Los inspectores del CSN critican que Enresa aporte datos contradictorios sobre los terrenos del almacén nuclear


Enresa reenvía al regulador estudios subcontratados “sin cuestionar o matizar su calidad técnica”; en unos documentos “opta por una conclusión y en otros por otra distinta, sin disponer de una valoración final integrada y justificada”

Tras una inspección, los técnicos dicen que la empresa estatal prefiere desechar estudios recientes para defender que la caracterización de los terrenos que aportó en mayo de 2015 sigue siendo válida

También se descartan datos que no tienen “la calidad adecuada”, según Enresa, sin informar al CSN, “lo que ha supuesto una pérdida de tiempo y un trabajo innecesario” para los inspectores

Casi seis años después, sigue el culebrón sobre la calidad de los terrenos de Villar de Cañas (Cuenca) en los que el Gobierno quiere construir el almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares de alta actividad.

Cinco inspectores del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) han dejado constancia de “dudas sobre las explicaciones aportadas” por Enresa sobre algunos sondeos de humedad en la zona nuclear del emplazamiento; “comportamientos anómalos” que Enresa “no puede aclarar” en los datos recogidos por algunos piezómetros (aparatos para medir los cambios de presión en el subsuelo); “baja fiabilidad de los nuevos ensayos realizados”; informes que se omiten sin explicación previa; “evidencias” que se descartan en favor de la teoría y, en suma, críticas a la inconsistencia de parte de la información aportada por la empresa estatal que debe construir el ATC.

Durante la visita de cinco inspectores del CSN al emplazamiento, los pasados 10 y 11 de mayo, Enresa defendió que los estudios realizados en los últimos años sobre el terreno “no modifican las bases de diseño” de la instalación “ni la caracterización del emplazamiento” que aportó en mayo de 2015, dos meses de que el pleno del CSN otorgara su autorización previa al ATC. “Sin embargo, la inspección constató que, de los trabajos de campo complementarios acabados en 2016, no todos sus resultados habían sido considerados en las conclusiones de Enresa”.

“Así, no se han incluido datos de piezometría” con posterioridad a marzo de 2016 “y no se han considerado válidos la mayoría de resultados de ensayos hidráulicos realizados en 2016; tampoco se ha aclarado cómo se han considerado los nuevos resultados de hinchamiento” del subsuelo “en algunas muestras que aportan valores significativamente más altos que la media”, dicen los inspectores.

El acta critica que Enresa acepte informes de sus subcontratas y los reenvíe al CSN “sin cuestionar o matizar su calidad técnica. Esto ha dado lugar a recibir en el CSN documentos aportados por Enresa con conclusiones sobre la misma materia, sin clarificar cuál resulta válido para Enresa, o bien con información luego considerada no válida por Enresa y sin indicación al respecto en el documento remitido, lo que origina un trabajo de revisión innecesario”.

En el caso de los ensayos hidrogeológicos, Enresa ha desechado estudios por considerar que “no tenían la calidad adecuada” sin informar al regulador: “La Inspección destacó que la invalidez de estos datos no estaba documentada en los informes aportados por Enresa, y que tampoco se había comunicado al CSN esta situación, lo que ha supuesto una pérdida de tiempo y un trabajo innecesario”.

Enresa lleva enterrados millones de euros en estudios de los suelos de Villar de Cañas. En enero de 2013, un informe “sugería la existencia de cavidades en el subsuelo” y la posibilidad de un “colapso” de los terrenos. Ahora Enresa lo descarta. Asegura que tiene “más información sobre la materia” y “no se han identificado estructuras en las trincheras que justifiquen posibles colapsos ni flexiones en las rocas, ni tampoco se han encontrado huecos o karstificaciones”.

Sin embargo, la inspección preguntó “sobre la consideración a otorgar a documentos oficiales remitidos por Enresa al CSN y cuyas conclusiones, como es el caso de la génesis de las zonas endorreicas en el emplazamiento”, ahora la empresa estatal no asume. “Se da la circunstancia de contar en el CSN con documentos aportados por Enresa, en unos de los cuales se opta por una conclusión y en otros por otra distinta sobre la misma materia, sin disponer de una valoración final integrada y justificada por parte de Enresa, o de una revisión del documento original que corresponda y en la que los autores maticen sus conclusiones con arreglo a la nueva información disponible”.

