El PSOE de Extremadura reafirma su rechazo al Almacén Temporal Individualizado (ATI) en la central nuclear de Almaraz

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Extremadura, Valentín García, ha reafirmado el rechazo de su grupo al Almacén Temporal Individualizado (ATI) de residuos en la central nuclear de Almaraz (Cáceres).

García ha realizado estas declaraciones a preguntas de los medios tras llegar los Gobiernos de España y Portugal a un acuerdo sobre este almacén con la mediación de la Comisión Europea.

Así, en declaraciones a los medios momentos antes de asistir en Mérida a la manifestación del 1 de Mayo, Valentín García ha indicado que, aunque no conocen los “detalles del acuerdo”, su grupo sigue pensando que “ese almacén temporal no debió autorizarse, que se hizo demasiado rápido la Declaración de Impacto Ambiental”.

“Nuestra posición no ha cambiado, seguimos estando en contra de ese almacén temporal en la central nuclear de Almaraz”, ha recalcado.

 Fuente:   elcorreoextremadura.com

España y Portugal firman la paz sobre el cementerio nuclear de Almaraz

Lisboa retira las objeciones a la construcción del almacén temporal de residuos

Madrid se compromete a mantener informadas a las autoridades portuguesas

l presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro portugués, António Costa, han resuelto hoy en Bruselas el conflicto sobre la construcción de un almacén temporal de residuos radioactivos en el recinto de la central nuclear de Almaraz, en la provincia de Cáceres.

El acuerdo, auspiciado por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, despeja las objeciones portuguesas a la construcción de Almacén temporal individual (ATI) de Almaraz. Lisboa temía el posible impacto del proyecto, situado a poco más de 100 kilómetros de la frontera hispano-portuguesa y acusaba a España de no haberlo sometido a consulta con el país vecino.

El gobierno portugués llegó a invocar el artículo 259 del Tratado de la UE, una vía excepcional y escasamente utilizada que permite a un socio de la Unión denunciar a otro ante el Tribunal de Justicia europeo.

La mediación de la CE ha evitado que el conflicto llegue ante los jueces. España, según el acuerdo anunciado hoy durante el Consejo Europeo celebrado en Bruselas sobre el brexit, se compromete a que el Consejo de Seguridad Nuclear tome en cuenta las recomendaciones planteadas por las autoridades portuguesas y las traslades al operador del ATI. España también se compromete a compartir con Lisboa cualquier información relevante que surja en relación con el proyecto.

El acuerdo de hoy remata las negociaciones iniciadas el pasado 3 de febrero entre Rajoy, Costa y Juncker, que se materializaron en un primer compromiso sellado el 21 de febrero. Tras ese primer pacto, representantes del Gobierno portugués y de la Comisión Europea visitaron el recinto de Almaraz. El gobierno español, además, facilitó “una importante cantidad de información sobre los aspectos medioambientales y de seguridad del proyecto”.

Lisboa ha estudiado esa información y la ha sometido a consulta pública. Como resultado de ese proceso, Lisboa ha cursado una serie de recomendaciones y conclusiones que el Consejo de Seguridad Nuclear español se ha comprometido a asumir.

Fuente:  cincodias.elpais.com

El tipo que acabó con las renovables en España ahora cobra por dar conferencias en el extranjero en las que defiende que son la mejor alternativa energética

El exministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, el padre del gran hachazo a las renovables en España, ahora tiene una nueva vida en la que se dedica a defender a ultranza a las energías renovables.

Pero lo hace fuera de España, quizá piense que las energías renovables son la mejor opción para todo el mundo menos para su propio país, uno de los más ricos en viento y sol.

El exministro Soria acudió al Crans Montana Forum que se desarrolló en la ciudad sahariana de Dakhla, allí se celebró por tercer año consecutivo este foro que cuenta con el auspicio del mismísimo Rey Mohammed VI. Este año el título era Hacia una nueva África. Estabilidad, cohesión y solidaridad para un desarrollo sostenible. El rol cohesionador de Marruecos.

