Situación de emergencia en una central nuclear de Estados Unidos tras un accidente en un túnel que almacenaba plutonio

Trabajadores de la reserva nuclear de Hanford en Richland fueron evacuados por la inestabilidad de los túneles ferroviarios que contienen material contaminado, reportaron autoridades federales.

La alerta se ha emitido después de que se produjese el derrumbe en uno de los túneles cerca de la Planta de Extracción de Plutonio y Uranio

Dado que “los túneles contienen materiales contaminantes”, las autoridades han ordenado la evacuación de la planta, que cuenta con cerca de 200.000 metros cúbicos de residuos radiactivos

“El Departamento de Ecologia del estado de Washington reconoció hace años  que hay basura nuclear que llega al rio Columbia hoy dia desde Hanford ”.

9 de mayo de 2017

La central nuclear de Hanford, que lleva más de 20 años vacía, se creó en el marco del desarrollo de la primera bomba nuclear y posteriormente se dedicó a la generación de armas nucleares durante la Guerra Fría

La ciudad de Hanford declaró este dia “alerta de emergencia”, dispuso que los trabajadores de la reserva nuclear Hanford en Richland fueran evacuados y se les ordenó a otros que permanezcan en el interior después de que se declaró una emergencia por la inestabilidad de túneles ferroviarios que contienen material contaminado.

De acuerdo al Departamento de Energía de Estados Unidos hay preocupaciones acerca de la hundimiento en el suelo que cubre túneles ferroviarios cerca de una antigua planta de procesamiento químico.

El Departamento de Energía abrió un centro de operaciones de emergencia en el sitio justo antes de las 08:30 de este martes (tiempo local) y el Departamento de Bomberos de Hanford se presentó en la escena.

Justo después de las 10:00 horas de este martes, el Departamento de Energía dijo que había una zona cuadrada de cuatro pies sobre uno de los túneles que había “cedido” entre dos y cuatro pies descubierta originalmente durante una inspección de rutina por los trabajadores.

Los túneles están cubiertos por unos ocho pies de tierra. “El personal de respuesta se están acercando a la zona donde el suelo ha disminuido para una mayor inspección visual”, indicó el Departamento de Energía.

Esta foto de  2012 del Departamento de energia de EE.UU. muestra el tanque AY-102 filtrando contaminación de alta intensidad.

Un portavoz del Centro de Información Conjunta de Hanford expresó que el incidente se produjo en el área de 200 East PUREX del sitio y acotó que no había pruebas de una liberación radioactiva, pero que los funcionarios todavía estaban investigando.

PUREX se refiere a la Planta de Plutonio de Extracción de Uranio del sitio, una instalación masiva de más de tres campos de fútbol de longitud que se utilizó para recuperar plutonio de barras de combustible irradiadas.

El edificio, que se extiende 40 pies bajo tierra y tiene más de seis pisos de altura, ha estado vacía durante casi 20 años, pero sigue siendo altamente contaminado.

Un túnel cerca del sitio contiene varios vagones que han sido enterrados temporalmente porque fueron utilizados para transportar barras de combustible irradiadas y permanecen contaminados.

Brian Calvert, un planificador de emergencias con los servicios de emergencia del condado de Benton, dijo que tenían varios organismos encargados de hacer cumplir la ley y de bomberos de pie, si es necesario.

Hanford hizo el plutonio para  armas nucleares durate años y lleva en fase de limpieza décadas, con inversión multimillonaria de los desperdicios.

La planta de PUREX lleva vacía más de 20 años, pero sigue estando altamente contaminada tras haber albergado las operaciones de procesamiento de contenedores que habían almacenado plutonio.

El Departamento de Energía ha explicado que por el momento no se han tomado medidas respecto a los habitantes de los condados de Benton y Franklin, cercanos a las instalaciones nucleares, y en los que residen cerca de 280.000 personas.

La central nuclear de Hanford fue creada en 1943, dentro del proyecto Manhattan para el desarrollo de la primera bomba nuclear lanzada en Nagasaki (Japón) y posteriormente se dedicó a la generación de armas nucleares durante la Guerra Fría.

