Grietas encontradas en un reactor podrían provocar evacuación de Glasgow y Edimburgo

En el vídeo aprovechan para decir que  la energia nuclear es baja en emisiones de carbono, como si en la construcción , mantenimiento y desmantelamiento no se emplearan conmustibles fósiles

Los dos reactores de la central nuclear Hunterston B, cerca de Ardrossan, tienen 43 años, el más antiguo de Europa. Han cumplido ya sus vidas operativas, que se han extendido dos veces por EDF Energy, y están programadas para cerrarse definitivamente en 2023.

Sin embargo, hay un fallo de seguridad grave en los reactores. La falla se conoce como “keyway root-cracking”: los núcleos del moderador de grafito en los reactores desarrollan grietas que conducen a inestabilidades que podrían provocar un gran accidente nuclear.

“In the very worst case the hot graphite core could become exposed to air and ignite leading to radioactive contamination of large areas of central Scotland, including the metropolitan areas of Glasgow and Edinburgh.”

Station Director Colin Weir said: “Nuclear safety is our overriding priority and reactor three has been off for the year so that we can do further inspections.

“We’ve carried out one of our biggest ever inspection campaigns on reactor three, we’ve renewed our modelling, we’ve done experiments and tests and we’ve analysed all the data from this to produce our safety case that we will submit to the ONR.

“We have to demonstrate that the reactor will always shut down and that it will shut down in an extreme seismic event.”

The operational limit for the latest period of operation was 350 cracks but an inspection found that allowance had been exceeded.

Fuente:  Meneame

Original: www.edinburghlive.co.uk

Bélgica informa que sus dos centrales nucleares tienen miles de grietas. El fabricante es el mismo que Garoña y Cofrentes.

El pasado viernes, dos científicos expertos en materiales anunciaron que el agrietamiento “generalizado e inesperado” podría estar relacionado con la corrosión debida al funcionamiento normal, con potenciales implicaciones para los reactores en todo el mundo.

En 2012 el gobierno belga pidió el cierre de todas las centrales nucleares que hubieran empleado materiales de la empresa holandesa Rotterdam Droogdok Maatschappij  entre las que se encuentran Garoña y Cofrentes.

Los belgas han dado una alerta a nivel internacional pero en Garoña se encontraron hace muchos ños cientos de microfisuras en la tapa de la vasija del reactor, y la solución fué hacerle unas soldaduras.

La organización Greenpeace ha reclamado “controles inmediatos en todas las centrales nucleares del mundo” tras una alerta que ha emitido el organismo regulador de Bélgica, que ha encontrado “miles de grietas nuevas” e “inesperadas” en componentes críticos de los dos reactores de este país. Para la ONG, el riesgo mayor es el de las centrales envejecidas, de las que seis son españolas. Las grietas se han hallado en las vasijas de presión de Doel 3 y Tihange 2. Estos componentes son “el corazón” de un reactor nuclear y contiene combustible nuclear altamente radiactivo. Así, advierte de que un fallo de este componente “puede causar un accidente nuclear de grandes dimensiones”.

El pasado viernes, dos científicos expertos en materiales anunciaron que el agrietamiento “generalizado e inesperado” podría estar relacionado con la corrosión debida al funcionamiento normal, con potenciales implicaciones para los reactores en todo el mundo.

Ante esta información, el director general de la Agencia Federal de Control Nuclear (FANC), Jan Bens, ha advertido de que esto

“puede ser un problema global para toda la industria nuclear”.

De este modo, ha apuntado que la solución es poner en práctica en todo el mundo, inspecciones precisas de las 430 centrales nucleares.

“Lo que estamos viendo en Bélgica es muy grave y significa que el riesgo de un fallo nuclear catastrófico posiblemente esté aumentando, en especial para los reactores nucleares envejecidos, como los españoles, con una media de 31 años”,

ha declarado la responsable de la campaña antinuclear de Greenpeace, España Raquel Montón.

Para Montón, el Consejo de Seguridad Nuclear debe revisar “cuanto antes” las centrales nucleares en España a la luz de las declaraciones del director general de la Agencia Federal para el Control Nuclear belga. Según recuerda la ONG en un comunicado, los dos reactores belgas se cerraron en verano de 2012 tras detectarse 8.000 y 2.000 fisuras respectivamente. Se pensó que podían deberse a un problema de fabricación, lo que en España puso especialmente en el punto de mira a las centrales de Garoña (Burgos) y Cofrentes (Valencia), ya que sus reactores fueron fabricados por la misma empresa. Sin embargo, no se han encontrado pruebas que lo corroboren o desmientan.

Las centrales belgas reabrieron y siguieron con los estudios, aunque en España, el CSN pidió, entre los requisitos para autorizar la reapertura de la central de Garoña, que se descartaran fallos similares en Doel 3 y Tihange 2.

Finalmente, la representante de Greenpeace ha subrayado que el parque nuclear español está “envejecido” y que dos de los reactores, Garoña y Cofrentes, han sido fabricados por la misma empresa que los belgas. “El Consejo de Seguridad Nuclear debe asegurarse de que están en perfecto estado de mantenimiento y descartar defectos similares”, ha defendido.

 

De todas formas con Garoña todo son malas noticias desde que se puso en marcha: despoblación del Valle de Tobalina, paro, Leucemias, escapes, calentamiento del Ebro  …. ¿Y el CSN ?  Bien gracias.

Fuente: econoticias