 Soria fue invitado para hablar en la mesa sobre energías renovables, y defendió a capa y espada un proyecto que él conoce bien, el complejo hidroeólico de Gorona del Viento, que tiene como objetivo suministrar solo con renovables la isla de El Hierro.

La intervención de Soria se enmarcó en el panel sobre Producción y suministro de energía, definido en el programa como la clave del progreso y crecimiento de las economías emergentes. El ex ministro recalcó que no participaba en representación del Gobierno de España, sino a título personal y con el fin de aportar la experiencia adquirida durante los años en que ejerció como ministro de energía. Se manifestó a favor del uso de las energías renovables como camino a disminuir la dependencia energética del exterior que durante décadas han soportado los países no productores de petróleo.

José Manuel Soria el hombre que acabó con las renovables en España ahora se dedica a defenderlas. Como dijo el gran Groucho Marx: Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros.

Fuente: primaveravalenciana.info

SORIA, ESE GRAN POLÍTICO ESPAÑOL

¿Podremos bañarnos en el ATI de Almaraz?

ati piscina almaraz

La prometida transparencia sobre el ATI no soluciona la ilegalidad cometida por el Gobierno español

La Ministra española de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, califica de piscina el ATI de Almaraz mientras ofrece transparencia al Gobierno portugués tras la retirada de su queja ante Bruselas.

• En opinión del Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA), del que forma parte Ecologistas en Acción, este hecho no puede ocultar el incumplimiento de la legalidad internacional en la tramitación del permiso del Almacén Temporal Individualizado (ATI) de la central nuclear de Almaraz (Cáceres).

• La evaluación de los riesgos de esta instalación, que minimiza las enormes consecuencias de una hipotética fuga radiactiva en el río Tajo, afectaría a España y Portugal.

La descripción del ATI hecha por la Ministra García Tejerina como una inocente piscina minimiza el riesgo asociado a un muro de hormigón construido con la finalidad de reducir las dosis radiactivas de los residuos nucleares de Almaraz.

Un diseño, único entre los ATI españoles, en el que las emisiones radiactivas son más altas que en otras instalaciones y en el que puede producirse un exceso de radiación por encima del muro de hormigón. Sin olvidar que el riesgo principal de este almacén temporal se asocia a un posible escape de material radiactivo que podría afectar al río Tajo y, por tanto, llegaría a Portugal.

La transparencia prometida por la ministra española llega demasiado tarde. El Gobierno español ya ha otorgado sin condiciones adicionales el permiso para la construcción del ATI en Almaraz, sin tener en cuenta al país luso y hacer una evaluación ambiental transfronteriza como exige la legalidad internacional.
Un proceso de evaluación ambiental transfronteriza en el que no solo se diera voz a las instituciones lusas para presentar alegaciones al proyecto, sino también a la ciudadanía portuguesa, un derecho que parece que no se recoge en el acuerdo entre ambos gobiernos y Europa.
De hecho las por lo menos dos comunicaciones que el Gobierno portugués dirigió al Ejecutivo español interesándose por el proyecto se desoyeron al conceder un permiso unilateral en favor de la central nuclear de Almaraz.
Para el Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA), del que forma parte Ecologistas en Acción, el Gobierno español parece haber violado la legalidad internacional, favoreciendo con ello los intereses de la industria nuclear, ya que la construcción de este ATI solo responde a la aspiración de funcionar más allá de los 40 años de diseño para seguir incrementando unos beneficios económicos enormes a sus propietarios.
A pesar de las prometidas palabras de colaboración en la solución del conflicto no se ha tenido en cuenta ni a la Junta de Extremadura ni a la ciudadanía de la península ibérica. Del mismo modo, tampoco se les ha tenido en cuenta en la visita de la delegación lusa y comunitaria a las instalaciones de la central. Ante ello, el MIA pone de manifiesto que “la transparencia ofrecida no es suficiente. Para restaurar la legalidad se debería al menos empezar de nuevo el proceso para escuchar a toda la ciudadanía”. En opinión de este movimiento, “lo más sensato sería proceder al cese de explotación de Almaraz cuando expire su permiso y construir al ATI con todas las garantías con el único objetivo de desmantelar la central”.