El portavoz de Columbia Riverkeeper Dan Serres señala que el público debería empezar a preocuparse por los niveles de filtración en los acuíferos y en el rio.

“El Departamento de Ecologia del estado de Washington reconoce que hay basura nuclear que llega al rio Columbia hoy dia desde Hanford ” dijo.

Los costes de limpieza anual del sitio se estiman en 1.500 millones de dolares

Trabajadores con trajes de protección. en un vertedero de tierra en la reserva nuclear Hanford    Abril 3, 2008 cerca de Richland. Cada año el gobierno federal gasta unos 2.000 millones de dolares en trabajos para descontaminar el sitio nuclear más contaminado de EEUU

 

Trabajadores con trajes de protección. en un vertedero de tierra en la reserva nuclear Hanford    Abril 3, 2008 cerca de Richland. Cada año el gobierno federal gasta unos 2.000 millones de dolares en trabajos para descontaminar el sitio nuclear más contaminado de EEUU

Cosas que saber de los resuduos del almacen de   koin.com

¿Que hacen en Francia con los residuos nucleares? Al mar amigo al mar.

 

Desagües submarinos y bidones de hormigon que se agrietan en pocos años. Todo vale para “compactar” los residuos y que ocupen menos espacio.

El estado de Washinton tiene la tasa de cancer más alta de EEUU.

100.000 toneladas metricas de residuos nucleares vertidos al mar. Y todo eso antes de Fukushima.

La noche temática – La pesadilla de los desechos nucleares 

Garoña, parada en 2012, construye un almacén para sus residuos radiactivos

idom-garonaSimulación del almacen nuclear de anlata intensidad en superficie de Garoña (Burgos)

La vizcaína Idom inició las obras en agosto, con un presupuesto de 12 millones.

La central nuclear de Santa María de Garoña, parada desde diciembre de 2012, está construyendo desde agosto un Almacén Temporal Individualizado (ATI) para sus residuos radiactivos. Tanto si vuelve a operar como si se clausura definitivamente, lo necesita, habida cuenta de la incertidumbre que rodea el Almacén Temporal Centralizado (ATC) previsto en Cuenca. En paralelo, EDF cifra en 1.000 millones el coste del parón de sus reactores nucleares.

Garoña, como todas las demás plantas atómicas, cuenta con una piscina para albergar el combustible irradiado que ha empleado para generar electricidad desde su puesta en marcha, el 2 de mayo de 1966. Después de tanto tiempo, aunque parte de sus residuos están en Reino Unido, la piscina contiene más de 2.505 elementos de combustible y se halla al 96% de capacidad, según los datos de Foro Nuclear, la asociación sectorial.

garona-piscina

Esta misma entidad comenta que si el ATC ya estuviera en marcha, quizá no sería necesario que Garoña dispusiera de un ATI. Pero habida cuenta de la situación del ATC, planificado en terrenos de Villar de Cañas (Cuenca), pero vetado por el Gobierno de Castilla-La Mancha -ha ampliado una zona ambientalmente protegida para impedir su ejecución-, que Garoña disponga de un almacén propio es indispensable en cualquiera de los escenarios que se barajen.

Nuclenor, propietaria de la central ha dicho que el ATI es necesario si la central sigue, porque la piscina de combustible usado alcanzaría su capacidad máxima en una nueva recarga de combustible, y, en caso de cese definitivo, porque hay que sacar el combustible de la piscina para poder desmantelar la instalación.

El ATI de Garoña, de hecho, está en construcción desde el pasado mes de agosto. La ingeniería Idom es la responsable de su diseño y construcción, con un presupuesto de unos 12 millones de euros. Si se cumple el calendario, estará concluido en marzo de 2017.

La nueva instalación ocupará una superficie cercana a la hectárea, de la que unos 7.200 metros cuadrados estarán pavimentados e impermeabilizados. El material radiactivo descansará en 16 contenedores que se ubicarán sobre dos losas de hormigón de categoría sísmica, con 60 centímetros de espesor y 800 metros cuadrados cada una.