Enresa también descarta ahora “ninguna afección a la estabilidad del terreno” porque “los procesos derivados de la interacción agua-roca en la zona del ATC están en equilibrio con el agua que la atraviesa” y “los procesos de disolución-precipitación observados no afectan a la seguridad del emplazamiento”.

Los inspectores destacaron que esas conclusiones “responden al equilibrio de la situación actual en el emplazamiento” y recordaron que la zona “está en contacto con unos materiales con alta capacidad para ser disueltos”, como una vaguada al este de la zona nuclear “donde hay una evidente pérdida de masa no cuantificada en los estudios realizados por Enresa”.

Teoría frente a evidencias

El acta destacaa que Enresa prefiere en ocasiones los modelos teóricos a las “evidencias”. En los estudios sobre el nivel freático del acuífero que surca el emplazamiento, “parámetro esencial para la correcta caracterización del mismo por las implicaciones que tiene en el proyecto”, esta cuestión “es resuelta por Endesa adoptando una cota teórica de nivel, en la superficie topográfica, que resulta incoherente con las evidencias registradas en los trabajos de campo documentados por el titular”, dice el acta.

Lo mismo ocurre para el cálculo del espesor de la capa activa del subsuelo, fundamental para medir la expansividad de las arcillas subterráneas. Basarse sólo en métodos teóricos, como pretende Enresa, “podría resultar poco realista para su aplicación práctica y genérica al proyecto, especialmente en el caso de las cimentaciones de los distintos edificios”, avisa la inspección.

Respecto al grado de utilidad del modelo hidrogeológico numérico actual, los inspectores observaron que “todavía no resulta suficientemente robusto para permitir hacer predicciones” porque hay “aspectos clave que no han sido cubiertos en su totalidad”. “A la vista de la situación actual, no pueden considerarse suficientemente justificadas las predicciones realizadas con los modelos 2D/3D”, dicen. Enresa contestó “que analizaría la necesidad de realizar nuevos sondeos y nuevas campañas de obtención de datos hidráulicos”, cosa que hizo en julio pasado al encargar  nuevos estudios.

El acta refleja que a la fecha de la inspección, se había incumplido una de las condiciones que impuso el CSN en su autorización previa, la obligación de “disponer de un cuaderno de obra, en el que se reflejen las actividades diarias asociadas a la ejecución de actividades autorizadas. Enresa manifestó que no había abierto cuaderno de obra alguno”.

Tampoco se ha planificado la instalación de estaciones de aforo en el río Záncara, cercano al emplazamiento, “ya que no se han obtenido los permisos de obra necesarios de la Confederación Hidrográfica del Guadiana. La Inspección destacó que estas estaciones pueden resultar de gran utilidad en la calibración del modelo hidrogeológico, al aportar información básica para la estimación del balance de entradas y salidas de agua en el sistema”.

La empresa estatal, que ha rechazado comentar este asunto, trató de rebatir las críticas de los técnicos con un amplio escrito de catorce páginas remitido en julio. Los inspectores rechazaron la mayoría de sus comentarios. El ATC está pendiente de la declaración de impacto ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, que según los críticos con el proyecto es “inminente”. Posteriormente, el CSN deberá otorgarle la autorización de construcción.

Fuente: eldiario.es

Terremotos, inundaciones en los terrenos del ATC en Cuenca

Anuncios

Garoña cierra ¿y ahora que? Experiencia de otros municipios con centrales cerradas

Localidades del burgalés Valle de Tobalina miran el turismo como una de las alternativas de desarrollo de la zona tras el anuncio de cierre de Garoña, una situación que han tenido que afrontar anteriormente otros municipios con nucleares: Almonacid de Zorita (Guadalajara) y Vandellós (Taragona).