Portugal entrega a la Comisión Europea su queja por el cementerio nuclear de Almaraz

reunion_espana_portugal_almaraz_lusa_1

La decisión de Portugal se ha dilatado, desde que Pressdigital adelantara que el país vecino se quejaría a Bruselas por el visto bueno del Gobierno de España para la construcción de un Almacén Temporal Individualizado (ATI) en la central nuclear de Almaraz, en Cáceres.

Pero el país vecino ha entregado por fin este lunes una queja formal ante la Comisión Europea por este asunto, tras el fracaso de la reunión entre la titular de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina y su homólogo portugués, João Matos Fernandes, el pasado jueves.

De esta manera, Portugal cumple con su amenaza y recurre a instacias europeas para que dirima sobre una decisión española que han calificado de unilateral y sin que se haya hecho una evaluación previa del impacto ambiental transfronterizo, tal y como el reglamento europeo exige.

Una decisión que recibió el pasado 6 de enero la condena unánime del Parlamento portugués.

Para la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores de Portugal, Margarida Marques, “en un determinado momento del proceso, España debía haber informado a Portugal del proceso de construcción en la central”.

Aunque dicho proyecto estuvo en consulta pública, “no hubo una información formal del Gobierno español al Gobierno portugués”.

Ha sido esta falta de comunicación lo que los portugueses consideran que es un incumplimiento del artículo número siete de la directiva 2011/92/UE, de 13 de diciembre de 2011.

LA OBRA SIGUE ADELANTE

A pesar de esto, la construcción del almacén nuclear seguirá su curso, y se iniciará “en los próximos días”, según el secretario de Estado para la Unión Europea, Jorge Toledo, que se ha reunido esta mañana con su homóloga portuguesa, Margarida Marques, en Lisboa.

“La obra civil, que durará casi un año, comenzará en los próximos días, pero es una obra civil. Todavía no se ha iniciado el procedimiento de autorización de la operación, del funcionamiento del almacén, que tendrá, como es natural, todas las garantías, y necesitará de un informe del Consejo de Seguridad Nuclear español para que tenga absolutamente todas las garantías”, ha afirmado Toledo.

LA COMISIÓN PEDIRÁ INFORMACIÓN A ESPAÑA

Por su parte, la Comisión Europea ya adelantó la pasada semana, cuando aún no había recibido la queja, que Bruselas la analizará “cuiudadosamente” y que, en caso de presentarse, pediría información a España para aclarar la situación.

“La Comisión está al tanto de las preocupaciones de las autoridades portuguesas. Hemos visto las informaciones en los medios y las declaraciones del ministro (portugués) sobre el encuentro bilateral que, aparentemente, no fue concluyente. Esperamos que el diálogo constructivo pueda continuar en esta materia”, señalaba en una rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario para Medio Ambiente, Enrico Brivio.

Preguntado por sobre quién recae responsabilidad de elaborar un análisis de impacto, Brivio explicó que los análisis transfronterizos sólo son obligatorios si existe un “impacto significativo” sobre el medio ambiente o si está previsto que el almacén esté presente durante al menos 10 años y esté construido en un lugar diferente al de la central.

Fuente: pressdigital.es

Portugal se quejará ante la UE por el almacén nuclear en Almaraz

almaraz-2

El Parlamento portugués aprobó por unanimidad el pasado viernes un voto de condena sobre la posibilidad de que se construya el almacén de residuos, un rechazo que ahora, opinó, se debe trasladar a instancias europeas.

“No estamos diciendo que haya necesariamente un impacto en Portugal, pero cualquier eventual impacto tiene que ser debidamente estudiado, lo que no se ha hecho”, dijo Fernandes.

El ministerio de Energía español no hizo comentarios, mientras que el de Medio Ambiente no respondió de manera inmediata.