SILENCIO CÓMPLICE

Y todo este proceso, sin que los vecinos del Valle de Tobalina hayan sido informados por el gobierno municipal, presidido por Raquel González, sobre las consecuencias de tener un almacén de plutonio junto a sus casas, eso si, esperemos que en contenedores que no tengan grietas como la propia central de Garoña y muchas otras (infórmate aquí).

Un asunto que hipotecará el Valle de Tobalina por décadas no es lo suficientemente importante para que se informe a los vecinos y se pida su opinión. Desde luego nada que ver con el modelo anglosajón (tan dado a referendums a la ciudadanía) que parece gustarle a la alcaldesa, al menos de boquilla.

raquel-gonzalezRaquel González

Los residuos almacenados en los contenedores no son cualquier cosa, se trata ni más ni menos que de PLUTONIO, un elemento cuya radioactividad dura miles de años, además de ser un potentísimo cancerígeno.

El ayuntamiento otorgó en un tiempo record los permisos de obra del ATI de Garoña sin tener previamente constancia del tiempo exacto  que estarán allí depositados, y a donde irian después. Tengamos en cuenta que el ATI de Garoña se encuentra en superficie, a la intemperie, en un meandro del rio Ebro, junto al pantano de Sobrón y encima de un acuífero de agua potable.

Ningún problema para aprobar los Estudios de Impacto Ambiental, los contenedores van a soportar la radiación y oxidación del plutonio, no van a tener fisuras, no se van a degradar al aire libre, todo perfecto y de maravilla.

¿A DONDE IRÁN DESPUÉS LOS RESIDUOS ?

El almacén de Villar de Cañas en Cuenca está paralizado y el Gobierno de Castilla la Mancha ha legislado para impedir su construcción.

  • ¿Cuanto tiempo estarán los contenedores en Garoña? Según el  BOE   el tiempo de permanencia de los contenedoresen el ATI está previsto que sea inferior a 10 años, siempre y cuando la disponibilidad del ATC sea la indicada en la planificación, es decir,  lo que quieran.
  • ¿En base a que condiciones se renueva ese periodo?  Cuando se construya el ATC español, es decir, varias decenas de años como mínimo.
  • ¿Cual es la duración de los contenedores de Garoña? No se indica
  • ¿Habrá detectores en superficie y subterráneos para detectar fugas al aire y al terreno?  no se indica.

Al parecer nada de esto es importante para la alcaldesa y los concejales del PP del ayuntamiento de Tobalina.

Por desgracia nada nuevo bajo el sol: ignorancia o autoritarismo da igual, vemos que tratan el Valle de Tobalina como su cortijo, lo mismo que en casi todos los municipios donde gobierna o ha gobernado el PP y hay alguna industria contaminante.

¿Y los vecinos y vecinas que opinan?  ¿Se puede opinar de algo que no se conoce?.

Pues eso, circulando que no hay nada (nuevo) que ver.

Pero tranquilos, según el EsIA, el promotor elaborará un proyecto de siembra de arbolado autóctono en áreas abiertas, en el entorno de la central, de forma que actúe como elemento integrador con el medio que la rodea (BOE).

Fuente: eleconomista

La oxidación del plutonio provoca el aumento de volumen y rotura de la parte interior de un contenedor

Bélgica informa que sus dos centrales nucleares tienen miles de grietas. El fabricante es el mismo que Garoña y Cofrentes.

Almaraz y Ascó, dos nucleares españolas que operan con piezas francesas defectuosas

BOE de aprobación del EsIA del almacén nuclear de Garoña.

 

Notas de Wikipedia sobre el Plutonio.