Catorce son los municipios de este valle de Castilla y León que buscan ahora revitalizar su economía tras la clausura de la central, aunque el área de influencia de la actividad de Garoña abarque también localidades del País Vasco, La Rioja y Cantabria al encontrarse algunas de ellas a menos de 80 kilómetros de la instalación. .

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, anunció este martes un plan de reactivación para las localidades afectadas, sin detallarlo.

Y aunque la actividad de la central creó puestos de trabajo directos o por subcontratas, tampoco significó una solución a la despoblación para muchos de ellos.

Así, la alcaldesa de Trespaderne, Ana Isabel López, prefiere ver el cierre de Garoña como “una oportunidad” para el entorno, mientras otros regidores ponen ahora su vista en el desarrollo del turismo y el sector hortofrutícola como alternativa a su economía.

En España dos instalaciones, la José Cabrera, más conocida como Zorita, en Almonacid de Zorita (Guadalajara), y la de Vandellós I (Tarragona), se encuentran en el proceso de cierre con experiencias muy distintas.

Zorita, abierta en 1968 y cuyo desmantelamiento se inició en 2006, ha sufrido el despoblamiento y envejecimiento de la población, según ha explicado a la Agencia Efe su alcaldesa Elena Gordón Altares.

Además, la población de la localidad “está desanimada” ante la falta de salidas económicas para la zona, ha asegurado la regidora, quien trabaja junto a otros 200 trabajadores aproximadamente en el desmantelamiento de las instalaciones.

En su día, el Gobierno anunció el desarrollo de un plan de compensación al cierre de la planta, sin embargo, “nadie nos resuelve problemas como el mal acondicionamiento de las carreteras”, factor que ha alejado a los inversores, ha aseverado la alcaldesa de los 750 habitantes de Almonacid de Zorita.

“Nadie nos hace caso, es la pescadilla que se muerde la cola”, ha asegurado Gordón, a pesar de haber puesto en marcha proyectos como un vivero de empresas, el desarrollo del turismo, la construcción de un camping, “pero los emprendedores no vienen por el estado de la vía”.

La central “no hizo daño a la zona, hemos vivido tranquilos durante su funcionamiento”, ha manifestado la alcaldesa, quien ha añadido que “poca gente en el pueblo dirá que estaba a disgusto” con la nuclear, porque “estamos perfectamente informados”.

“Es más el miedo de la gente de fuera, que los que vivimos en primera persona”, ha indicado.

Muy diferente es la situación de la localidad de Vandellós (Tarragona), según ha explicado a Efe su alcalde, Alfonso García, quien ha aclarado que hay dos factores distintos que influyeron en el cierre de esa central.

El primero, el accidente que se produjo en 1989, el más relevante ocurrido en España, y el segundo el proceso sociopolítico de la localidad de 6.200 habitantes.

Ha manifestado, además, que el cierre de Vandellós I coincidió con la apertura de Vandellós II -de mayor potencia-, lo que facilitó que un buen número de trabajadores pasaran a las nuevas instalaciones, mientras otros se acogían a la jubilación anticipada.

Asimismo ayudó, según García, la ubicación geográfica de la localidad cercana al litoral, lo que facilitó que otras personas se vincularan a actividades relacionadas con el turismo o con un polígono industrial cercano.

En el proceso de desmantelamiento “hay picos de trabajo”, ha dicho el alcalde, en los que se necesita “potenciar la formación de las personas para diversificar la economía local”.

“La energía nuclear es de transición”, ha sostenido García, por ello hace falta un plan de desarrollo con “recursos endógenos y exógenos” para la creación de alternativas, la planificación y diversificación, y que el territorio no empobrezca.

El gerente de la Asociación de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares (AMAC), Mariano Vila d’Abadal, ha manifestado a Efe que con el anuncio del cierre de Garoña “nos tememos lo peor”.

“Han dicho que van a mantener unas ayudas que existen y han existido desde 1990, que son compensaciones a los municipios por tener residuos de las nucleares, pero no son fondos por el cierre”, ha asegurado.