La central se encuentra a 100 kilómetros de la frontera con el país luso y la directiva europea contempla que también deben estudiarse los impactos un proyecto así tendría en el país vecino. Este es el argumento que el ministro luso de Medio Ambiente puso encima de la mesa en una reunión en Madrid con el Gobierno para abordar el proyecto del almacén por la cercanía de la instalación con la frontera. El encuentro terminó sin acuerdo, y Portugal anuncia que el caso lo dirimirá la Unión Europa.

Impacto ambiental transfronterizo

Ante la falta de consenso el ministro Joao Matos Fernándes anunció que pedirán a la Comisión Europea que intervenga para que se haga una declaración de impacto ambiental transfronteriza del almacén de residuos nucleares que de la central nuclear de Almaraz.

Las obras de construcción del proyecto eran inminentes tras la declaración de impacto favorable del Ejecutivo de Rajoy, pero la situación puede dar un giro después de que Portugal reclame participar en el correspondiente periodo de información pública para poder hacer alegaciones.

“La directiva europea es muy clara, cuando hay un proyecto con impactos transfronterizos el estudio de impacto ambiental del mismo debe incluir a los dos países implicados y esto no ha ocurrido con el ATI de Almaraz”, informa Efe.

Respaldo unánime de la Asamblea de Portugal

El representante del Ejecutivo luso fue claro ante la prensa y trasladó que la DIA favorable del Ejecutivo de Rajoy, sin la inclusión de Portugal, ha causado “malestar” entre países amigos y vecinos.

Cuenta con el respaldo unánime de la Asamblea de la República, que dio luz verde a una resolución que condena la posibilidad de la construcción del ATI de Almaraz. Según los siete partidos políticos de ese Parlamento la decisión supone impactos y riesgos transfronterizos, y sin embargo el Gobierno español ha “ignorado” al Ejecutivo y al pueblo lusos.

Los diputados de Podemos Extremadura, Álvaro Jaén y Obed Santos, en la protesta de Lisboa / Podemos
Los diputados de Podemos Extremadura, Álvaro Jaén y Obed Santos, en la protesta de Lisboa / Podemos

Detrás del ATI se encuentra el debate de la ampliación del periodo de vida útil de las instalaciones, que el Parlamento de Portugal ha definido como “obsoleta”, la más antigua de todas las que operan en la actualidad en España.

La resolución aprobada en Portugal se queja de que la construcción de un nuevo almacén puede ser la puerta para ampliar la capacidad de combustible gastado es un indicio de que quieren ampliar la vida de Almaraz.

Concentraciones en Madrid y Lisboa

La repulsa ciudadana a la construcción del almacén de residuos nucleares también llegó este jueves a las calles de Madrid y Lisboa. Activistas de la plataforma Movimiento Ibérico Antinuclear se manifestaron a las puertas de del ministerio de Medio Ambiente mientras tenía lugar la reunión entre los gobiernos de España y Portugal.

Allí mostraron su repulsa al ATI de Almaraz y advirtieron, en consonancia con el gobierno luso, que el proyecto nace con la intención de extender su vida útil hasta los 60 años, con el consiguiente aumento de residuos nucleares que esta ampliación produciría.

Concentración ahora mismo frente al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para exigir el cierre de Almaraz /  ‏@ecologistas
Concentración frente al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para exigir el cierre de Almaraz / ‏@ecologistas

Mientras, en Lisboa se celebró una concentración a las puertas del Consulado de España para pedir al Gobierno español el cierre de la central y contra del cementerio nuclear temporal.

El acto fue convocado también por el Movimiento Ibérico Antinuclear, que agrupa a unas 50 organizaciones ecologistas y ciudadanas, entre ellas Ecologistas en Acción y partidos políticos españoles y portugueses. Contó con la presencia de Podemos Extremadura -liderado por su secretario general, Álvaro Jaén- y colectivos sociales como Marea Granate.

Entre otras reivindicaciones piden a las autoridades portuguesas “que se posicionen a favor de una fecha de cierre definida de la central, que debería coincidir con su permiso de explotación”, en 2020.

