30 por ciento son de uso médico, el 50 por ciento pertenece a diferentes ámbitos industriales y entorno al 20 por ciento corresponden al campo de la investigación y la docencia

Anualmente, todas estas instalaciones generan una media de 17 metros cúbicos de residuos radiactivos que se almacenan en El Cabril y, según los datos de los residuos recogidos en los dos últimos años, Andalucía genera algo más del cuatro por ciento de los residuos retirados en toda España. Por procedencias, los residuos retirados de Andalucía vienen en más de un 40 por ciento de actividades de investigación y docencia, un 40 por ciento de instalaciones industriales y un 20 por ciento de instalaciones médicas.

Fuente: lainformacion.com