Una sentencia ‘ilegaliza’ la planta de reciclaje de neumáticos de Ardoncino que ha ardido varias veces ( León )

El Tribunal Superior de Justicia confirma la nulidad de las licencia de actividad y obra otorgadas a la empresa por el Ayuntamiento de Chozas de Abajo en el 2003 y condena a la Junta una declaración de impacto ambiental simplificada, aunque cabe recurso de casación ante el Supremo.

La macro planta de la empresa Recuperación de Materiales Diversos (RMD), dedicada al reciclaje de neumáticos o cables en el municipio de Chozas de Abajo y constantemente envuelta en la polémica como centro de referencia elegido por la Junta de Castilla y León para el tratamiento de este tipo de residuos, podría ser manifiestamente ilegal desde su construcción en el año 2003, hace 15 años ya.

En un reciente auto, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León, acaba de desestimar el recurso interpuesto por la Junta, confirmando así la sentencia emitida por el Juzgado de lo contencioso-Administrativo nº 1, de León hace justo un año por el que declaraba nula la instalación eléctrica de la incineración por termólisis de esta industria en terrenos de la localidad de Ardoncino.

Al mismo tiempo, la decisión judicial confirma la nulidad de las licencias de actividad y de obra solicitadas por RMD y que fueron concedidas por el el Ayuntamiento de Chozas de Abajo por la llamativa fómula del silencio administrativo el 11 de marzo de 2003, según ha dado a conocer hoy la Plataforma Valle de Conforcos, que lleva todos estos años luchando contra esta empresa y su instalación en la zona por considerar que es altamente contaminante.

La sentencia inicial se emitió en noviembre de 2017 en respuesta a varios contenciosos-administrativos interpuestos en 2003 y en 2004, acumulados todos en el nº 1 de León, por la Junta Vecinal de Antimio de Abajo, la Plataforma Valle de Conforcos, la  Junta Vecinal de Banuncias y el vecino Ayuntamiento de Onzonilla, siendo las administraciones demandadas la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Chozas de Abajo, y como codemandada, la empresa RMD.

La DIA que no debió ser simplificada

El fundamento jurídico principal de la sentencia inicial, ratificado en ahora, se basa en que, siendo una industria potencialmente contaminante, la Declaración de Impacto Ambiental debería haber sido la ordinaria, y no la simplificada. Y ello, teniendo en cuenta la posible afección de sus contaminantes a poblaciones cercanas, y áreas de sensibilidad ecológica, en particular por los humedales cercanos, “no se justifica dicho emplazamiento, en atención a la excepcionalidad de la norma, teniendo en consideración su interpretación restrictiva, pues no se explica por qué tenga que ser esta ubicación esencial para la industria en cuestión, valorando el potencial contaminante de la industria”, reza el fallo.

El fundamento jurídico principal de la sentencia inicial, ratificado en ahora, se basa en que, siendo una industria potencialmente contaminante, la Declaración de Impacto Ambiental debería haber sido la ordinaria, y no la simplificada. Y ello, teniendo en cuenta la posible afección de sus contaminantes a poblaciones cercanas, y áreas de sensibilidad ecológica, en particular por los humedales cercanos, “no se justifica dicho emplazamiento, en atención a la excepcionalidad de la norma, teniendo en consideración su interpretación restrictiva, pues no se explica por qué tenga que ser esta ubicación esencial para la industria en cuestión, valorando el potencial contaminante de la industria”, reza el fallo.

El TSJ impone las costas de esta apelación a la Junta de Castilla y León, como parte apelante, aunque recuerda que aún no es firme, porque aún es posible la presentación de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, algo que nadie sabe aún si la Junta ha decidido interponer.

Fuente:  ileon.com

Incendio en un vertedero de neumáticos de Castrillo de la Ribera ( León )

 

El vertedero de neumáticos de la localidad leonesa de Castrillo de la Ribera ira desapareciendo durante estos días, un año después del incendio que redujo a cenizas más de medio millón de ruedas acumulado sin control en la zona. Una columna de humo negro se elevó treinta metros sobre el municipio el 22 de diciembre del 2005 y que hizo vivir a los vecinos de Castrillo uno de los peores días de su vida, con el consiguiente temor a que el fuego invadiera sus viviendas. El incendio de Castrillo se apoderó del depósito y puso en riesgo a la población a pesar de las advertencias, de las denuncias interpuestas durante seis años por el Ayuntamiento de Villaturiel, al que pertenece la localidad, y de las múltiples sanciones de la Junta al propietario por amontonar supuestamente de forma ilegal miles de neumáticos usados.