Toxicidad

Los isótopos y compuestos del plutonio son radiactivos y se acumulan en la médula ósea. La contaminación por óxido de plutonio se ha producido tras incidentes radiactivos y desastres nucleares, incluyendo accidentes nucleares militares donde armas nucleares han ardido. Estudios de los efectos de estas pequeñas fugas, así como el extensivo envenenamiento por radiación y posteriores muertes después de los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki, han aportado información considerable con respecto a los peligros, síntomas y pronósticos del envenenamiento por radiación, que en el caso de los japoneses sobrevivientes (Hibakusha), se demostró que no estaban relacionados en gran medida con la exposición directa al plutonio.

Durante el decaimiento del plutonio, son liberados tres tipos de radiación, alfa, beta y gamma. La radiación alfa solo puede recorrer cortas distancias y no puede viajar a través de la capa exterior muerta de la piel humana. La radiación beta puede penetrar la piel humana pero no puede atravesar el cuerpo. La radiación gamma puede ir a través de todo el cuerpo. Los tres tipos de radiación son ionizantes. Una exposición aguda o de larga duración conlleva serios problemas de salud, incluyendo síndrome de irradiación aguda, daño genético, cáncer y hasta la muerte. El daño aumenta con la cantidad de exposición.

Potencial crítico

Es necesario evitar que el plutonio se acumule en cantidades cercanas a su masa crítica, debido a que la masa crítica del plutonio es de un tercio de la del uranio-235. La masa crítica del plutonio emite cantidades letales de neutrones y rayos gamma. El plutonio en estado líquido presenta una mayor probabilidad de formar una masa crítica que en estado sólido debido a la moderación que produce el hidrógeno en el agua.

Inflamabilidad

El plutonio metálico se inflama fácilmente, especialmente si el material está dividido en partes finas. En un ambiente húmedo, el plutonio forma hidruros piroforicos en su superficie que pueden incendiarse a temperatura ambiente.

El plutonio expande hasta un 70% su volumen cuando se oxida y puede romper el contenedor. La radiactividad del material en combustión es un peligro adicional. La arena de óxido de magnesio es probablemente el material más efectivo para extinguir un fuego de plutonio. Esta enfría el material combustible, actuando como un disipador, y también bloquea el oxígeno. Para manipular o almacenar el plutonio en cualquier forma es necesario tomar precauciones especiales; generalmente se requiere una atmósfera seca de gas inerte.

Catorce detenidos por vender marisco con radiación de Fukushima

fuku

Los arrestados comercializaron 5.000 toneladas de gambas y cangrejos en Pekín, Shanghái o Cantón

La central gemela de Garoña sigue dando malas noticias.

La policía del puerto chino de Qingdao detuvo a finales del mes de agosto a un grupo de catorce personas sospechosas de introducir ilegalmente en el país marisco con altos niveles de radiación procedentes de aguas próximas a Fukushima, la prefectura japonesa afectada por el accidente nuclear en el 2011.

La banda introdujo de contrabando, en los dos últimos años, 5.000 toneladas de marisco, como cangrejos o gambas, valorados en 230 millones de yuanes (30,5 millones de euros). Parte de ese marisco procedía de Fukushima, una de las 12 prefecturas niponas vetadas para exportar productos marinos a China desde el terremoto que el 11 de marzo del 2011 originó un tsunami y el accidente nuclear.

Los contrabandistas llevaban estos cargamentos desde la isla septentrional japonesa de Hokkaido hasta Vietnam, donde cambiaban las etiquetas para evadir impuestos y controles sanitarios, dijeron fuentes de la policía de Qingdao a la CCTV. La mayoría de los productos se vendían en grandes ciudades chinas como Pekín, Shanghái y Cantón.

Expertos chinos han declarado que los alimentos con altos niveles de radiación pueden causar daños irreversibles a las células del organismo humano o incluso al ADN. La vida marina sigue afectada cinco años después.

Fuente: elperiodicodearagon.com

Los residuos nucleares tirados en frente de España están sin controlar.

vertidos

Reportaje publicado en esmateria.com en 2013

Los 223.000 bidones con residuos nucleares lanzados en alta mar hasta 1982 no se controlan desde hace dos décadas, pese a las evidencias de fugas. ¿Hacia donde los llevarán las mareas?