Los antinucleares afirman que la central “pone en riesgo no solo el territorio español sino también el portugués a través de la posible dispersión de radiactividad por la atmósfera y por el río Tajo en caso de accidente con escape radiactivo”.

“Un sumidero de residuos tóxicos”

El secretario general de Podemos Extremadura, Álvaro Jaén, señaló en Lisboa que su formación planteará propuestas en España para cerrar la central nuclear, que acabará a su juicio por convertir la comunidad autónoma “en un sumidero de residuos tóxicos”.

A la protesta también acudió la coordinadora del marxista Bloque de Izquierda (BE) luso, Catarina Martins, quien recordó que Almaraz está a apenas 100 kilómetros de la frontera española con Portugal, país que puede resultar “víctima” en caso de que se produzca un accidente.

“No es comprensible ni aceptable, en ningún país europeo, que centrales nucleares puedan funcionar después de su periodo de vida. Almaraz es una central peligrosa, ya debía haber sido cerrada, ya ha llegado al fin de su ciclo de vida y por tanto es doblemente peligrosa y doblemente inaceptable la actuación del Gobierno español”, informa Efe.

Martins recordó además que el Parlamento portugués aprobó por unanimidad el pasado viernes un voto de condena sobre la posibilidad de que se construya el almacén de residuos, un rechazo que ahora, opinó, se debe trasladar a instancias europeas.

Los portugueses que acudieron a la convocatoria, en su mayoría pertenecientes a ONG, expresaron su confianza en que esta situación se resuelva lo antes posible, como expuso a Efe Andreia Pereira, de la Asociación Portuguesa de Agricultura Biológica (AGROBIO).

“Si hay un acuerdo de cerrar la central tiene que ser cumplido, y esa decisión de no cerrar no puede simplemente tomarse de esta forma. Seguramente España llegará a esa conclusión”, dijo Pereira.

Fuente: reuters

eldiario.es

El ministro de Medio Ambiente portugués dará plantón a García Tejerina por el almacen nuclear de Cáceres

tejerina-canete

“Hubo contaminación radioactiva en las aguas del Tajo de las que solo nos dimos cuenta porque nuestras estaciones de medición en territorio portugués indicaban niveles crecientes de radioactividad. España ocultó esa información”.

Una crisis diplomática entre países vecinos es rara en el contexto de la Unión Europea. Pero la de España y Portugal por el cementerio nuclear de Almaraz está servida y podría llegar a niveles de otra similar con el país vecino en 1986.

A pesar de que en España apenas se haya hablado sobre el tema, en Portugal están muy enfadados con la decisión unilateral española de construir el Almacén Temporal Individualizado (ATI) de la Central Nuclear de Almaraz (CNA), tal y como Pressdigital adelantó el pasado 30 de diciembre.

De hecho, su ministro de Medio Ambiente, João Pedro Matos Fernandes, ha asegurado que no asistirá a la reunión con su homóloga española, Isabel García Tejerina, si se confirma la decisión del Gobierno español.

“No tiene ningún sentido asistir a esa reunión; no iré para confirmar una decisión que España ha tomado incumpliendo una directiva comunitaria”, ha afirmado el ministro luso.

Para el mandatario portugués, la reunión con García Tejerina carece de sentido, puesto que “la decisión por parte de España parece ya está tomada”.

Matos Fernandes ha reconocido haber tenido “dos contactos” con su homóloga española y que quedó de confirmarle o no su asistencia a la reunión del próximo día 12 “a lo largo de esta semana”.

Una reunión que se acordó precisamente por la cuestión de Almaraz, aunque en ella se tratarían otros temas, como “la Convención de Albufeira, que trata sobre la forma en que son gestionados los ríos internacionales entre España y Portugal”.

Matos fernandes

El ministro de Medio Ambiente de Portugal, João Pedro Matos Fernandes

DECISIÓN UNILATERAL DEL GOBIERNO DE ESPAÑA

Como Pressdigital informó el pasado 30 de diciembre, España dio su visto bueno a la construcción de un almacén de residuos nucleares en la central de Almaraz, a 100 kilómetros de la frontera con Portugal.