Ha anunciado que este viernes AMAC se reunirá con los alcaldes de los municipios del Valle de Tobalina afectados.

Esta mañana, el diputado general de Álava, Ramiro González, ha dicho tras la reunión del Consejo de Gobierno Foral, que la Diputación Foral mantendrá “pleno contacto” con el Gobierno central sobre el proceso de desmantelamiento de Garoña y para la revitalización de los municipios de la zona.

Ha asegurado que es necesaria la puesta en marcha de un plan de revitalización de la zona afectada por la central.

El político ha añadido que en este plan deben estar presentes los municipios de la zona de Añana, que, ha recordado, quedaron fuera del primer plan de revitalización planteado en el momento de la primera parada de Garoña en 2012.

Ha añadido que el principal problema de la Cuadrilla de Añana es la elevada edad de sus habitantes y que el objetivo primero es “fijar” población en la zona, para lo que es necesario dotarla de servicios.

Fuente: eldiario.es

Enresa estudiará el acuífero sito en los terrenos donde pretende ubicar el ATC

Deberá analizar si habría capacidad de reacción ante una posible fuga de material radioactivo y evitar que llegue a El Záncara.

Enresa sigue estudiando los terrenos del Almacén Temporal Centralizado de Villar de Cañas. Se prevé que en breve analice el comportamiento del acuífero que se situaría debajo de la construcción del silo nuclear conquense. Se trata de una información adicional que el CSN solicitó a la empresa, y una de las cuestiones más sensibles del proyecto.

Enresa está pendiente de adjudicar el contrato por el que, durante dos años, se comprobarán los valores pizométricos en los terrenos donde se pretende construir en ATC y sus alrededores. Con esto, se controlará al detalle cuál es el movimiento de las aguas subterráneas.

Informes anteriores hablan de un “movimiento moderado” de las aguas del acuífero, asegurando que hay “riesgo potencial” de contaminación del cauce más cercano, El Záncara y, por tanto, podría afectar al agua de riego y agua de uso de boca en la zona e, incluso, podría expandirse hacia las Tablas de Daimiel.

Ahora quieren que los estudios sean más precisos. Así las cosas, la captura de los datos que de ahí se obtengan serán determinantes para determinar cómo actuar y dónde en caso de fuga, según explica a la SER Carlos Villeta, responsable de comunicación de la Plataforma contra el Cementerio Nuclear de Cuenca.

Mientras, la Plataforma ha vuelto a acudir al Consejo de Transparencia tras haber solicitado al Consejo de Seguridad Nuclear el Informe de Construcción y haber recibido información parcial del documento, como ya ocurriera con el Informe de Ubicación. Pasados tres meses, el colectivo se plantea acudir a instancias superiores. Temen que el CSN vuelva a seguir adelante con el proyecto a pesar de que los estudios determinen que los riesgos superan los umbrales permitidos.

Desde la Plataforma calculan que en seis meses el CSN podría dar el visto bueno al segundo de los tres permisos necesarios para construir del ATC.

Fuente: cadenaser.com

Acusan al Gobierno de Rajoy de “mentir” en los pagos a Francia por residuos nucleares

La Plataforma contra el ATC en Villar de Cañas denuncia que se ha “manipulado” a la sociedad para construir un silo nuclear “ahora inútil”

Esta instalación, añade, “ya ha dejado de ser necesaria” puesto que las centrales nucleares tienen almacenes individuales en seco o están a punto de tenerlos

La Plataforma contra la instalación del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares en la localidad conquense de Villar de Cañas ha pedido explicaciones tanto al Gobierno estatal como al alcalde del municipio, José María Sáiz, al considerar que “se ha mentido” al respecto de que España pagaba 65.000 euros diarios a Francia por albergar los residuos nucleares españoles, como justificación para defender la necesidad de poner en marcha este cementerio nuclear.

Según la portavoz de la Plataforma, María Andrés, es “indignante” que durante años el Gobierno de Rajoy y el alcalde Villar de Cañas dijeran que se estaban pagando 65.000 euros diarios de penalización por la custodia de los residuos nucleares, y ahora, que se ha publicado que se empezará a contabilizar desde el 1 de julio, “no reconocen que han mentido a sabiendas para manipular a la opinión pública a favor de construir un ATC ahora inútil”.