A pocos kilómetros de la costa francesa y a sólo 124 metros de profundidad, un submarino dirigido por control remoto enviado por periodistas alemanes encontraron dos bidones con residuos radiactivos lanzados al Canal de la Mancha en la década de 1950. Los contenedores, de origen belga o británico, confirman que bajo el Atlántico hay una bomba de relojería.

Hubo un tiempo en el que a las autoridades de los países con instalaciones nucleares les pareció una excelente idea deshacerse de sus residuos radiactivos arrojándolos en alta mar. Entre 1949 y 1982, ocho países europeos tiraron por la borda unos 223.000 bidones con 115.000 toneladas de basura nuclear en el Atlántico Nordeste, en ocasiones a sólo 200 kilómetros de las costas españolas. Eran desechos radiactivos de baja actividad procedentes de reactores atómicos, de instalaciones médicas y de la industria. Tres décadas después, los países responsables se desentienden de aquella barbaridad medioambiental. Los bidones siguen bajo el océano, sin prácticamente ningún control.

“Aunque el vertido de residuos al mar ha cesado, el material todavía puede fugarse de sus contenedores”, alertaba un grupo de científicos en 2010. La vida media de los bidones de hierro que encierran los residuos radiactivos oscila entre los 15 y los 150 años, aunque los que disponían también de una cubierta de hormigón podrían durar hasta un milenio. “La estrategia de eliminación de los residuos de baja actividad fue más de dispersión y dilución que de contención”, resumían lacónicamente los expertos, dirigidos por Tim Le Bas, del Centro Nacional de Oceanografía de Southampton (Reino Unido).

Peces y crustáceos contaminados

En otras palabras, los gobiernos de algunos países nucleares —Reino Unido, Bélgica, Suiza, Alemania, Francia, Italia, Países Bajos y Suecia— pensaban que unas pocas decenas de miles de toneladas de basura radiactiva no se notarían en los 1.386.000.000 billones de litros de agua que hay en los océanos. La expedición de los periodistas alemanes, sin embargo, muestra que la basura sigue debajo de la alfombra.

No es la primera vez. A finales de la década de 1990, científicos franceses de la Universidad de Aix-Marsella viajaron a uno de los últimos lugares del Atlántico Nordeste empleados como cementerio nuclear. Allí tomaron ejemplares de Coryphaenoides armatus, un pez de aguas profundas de hasta un metro de longitud, y de Eurythenes gryllus, un pequeño crustáceo que se alimenta de animales muertos. Los investigadores se toparon con restos de plutonio-239 y plutonio-240, generados en los reactores nucleares a partir del uranio. Sus análisis “sugieren una influencia de los residuos vertidos y subrayan el posible papel desempeñado por estos organismos necrófagos en la dispersión de elementos radiactivos procedentes de los residuos vertidos en el Atlántico Nordeste”, según publicó en 1998 la oceanógrafa Sabine Charmasson.

Dos años después, los expertos del Convenio para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste (Ospar), que agrupa a los países de la UE, identificaron como una “prioridad” la investigación de “la importancia de posibles fugas en los antiguos vertederos y, si es necesario, el desarrollo y la implementación de una política adecuada para prevenir la contaminación”.

Sin embargo, esos estudios no se han llevado a cabo. En 1995, la Agencia de la Energía Nuclear de la OCDE finalizó su programa de vigilancia de los residuos radiactivos lanzados al agua en el Atlántico Nordeste. “Los análisis mostraron aumentos de la actividad radiológica en los puntos de vertido, sugiriendo fugas medibles pero con un impacto radiológico despreciable”, concluía su informe final. Desde entonces, nada.

Bidones débiles

“Actualmente no hay planes dentro de la Agencia de la Energía Nuclear para llevar a cabo más seguimiento de los residuos vertidos en el Atlántico. Y, hasta donde yo sé, no hay ningún seguimiento [de otros organismos] actual ni planificado para vigilar estos vertederos” del Atlántico Nordeste, reconoce el ingeniero nuclear Ted Lazo, el principal especialista en la materia dentro de la agencia. Rusia sí que ha anunciado este año una campaña para buscar posibles fugas radiactivas en el mar de Kara, una masa de agua al norte de Siberia que fue usada durante décadas como cubo de basura para el programa nuclear ruso. Allí descansan submarinos nucleares soviéticos e incluso 14 reactores atómicos completos.