En el año 2000 un empresario presentó un proyecto para producir lechugas dentro de las ruedas de caucho. La idea se vendió con la argumentación de que se trataba de agricultura ecológica, pionera en la provincia. La parcela de 11.000 metros cuadrados recibió decenas de camiones cargados con ruedas viejas con las que se fabricarían los supuestos invernaderos de hortalizas.

Desde el Ayuntamiento de Villaturiel argumentan que este fue un auténtico gol a la administración, porque el proyecto jamás se puso en marcha pero sirvió para encubrir el auténtico negocio del depósito de ruedas usadas que, con la excusa de la plantación, «vulneró todos los precintos y las multas económicas».

El fuego detuvo la solución alcanzada por el Ayuntamiento y la Junta para desterrar los neumáticos de Castrillo. Dos meses antes, en octubre del 2005, el Gobierno autonómico había ofrecido su ayuda para retirar las ruedas sufragando el 75% del coste.

El incendio acabó con la propuesta y retrasó 365 días las soluciones, en esta ocasión, por la lentitud de la Justicia, principal responsable de la autorización de la entrada de la Consejería de Medio Ambiente en una parcela de carácter privado, tras la declaración de insolvencia del propietario. Los trabajos de limpieza fueron declarados servicio de emergencia el 16 de noviembre ante el peligro que suponía para el entorno los restos de caucho y alambre quemados en inmensas proporciones. La adjudicataria de llevar a cabo la tarea -la empresa Lajo y Rodríguez- empezó a trabajar con tres excavadoras, una pala y una criba, separando por familias los restos calcinados, amontonando la tierra, la goma y el hierro que comenzarán a extraer con destino al vertedero vallisoletano de Santovenia una vez que pasen los fiestas navideñas, a principios de enero. Tras la evacuación de los restos de los neumáticos sellarán el solar.

Mascarillas

Los vecinos de Castrillo reconocen que el incendio les hizo temer por sus propiedades y por su salud, ya que algunos tuvieron que recurrir a las mascarillas para evitar la irritación de garganta y nariz. Aunque los habitantes del lugar solicitan justicia para con el propietario del vertedero, a quien acusan de que no responde ni se muestra responsable ante nada de lo sucedido, a pesar de haber puesto en peligro, según los vecinos, inmuebles y vidas humanas.

En el solar permanece precintada una máquina con la que estaban extrayendo los hierros de las ruedas para venderlos, herramienta que, aseguran, rompió varias acequias de agua.

De momento, un informe del médico del municipio acredita que doce vecinos sufrieron molestias en la garganta, los ojos y cefaleas por el humo y las cenizas del incendio. Los análisis de la calidad de las aguas y los cultivos de la zona no indican que exista contaminación. La máxima contaminación se produjo hacia la atmósfera y la nube de humo se elevó y no se adentró en Castrillo, lo que impidió mayores males.

Hoy por hoy no hay un culpable del incendio del depósito de Castrillo, ni sanciones administrativas o solución para la acusación de delito ecológico contra el dueño del vertedero. La falta de dinamismo judicial se debe al desconocimiento de cuál era el juzgado responsable de llevar el caso, si la sala 3 de León o la 4. La Audiencia provincial resolvió que sería el juzgado número 3 quien llevaría adelante la correspondiente actuación jurídica.

El responsable del almacén de neumáticos tiene abiertos varios expedientes sancionadores de la Junta por acumular las ruedas sin licencia, a los que se suman denuncias del Seprona, de Medio Ambiente y de la Seguridad Social. El Ayuntamiento de Villaturiel le negó reiteradamente la licencia de obras.

El Consistorio de Villaturiel declaró la zona como suelo con especial protección ambiental y esperará a que termine el proceso judicial, ante una posible opción de expropiación del solar que permita su entrega a los vecinos de Castrillo de la Ribera para su disposición.

El Procurador del Común analiza las quejas vecinales por el incendio del depósito de neumáticos de Castrillo (León)

La adjunta del Procurador del Común, María Teresa Cuena Boy, visitó hoy el depósito ilegal de neumáticos de la localidad leonesa Castrillo de la Ribera, donde el pasado 22 de diciembre se originó un fuego que a día de hoy todavía no está completamente extinguido, para analizar la situación del mismo ante las quejas de los ciudadanos sobre posibles daños medioambientales y a la salud. María Teresa Cuena Boy informó que el Procurador del Común ha recibido diversas quejas procedentes de la ciudadania.

Asimismo, la institución autonómica se plantea que si el propietario, con expedientes ya abiertos por la misma causa, se declara insolvente, estudiará ser ella quien se haga cargo del coste de la retirada de los residuos, que asciende a unos 400.000 euros.

Los neumáticos quemados en León se trasladan a Valladolid

Comienzaron los trabajos de limpieza un año después de extinguido el fuego que arrasó el vertedero en el que miles de ruedas se apilaban con la presunta intención de crear un invernadero de lechugas