Insiste la portavoz en que la realidad es que, 11 años después de la aprobación del sexto Plan general de residuos radiactivos, el ATC “ya ha dejado de ser necesario”, puesto que las centrales nucleares tienen almacenes individuales en seco o están a punto de tenerlos.

Asimismo, la Plataforma indica que según fuentes del Ministerio de Energía y Enresa las cantidades a pagar se devolverán una vez vuelvan los residuos a España descontando los gastos de almacenaje. Añade que estos residuos provenientes de la Central nuclear de Vandellós I son, junto con los 500 elementos combustibles de Garoña en el centro de reprocesamiento de Sellafield, “los únicos residuos nucleares de alta actividad que están fuera de nuestras fronteras”, apunta María Andrés.

Silencio de Nadal y el presidente del CSN

La multa por el retraso del ATC fue, según fuentes parlamentarias, una de las cuestiones sobre esta instalación que evitó contestar el presidente del CSN, Fernando Marti, en la comparecencia a puerta cerrada que realizó el pasado 6 de junio ante los diputados de la Comisión de Energía del Congreso. El ministro de Energía, Álvaro Nadal, también ha evitado desde su llegada al cargo en noviembre aventurar plazos sobre la puesta en marcha de la instalación. La ubicación fue decidida cuando la secretaria general del PP y hoy ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, era presidenta de Castilla-La Mancha.

En enero pasado, el ATC recibió un espaldarazo cuando el Tribunal Supremo anuló la ampliación de un espacio natural protegido que había decretado el Gobierno de Castilla-La Mancha, del socialista Emiliano García-Page, para bloquear el proyecto. Las dudas sobre la idoneidad de los terrenos elegidos no están todavía resueltas.

Fuente: eldiario.es

Situación de emergencia en una central nuclear de Estados Unidos tras un accidente en un túnel que almacenaba plutonio

Trabajadores de la reserva nuclear de Hanford en Richland fueron evacuados por la inestabilidad de los túneles ferroviarios que contienen material contaminado, reportaron autoridades federales.

La alerta se ha emitido después de que se produjese el derrumbe en uno de los túneles cerca de la Planta de Extracción de Plutonio y Uranio

Dado que “los túneles contienen materiales contaminantes”, las autoridades han ordenado la evacuación de la planta, que cuenta con cerca de 200.000 metros cúbicos de residuos radiactivos

“El Departamento de Ecologia del estado de Washington reconoció hace años  que hay basura nuclear que llega al rio Columbia hoy dia desde Hanford ”.

9 de mayo de 2017

La central nuclear de Hanford, que lleva más de 20 años vacía, se creó en el marco del desarrollo de la primera bomba nuclear y posteriormente se dedicó a la generación de armas nucleares durante la Guerra Fría

La ciudad de Hanford declaró este dia “alerta de emergencia”, dispuso que los trabajadores de la reserva nuclear Hanford en Richland fueran evacuados y se les ordenó a otros que permanezcan en el interior después de que se declaró una emergencia por la inestabilidad de túneles ferroviarios que contienen material contaminado.

De acuerdo al Departamento de Energía de Estados Unidos hay preocupaciones acerca de la hundimiento en el suelo que cubre túneles ferroviarios cerca de una antigua planta de procesamiento químico.

El Departamento de Energía abrió un centro de operaciones de emergencia en el sitio justo antes de las 08:30 de este martes (tiempo local) y el Departamento de Bomberos de Hanford se presentó en la escena.

Justo después de las 10:00 horas de este martes, el Departamento de Energía dijo que había una zona cuadrada de cuatro pies sobre uno de los túneles que había “cedido” entre dos y cuatro pies descubierta originalmente durante una inspección de rutina por los trabajadores.

Los túneles están cubiertos por unos ocho pies de tierra. “El personal de respuesta se están acercando a la zona donde el suelo ha disminuido para una mayor inspección visual”, indicó el Departamento de Energía.