En 1992, los expertos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) navegaron por última vez sobre los cementerios nucleares submarinos para medir la radiactividad. “Los análisis mostraron elevadas concentraciones de plutonio-238 en muestras de agua recogidas en los puntos de vertido, indicando fugas de los contenedores”, según los expertos de la Convención Ospar. “Hay que destacar que el diseño de los contenedores para el vertido de residuos no estaba destinado a confinar los elementos radiactivos durante décadas, sino más bien para asegurarse de que los residuos llegaran intactos al fondo marino”, subrayaban en un documento oficial en 2010.

Un portavoz del OIEA, Peter Rickwood, explica que “en todos los casos en los que el OIEA estuvo implicado” los estudios radiométricos indicaron que “los niveles de elementos radiactivos observados eran bajos”. La mayor cantidad de radionucleidos en el Atlántico no procedía de los vertidos desde barcos, sino de los ensayos con bombas nucleares en la atmósfera o directamente en el mar, destaca Rickwood. “En general, los estudios no detectaron ninguna radiactividad pero, en algunos casos, se registraron pequeños aumentos de la actividad [radiológica] muy cerca de los bidones”, añade.

El PP, en contra de las inspecciones

Sin embargo, aquello fue en 1992. Más de dos décadas después, con los bidones bajo cientos de metros de agua salada, la situación puede ser muy distinta. No obstante, el OIEA no tiene autoridad para volver a realizar mediciones. Sólo ofrece asistencia técnica a petición de sus países miembros. “Generalmente los programas de vigilancia se inician porque se plantea la necesidad por algún país, y según nuestra información no ha sido el caso en la OIEA”, apunta la española Luisa Rodríguez Lucas, subsecretaria del Convenio Ospar.

En 2011, el Bloque Nacionalista Galego solicitó en el Congreso de los Diputados español una inspección de los residuos radiactivos lanzados al Atlántico Nordeste. El Partido Popular rechazó la propuesta. “No hay ni un solo elemento que nos lleve a desconfiar de la seguridad de los residuos radiactivos en la Fosa Atlántica”, aseguró entonces el diputado Guillermo Collarte.

Los especialistas del Convenio Ospar no lo tienen tan claro. El OIEA está actualizando sus inventarios de basura nuclear en el Atlántico elaborados en la década de 1990. No han llevado a cabo nuevas expediciones, pero han recopilado datos desconocidos salidos a la luz en los últimos años. Su informe estará listo a finales de 2013. “Sobre la base de la información proporcionada principalmente por el OIEA en su inventario actualizado de 2013, el Comité de Sustancias Radiactivas del Convenio Ospar discutirá el año que viene los siguientes pasos a dar, incluyendo el desarrollo de una propuesta para un programa de vigilancia rentable, si es necesario”, explica Rodríguez Lucas.

Fuente: esmateria.com

España multa más el autoconsumo eléctrico que un vertido nuclear

rajoygalan

“Hay una campaña ideológica contra la energía solar”, advierte el director de la UNEF. “Y hay un lobby del sector energético, que tiene una posición dominante en el mercado”.