Según el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado 28 de diciembre, se publicaba la resolución de 14 de diciembre de 2016, en la que se “autoriza la ejecución y montaje de la modificación de diseño correspondiente al Almacén Temporal Individualizado de la Central Nuclear Almaraz, Unidades I y II”.

Una decisión que Portugal acogió con sorpresa y preocupación. El ministerio de Medio Ambiente portugués señaló que “solicitaron aclaraciones a las autoridades españolas, teniendo en cuenta la carta enviada por el ministro de Medio Ambiente a su homóloga española a principios de diciembre”.

Portugal presentará una queja formal ante la Comisión Europea, en la que alegará que España ha autorizado un proyecto de ampliación de la central nuclear sin haber hecho una evaluación previa del impacto ambiental transfronterizo, tal y como el reglamento europeo exige.

“Madrid (aseguró) no tomaría ninguna decisión sin hablar antes con Lisboa”, señalaba el ministro de Asuntos Exteriores portugués, Augusto Santos Silva, en relación a las conversaciones previas con García Tejerina.

El incidente diplomático sorprende, puesto que se produce tras una intensa agenda de contactos entre ambos países por este almacén nuclear. Una serie de encuentros que se produjeron a raíz de nada menos que siete incidentes en dicha central.

almaraz-2

OBRA INNECESARIA

Tanto para la Junta de Extremadura como para Ecologistas en Acción y Foro Extremeño Antinuclear, se trata de un proyecto innecesario que solo busca para mantener otros 20 años más la central en funcionamiento, puesto que la vigencia del permiso de explotación finaliza el 8 de junio de 2020.

En este sentido, Izquierda Unida registró en el Congreso el pasado jueves una pregunta en el Congreso de los Diputados, en la que interroga al Gobierno central sobre la construcción de este almacén nuclear.

 

YA HUBO UN PROBLEMA SIMILAR CON PORTUGAL EN 1986

Esta sería la segunda vez que España decide construir un almacén de residuos nucleares en la zona transfronteriza con Portugal.

En 1986, el país vecino presentó una queja en Bruselas que terminó provocando que Madrid detuviera la construcción de un cementerio nuclear en Aldeadávila de la Ribera (Salamanca) por no haber consultado a Lisboa.

Aquel choque diplomático tensó la relación entre Portugal y España y sorprendió a la opinión pública española, puesto que el Gobierno de aquel entonces actuó de forma muy poco transparente no solo con sus vecinos portugueses, sino también con la población y el Gobierno autonómico de Castilla y León.

Por aquel entonces, el secretario de Estado de Medio Ambiente del Gobierno de Cavaco Silva, Carlos Pimenta, logró movilizar a la opinión pública portuguesa sobre los riesgos de la contaminación radioactiva en el Duero.

Algo que incomodó muchísimo al Gobierno de Felipe González, que se encontró con un frente de oposición al proyecto incluso dentro de España.

Las decenas de manifestaciones a ambos lados de la frontera junto a la fuerte presión diplomática de Portugal y la de Bruselas hicieron que el Gobierno español diese marcha atrás.

MOVILIZACIÓN PÚBLICA

Y esta es la estrategia que volverán a usar en Portugal, movilizar a la opinión pública. Carlos Pimenta está convencido de que la Comisión Europea tiene capacidad de obligar a España a recular.

En declaraciones al diario portugués Público, Pimenta recuerda que también en 1986, se vio forzado a suspender el suministro de agua a toda el área de Lisboa porque había sucedido un accidente en Almaraz que España intentó silenciar.

“Hubo contaminación radioactiva de las aguas del Tajo de las que solo nos dimos cuenta porque nuestras estaciones de medición en territorio portugués indicaban niveles crecientes de radioactividad. España ocultó esa información”.

 

Fuente:  pressdigital.es

Los inspectores del CSN alertan de los fallos de refrigeración en Almaraz