Esta foto de  2012 del Departamento de energia de EE.UU. muestra el tanque AY-102 filtrando contaminación de alta intensidad.

Un portavoz del Centro de Información Conjunta de Hanford expresó que el incidente se produjo en el área de 200 East PUREX del sitio y acotó que no había pruebas de una liberación radioactiva, pero que los funcionarios todavía estaban investigando.

PUREX se refiere a la Planta de Plutonio de Extracción de Uranio del sitio, una instalación masiva de más de tres campos de fútbol de longitud que se utilizó para recuperar plutonio de barras de combustible irradiadas.

El edificio, que se extiende 40 pies bajo tierra y tiene más de seis pisos de altura, ha estado vacía durante casi 20 años, pero sigue siendo altamente contaminado.

Un túnel cerca del sitio contiene varios vagones que han sido enterrados temporalmente porque fueron utilizados para transportar barras de combustible irradiadas y permanecen contaminados.

Brian Calvert, un planificador de emergencias con los servicios de emergencia del condado de Benton, dijo que tenían varios organismos encargados de hacer cumplir la ley y de bomberos de pie, si es necesario.

Hanford hizo el plutonio para  armas nucleares durate años y lleva en fase de limpieza décadas, con inversión multimillonaria de los desperdicios.

La planta de PUREX lleva vacía más de 20 años, pero sigue estando altamente contaminada tras haber albergado las operaciones de procesamiento de contenedores que habían almacenado plutonio.

El Departamento de Energía ha explicado que por el momento no se han tomado medidas respecto a los habitantes de los condados de Benton y Franklin, cercanos a las instalaciones nucleares, y en los que residen cerca de 280.000 personas.

La central nuclear de Hanford fue creada en 1943, dentro del proyecto Manhattan para el desarrollo de la primera bomba nuclear lanzada en Nagasaki (Japón) y posteriormente se dedicó a la generación de armas nucleares durante la Guerra Fría.

El portavoz de Columbia Riverkeeper Dan Serres señala que el público debería empezar a preocuparse por los niveles de filtración en los acuíferos y en el rio.

“El Departamento de Ecologia del estado de Washington reconoce que hay basura nuclear que llega al rio Columbia hoy dia desde Hanford ” dijo.

Los costes de limpieza anual del sitio se estiman en 1.500 millones de dolares

Trabajadores con trajes de protección. en un vertedero de tierra en la reserva nuclear Hanford    Abril 3, 2008 cerca de Richland. Cada año el gobierno federal gasta unos 2.000 millones de dolares en trabajos para descontaminar el sitio nuclear más contaminado de EEUU

 

Trabajadores con trajes de protección. en un vertedero de tierra en la reserva nuclear Hanford    Abril 3, 2008 cerca de Richland. Cada año el gobierno federal gasta unos 2.000 millones de dolares en trabajos para descontaminar el sitio nuclear más contaminado de EEUU

Cosas que saber de los resuduos del almacen de   koin.com

Plataforma contra el ATC de Cuenca presenta una queja por la falta de información del CSN

 

La Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca ha presentado una queja al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) ante la negativa de la dirección del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) a facilitar la información solicitada sobre la tramitación de la autorización de construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) en Villar de Cañas (Cuenca).

La Plataforma ha recordado a través de una nota de prensa que el CSN vuelve a negarse a ofrecer información a pesar del “varapalo” que recibió del Consejo de Transparencia que le obligaba a publicar varios informes a instancia de ‘Transparencia Internacional’, negados hasta ese momento.

En la queja que ha presentado la Plataforma a través de Ecologistas en Acción, se incide en que “el análisis de los errores humanos en el accidente nuclear de Fukushima puso de manifiesto que la transparencia es un aspecto crítico en la seguridad nuclear”.

A ello ha añadido también que “la información solicitada se dará a conocer a la población en general y especialmente a la local que vive en las cercanías de los terrenos del proyecto de almacén nuclear”.