 Desde EE UU, un medio de comunicación ridiculiza a España por multar más el autoconsumo eléctrico que los residuos radioactivos. También critica la nueva ley que prepara el Gobierno de Mariano Rajoy para los consumidores de energía fotovoltaica. “En España el autoconsumo y el almacenamiento de la energía solar es un acto más criminal que el de derramar residuos radiactivos”, señala textualmente el artículo de Planetsave. Explica que este es “el mensaje implícito” en una ley recientemente elaborada por el Gobierno y que verá la luz en los próximos meses, la cual prevé multar de una manera mucho más agresiva a los ciudadanos y empresas que practiquen el autoconsumo eléctrico que a otros que realicen actividades mucho menos respetuosas con el medioambiente. “Hay una campaña ideológica contra la energía solar”, lamenta el director general de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), José Donoso, consultado para elaborar el crítico reportaje. José Donoso también denuncia en Planetsave que “hay un lobby del sector energético que tiene una posición dominante en el mercado”. Para Planetsave, la española sería la única ley de autoconsumo en el mundo, una medida “creada solo para prohibir el desarrollo de esta forma de uso de la electricidad”. UNEF asegura que esta nueva medida será de carácter retroactivo ya que aquellos proyectos que no encajan dentro de los nuevos parámetros se convertirán en ilegales, incluso aunque anteriormente a la nueva legislación hayan sido aprobados de manera legal. En concreto, avanza, esta nueva ley requeriría que propietario y consumidor sean la misma persona, además de que las instalaciones no podrán superar los 100 kW.

nadal soria montoro

“Las infracciones de aquellos que no cumplan estas premisas serán sancionadas de manera realmente seria, llegando hasta multas de 60 millones de euros. Una cantidad que es el doble de lo que actualmente supone en España causar una fuga de residuos radiactivos, que se multa con tan solo 30 millones de euros”, subraya la fuente de Planetsave. Fuente:  mundodiario.com

Vídeos informativos sobre el oligopolio eléctrico en España:

OLIGOPOLY, el juego de la energía;   vimeo.com/54678290

OLIGOPOLY 2. El imperio eléctrico contra todxs: www.youtube.com/watch?v=E8_vSep6c_8

OLIGOPLY OFF:  https://www.youtube.com/watch?v=FiT9DL2SeYw

Ecologistas en acción estudia denunciar una posible adjudicación irregular del cementerio nuclear de Villar de Cañas

Ecologistas en Acción advirtió este viernes de que conceder el contrato para la construcción del cementerio nuclear de Villar de Cañas (Cuenca) sin el permiso del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) podría ser “ilegal”. Por ello, la organización señala que estudia acciones legales para frenar una maniobra con “tintes de prevaricación”.

En un comunicado, la organización señala que los recientes ceses en la Empresa Nacional de Residuos Nucleares (Enresa) son “un claro indicio de tensiones en el seno de la empresa pública”. “Los cargos de las empresas cesadas, el director de administración y el responsable jurídico, indican presiones para acelerar el proceso de adjudicación”, añade.

Ecologistas en Acción afirma que el Consejo de Seguridad Nuclear recibió la semana pasada las respuestas a su petición de información adicional con respecto a la construcción del cementerio nuclear, que técnicamente se conoce como Almacén Temporal Centralizado (ATC).

A este respecto, destaca que los expertos nucleares necesitan

“despejar dudas sobre la idoneidad del terreno” y “sus técnicos decidirán, en función del volumen de información a estudiar, cuándo comunicar si se concede el permiso y, en caso afirmativo, qué condiciones se imponen a la obra”.

Para Ecologistas, “la lógica apunta a que sería necesario esperar la comunicación del CSN y sus posibles instrucciones adicionales para dar el siguiente paso”. “Es imposible definir el proyecto a nivel técnico y económico antes de conocer las condiciones impuestas a la construcción, pero la realidad va en sentido contrario”, critica.

La organización también explica que la adjudicación de la obra, que asciende a más de 260 millones de euros, “podría perjudicar seriamente a las arcas públicas: si se adjudica el contrato, pero finalmente no se lleva a cabo la construcción del cementerio, la empresa adjudicataria recibiría una cuantiosa indemnización por lucro cesante. Algo parecido a lo ocurrido con la Plataforma Castor recientemente”.

Por todo ello, Ecologistas valora “muy negativamente los últimos movimientos en Enresa” y advierte de que estudia ya las posibles acciones legales en caso de que la adjudicación se lleve a cabo sin el permiso del Consejo de Seguridad Nuclear.

Fuente:   lainformacion.com