Por otro lado, la Plataforma contra el Cementerio Nuclear de Cuenca se encuentra ultimando los detalles de la que será la 8ª Marcha a Villar de Cañas, convocada para el domingo 7 de mayo.

Los responsables de la organización han confirmado la asistencia de tres autobuses, que partirán a las 8:30 horas de la Plaza de España, de Madrid; a las 10:00 horas, de Tarancón (Cuenca), y a las 9:30 horas de la estación de autobuses de Cuenca capital.

Los autobuses y otros vehículos que asistan a la marcha confluirán en la urbanización Casalonga, para iniciar a las 11:00 horas una marcha a pie hasta Villar de Cañas donde se leerá un manifiesto tras el recorrido que se ha acortado unos 500 metros con respecto a años anteriores.

Fuente:  clm24.es

El pulso de Garoña y una posible fusión Endesa-Gas Natural

Manifestacion cierre central nuclear garoña . Vitoria, 18-03-2017. Fotografia Rafa Gutierrez

Apenas aporta el 0,5% de la producción de energía en España. Un volumen insignificante en términos absolutos. Sin embargo, Garoña es el epicentro de la lucha de poderes del mapa energético español. La vieja central nuclear es el gran órdago del ministro de Energía Álvaro Nadal hacia Iberdrola. Un pulso directo con Ignacio Sánchez Galán. La ausencia de ‘feeling’ es bidireccional. Y Garoña se articula como piedra rosetta en la estrategia energética del ministro. Detrás de las luchas palaciegas sobre su reapertura se esconde la recomposición del mix energético: aumento del peso de la nuclear, con apoyo del carbón, y un abaratamiento de las energías renovables. La estrategia choca de bruces con los intereses de Iberdrola, virada a las energías limpias, y de su núcleo de accionistas extranjeros, menos sensibles al intercambio de favores políticos. El debate no es Garoña sí o Garoña no. Hay muchas más aristas.

Galán no quiere Garoña. Y no lo esconde. “No es viable”, dijo abiertamente hace pocos días ante los accionistas de Iberdrola. Pero hubo más mensajes hacia Nadal. “Se hace demasiada política con la energía”, aseguró antes poner en revisión la viabilidad de todos los activos nucleares de la compañía.  Galán no explica el porqué del alto número de expolíticos en los consejos de Administración de las Eléctricas.

Iberdrola es accionista mayoritaria en las dos centrales de Almaraz y posee al 100% la de Cofrentes, que alcanzará los 40 años de operación en 2025. Tres activos vitales en la estrategia nuclear de Nadal, ávido del apoyo de Endesa, el socio de Galán en Garoña, pero también en las dos sedes de Almaraz. La eléctrica de Borja Prado posee un 36% en las dos centrales de Almaraz, que serán las próximas en llegar a los 40 años de operación comercial (en los años 2023 y 2024). También en 2024 alcanzará este hito Ascó I, propiedad íntegramente de Endesa, y algo más tarde Ascó II (85% Endesa). El futuro del plan de Nadal está en el resto, en las que empezaron a operar en plena democracia. Y la primera piedra de ese futuro está, precisamente, en la última del pasado. De nuevo, Garoña.

Galán no quiere Garoña. Y no lo esconde. “No es viable”, dijo abiertamente hace pocos días ante los accionistas de Iberdrola

Endesa no se cierra a sacrificar Garoña, a perder dinero allí, a cambio de lograr más años de funcionamiento del resto. Las condiciones impuestas por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para que Garoña vuelva a funcionar hacen prácticamente inviable la puesta en marcha del reactor. Paradójicamente, el dictamen del organismo supervisor supone, al mismo tiempo, la cara y la cruz para la instalación. La cara, porque abre la posibilidad de que el Gobierno atienda la petición de su operadora, Nuclenor (participada al 50% por Endesa e Iberdrola) para prolongar la vida útil de la planta hasta los 60 años. La cruz, porque amortizar las inversiones necesarias, un desembolso que podría superar los 300 millones, para cumplir con las condiciones del CSN y las ya realizadas en los años anteriores es prácticamente un imposible. El futuro de Garoña pasa por varias alternativas, desde la venta de la participación de Iberdrola en Nuclenor hasta, incluso, una hipotética nacionalización de la central. Nadal no se cierra a esta última opción como vía para ofertar energía barata a la industria. Uno de sus grandes anhelos desde su época en la Oficina Económica de Moncloa: lograr un crecimiento de la inversión industrial a través del abaratamiento de la energía.

El próximo día 26 de abril marcará el próximo hito en el camino de Garoña. En esta fecha, Endesa celebra su junta general de accionistas, en la que alguno de sus principales directivos podría hacer alguna mención al futuro de la central nuclear, en respuesta a las palabras Galán. No obstante, los directivos de Endesa podrían encontrarse con otro mensaje de Iberdrola y sin mucho tiempo para reaccionar. A primera hora de ese mismo día, la eléctrica vasca presenta sus resultados del primer trimestre, a través de una conferencia con analistas en la que es más que probable que alguna de las preguntas se refiera al futuro de Garoña. Si le faltaban tazas al caldo, es más que probable que Nuclenor, la sociedad que opera la central, celebre ese mismo día un consejo de administración que aborde la posibilidad de solicitar el desistimiento de operación, un asunto que los representantes de Iberdrola pondrán encima de la mesa del consejo. Esta importante reunión podría incluso venir acompañada de una junta extraordinaria de accionistas para tratar de ratificar los acuerdos, si finalmente se pacta alguno.

El futuro de Garoña pasa por varias alternativas, desde la venta de la participación de Iberdrola en Nuclenor hasta, incluso, una hipotética nacionalización de la central

En la partida de Garoña se juega también el futuro de las primas a las renovables. De nuevo, choque de trenes entre Nadal y Galán. El ministro no se opone a las renovables. La apuesta por las renovables, impuesta desde Bruselas, marcha por buen camino. Las previsiones de la Comisión Europea apuntan que en España se producirá un 20,9% de energía con fuentes renovables en 2020, casi un punto por encima de lo exigido. Pero sí es cierto que una de las líneas rojas del ministro es la rebaja sustancial de las primas a las renovables. En 2019, pasado mañana, expira el plazo de las subvenciones a un primer paquete de inversiones en energías renovables. Inversiones efectuadas durante los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero a cambio de unas abultadas primas. En la mano de Nadal está alargar el plazo y el nivel de esas primas, que nunca llegarán a los niveles de las firmadas por el Gobierno socialista. ¿Y quién se juega más en esta decisión de Nadal? Iberdrola, que realizó una importante inversión en parques eólicos.

Predominio nuclear, primas a las renovables… y el futuro equilibrio de poderes en el sector energético. Es la tercera arista del pulso de Garoña. El devenir del duelo entre Nadal y Galán puede determinar la necesidad de un importante contrapunto a Iberdrola. Además, si hay un político que defienda la importancia estratégica de la energía en la política económica de un país ése es Álvaro Nadal. En el sector no se descarta que el desenlace de la crisis de Garoña provoque una posible alianza entre Endesa y Gas Natural. La operación cuadra con la estrategia del fondo GIP, nuevo accionista de Gas Natural, un socio con vocación de permanencia. Incluso, es de su agrado. Los italianos de Enel, dueños de Endesa, no descartan estudiar ofertas si el precio es satisfactorio. Otro ingrediente. Isidro Fainé ganaría peso en el sector, sin duda Gas Natural se convertiría en el campeón nacional de la energía en toda regla, y, de paso, se limarían las asperezas por la falta de apoyo de Nadal, todo lo contrario que el ministro de Exteriores Alfonso Dastis, en la crisis colombiana de Electricaribe. Movimientos políticos aparte, los movimientos de concentración también están alentados por la propia dinámica del negocio en España. El mercado está ya maduro, existe un exceso de generación que apenas deja márgenes, por lo que las compañías se han orientado a ser meras redistribuidoras y comercializadoras de energía. Todo depende de Garoña. La mecha del futuro mapa energético.

Fuente: vozpopuli.com